Reciente

jueves, 6 de agosto de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 399

Capítulo 399. Para Cambiar (1)


"¿Todavía no hay noticias de Sinyoung?"

"No, nada que valga la pena reportar. He escuchado que están investigando el caso, pero eso es sólo algo que filtraron a la prensa como un señuelo."

"No lo entiendo. Sus compañeros les dan la espalda. ¿De verdad creen que pueden salir de esto como si nada hubiera pasado?"

"Creen que pueden permitirse perder algunos miembros. Mientras la cabeza viva, el resto del cuerpo puede regenerarse. Simplemente están seguros de sí mismos"

"¿¡De verdad!?

"Me pregunto cuánto tiempo durará esa confianza". Seol Jihu murmuró para sí mismo y abrió el cajón de su escritorio.

"No puedo creer que no estén haciendo nada. ¿No tienen sentido de urgencia...?"

De repente, la mano de Seol Jihu, que estaba hurgando en el cajón, se detuvo y parpadeó confundido.

Kim Hannah sólo sonreía. Sus ojos brillaban como los de una chica enamorada.

Pensándolo ahora, ella se veía así desde que comenzó a provocar a Sinyoung.

"¿Te ha pasado algo bueno?"

"¿Por qué lo preguntas?"

"Tu sonrisa es muy bonita hoy."

"No me hagas sonrojar. Es sólo el maquillaje."

Kim Hannah puso sus dos manos sobre sus mejillas con un modesto suspiro.

La verdad era que a todos los lugares que iba en estos días, la gente le decía lo bonita que se veía.

Incluso había rumores de que estaba enamorada.

"¿Recuerdas la promesa que hicimos cuando me reclutaste por primera vez? La segunda, más específicamente."

La pregunta fue repentina, pero Seol Jihu recordó instantáneamente el incidente.

|Conviértete en un gran árbol.|

|Digo que deberías hacer crecer una organización centrada en ti. Lo suficientemente grande para que puedas fácilmente mirar hacia abajo a Sinyoung.|

Los años han pasado desde entonces y Seol Jihu mantuvo su promesa.

Como una organización privada, Valhalla era definitivamente más poderosa que Sinyoung.

Incluso ahora, estaba ejerciendo una presión abrumadora sobre la compañía farmacéutica.

Sinyoung, que la despidió.

Yun Seohui, que se burló de ella.

Jung Minjong, que la transfirió al equipo de ataque.

Kim Hannah no podía dejar de tararear de alegría cuando pensaba en cómo se deben sentir esos tres ahora.

Kim Hannah no podía dejar de tararear de alegría cuando pensaba en cómo se deberían sentirse ahora esos tres.

Su alegría era tan intensa que una vez, incluso bailó sola en su habitación.

Estaba comiendo mejor y haciendo ejercicio más a menudo. Sus movimientos intestinales eran regulares y dormía como un bebé cada noche.

Se sentía con más energía que nunca, y su piel estaba más suave.

Tales eran los efectos del estabilizado ritmo circadiano.

"No puedo esperar a que Sinyoung venga y nos ruegue que hablemos con ellos. Ah, me dejarás acompañarte cuando llegue ese día, ¿Verdad?"

Kim Hannah preguntó, sacudiendo sus hombros a izquierda y derecha.

"Por supuesto, serás mi compañera."

Seol Jihu sonrió levemente.

"Gracias, Representante."

Una sonrisa radiante se extendió por el rostro de Kim Hannah.

"Cuando dijiste por primera vez que querías construir una organización... Me alegro de haberme unido a Carpe Diem. Fue una de las mejores decisiones de mi vida."

Los recuerdos inundaron a Seol Jihu mientras miraba a Kim Hannah sonreír radiantemente.

Recordó la vez que la vio a través de los Nueve Ojos.

La imagen de Kim Hannah como una súcubo, riendo histéricamente mientras miraba las cenizas de Scheherazade, aún perduraba en su cabeza.

Había algo similar entre esa versión de Kim Hannah y la que está presente ahora.

Sin embargo, aunque la situación fuera similar, el proceso y el resultado había sido completamente diferente.

La Fortaleza Tigol estaba libre, Scheherazade estaba prosperando, y lo más importante, Kim Hannah seguía siendo humana.

Una suave sonrisa se extendió en los labios de Seol Jihu.

En la superficie, podía parecer tranquilo, pero tenía algunas dudas sobre sus decisiones.

No estaba seguro de si iba en la dirección correcta o de lo que le esperaba al final del camino.

Pero las palabras de Kim Hannah le dieron el valor para seguir intentándolo.

Cualquiera que sea el futuro, al menos sería mejor que la primera vez.

"Entonces, ¿Cómo me sorprenderás esta vez?"

Kim Hannah preguntó, sus ojos parpadeaban de curiosidad.

Actualmente, Sinyoung estaba acorralado y Valhalla había agotado todos sus recursos. No podía pensar en otra cosa que pudieran hacer.

Pero entonces recordó las palabras de Seol Jihu. Había dicho que derramaría un barril entero de petróleo si Sinyoung intentaba apagar el fuego.

El momento tan esperado finalmente había llegado. Ahora era el momento de que derramaran el petróleo sobre la casa en llamas...

"Puedes estar esperándolo con ansias."

Con una sonrisa, Seol Jihu comenzó a hurgar en el cajón de su escritorio.

"Estoy seguro de que ya lo sabes. ¿No te lo dije antes de irme a entrenar?"

"Ah."

Kim Hannah hizo un sonido en señal de entendimiento pero luego inclinó la cabeza con curiosidad.

No podía entender cómo eso se relacionaba con la situación actual.

|Así que en lugar de atacar al Imperio, que tiene una alta probabilidad de fallar, sugiero que hagamos algo que valga la pena.|

|Algo que nos beneficie a ambos. Seré directo. Creo que deberías usar el tiempo que esta guerra nos ha dado para reagrupar a la humanidad.|

|¿Quieres escuchar la idea?|

Después de su victoria en la Guerra de la Fortaleza Tigol, Gabriel invitó a Seol Jihu a una reunión con los altos mandos de la Federación y le hizo una interesante propuesta.

Pero esta propuesta no pudo ser implementada inmediatamente debido a su gran escala.

Casi un año había pasado desde entonces.

Seol Jihu se había preparado en secreto para llevar esta propuesta a la realidad.

Siendo precisos, se había centrado en hacerse más fuerte y dejó el resto a una camarada de confianza.

Pero ya ha sido suficiente con la preparación. Ahora parecía el momento adecuado para iniciar el gran plan.

Seol Jihu sacó un cristal de comunicación de lo profundo del cajón y puso su mano sobre él.


*


Después de la llamada, Seol Jihu fue al Palacio Real de Eva para comprobar el progreso del plan.

"Mmm... Ese plan..."

Sorg Kühne, el administrador real de Eva, parecía preocupado.

"Los preparativos están casi completos. Hemos asegurado un área lo suficientemente amplia y hemos trabajado junto con los Comerciantes Dongchun durante mucho tiempo para abastecernos de suministros. Y, con el reciente giro de los acontecimientos, no creo que los residentes se nieguen tampoco. Sin embargo...v

Le aseguró a Seol Jihu que estaba casi listo, pero a juzgar por el tono de su voz, parecía haber un problema.

"¿Es por el dinero?"

Cuando Seol Jihu vio a Sorg Kühne mordiéndose los labios, juntó su dedo índice y su pulgar para formar un círculo.

"...Sí."

Sorg Kühne admitió con una sonrisa amarga.

"Ya es bastante difícil planear un gran evento, pero tengo que ocuparme de dos..."

"Deberías habérmelo dicho antes".

"Lo siento. Este plan es por el bien de Eva, así que quise hacer que esto funcionara sin depender de ninguna fuerza externa."

Dijo Sorg Kühne, pero la verdad es que no quería presionar más a Seol Jihu, que ya estaba muy ocupado.

"No te preocupes por eso."

Seol Jihu pudo darse cuenta de su preocupación y anunció con confianza.

"El dinero no es un problema en absoluto."

Sorg Kühne parpadeó.


*


Después de regresar a Valhalla, Seol Jihu se preparó para salir de inmediato.

"¡Flone!"

[¿Hmm?]

"¿Quieres ir de luna de miel conmigo?"

[...¿Luna de miel?]

La cabeza de Flone se inclinó hacia un lado.

[Me gustaría hacer un viaje contigo cualquier día de la semana, pero una luna de miel es un poco... Sabes que tengo un esposo, ¿Verdad? Aunque me quedé viuda no mucho después de la boda.]

Flone puso sus manos en su cintura con ojos de desaprobación.

Con una ligera risa, Seol Jihu puso sus manos sobre los hombros de Flone.

Y habló.

"¿No crees que es un poco tarde para eso?"

[¿Perdón? ¿Un poco tarde para qué? ¿Dudas de mi fidelidad?]

"Muy bien, entonces déjame preguntarte. ¿Quién te gusta más, tu esposo o yo?"

[¿Eh? Eso es...]

Flone parecía visiblemente sacudida por la pregunta de Seol Jihu.

"¿Hm? ¿Qué acabas de decir? No puedo escucharte, habla más fuerte. ¿O tal vez no quieres ir después de todo?"

[¡No, sí quiero! ¡Quiero ir! ¡Me gustas más!]

Riéndose, Flone colocó sus brazos alrededor de Seol Jihu.

[Jujujuju. Tener una aventura es más divertido de lo que pensaba. Entonces, ¿A dónde vamos?]

"A recoger la herencia de los Rothschear. ¿Puedo? La necesito para algo."

[Ah. Por supuesto que puedes. ¿Por qué lo preguntas?]

Flone accedió fácilmente antes de estallar en risas de repente.

[¡jajajajaja! Se suponía que mi esposo iba a heredar ese dinero, y ahora básicamente lo estoy regalando. ¡Si mi familia lo supiera, se molestaría mucho!]

La risa continuó. Flone parecía contenta de vengarse al menos de esta manera.

[Me gusta esto. Ahora bien, ¿Nos vamos? ¿Señor Socio del Crimen?]

Con una amplia sonrisa, Flone se aferró a Seol Jihu y unió sus brazos a los de él.

La cara de Seol Jihu se volvió amarga. Sólo bromeaba, pero Flone parecía haber despertado a un nuevo gusto.

De todos modos, Seol Jihu anunció al resto de la organización que regresaría en diez días y se fue de luna de miel con Flone.

La herencia de los Rothschear había sido enterrada en un total de cinco áreas diferentes.

El lugar donde se encontraba enterrado el oro estaba en territorio enemigo, pero todavía estaba cerca de la frontera.

Estaba tan cerca del territorio humano como la villa del emperador antiguo y Seol Jihu era mucho más fuerte ahora que antes. Así que pensó que valdría la pena intentarlo.

Por supuesto, si la Reina Parásito o los Comandantes del Ejército aparecieran, estarían en grandes problemas. Sin embargo...

'Estará bien'.

Según el obispo, Sung Shihyun le dijo que tomaría de tres a cuatro meses para que los Comandantes del Ejército se recuperen completamente. Esto significaba que todavía tenían tiempo.

Seol Jihu viajó a Grazia, situada en la parte más al norte del territorio humano, y cruzó el mar usando el conveniente artefacto volador llamado Flone.

El número de objetos valiosos que había encontrado junto a las artes secretas de la familia Rothschear no era para nada pequeño, por lo que no podía evitar preguntarse cuánto estaría enterrado aquí.

El tesoro estaba enterrado dentro de una cueva cerca de la orilla donde el agua entraba en la tierra.

La bahía era enorme y tenía varias cuevas, lo que dificultó a Seol Jihu localizar la correcta al principio, pero la exploración general fue bastante fácil.

A diferencia de la expedición de la Pagoda de los Sueños, todo lo que tenía que hacer era encontrar lo que estaba escondido.

El abuelo de Flone parecía valorar las artes secretas más que su tesoro.

La búsqueda terminó rápidamente.

Seol Jihu subió una colina, activó su habilidad innata, y encontró el lugar donde el rojo y el dorado estaban alineados.

En resumen, la Casa de Rothschear, una de las Cuatro Grandes Familias más conocidas por su riqueza, no defraudó las expectativas de Seol Jihu.

Más bien, superó sus expectativas y fue más allá de su imaginación.

Seol Jihu entró cuidadosamente y abrió la puerta de piedra cubierta de musgo, situada en la parte más profunda de la cueva.

Cuando entró en el espacio oscuro más allá de la puerta, su mandíbula cayó instantáneamente.

La habitación de unos 330 metros cuadrados estaba llena de viejos cofres que demostraban el paso del tiempo.

Cada cofre había sido tallado con el escudo de los Rothschear y eran tan grandes como el cuerpo de un varón adulto.

Los cofres del tesoro estaban cerrados, pero cuando Seol Jihu tiró de uno de ellos con fuerza, se abrió con un chirrido.

Seol Jihu se sintió mareado en cuanto vio la luz rojiza que salía del cofre.

Barras de oro bien hechas, no monedas, llenaban completamente el cofre y no quedaba ni una pulgada de espacio dentro.

Ese no fue el final.

Algunos cofres estaban llenos de joyas que se asemejaban al cielo nocturno, mientras que otros estaban llenos de lujosos adornos, todos prolijamente apilados.

[¿Qué te parece? Bastante bien, ¿Eh?]

Flone vio la expresión de la cara de Seol Jihu y presumió.

Pero al momento siguiente su expresión alegre desapareció y dijo con una voz lamentable...

[Tómalos. Son todos tuyos.]

"......"

[Ya has tomado mi cuerpo y mi corazón. Mi honor ha sido manchado en tus manos... Entonces, ¿Qué importa el dinero en este momento? ¡Ahora que las cosas han llegado a ese punto, estoy lista para sacrificar mi todo por ti!]

Durante los últimos días, Flone estaba obsesionada con el escenario ficticio en el que era una mujer casada de una familia prestigiosa, y Seol Jihu era el canalla que la había corrompido a la fuerza.

Seol Jihu sacudió su cabeza en desaprobación.

"Vamos a moverlos. Nada bueno saldrá de pasar mucho tiempo en este lugar."

[Claro, ¿Pero cómo vas a moverlos? Sólo somos dos.]

Ella tenía razón. Simplemente había demasiados cofres para que los dos pudieran llevarlos, había un límite en la cantidad que podía caber en una bolsa de expansión espacial.

"Ya he pensado en ello."

Seol Jihu agitó su mano en el aire con una sonrisa.

Inmediatamente el aire se dividió por la mitad y de la grieta se formó un gran agujero que parecía un agujero negro.

[¡Guaoo! ¿Qué es esto?]

"Es una de las muchas características convenientes de un Ranker Único."

Cuando se convirtió en Nivel 7, estaba tan ocupado con el entrenamiento que no se dio cuenta de que tenía muchas nuevas y convenientes Autoridades que podía adquirir.

Bolsillo Dimensional era una de esas Autoridades.

En el momento en que recordó a Seo Yuhui en la Enorme Montaña Rocosa de Piedra sacando la Flor de Soma de su Bolsillo Dimensional, Seol Jihu corrió al templo y pagó puntos de contribución para obtener uno propio.

Seol Jihu se subió las mangas.

"Hay que tirar los cofres en ese agujero. Flone, ¿Me ayudarás?"

[¡Por supuesto! Crecí sin conocer un día de penurias, pero por ti, no dudaré en ensuciarme las manos.]

"...¿Flone?"

[¡Jajajaja! ¿Qué? ¡Tú empezaste!]

Los dos comenzaron a mover los cofres, riendo y charlando alegremente.


*


"......"

Sorg Kühne nunca había mirado con tanto asombro.

Simplemente se quedó sin palabras.

Seol Jihu había pedido un gran almacén y ahí es donde Sorg Kühne lo había llevado.

"Observa. Oro, salga."

Seol Jihu sacó un cofre de su bolsillo dimensional y lo sacudió. Los lingotes de oro se derramaron desde la abertura del cofre.

[¡Joyas! ¡Salgan!]

Con una risita, un hermoso fantasma con cabello plateado sostuvo uno de los cofres al revés y las brillantes joyas se derramaron como una cascada.

"No..."

La boca de Sorg Kühne se abrió y cerraron sólo después de que los tesoros que habían traído llenaron cuatro almacenes.

"¿Esto es suficiente?"

Preguntó Seol Jihu, sacudiéndose el polvo de las manos.

Cuando vio que todas las habitaciones estaban llenas de montañas de tesoros, el administrador real cerró los ojos y los volvió a abrir.

Con una mirada de incredulidad, se volteó hacia Seol Jihu.

"Ah, esta es la herencia de los Rothschear."

"¿Rothschear? ¡No te puedes referir a los Rothscehar, la Lanza del Imperio...!"

[Mm-hmm.]

Flone asintió y cruzó los brazos.

Cuando sus ojos se encontraron con los de Sorg Kühne, hizo el signo de paz con ambas manos.

"......"

Sorg Kühne enterró su cara en sus manos.

"¿Qué pasa?"

"...Nada. Están pasando muchas cosas que están más allá de mi comprensión."

Respondió débilmente antes de sacudir la cabeza con fuerza.

Luego dirigió su mirada a los cofres de tesoros y repentinamente habló con prisa.

"No necesito todo. Estas son las recompensas de una expedición y deben ser divididas de acuerdo a la proporción establecida por..."

Pero su sentencia fue interrumpida por Seol Jihu, quien sacudió su cabeza de lado a lado. Luego, Sorg Kühne continuó con una pregunta.

"...¿No tienes codicia?"

"Por supuesto que sí. Pero tengo suficiente para toda la vida."

Seol Jihu agarró un puñado de joyas y volteó su mirada.

"Y... la necesidad de dinero sólo aumentará de ahora en adelante. Creo que lo usarás para la causa correcta."

Mucho se escondía detrás de sus palabras.

La expresión de Sorg Kühne se volvió solemne y él inhaló profundamente.

Tocado por la fe de Seol Jihu en él, sus ojos ardían con pasión.

"...No lo usaré sólo para Eva."

Después de un momento de silencio, habló con una voz cercana a las lágrimas.

"Lo usaré para todo el Paraíso. Lo juro por mi todo."

"¿Podrías dar prioridad a Odor y Haramark?"

"Lo haré. Lo prometo."

Sorg Kühne vio a Seol Jihu sonreír y apretó sus puños con determinación.

"Así que el problema del dinero está resuelto... ¿Qué hay de Su Majestad?"

"Le hablé del plan hace mucho tiempo. Ya ha encontrado el Juramento Real y está lista."

"Grandioso. ¿Y el guión?"

"Ella dice que no lo necesita. Le gustaría hablar francamente desde su corazón."

'Desde su corazón...'

Seol Jihu se acarició la barbilla.

Recordó la vez que Charlotte Aria rodó por el suelo junto a Odelette Delphine, gritando: '¡Déjala! ¡Déjala!'

"Si es una carga demasiado pesada, con gusto tomaré su lugar."

"No, está bien."

Los labios de Sorg Kühne se enroscaron en la más leve de las sonrisas.

"Entiendo por qué estás preocupado, pero Su Majestad ha cambiado desde que comenzó a aprender magia."

"Mm. Es una escena bastante importante."

"Lo sé, pero por favor, dale una oportunidad. Ella defenderá la majestuosidad de la familia real de Eva, de sangre Aria, frente al mundo entero."

Con eso, Seol Jihu ya no podía negarse.

"Bien, entonces... Yo también me prepararé."


*


Cuando Seol Jihu regresó a Valhalla, se encontró con las fuertes críticas de su administradors.

"¿Estás loco? ¡Estás loco!"

"¿Qué?"

"¿Les diste todo? ¿No dejaste ni un centavo?"

"Bueno..."

"¡No!"

Kim Hannah gritó.

"¿Cómo pudiste cambiar todo? No, en serio, ¿Cómo pudiste?"

Se agarró la nuca y jadeó buscando aliento.

Preguntó Seol Jihu, desconcertado.

"¿Sufre Valhalla de falta de fondos?"

"¡No, por supuesto que no!"

"¿Verdad? Tenemos suficiente. Y por lo que he escuchado, pudimos conseguir bastante dinero debido al reciente incidente... De todos modos, trata de entender. Este plan cuesta mucho dinero."

"¡Todavía tienes que pensar en el beneficio! ¡Deja de ser tan ingenuo!"

[¿Qué? ¿Un ingenuo?]

Fue entonces.

[Tú... ¿Qué dijiste?]

Flone intervino, incapaz de ocultar su irritación.

[No me hagas reír. ¡Ni siquiera participaste en la expedición! Verás, este tipo y yo acordamos entregarlo.]

"¡No es eso lo que quería decir!"

[Y, ¿Ese es tu dinero? No, ¡es mío! ¡Soy la heredera legítima! Entonces, ¿Por qué deberías decidir qué pasa con mi dinero? ¿Quién te crees que eres? ¿Hmm?]

Kim Hannah dudó en responder.

El hecho de que su oponente fuera un fantasma, una raza notoriamente cruel, y que todo lo que dijo fuera correcto, la dejó sin palabras.

"Aún así... Si tan sólo hubiera traído la mitad de ese dinero..."

Kim Hannah cayó de rodillas, golpeó el suelo con sus puños.

[¡Hmph!]

Flone levantó su cabeza con un resoplido y Seol Jihu sonrió amargamente.


*


Alrededor del mismo tiempo, una energía ominosa llenaba el Palacio Imperial.

Durante los últimos días, la Reina Parásito había estado observando los cuerpos celestes sin descanso.

[Haa...]

El movimiento de las estrellas era, en pocas palabras, un desastre.

Tan salvaje y desordenado que incluso la Reina Parásito tenía dificultades para interpretarlo.

La reina ya había descubierto la causa del cambio.

Mientras dormía, un grupo de estrellas invirtió su órbita y chocó con la estrella más brillante.

Pero la estrella más brillante ni siquiera se movió, y las estrellas que chocaron con la estrella más brillante se hicieron polvo.

En el proceso, la estrella más brillante comenzó a arder con mayor intensidad, creando una explosión masiva centrada en el cúmulo de estrellas de sus alrededores.

Como resultado, la órbita celeste se distorsionó completamente y todas las estrellas fueron absorbidas por la tormenta.

Las estrellas se adaptaron a la nueva órbita creada por la estrella más brillante o se rompieron después de no adaptarse.

Todo esto fue el resultado del efecto mariposa causado por las estrellas que inicialmente se estrellaron contra la estrella más brillante.

[¡Malditos tontos...! ¡Deberían haberse quedado quietos...!]

La Reina Parásito apretó los dientes.

El problema era que este no era el final.

Como si la situación no fuera tan mala, la reina sintió que otro cambio estaba a punto de ocurrir.

Este cambio, una tormenta masiva, afectaría no sólo a la Federación y a la humanidad, sino también a los Parásitos.

[¡Keuk...!]

Ya no podía quedarse sentada sin hacer nada.

[¡Uooooooooh!]

Su rugido de ira resonó en el palacio y se extendió por varios kilómetros.

Los Comandantes del Ejército sintieron la ira de su reina y se estremecieron.

[¡Reina...!]

[¡Su Majestad...!]

Todos se giraron al mismo tiempo y comenzaron a correr hacia el trono corrupto.

La Reina Parásito había convocado a los seis Comandantes del Ejército.