Reciente

sábado, 29 de agosto de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 221

Capítulo 221. Casa de Subastas Kelat (4)


Mercader A.

Era el misterioso mercader con el que Yeon-woo había hecho tratos frecuentemente en el Tutorial.

Ni siquiera le había dicho su nombre a Yeon-woo, sólo se presentaba como A. Yeon-woo no esperaba encontrarlo en este lugar.

Aunque Yeon-woo no podía mirar su cara debido a su túnica, se dio cuenta enseguida por el ridículo discurso y los gestos del mercader.

Por supuesto, puesto que estaba ocultando su identidad ahora mismo, no podía actuar como si lo conociera. 

Sin embargo, Yeon-woo estaba pensando que esto era algo positivo. Como conocía la personalidad del mercader, podría manejarlo fácilmente. 

El mercader probablemente estaba feliz pensando que había llegado un fácil de convencer. 
 
Tratando de no revelar cómo se sentía, Yeon-woo se puso nervioso y se dirigió hacia el tipo. 

***

El mercader Atran, ocupaba una buena posición en la Unión de Viento del Oeste. 

Además, después de haber conseguido varias minas de Piedra Mágica en ese momento y haberlas vendido a altos precios a diferentes clanes, obtuvo una generosa cantidad de beneficios. 
 
Sin embargo, debido a sus rudos patrones de habla y su personalidad malhumorada, a menudo se enfrentaba a sus superiores. 

Por eso lo habían echado a patadas a esta área de comercio de bajo nivel de la Casa de Subastas Kelat, porque había golpeado fuertemente la cabeza del jefe. 

Y evidentemente, no había mucho que hacer en esta área de comercio de bajo nivel. 

Incluso si habían negocios, sólo se trataba de comprar los artículos que los jugadores traían a un precio reducido. Para alguien que una vez había controlado el mercado de las Piedras Mágicas, esta clase de dinero parecía ser sólo centavos. 

"Gracias por elegirnos. Te queremos. Tonto, quiero decir, cliente, espero que también elijas a Mercader A la próxima vez."

Pero el trabajo seguía siendo un trabajo, así que se preparaba para darle un discurso al siguiente cliente...

'Ugh. Otro trabajo fácil'.

La puerta se abrió, y otro jugador entró. 

El jugador con cara de ingenuo tenía una sola bolsa de lona, mirando a su alrededor. El mercader no sintió ninguna aura particular proviniendo de él. 

Con una sola mirada, podía decir que el jugador era la presa perfecta.

Parecía un novato que quería vender lo que había coleccionado hasta entonces. Esa clase de tipos eran los más fáciles de estafar. 

Aunque estuvieran comerciando dentro de la Casa de Subastas, los mercaderes podrían estafar a los jugadores si eran capaces de hacerlo. 

¿Y si se trataba de un novato que acababa de empezar? No había necesidad de decirlo. 

Pero evidentemente, no revelaría sus verdaderas intenciones, eso sólo lo hacían los estúpidos. Definitivamente, un veterano como él no lo haría. 

"¿Para que ha venido, idiot... quiero decir, señor?"

Cuando Atran le habló, el jugador incluso se estremeció. Atran no sabía cómo el tipo había reunido el valor para convertirse en jugador. 

De repente se le ocurrió que el vendedor novato podría estar haciendo una actuación, pero rápidamente desechó esos pensamientos, puesto que no había necesidad de actuar en un área de comercio de nivel inferior como esta. 

"Yo, yo quiero vender algunas cosas."

"Ya veo, ¿Así que estás aquí para vender? ¿Es la primera vez que lo hace de esta manera?"

"Sí, es correcto."

"Ooh. Entonces has venido al lugar correcto. Nuestra Unión de Viento del Oeste es la más consciente y honesta de todas las uniones de mercaderes."

"¿Eso es verdad?"

Entonces, el jugador sonrió como si estuviera aliviado. 

"Tenemos que examinar el objeto, ¿Le importaría mostrarlo?"

El jugador bajó torpemente su bolsa de lona. 

Atran sólo pensaba en cómo estafarlo, debía tratarse de un don nadie.

Pero en el momento en que vio el objeto dentro de la bolsa de lona, Atran se sorprendió bastante. 
 
'¿De dónde sacó eso?'

Los artículos que trajo eran principalmente armas como espadas o lanzas. De buen material y muy afiladas. Definitivamente no eran algo que un vendedor inexperto debería tener. 

"¿No son muy buenas? Jaja."

Cuando escuchó que sus artículos eran buenos, sonrió.

'Así que es un Cuervo'.

Atran supo instantáneamente que clase de jugador era. Se llamaban Cuervos. 

Un modo de llamar a los jugadores que recorrían campos de batalla en ruinas y 'recolectaban' artículos de cadáveres. 

El mundo de la Torre era vasto, y siempre había batallas en cualquier rincón.

Parecía que había reunido una cantidad decente. 

Había rastros de desgaste, pero no afectaban la utilidad de los artículos, así que probablemente se podían vender a un precio alto. 

Por supuesto, Atran no podía permitir que sus pensamientos se revelaran, así que fijó un precio bajo. 

"Sí. Todos son de buena calidad. De buena calidad. Muy buena. Y algunos de ellos son artefactos de alta calidad que tienen magia."

"Entonces, ¿El precio será...?"

"Sin embargo, es una pena."

"¿De, de qué estás hablando?"

"Mira esto. Como puedes notar, los caracteres rúnicos de la cuchilla están destruidos más allá de un punto de reconocimiento, y está muy desgastado. Para artículos como estos, el precio baja a un cuarto de su precio original. Y para algo como esto..."

Debido a la estricta gestión de la Oficina, no podía estafarlo exageradamente, pero podía estafarlo lo suficiente como para que pasara desapercibido.

Incluso dentro de la Unión de Viento del Oeste, las habilidades de Atran destacaban. Mientras seguía hablando, la cara del idiota palideció. 

Por supuesto, había venido con grandes esperanzas, sólo para que se las aplastaran. 

Atran decidió detenerse en este punto. Sabía que si bajaba demasiado el precio, el trato podría romperse por completo. Si el jugador llevaba sus espadas a otra área, todos sus esfuerzos se echarían a perder. 

"...Pero aunque sus condiciones sean un poco lamentable, una perla no perderá su valor sólo porque haya estado bajo la arena durante mucho tiempo. Si se repara un poco, se puede vender a un buen precio."

"¿En serio?"

El color volvió a su cara abatido. 

Atran se dio cuenta de que el jugador había caído completamente en la trampa, sacó una calculadora, hizo unas calculos y la extendió hacia el jugador. 

"Normalmente sería este precio, pero trajiste un montón de artículos, y para mantener una buena relación con nuestros clientes, lo elevaré a esto. ¿Qué te parece?"

"Sí, sí. ¡Trato hecho!"

No era tanto como esperaba, pero viendo el aumento del precio, el jugador tomó la mano de Atran y aceptó el trato de inmediato. 

Justo entonces, después de mirar alrededor, sacó cuidadosamente algo del interior de la ropa de su pecho. Atran se preguntaba qué clase de artículo el tipo cuidaría tan especialmente, y era algo que nunca hubiera esperado. 

No era un artefacto o una armadura. 

Era una tabla. 

La mayoría de los caracteres eran difíciles de reconocer, aparentemente por la antigüedad del objeto. 

Pero en el momento en que Atran activó su habilidad de decodificación, Atran tuvo que forzarse para mantener su expresión. 

'¡Esto es...!'

Los mercaderes tenían que saber un poco de todo, porque entraban en contacto con todo tipo de artículos. Atran sabía especialmente un poco más sobre la alquimia. 

Pero la información en la tabla no era ordinaria. 

Había una compleja alquimia inscrita en ella. Parecía conocimiento antiguo, todo era confuso.

La Torre era un lugar donde venía gente de todo tipo de mundos. Algunos jugadores entraron en la Torre después de robar tesoros de sus mundos. 
 
Sin embargo, por lo general, los jugadores que no sabían cómo entender los tesoros, los tiraban al final. Hasta que finalmente alguien viera su verdadero valor.

Este artículo encajaba en esa descripción.

Era lamentable que estuviera un poco cortado, pero esto bastaba. Lo restante podría ser encontrado después de alguna investigación. 

'Tengo que conseguir esto de alguna manera'.

La mayoría de los mercaderes decían '¡Eureka!' cuando encontraban artículos como este. Atran quería gritar '¡Eureka!' en este mismo momento. 

De repente se le ocurrió que con esto, podría volver a su antigua posición. 

Sus ojos brillaban bajo la túnica. 

***

'Las cosas salieron bien, parecía conocer su valor'.

Yeon-woo se rió levemente al salir del área de venta. Había planeado esperar que se esparcieran los rumores después de que fuera intercambiada por varias personas. O crear algunos rumores él mismo. 

Pero parecía que no había ninguna necesidad de hacer eso. 

Para engañar al misterioso mercader, actuó como un Cuervo, y lo engañó perfectamente. 

Como había dado la falsa Tabla Esmeralda junto con las armas, no tenía que preocuparse de que pudiera ser descubierto.

La semilla había sido plantada. 

Ahora todo lo que tenía que hacer era esperar a que creciera. 

***

Atran no se movió inmediatamente después de tener la tabla en su poder. Más bien, su cabeza se llenó de pensamientos de cómo debería ocuparse de esto. 

'No puedo ponerla a la venta. Tengo que envolverla bien, y hacer que se filtren los rumores'.

En la Casa de Subastas, lo más importante era controlar la opinión pública. 

Era porque los consumidores se sentían más satisfechos y contentos cuando pensaban que tenían algo que nadie más tenía en sus manos. Eso evidentemente, hacía que el precio subiera astronómicamente. 

Para ello, tenía que difundir rumores para que la gente se llenara de curiosidad y expectación. 

Mientras pensaba, se le ocurrió un método y tocó la campana en la mesa llamando a su subordinado. 

Ring, ring...

"¿Me llamaste?"

"¿Conoces a un buen escriba?"

"¿No habría algunos de ellos en el mercado laboral?"

"Entonces trae 10 de ellos. ¡Tan pronto como sea posible!"

***

Atran hizo que los escribas copiaran sólo el 20% de la información de la tabla. 

Estaba haciendo una muestra. 

Luego, la envolvió con seda de alta calidad, y envió una muestra a su lista VIP de clientes, junto con unas pocas palabras. 

『Que la suerte acompañe a quien reciba esta carta. Les deseo todo lo mejor. 』

Algunas personas que recibirían la carta no estarían interesadas. 

Dentro de un sobre, sólo habría unas pocas cartas extrañas, y los jugadores de tipo guerrero que no vieran su valor las tirarían a la basura. 

Sin embargo, los apóstoles o los jugadores de tipo mágico se darían cuenta de su valor de inmediato. 

¡La Tabla Esmeralda!

La verdad de la alquimia, que se consideraba una leyenda, estaba en parte escrita en ella. 

Aunque era sólo una pequeña parte, quienes vieron la carta exclamaron asombrados. La investigación en la que habían estado detenida hasta ahora, podría avanzar. Había aparecido la verdad que hacía falta.

Gracias a eso, diferentes grupos de la Torre Mágica, como los clanes de alquimistas, la Noche de Walpurgis, y algunas religiones y sectas comenzaron a contactar con la Casa de Subastas Kelat, para indagar.

Cientos de personas visitaban la Unión de Viento del Oeste, y miles de cartas llegaron a Atlan. Preguntaban de dónde provenía, y si el resto estaba sería colocado en la Casa de Subastas Kelat. 

Hubo una reacción mayor a la que Atran esperaba, y su nombre se difundió rápidamente entre los Rankers. 

Incluso los sacerdotes y monjes que decían que se mantenían alejados de la vida mundana, porque según habían comprendido los mensajes de los Dioses, lo visitaron. 

Gracias a eso, los Ocho Grandes Clanes comenzaron a interesarse. 

Debido a esto, la Unión de Viento del Oeste tuvo que restituir a Atran a su posición original.

Al principio, habían tratado de tomarlo por la fuerza, pero Atran lo había escondido tan pronto como hizo la muestra, por lo que no había nada más que pudieran hacer. 

Incluso el jefe tuvo que ceder y ordenó que terminara un gran evento en su honor.

Sin embargo, Atran no dejó escapar esta oportunidad.

Hizo otra muestra añadiendo 5% más de información y la remitió a más personas. La gente se volvió más receptiva, porque se dio cuenta de que la información era 'real' y comenzó a hacer un escándalo. 

Al final, incluso la Oficina tuvo que observar lo que pasaba con Atran y la tabla. 

Cuanto más público hubiera, más ofertas podrían llegar por otros artículos, así que iban a aumentar la escala. 

Le dieron la casa de subastas principal para que la usara. También programaron un momento en el que muchas personas se reunieran.

Además, como habían hecho anuncios a nombre de la Casa de Subastas Kelat, innumerables jugadores, desde rankers, espectadores, espectadores, hasta incluso espectadores llegaron el día de la subasta.