Reciente

sábado, 15 de agosto de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 199

Capítulo 199. Bosque de los Demonios (14)


"Kuk, kuuuk....."

Runt no podía entender lo que le había pasado. 

Pensó que todo había terminado. Había pensado que finalmente podría terminar con la vida de quien lo había humillado. Había venido con eso en mente. 

Pero la explosión del Monstruo Ceratopsiano se había tragado todo. 

El profundo Lago De Roy, se había evaporado, dejando el fondo del lago a la vista, y todo a su alrededor que había sido destruido de nuevo. 

Ni siquiera podía encontrar a los subordinados que habían estado a su alrededor. Parecía que sus cuerpos se hubieran derretido con el fuego. Lo mismo ocurría con Tierra Sangrienta. 

Y.

Encima del jadeante Runt, Yeon-woo miraba hacia abajo de forma indiferente, presionando su hombro con el pie. Bajo su máscara, sus ojos brillaban como si fueran un fuego fatuo. 

Runt hizo lo que pudo para levantarse. 

Era el sucesor del gran dios Freya. No podía estar acostado frente a un simple humano como este. La gente que tenía un estatus inferior al suyo debía inclinarse y mirarlo con respeto. No deberían tener ese tipo de mirada.

Pero Yeon-woo sólo lo pisó más fuerte... El cuerpo de Runt se hundió aún más en la tierra. 

"¡Keackkkk!"

Runt gritó de dolor. Apenas había sobrevivido al fuego, tenía quemaduras por todas partes. Además de eso, con el daño que estaba recibiendo actualmente, sentía como si su cuerpo estuviera siendo destrozado. 

Yeon-woo sólo puso más fuerza en su pie, sin preocuparse por Runt. Cuando los huesos de su hombro se rompieron, su cuerpo se torció en un ángulo extraño. 

"Entonces, ¿Por qué me seguiste? Debiste haberte escondido y quedarte tranquilo. ¿Por qué me seguiste para sufrir de esta manera?"

"¡Te mataré!"

"Ustedes son demasiado estúpidos. Esa arrogancia será su fin algún día."

Runt ni siquiera escuchó lo que dijo Yeon-woo. Sólo pensaba en escapar de este dolor y terminar con la humillación. 

A estás alturas, sólo le quedaba un poco de orgullo. 

"¡Jejejeje! ¡Jejeje, jeje, jeje! ¡Bien, mátame! ¡Mátame! ¡Pero! No creas que se ha acabado sólo porque me hayas matado. Aunque muera , Aether probablemente esté..."

"Lo sé."

Pero Yeon-woo interrumpió fríamente a Runt. 

Los ojos de Runt se abrieron de golpe. La ansiedad surgió de sus ojos.

"¿No pensaste en eso?"

Los labios de Yeon-woo se curvaron. 

"Todo esto podría ser una trampa."

"¡Qué....!"

Runt gritó, queriendo saber lo que quería decir con esas palabras, pero Yeon-woo no respondió más a sus preguntas. Sólo balanceó a Vigrid como si estuviera aburrido. 

La cabeza de Runt se separó de su cuerpo y rodó por el suelo. Su cara todavía estaba llena de conmoción. Mientras la sangre se derramaba, el suelo se volvió rojo. 
 
Entonces, la sombra de Yeon-woo se extendió para tragarse el cuerpo y el alma.

[Jejejeje. Siento que hoy tenemos uno grande.]

[Esta vez podré comer a gusto.]

El alma de un Alto Elfo, otras almas de especies superiores, e incluso los jugadores de Tierra Sangrienta. 

Todos eran hábiles, así que Shanon y Hanryeong no pudieron evitar sentirse muy contentos. Además, los habían atrapado sin mucho esfuerzo.

Una trampa para atrapar a Elohim. 

El plan que Yeon-woo sugirió a Brahm fue extremadamente simple. 

Si Yeon-woo se movía como cebo, los jugadores de  Elohim se separarían. Entonces, Yeon-woo y Brahm podrían atacar a cada parte. 

Por supuesto, era más fácil decirlo que hacerlo. Yeon-woo, Phante y Edora tendrían que enfrentarse a una cantidad desconocida de enemigos. 

Pero Yeon-woo había predicho que habrían otros clanes interesados en Brahm y Sesha, aparte de Elohim.

No había pensado que sería Tierra Sangrienta. Sin embargo, tenía razón, y había llevado a sus enemigos a la muerte.

Incluso si un clan como Tierra Sangrienta había aparecido, no se había preocupado demasiado porque cuando explotara la energía demoníaca dentro del Monstruo Ceratopsiano, los alrededores serían completamente destruidos. 

Yeon-woo se dio vuelta lentamente. Había alguien que todavía estaba vivo. Era Lao. 

"¡Por qué...incluso...nosotros...!"

Lao miraba a Yeon-woo con incredulidad. Estaba al borde de la muerte, pero quería saber la respuesta. 

Había pensado que las cosas estaban marchando bien. Además, incluso había ayudado a Yeon-woo. No entendía por qué actuaba de esa manera.

Ante su pregunta.

"¿Esto satisface tu curiosidad?"

Yeon-woo levantó lentamente su máscara. 

"¡......!"

Al reconocer el rostro de Yeon-woo, su cara se llenó de conmoción. El rostro de alguien muerto, estaba presente.

Lao se dio cuenta de algo y habló lamentándose profundamente. 

"Eso es... Nosotros... sólo fuimos usados por ti... tendremos una batalla contra Elohim..."

Lao estaba aturdido mientras Vigrid se incrustaba en su cabeza y moría. 
 
Sólo había una cosa que le preocupaba mientras tomaba su último aliento. 

Debido a Yeon-woo, la relación entre Elohim y Tierra Sangrienta se arruinaría. Esperaba que el Emperador se encargara de la situación sabiamente. 

Pero Yeon-woo sólo se burlaba de Lao y activó la habilidad que había preparado. 

[Percepción Extrasensorial - Sincronización]

Y como una mentira, se convirtió en una imitación de Lao. En esa condición, Yeon-woo se movió rápidamente y comenzó a dejar su rastro por todas partes. Luego, copió a Runt y a otros jugadores. 

Parecía que había habido una intensa batalla. 

Si alguien venía, probablemente pensarían que los dos bandos se enfrentaron, y todos murieron por la explosión del Monstruo Ceratopsiano. 

Entonces, la grieta entre Elohim y Tierra Sangrienta se haría más profunda. 

'Ya que estoy en ello, debería aumentar la escala. Debo hacerlo más grande'.

Los ojos de Yeon-woo con el mismo que su hermano Jeong-woo, brillaban más que nunca. 

***

"Así que están aquí."

Brahm chasqueó la lengua viendo que Aether junto a los jugadores de Elohim atravesaron la barrera a través de su cristal. 

El lugar por el que pasaron era donde estaba la granja. 

Había hecho eso lugar para cultivar las Flores Demoníacas púrpuras e invocar a los demonios. Pero, por otra parte, también era una defensa contra Elohim, que podía atacar en cualquier momento. 

¿Por qué estaban haciendo exactamente lo que pensaba? ¿Eran arrogantes o estúpidos, caminando hacia su mundo por su propia voluntad?
 
Se le ocurrió que la arrogancia y la estupidez podrían no ser tan diferentes. 

Galliard sonrió mientras miraba el cristal. 

"Parece que han recompuesto sus fuerzas. ¿Pero Hemera también está aquí? Parecían estar enemistados. Supongo que los gemelos siguen siendo gemelos después de todo."

En este mundo lleno de lucha y desarmonía, sólo tenías a tus hermanos para apoyarte. Galliard asintió con la cabeza en señal de comprensión. 

Pero Brahm resopló como si no hubiera manera. 

"¿Amor de hermanos? No me hagas reír. ¿Crees que a esos bastardos llenos de amor propio y arrogancia conservan esas emociones?"

"¿Entonces?"

"Esos bastardos son personas que incluso matarían a sus padres para conseguir lo que quieren. Obviamente, Hemera se acercó a Aether sabiendo que estaba acorralado. Y si puede..."

Brahm levantó una esquina de su boca. Se estaba riendo de ellos. 

"Probablemente incluso intentará matar a Aether cuando todo termine."

Los ojos de Galliard se agrandaron. 

"¿Estás seguro? No creo que..."

"Todavía no lo entiendes. Esta es una sociedad de Dios. Son personas que podrían hacer eso y más. No compartirán las recompensas."

Brahm sacudió firmemente su cabeza. 

Sentía que podía ver el futuro de Hemera y Aether. 

Además, Hemera parecía tener la ventaja con sus fuerzas, y que apuñalaría por la espalda a Aether en cuanto pudiera. Por otra parte, también parecía que Aether se había preparado para cuando eso ocurriera. 

Así era la sociedad de un dios. Olimpo, Asgard, Deva... Había miles de templos que tenían diferentes nombres, pero al final, todos eran iguales. 

Quizás eso sea lo fundamental de ser un dios. Posición, rango, divinidad y leyendas. Estas cosas se demostraban en el piso 98. 

Y Elohim, que estaban separados de los dioses, no eran diferentes. Estaban llenos de personas que se apuñalarían por la espalda si fuera necesario. El Ejército del Demonio, donde los miembros estaban listos para morir por los demás, podría ser mejor. 

Galliard cerró la boca mirando a su amigo. Conocía el dolor de su amigo mejor que nadie. 

Brahm cruzó sus brazos y continuó con lo que estaba diciendo. 

"Lo más divertido es que actúan como si se estuvieran apoyando, pero se pelearán entre ellos cuando consigan lo que necesitan. Tú, cuida bien de Sesha."

"Seguro."

Galliard asintió con la cabeza y se marchó para poner a Sesha en un lugar seguro. Ellos querían a Sesha. Así que debían hacerlo.

Después de confirmar que la presencia de Galliard y Sesha había desaparecido, Brahm abrió lentamente el Libro de Mercurio. 

Esos bastardos serían usados como sacrificios para tratar la enfermedad de Sesha. Sería lo último que podía hacer por su madre, Ananta. 

Y también, era una manera de expiarse con el tipo que estaba muerto. 

¡Whoosh!

El Libro de Mercurio brilló

A medida que la conciencia de Brahm se asentaba lentamente, el mundo ilusorio dentro de la barrera comenzó a girar. 

Creak, Creak...

Con el sonido de ruedas que no han sido engrasadas correctamente. 

***

"Todos permanezcan en guardia."

Al mismo tiempo que Aether ordenó, Hemera y los demás se volvieron rígidos. 

Todos podían sentir que el aire del bosque había cambiado repentinamente. Significaba que la magia del mundo ilusorio se había activado. 

Significaba que éste era el comienzo de un ataque total.

Estaban preparados para esto, puesto que habían elegido entrar en el territorio de Brahm. 

Pero pensar en algo y experimentarlo era completamente diferente. 

El aire se volvió pesado, como si estuviera apretando sus pulmones, y la maldición que estaba atacando sus mentes hacía que consumieran demasiado maná.

Adicionalmente, delante de ellos, los árboles, el cielo negro, y la niebla espesa, confudieron su sentido de orientación.

El lugar se tornó completamente diferente de cuando había llegado Yeon-woo. <Laberinto en la Niebla>. Era un círculo mágico a gran escala que Brahm había preparado para lidiar con los intrusos. 

"Esto es tan molesto."

Hemera frunció el ceño y se quejó como si no estuviera afectada, pero sus ojos brillaban con fuerza. 

Continuó llamando a los espíritus de la luz, fuego fatuo, pero cada vez que lo hacía, el espíritu se derretía en la niebla. 

El fuego fatuo no sólo iluminaba la oscuridad. También eran eficaces para contra los demonios.

Pero el hecho de que desaparecieran tan fácilmente significaba una cosa. 

'Está revelando su divinidad'.

Si el mundo ilusorio estaba hecho con la divinidad del dios Brahma, todos necesitaban tener cuidado. 

Entonces.

"¿Havelle? ¿A dónde se fue este chico? ¿Havelle?"

Un jugador se detuvo repentinamente y miró a su alrededor confundido. 

Aether y Hemera se detuvieron para mirar atrás. 

"¿Qué está pasando?"

"¡Yo, es, no he visto a Havelle por algún tiempo!"

"¿Qué?"

Mientras Hemera fruncía el ceño, otros jugadores comenzaron a gritar. 

"Numpan también desapareció repentinamente. Estaba justo al lado mío antes..."

"¡Igual que Ran!"

La repentina desaparición de sus subordinados. 

Hemera les ordenó que se movieran en equipos de 3 y nunca se alejaran demasiado. 

Sin embargo. 

"¿Qué, qué es esto?"

Un jugador llamado Noose de repente sacó su espada con miedo. Todos se voltearon a mirarlo. Noose gritó con la cara pálida. 

"¡Tanhan! ¡Tanhan fue repentinamente arrebatado por algo!"

"Mierda. ¡Reúnanse todos! ¡No se muevan!"

La niebla no se tragó sólo el 'fuego fatuo'. También se estaba tragando a los jugadores. 

Sintiendo el peligro, todos siguieron las órdenes de Aether de reunirse. Se prepararon para ataques que podrían ocurrir en cualquier momento. 

Pero incluso si reforzaban sus defensas, su ansiedad se multiplicaba. Incluso en esa posición, sus camaradas desaparecían uno por uno. 

Pensando que esto no serviría, Hemera miró a sus subordinados. Planeaba esconderlo hasta que encontraran a Brahm, pero sentía que estaría en peligro si no lo usaba ahora. 

Además, ella había sentido que su fuerza estaba saliendo de su cuerpo. Como agua goteando de una olla rota. 

Algo era extraño. 

'Hay algo en esta niebla, no, en este suelo. Algo se está comiendo mi divinidad..."

Hemera pensó que Brahm estaba absorbiendo su divinidad para cubrir su falta de ella. Y aunque estuviera equivocada, algo similar a eso definitivamente estaba sucediendo. 

Si esto continuaba, todos se quedarían sin poder hasta morir. 

Ante la mirada de Hemera, sus subordinados asintieron con la cabeza y comenzaron a recitar un hechizo desconocido. 

Mientras lo hacían, el cuerpo de Hemera comenzó a brillar. Aunque hacía tiempo que la especie Protogenoi había sido expulsada de la sociedad de dios, todavía tenían una poderosa divinidad. 

Así que las familias de la especie Protogenoi trataron de reunir a tantos creyentes como pudieron para fortalecer su divinidad. 

Los creyentes eran siervos vinculados a su familia, y estaban dispuestos a dar su vida por sus maestros en cualquier momento. 

"Mierda..."

Aether había perdido a la mayoría de esos vasallos en la última batalla, así que miraba a Hemera con envidia. Mientras lo hacía, sintió escalofríos en su espalda. La divinidad de Hemera parecía haberse vuelto más fuerte de lo que pensaba. 

Mientras tanto, Hemera terminó todos los preparativos y extendió las palmas de las manos. Su divinidad, 'Día', se activó, e iluminó su entorno. 

"Luz Blanca."

La niebla a su alrededor comenzó a desvanecerse. A medida que la niebla desaparecía como si estuviera siendo borrada con un borrador, el brillante bosque se revelaba.

"¡Se ha bo...!"

Hemera y sus subordinados animan con caras cansadas. Pero sus caras se volvieron rígidas de nuevo. 

Donde la niebla se había desvanecido, había un sinnúmero de fantasmas de fuego.

Como si todas las especies demoníacas del piso 23 estuvieran en este lugar. Decenas de especies demoníacas superiores de color púrpura brillante y decenas de Monstruos Ceratopsianos se lamían los labios.