Reciente

martes, 11 de agosto de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 191

Capítulo 191. Bosque de los Demonios (6)


Después de que la explosión que cubría el lago se asentó, Aether rechinó los dientes.

"...¡Maldita sea!"

Aunque se preocupaba por su reputación más que nada y se molestaba ante cualquier leve insulto, había aprendido a ignorar ciertas situaciones. Sin embargo, esta vez, no pudo evitar maldecir.

Su armadura estaba quemada, y parecía que podría desmoronarse en cualquier momento.

Si no fuera por su resistencia al fuego, podría haber estado en grandes problemas.

"¿Queda alguien? ¿Cuántos están a salvo?"

Mientras Aether gritaba, sus subordinados empezaron a aparecer uno a uno.

Todos ellos estaban heridos. Incluso hubo algunos que apenas estaban vivos. Y sólo había tres de ellos.

Incluyéndose, había un total de 4 personas. Nueve personas vinieron, y 5 personas murieron. Entre ellos, habían algunos que eran tan poderosos como los Altos Rankers.
 
La cantidad debería haber sido más que suficiente para atrapar a Galliard y a Brahm.

Sin embargo, todo se arruinó por culpa de alguien que apareció de repente. Si no hubieran bajado sus guardias... no podía dejar de pensar en lo que habría pasado.

Pero todo había terminado de esta manera.

Incluso si ahora atacaban a Brahm, no estaba seguro de si podían ganar con una fuerza como esta.

No se había sentido tan enfadado desde que tenía como objetivo a Ala Celestial.

Crunch.

Sus puños fuertemente apretados temblaban. Sus venas estaban brotadas.

Aether comenzó a considerar seriamente si debía retirarse de esta manera.
 
Si lo hiciera, podría volver después de reponer sus fuerzas para manejar el problema. Como había captado un poco de las habilidades del intruso, confiaba en que no volvería a perder.

Sin embargo, sería despreciado por los de su clan, por haber perdido contra un jugador que ni siquiera era un Ranker.

Aunque el tipo era lo suficientemente hábil para obtener la misma calificación que AllForOne en el piso 21, algunos tratarían de aprovechar esta oportunidad para deshacerse de Aether.

'No debería ser atrapado'.

Sólo había una elección que Aether podía hacer. Tendría que usar los recursos que tenía a mano para someter a Brahm y secuestrar al Dragón Humano llamado Sesha.

Sesha era la única descendiente de los dragones que quedaba en la Torre, aparte de la Reina del Verano. Si pudieran obtener los genes de la más alta de las especies superiores, Elohim podría expandirse.

Además, sería un paso más hacia la restauración de la especie de los Dragones.

Pero su cabeza estaba llena de preguntas sobre cómo lo haría. Podría luchar contra Brahm, pero si Galliard y el Acaparador se unían, las cosas se complicarían.

"...¡Maldición!"

Al final, no tenía más remedio que descansar un poco y buscar un punto ciego más tarde. Cuando Aether se dio la vuelta para mirar a sus subordinados...

"¿Qué diablos vas a hacer en ese estado?"

Escuchó una voz familiar. Aether entrecerró los ojos y frunció el ceño, dándose cuenta a quien pertenecía la voz. Una mujer salió a través de un portal verde.

Se veía exactamente como Aether, pero daba una sensación diferente.

Hemera Diurna. Los dos eran gemelos, pero habían tomado caminos completamente diferentes.

"¿Para qué estás aquí?"

"¿No lo ves?"

"Estoy aquí para ayudar a mi inútil hermano."

"Si estás tratando de bromear..."

"¿Te parece esto una broma?"

Hemera movió ligeramente su dedo. Mientras lo hacía, varios portales se abrieron a su alrededor, y aparecieron unas 30 personas.

Todas ellas eran de especies difíciles de encontrar en la Torre. 

"Creo que esto es suficiente para llenar los espacios vacíos. ¿Qué opinas?"

Hemera sonrió, pasando su dedo por sus seductores labios.

Aether apretó sus puños.

"¿Estás tratando de robar mis logros?"

"No puede ser. ¿Cómo podrían unos hermanos robarse? Sólo digo que te ayudaré porque parece muy difícil que lo hagas por tu cuenta."

"......"

Aether cerró la boca. No quería aceptar su ayuda por su orgullo, pero la razón le decía que debía hacerlo.

La operación de restauración de la especie de los Dragones. No había nada más satisfactorio que esto para Elohim.

Con la restauración de los dragones, serían capaces quitarle la supremacía a la Reina del Verano y someter a AllForOne. Incluso podrían llegar a controlar a los demonios que estaban por encima de él.
 
Especialmente ahora, que se había confirmado que el Corazón de Dragón de la Reina del Verano estaba casi destruido. No podían perder esta oportunidad. Hemera estaba tratando de participar en esto.

Si había algún problema, era que Aether estaría en la palma de Hemera.

Pero ella representaba su única opción. Aether  había dicho delante de muchas personas que 'conseguiría un espécimen de dragón', no podía echarse atrás ahora.

Ala Celestial. Si tuviera el cadáver de Ala Celestial, Cha Jeong-woo, que tenía la bendición del antiguo Dragón Kalatus, no tendría que sufrir esta humillación.

Sin embargo, rápidamente hizo su elección, ya que sólo había una opción.

"Bien. Trabajemos juntos. Pero el honor de los logros será dividido en partes iguales."

La ceja de Hemera se alzaron ligeramente.

"¿Por qué? No puedes hacer nada sin mi ayuda. Dividirlo en un 30% y 70% me parece bien."

"¡Humph! Si no quieres, vete. Soy el único que sabe dónde está Brahm. ¿O por qué no recorres el resto del escenario con tus subordinados buscándolo?"

Aether cruzó los brazos y se rió.

"Además, es imposible que no sepas del círculo de transmutación de Brahm. Si no puedo tenerlo, lo voy a tirar a la basura."

Estaba diciendo que se negaría a trabajar con ella, así que Hemera tuvo que dar un paso atrás.

"Bien. 40% a...."

"70% a 30%. Yo 70%, tú 30%. Como dije, no tienes que hacerlo si no quieres, hay mucha gente que lo hará. Además, he perdido la confianza en tu sinceridad. Si puedo conseguir el espécimen, puedo redimirme."

Hemera rechinó los dientes. Aether era muy minucioso en cosas como esta. Probablemente por eso había sido capaz de destacar en Arthia.

'Si no puedo de esta manera, tendré que usar otro método'.

Hemera ocultó lo que pensaba y miró al suelo como si se hubiera rendido.

"Bien. Lo haré. ¿Dónde están?"

"Es..."

Aether nombró un lugar completamente inesperado. Los ojos de Hemera se agrandaron ligeramente.

***

Brahm y Galliard regresaron después de que Yeon-woo alimentara a Sesha. Ella ahora estaba tomando una siesta.

Gracias a la merienda, Sesha se volvió menos cautelosa con Yeon-woo. Antes de que se fuera a dormir, hablaron de varias cosas, y pudo notar que Sesha era una chica a la que le gustaba hablar mucho.
 
La figura sonriente y profundamente dormida, parecía un ángel adorable.

"¿Está durmiendo?"

"Sí. Le di un bocadillo y pareció gustarle."

"Es un alivio. No pude prepararle un bocadillo".

Brahm sonrió suavemente, mientras soltaba las herramientas que estaba sosteniendo. Su emanaba el olor a maná, probablemente había fortalecido la barrera.

"A partir de ahora, cuidaré de Sesha. Puedes irte y recoger algunas Flores Demoníacas púrpuras."

Brahm sacó su bolsillo subespacial mientras hablaba.

Yeon-woo sonrió amargamente mientras Brahm le pedía que trajera la pieza oculta que estado buscando.

Como Brahm era un alquimista sobresaliente, no había forma de que no supiera de los efectos de la Flor Demoníaca.

'Por eso no podía encontrar Flores Demoníacas púrpuras en el bosque. ¿Brahm tomó la mayoría de ellas?'

Parecía que las piezas ocultas que necesitaba le serían quitadas.

"Me disculpo, pero necesito las Flores Demoníacas púrpuras también."

Los ojos de Brahm parpadearon ligeramente. Las esquinas de sus labios se torcieron.

"¿Planeas hacer la Bendición de los Demonios?"

Yeon-woo chasqueó ligeramente su lengua. Sólo había mencionado un simple ingrediente, pero Brahm se dio cuenta de lo que estaba tratando de hacer de inmediato. Probablemente no sería capaz de ocultar nada mientras estuviera en este lugar.

Desde hace mucho tiempo, la especie de los Dragones y los demonios eran enemigos.

La especie de los Dragones, intentaba entender las diferentes leyes del mundo y trataba de mezclarse con ellas. Por otra parte, los demonios intentaban engañar a la ley y hacer lo que quisieran. Fundamentalmente, no podían llevarse bien, y tuvieron una enemistad entre ellos durante mucho tiempo.

Pero también, como están en polos opuestos, los dos se convirtieron en buenos nutrientes entre ellos.

Las especies de los Dragones podían tragarse a los demonios para mejorar su maná, y los demonios podían comerse a los dragones para reforzar su maná.

Cuanto más profundas eran las bendiciones en sus genes, más fortalecían su poder y su maná relucía.

Y aunque Yeon-woo no podía atrapar a un demonio, conocía un atajo que tendría los mismos resultados.

Las Flores Demoníacas Púrpuras son perfectas para que crezca un demonio. Contiene una gran cantidad de energía demoníaca, por lo que resulta útil para la Bendición del Dragón.

Pero eso sólo funcionaba para los Dragones puros.

Incluso después de despertar, no puedo tragarme la Flor del Diablo porque todavía soy mitad humano. Podría hacerme mucho daño la reacción.

Así que necesitaba algo para refinarla. La persona que me ayudó en ese momento fue Bayluk.


Cuando su hermano estaba despejando el piso 23, estaba causando un alboroto en la Torre. Siendo exactos, fueron su hermano y Arthia.

Debido a eso, numerosos clanes estaban en guardia contra ellos, así que los miembros necesitaban encontrar métodos para aumentar rápidamente sus poderes.

Anti-Veneno, Bayluk, había investigado una forma de ayudar a su hermano en ese momento.

Buscó una manera para adquirir la bendición de los demonios, y encontró a las Flores Demoníacas púrpuras.

El objetivo consistía en refinar la energía demoníaca para que el Cuerpo de Dragón pudiera absorberla fácilmente.

Y se necesitaba otro ingrediente para neutralizar el veneno de la flor.

El corazón del Monstruo Ceratopsiano del Lago De Roy.

Pero Brahm había sido capaz de saber lo que estaba tratando de hacer con sólo unas pocas palabras.

Eso significaba que conocía los efectos de la Flor Demoníaca púrpura.

"¿Cómo lo sabes?"

"Porque estoy haciendo lo mismo."

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron.

Brahm agitó su mano como si no fuera nada importante.

"Como puedes notar, Sesha no es competente en el uso del maná de los dragones. Es uno de los límites de tener sólo una cuarte parte. Así que estoy refinando las Flores Demoníacas para elevar el nivel de su maná."

Yeon-woo asintió con la cabeza. Ahora entendía por qué Brahm se había quedado en el piso 23 por tanto tiempo.

"Pero no creo que tengamos problemas."

"No lo entiendo."

"Lo que buscas son aquellas con concentraciones en cuatro o más, ¿Verdad?"

"Sí."

Yeon-woo asintió con la cabeza.

"Pero lo que estoy buscando son aquellos con concentraciones en tres o menos. Porque cuanto más alta sea la concentración, mayores reacciones pueden suceder. Así que puedes tener las que son demasiado fuertes, y me traes las más débiles."

Brahm cruzó sus brazos y sonrió.

"De todas formas, estamos desbordados de ellas."

"¿......?"

¿Tenían un exceso de Flores Demoníacas? Pensaba que tenía que tener mucha suerte para encontrar aunque sea una sola.

"Sigue a Galliard. Él te lo explicará."

Galliard frunció el ceño, como si estuviera molesto, pero luego suspiró. ¿Qué poder puede tener un invitado? Si el dueño lo decía, tenía que hacerlo.

Galliard le dijo a Yeon-woo que lo siguiera y salió de la cabaña. Yeon-woo pensó que Brahm estaba bromeando y siguió a Galliard.

Pero no tardó mucho en darse cuenta de que Brahm hablaba en serio.