Reciente

martes, 11 de agosto de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 190

Capítulo 190. Bosque de los Demonios (5)


Encarnación. 

Era diferente de un alter ego o avatar. 

Un alter ego estaba destinado a desaparecer en algún momento, y un avatar era algo completamente separado del cuerpo porque tenía su propia personalidad. 
 
Por eso a los apóstoles a veces se les llamaba avatar del dios al que servían. 

Debido a que experimentaban el poder del dios, estaban mezclados con el dios al que servían. Sin embargo, eso no significaba que su identidad se perdiera por completo. 

No obstante, una encarnación era un concepto mucho más complejo que el de un alter ego o avatar. 

Era cuando un dios descendía a la prisión de un cuerpo físico. 

El concepto también era un poco diferente al de las Tres Nornas del piso 16. Ellas no podían ejercer su poder fuera del santuario.

Pero una encarnación podía moverse libremente. 

Sin embargo, debido a que estaba limitada a su cuerpo físico, había restricciones en su poder, y con la muerte era probable que el alma resultara dañada. Podrían experimentar su verdadera destrucción. 

Así que los dioses y demonios preferían usar apóstoles; nunca encarnaban. Si algo salía mal, podían morir. Y nadie se pondría en una posición en la que no pudiera usar todo su poder. 

Pero el dios Brahma era diferente. 

Odiaba estar emparentado con los dioses y demonios del piso 98, por lo que descendió a los pisos inferiores. 

Esta también fue la razón por la que había dejado Elohim. Desde su punto de vista, su ideología no difería demasiado a la del piso 98. 

Sin embargo, desde la perspectiva de Elohim, la manifestación de un dios no podía ser ignorada, así que no tenían más remedio que mirarlo desde la distancia.

Mientras tanto, Brahm continuó persiguiendo los misterios y mitos que quería. 

El dios Brahma era la deidad de la creación y el conocimiento. 

Aprender cosas nuevas a través de experimentos con la alquimia bastaba para Brahm.

Por supuesto, el hecho de que Brahm era la encarnación del dios Brahma se mantuvo en secreto. 

Nada bueno vendría de que mucha gente lo supiera. 

Los ideales de Brahm eran muy simples. 

No interfería con nada que no estuviera relacionado con él. 

En Elohim trataron de ocultar cosas sobre Brahm para que no saliera a la luz nada que los avergonzara. 

La razón por la que su hermano sabía de la identidad de Brahm era por un incidente de hace un tiempo. 

Había prometido no decírselo a nadie, así que no lo hizo.

Sólo lo contó en el diario. 

Por supuesto, Yeon-woo tampoco dijo nada sobre esto. 

La Piedra Filosofal no se relacionaba de ninguna manera con el hecho de que Brahm fuese una encarnación. 

Sin embargo. 

Yeon-woo estaba un poco molesto porque conocía sus poderes ocultos. 

***

Por un momento, Yeon-woo no dijo nada, sólo miraba a Brahm y a la niña. 

Había un montón de cosas dentro de su cabeza. 

¿Cómo debería decir en esta situación? Pensaba que sería mejor fingir que no sabía de qué estaban hablando. 

Sin embargo. 

"...¿Es por los Ojos Dracónicos?"

Yeon-woo decidió revelar una parte de sus misterios.

Como la otra parte estaba segura de su afirmación, no sería fácil para Yeon-woo fingir que no sabía nada. Y para aprender las habilidades de Brahm, tenía que construir la confianza. 

De hecho, incluso estaba planeando contarle sobre la Piedra Filosofal cuando comenzaran a trabajar en ella. 

Sin embargo, no le preocupaba que se extendiera a cualquier parte.

'Puesto que es alguien que sigue sus propias convicciones, tanto que no ayudó a Jeong-woo mientras moría'.

Sería una mentira si dijera que no lo despreciaba. 
 
Su hermano pensaba que eran amigos, pero no apareció ni siquiera al final. Por supuesto, Brahm tampoco había ayudado al otro lado. Solo fue un espectador, de principio a fin. 

Sin embargo, definitivamente era alguien en quien se podía confiar para un trato.

"Estás en lo cierto. Es porque los ojos de esta chica y mis habilidades trabajaron juntos."

Brahm acarició la cabeza de la chica. La pequeña chica agarró su ropa aún más fuerte. 

Yeon-woo asintió con la cabeza. 

Si la Reina del Verano hubiera usado sus Ojos Dracónicos y lo hubiera mirado, podría haber sido atrapado. La razón por la que no lo había notado podría haber sido por su Corazón de Dragón roto. 

Pero si los Ojos Dracónicos de la chica y el poder de Brahm se combinaran, sería efectivo. Aunque Brahm probablemente contribuía con el 90% mientras que la chica contribuía con el 10%. 

Por supuesto, Yeon-woo fingió no darse cuenta de esto tampoco. 

En lugar de eso, hizo una pregunta observando a la pequeña chica. Ella retrocedió aún más. 

"¿Es hija de Ananta?"

Los ojos de Brahm brillaron.

"¿La conoces?"

"Sólo he escuchado de ella. La Reina del Verano odia a su propia especie, por lo que se niega a tener una descendencia, y Ala Celestial, quien fue el sucesor de Kalatus, murió. Entonces sólo queda Ananta. Esa chica... debe tener al menos una cuarta parte."

Después de todo, no había nadie que se apareara con Ananta, que era mitad dragón. Y cuando lo comprobó con su Percepción Extrasensorial, ella tenía un potencial mucho más débil que Ananta. 

"Me trajiste a este lugar mientras huyes de Elohim, ¿Por qué quieres hacer un trato conmigo respecto a esa chica?"


Las esquinas de los labios de Brahm se curvaron. Puede que pareciera una sonrisa llena de alegría, pero también parecía una sonrisa cínica. 

Siempre era satisfactorio encontrar a alguien que entendiera lo que querías.

"¿Por qué? ¿Eso es malo?"

"Por supuesto que no. En realidad, es un alivio, porque me preguntaba cómo podría hacer un trato contigo."

Definitivamente lo había pensado. Pero si Brahm proponía el trato, todo cambiaba. El trato progresaría sin problemas. 

Las condiciones de Brahm eran extremadamente simples. 

'Probablemente está tratando de ayudarla a aprender los poderes de un dragón que aún no ha adquirido'.

Parecía que la niña no podía usar el poder de la especie de los Dragones aunque fuera un Dragón Humano. ¿Dónde estaba Ananta, su madre? 

"Bien. Entonces primero debería comprobar si estás en condiciones de hacer un trato. ¿Quién eres tú?"

No estaba preguntando su nombre. Preguntaba cómo había un nuevo sucesor de dragón cuando se sabía que todos desaparecieron. 

"No veo necesariamente una razón por la que tenga que responder a eso. En cambio, ¿No tengo que demostrar que estoy cualificado?"

Yeon-woo expresó claramente su opinión, e intentó despertar su Cuerpo de Dragón. 

Las escamas crecieron en su piel. Un color que se acercaba más al azul marino que al azul celeste. A medida que sus Ojos Dracónicos se abrían, se formaron pupilas verticales.

"...¡Ah!"

La niña dejó caer su boca e hizo un sonido por primera vez. Se escondió detrás de Brahm otra vez, con la cara roja, pero se asomó para mirar a Yeon-woo. 

Parecía aliviada después de encontrar a alguien de su misma especie. 

Yeon-woo preguntó de nuevo, mirando a Brahm. 

"¿Es suficiente?"

"Más que suficiente."

"Entonces hablemos de los detalles".

***

Yeon-woo siguió a Brahm hasta la cabaña. 

Parecía la cabaña de un alquimista, tenía diferentes reactivos y muestras organizadas en diferentes categorías, además habían muchos cofres llenos de materiales raros. 

Galliard se marchó, diciendo que volvería después de comprobar si Aether los seguía. 

Gracias a eso, Yeon-woo y Brahm pudieron discutir muchas cosas.

"En realidad, si Galliard no hubiera hablado de ti, no habría sentido la energía de dragón que emanabas. Fuiste la primera persona de la que habló tanto. Por supuesto, resultó un poco desagradable que usarás mi nombre."

"Me disculpo por eso."

Sólo había una persona que podía abrir la mente de Brahm. Era Galliard.

La relación que había comenzado cuando buscaba el Cáliz de Undine, se había convertido en una amistad especial.

Yeon-woo agradeció internamente a Galliard y comenzó a hablar del tema. 

"Escuché que no te importan los asuntos de los demás. Pero, ¿Cómo llegaste a cuidar a la hija de Ananta?"

"Así como no me dices la razón por la que tienes los poderes de un dragón, tampoco necesito decírtelo. Sin embargo, te diré que es un trato con Ananta."

Brahm entrecerró los ojos.

"¿No es más importante darnos lo que necesitamos?"

Brahm dejó las cosas claras y habló de las condiciones.

"Estoy pidiendo una cosa. Enséñale a la chica los conocimientos relacionados con los dragones mientras te quedas en este lugar."

Yeon-woo se giró para mirar a la chica. 

Había estado espiando desde la espalda de Brahm, y rápidamente se escondió cuando se encontró con la mirada de Yeon-woo. 

"¿Hay algo que no debería decirle?"

"No. Cuéntale todo. Poderes, conocimiento, genealogía. Ubicación. E incluso su historia si es necesario."

Contarle la historia significaba contarle también sobre la extinción de la especie. A simple vista, parecía tratarla como a una hija, sin embargo, también hacía un trabajo minucioso.

"¿Cómo se llama la niña?"

"Sesha."

Sesha. En el lenguaje de la especie de los Dragones, significaba 'remanente'.

Podría haber sido un nombre que le quedara bien a la chica, pero era un poco triste.

"Además, espero que en ocasiones actúes como su guardián. Aunque tomamos las previsiones para defendernos tanto como sea posible, nunca se sabe. Y pareces ser lo suficientemente hábil para proteger a la chica."

"Entendido. Lo haré."

Brahm agrandó sus ojos sorprendido cuando Yeon-woo aceptó fácilmente sus condiciones. Lo que estaba pidiendo podría hacer que Yeon-woo se involucrara en lo que estaba pasando. Pero parecía que lo aceptaba con demasiada facilidad. 

Sin embargo, Yeon-woo debía estar preparado para eso. Porque estaba planeando pedir algo que podría ser demasiado... 

"Entonces te diré mis condiciones."

"Habla."

"Quiero aprender el 'Libro de Mercurio' que tú escribiste."

"¡......!"

La expresión de Brahm se volvió rígida. Una energía amenazadora comenzó a girar alrededor de Yeon-woo. 

La atmósfera del mundo ilusorio que siempre había sido brillante, de repente se volvió pesada y deprimente.

Yeon-woo había mencionado algo terrible. 

El Libro de Mercurio era un libro de creación que Brahm había hecho combinando sus recuerdos como Dios y los conocimientos adquiridos en los pisos inferiores. 

Como Yeon-woo básicamente le pedía a Brahm contenía todo su conocimiento. Era natural que lo tomara con sensibilidad.

Estaban en el territorio de Brahm. Yeon-woo podría estar en peligro con un solo paso en falso. 

Sin embargo, Yeon-woo estaba tranquilo. 

"Sesha está asustada. ¿Todavía está bien?"

Brahm se mordió ligeramente el labio inferior y recogió su energía. Esta era la primera reacción que mostraba. Yeon-woo lo notó de inmediato. Parecía preocuparse por Sesha más de lo que aparentaba. Podría considerar a Sesha como su verdadera hija. 

"¿Cómo sabes del Libro de Mercurio?"

"¿No te enteraste cuando hablé con Galliard? Lo escuché de una persona que retornó."

"Nadie lo sabe."

"No es un absoluto secreto. Ya que algunas personas lo vieron personalmente."

Brahm entrecerró los ojos y miró con desprecio a Yeon-woo. No hay nada más grosero que pedir que se revele la debilidad de uno. Probablemente estaba pensando en si debía dejarlo en paz, o deshacerse de él. 

Yeon-woo sabía que necesitaba dar un paso atrás.

"Por supuesto, no estoy diciendo que aprenderé todo."

"¿Entonces?"

"Sólo las secciones sobre la alquimia."

"¿Alquimia?"

"Sí."

Los ojos de Brahm se calmaron un poco.

"¿Qué hay del nivel?"

"Todo lo que sea posible."

"Parece que estás tratando de usar tu Conocimiento del Dragón para completar el resto."

"No voy a negar eso."

Brahm se quedó pensando por un momento. Estaba calculando diferentes escenarios, sin importar si le resultaban desventajosos o no.

"¿Qué hay de tu conocimiento de la alquimia?"

"Creo que conozco lo básico. Aunque es básico, aprendí metalurgia de Henova y magia rúnica de Victoria."

Brahm parecía sorprendido. Henova era uno de los cinco mejores artesanos. Si aprendió lo 'básico' de esos dos, Yeon-woo estaba más avanzado en comparación con otros.

"Eso es un alivio. No me gusta enseñar a alguien desde el principio. Y tengo cosas que hacer, así que no puedo enseñarte mucho."

"Está bien."

"Bien. Nuestro trato termina con esto."

Después de que los dos se comprometieron con una promesa de maná, estaban en el mismo barco.

[Cielos. Es un tipo que da miedo. ¿Por qué su tono es tan frío?]

[Pero escuché que es bastante razonable. ¿Será por esa chica?]

Fue la evaluación de Shanon y Hanryeong sobre Brahm. 

***

Después de eso, Yeon-woo recibió lecciones de alquimia durante 2 horas cada día de Brahm.

El conocimiento que aprendió de Henova resultó de gran ayuda. 

Henova había dicho que no le había enseñado nada especial, pero como se trataba de un conocimiento aprendido por un herrero experimentado, su nivel de comprensión era extremadamente profundo. 

En algunas áreas, era Brahm quien aprendía. 

Y Yeon-woo tuvo que cuidar de Sesha. Aunque Brahm solía hacerlo, dijo que tenía algo más que atender.

[Ahora eres una niñera. Lucharás un poco, ¿Eh? Jejejeje.]

Shanon se rió como si esto fuera gracioso. Dudaba de que Yeon-woo fuera capaz de cuidar de la chica. No hacerla llorar sería una hazaña.

Sesha parecía interesada en Yeon-woo porque eran de la misma especie, pero no se le acercaba. Sólo lo miraba a escondidas desde lejos. Ni siquiera habló. 

[¡Mira! ¡Está totalmente en guardia! ¿Qué va a hacer, maestro? Parece que va a llorar si intentas enseñarle algo. Ejem. No te preocupes. En realidad...]

'¿Quién dijo que no podía cuidarla?'

[¿Eh? Eso es...]

Ante la respuesta confiada de Yeon-woo, Shanon pensó que las cosas no iban como esperaba. 

Yeon-woo ignoró a Shanon y de repente se dirigió a la cocina para buscar algo. Aunque sólo había hombres en este lugar, parecía que tenían todo lo necesario.

Comenzó a prepararse para algo. Sacó harina, huevos, azúcar blanca, leche, aceite, fresas, bananas y jarabe de chocolate. 

Buscó en su memoria la receta y comenzó a cocinar. 

[¿Hm? ¿Qué es esto?]

[Parece que está tratando de cocinar. Me resulta familiar.]

[¿Qué? ¿Este terco, cocinando?]

A pesar de las burlas de Shanon, Yeon-woo combinó harina, polvo de hornear, mantequilla y azúcar blanca para hacer la masa. Luego, comenzó a mezclar las claras de los huevos para hacer el merengue. 

Sesha sentía curiosidad por lo que Yeon-woo estaba haciendo y se acercó a mirar. 

Yeon-woo sintió la mirada de Sesha pero fingió no darse cuenta. En momentos como éste, tenía que hacer que la otra persona se acercara. Sabía que si la forzaba a venir, haría que huyera. 

Vació la mezcla en la sartén y la calentó hasta que se puso dorada.

Mientras un delicioso aroma flotaba en el aire, Sesha se acercó lentamente a Yeon-wo. Había pasado algún tiempo desde su última comida, así que tenía un poco de hambre.

"¿Qué es... esto?"

No pudiendo resistir la curiosidad, le hizo una pregunta a Yeon-woo, tirando de su ropa.

"Bocadillo."

"¿Un bocadillo?"

Los ojos de Sesha brillaban. 

Se veía tan linda haciendo eso que Yeon-woo inconscientemente sonrió.  Esta escena le recordaba a alguien. Un recuerdo que tenía  escondido. 

Después de terminar de cocinar, puso los panqueques en el plato, los adornó con fresas y bananas. Luego, añadió el jarabe de chocolate como toque final y los colocó en la mesa

"Come."

Sesha usó sus piernas pequeñas para subirse a la silla y empezó a devorar la comida. Su boca estaba cubierta de jarabe de chocolate. 

A su lado, Yeon-woo limpió el costado de la boca de Shesha con un pañuelo. No  había mucho que decir, pero parecía demasiado dulce y generoso en este momento.

[¡Dios...! ¡El mundo se va a acabar! ¡La Torre se va a caer!]

[Veo que también tiene ese lado.]

Shanon se estremecía. Mientras que Hanryeong recordó su pasado, ya que también había criado a un niño una vez. Rebecca miraba sobre la cabeza de Yeon-woo y sonrió. 

La sonrisa no desapareció de la cara de Yeon-woo mientras veía a Sesha comer de forma adorable. 

Al mirarla, sus recuerdos olvidados comenzaron a aparecer. 

Cuando estaba en África, tuvo una corta pero 'feliz' vida amorosa. Su novia de entonces tenía una hija de esta edad, y él frecuentemente le hacía panqueques.

Aunque terminaron rompiendo, fue uno de los pocos recuerdos preciosos que Yeon-woo tenía.

"¿Está bueno?"

"¡Si!"

Sesha lamió el jarabe de chocolate que quedaba en el plato y lo sostuvo frente a ella.

"¡Por favor, dame más!"

Yeon-woo sonrió mientras miraba a la radiante Sesha.