Reciente

jueves, 27 de agosto de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 47

Capítulo 47. Te Esperaba (1)


Los primeros rayos de sol entraron, vislumbrando a través de la ventana a la princesa dormida. El pacífico entorno era increíblemente enriquecedor, libre de caos, tentando a la princesa a quedarse para siempre. En las profundidades de un dulce sueño, ella estaba absolutamente imperturbable por el mundo exterior.

Para alguien que no había podido dormir bien últimamente, la tranquilidad del silencio absoluto que la envolvía era un destello de salvación.

Después de un tiempo, finalmente se despertó del sueño.

"......"

Leah se despertó, desconcertada. Se frotó los ojos, tratando de borrar los rastros de somnolencia.

¡Ah!

Movimiento sus manos hasta su cara, sintió como si moviera montañas. Sus miembros gritaron al unísono, el dolor de sus músculos era insoportable. Tan doloroso que al moverse, pensaba que podía escuchar las campanas de la muerte sonando en sus oídos.

Luchó un poco, pero se resignó a las vehementes protestas de su cuerpo y se desplomó de nuevo en la cama. Su movimiento hizo que la manta que cubría la cama se moviera, emitiendo una fresca sensación que la calmaba.

De repente, sus ojos se agrandaron al darse cuenta de lo que la estaba cubriendo. La suave y elegante tela era seda; teñida en un profundo azul marino. El brillo plateado reflejado en la colcha indicaba que estaba hecha de la más alta calidad. Además, la mantenía caliente, a pesar de su delgadez.

Un intrincado patrón de flores dalia estaba bordado con hilos de oro y bronce. En el dobladillo, dos remolinos, que parecían ondas, perfilaban el patrón floral. También había ramas y hojas entre el patrón de la manta, que armonizaban con las dalias.

No hace falta decir que era un patrón exótico, completamente desconocido para Leah. No era un producto de Estia.

Los ojos de Leah se agrandaron ante el color índigo y dorado que la rodeaba. Lentamente, escudriñó su entorno.

Sobre ella, estaba el elegante dosel de la cama.  Mirando fuera del dosel, se encontraba el techo pintado de oscuro que tenía formas de caballos salvajes y dalias talladas en su madera. Una línea dorada rodeaba los bordes de donde el techo se encontraba con las paredes, que también habían sido pintadas con un profundo tono de azul celeste.

Mirando alrededor, las paredes también tenían el mismo patrón de sus mantas, tenía delicados diseños de remolinos en su superficie. A su lado, la escultura de una cabeza de caballo colgaba sobre una mesa circular hecha de secuoya.

No muy lejos de ella, se podía observar una enorme ventana que abarcaba la altura desde el suelo hasta el techo. Grandes cortinas malva estaban puestas para oscurecer la luz, aunque algunos rayos habían logrado pasar, iluminando la suave alfombra de terciopelo.

Después de observar el color y los patrones únicos de la habitación, gradualmente se dio cuenta de que estaba, de hecho, dentro del Palacio Real de Estia. Sin embargo, la habitación en la que estaba se encontraba decorada al estilo Kurkan. Lo más probable es que fuera la forma en que el palacio real, como cortesía, decoraba las habitaciones donde se alojaban los Kurkans.

'¿Pero por qué estoy aquí?'

Leah miró el recipiente colocado en la parte superior de la mesa de donde provenía un aroma refrescante. Entrecerró los ojos y notó que la fuente del aroma era un tabaco de los que Ishakan fumaba.

Intentó acercarse, pero se detuvo por un dolor intenso que provenía de sus pies. Cuando levantó la manta, vio sus pies envueltos en vendas. Fragmentos de su memoria pronto empezaron a golpearla mientras miraba las sábanas meticulosamente envueltas desde las plantas de sus pies hasta sus delgados tobillos.

'Entonces, bebí el vino que Byun Gyeongbaek me dio y...'

Al recordar los acontecimientos de ayer, su boca abierta se ensanchó lentamente, lo que había ocurrido entre ella e Ishakan se hizo evidente. Instantáneamente, sus mejillas se pusieron rojas, pareciendo que estaban a punto de estallar. Leah agarró la almohada y enterró su cara con desagrado.

"Ahh..."

Mientras los pensamientos de ayer pasaban por su mente, deseaba no haberlo recordado en absoluto. Estaba horrorizada al pensar en cómo se había aferrado a Ishakan, llorando y suplicando su ayuda de una manera tan vulgar. Su boca pronunciaba palabras vergonzosas y descaradas mientras hacían el amor.

La princesa se había comportado como una bestia, perdiéndose bajo la influencia de la poción. Lanzó la inocente almohada. Por mucho que se arrepintiera de lo que había pasado esa noche, no podía deshacer sus acciones.

"......"

Leah cuidadosamente dobló sus dolorosas piernas. El dolor punzante era un vívido recordatorio de cómo Ishakan la había tomado salvajemente. El tono de su piel bronceada, deslizándose contra la de ella, la suave textura de sus músculos ondulantes, y el movimiento rítmico de sus regiones inferiores golpeando duramente cada vez que se conectaban.... Sus miembros se sentían febriles y doloridos al recordar lo descontrolados que habían sido.

No estaba segura, pero era probable que ciertas partes de su cuerpo también estuvieran hinchadas. Leah tenía la intención de soportar el dolor en silencio pero la sensación de desesperanza se introdujo lentamente en ella.

Por la luz que provenía de la ventana, parecía ser mediodía. El sol había salido, y estaba en lo alto del cielo. La mitad de la mañana acababa de desaparecer, supuso Leah. Se dio cuenta de que, debido a su ausencia, podría estar ocurriendo un pandemonio en el palacio. Lo peor, se encontraba insegura sobre cómo solucionarlo.

Sus dedos se deslizaron por su cabello. No pudo evitar suspirar, estaba tratando de organizar sus pensamientos caóticos tranquilamente.

Lo primero que tenía que hacer era volver al palacio principal.

Leah obligó a su brazo palpitante, que apenas se podía mover, a tirar de la cuerda que colgaba del dosel de la cama. En respuesta, sonó una campana y la puerta se abrió después de un breve toque.

La mujer que apareció tenía una complexión bastante grande, lo que hacía que la puerta pareciera enana en comparación. Físico alto y musculoso, con piel profundamente bronceada y hombros anchos, todos estos eran rasgos únicos de los Kurkans. 

La princesa miró a la mujer directamente.

"Es un placer conocerla, princesa. Soy guardia de escolta de Ishakan. Puedes llamarme Genin."

Los ojos de Leah se posaron sobre la mujer que estaba delante de ella. No la había visto durante el banquete de bienvenida, ni en la conferencia para los Kurkans. Sin embargo, a pesar de no aparecer en público, para que ella fuera una guardia de escolta, Genin debía poseer un alto estatus.

Para su sorpresa, Genin devolvió su mirada examinadora con una mirada igualmente curiosa. Fue sólo después de un corto tiempo que Genin, que había estado observándola descaradamente, se dio cuenta de la rudeza de sus acciones. Nerviosa, se apresuró a pedirle disculpas a la princesa que estaba delante de ella.

"Perdona mi grosería por mirarla fijamente." Apareció un tinte rojizo en la cara de la mujer. "Me sorprendió el hecho de que tengas un físico tan blanco y pequeño."

Su siguiente comentario, también, se consideraba grosero en Estia. Sin embargo, Leah encontró su franqueza bastante agradable, haciéndola sonreír suavemente en respuesta.

Era cierto que era más pequeña que el promedio de las mujeres. Además, su piel pálida era extraordinaria, especialmente cuando se la combinaba con su cabello plateado. Para los Kurkans, se parecía más a un maniquí de cristal que a un humano.

"Me disculpo. Por favor, perdone mi falta de cortesía", Genin expresó sinceramente su remordimiento.

"Está bien". Leah insistió, agitando su mano a la mujer, que se disculpaba incesantemente.

Genin entonces se acercó con cautela a la cama, y cuidadosamente colocó sobre ella la bandeja que había estado sosteniendo.

"Te he traído algo ligero para comer", dijo con la cabeza hacia abajo.

Sin embargo, en ese momento, Leah descubrió la disparidad entre la cultura de los de Estia y los de Kurkan. Una bandeja, con una gran variedad de delicias, con sólo un surtido de pan de tres pisos de altura, era la definición de una comida ligera en Kurkan.

Dejó escapar un discreto suspiro ante el espectáculo culinario que tenía ante ella. Luego, con indecisión, extendió la mano hacia el pan de arriba, temiendo que un toque equivocado y los panes delicadamente equilibrados se desmoronaran.

"Estas son sus bebidas, pero no estoy familiarizado con sus preferencias, por lo tanto preparé estas... Esto es para su postre..."

Los vasos que había colocado en la bandeja, llenaban el pequeño espacio. El que estaba en el borde parecía que iba a caerse y romperse en cualquier momento, derramando su contenido. Leah extendió la mano para evitar la peligrosa caída. Su acción de recoger un solo vaso de leche, sorprendió a Genin.

"Esto es suficiente para mí."

"¿Sí?"

Debido a la respuesta impactante de Genin a su decisión de comer sólo una pequeña cantidad de comida, Leah se llevó una fruta más a la boca. Viéndola comer, Genin se sintió incómoda. Con cautela levantó la voz en un tono temeroso.

"¿No es buena la comida? Aunque preparé la comida de Estia..."

"No como mucho". Leah respondió concisamente.

"......"

La expresión facial de Genin se volvió aún más desconcertante, dudando de si la princesa estaba tratando de morirse de hambre. Leah sonrió un poco como si leyera la mente de Genin. Al mismo tiempo, parecía que también había descubierto por qué Ishakan había decidido no exponer a Genin al público.

Leah terminó de comer rápidamente con un trozo de pan, un vaso de leche y varias frutas. Mientras comía, Genin la miraba furtivamente, pensando internamente si ella quería comer más.

Sin embargo, la determinación de Leah no se vio afectada. Ella consideraba que había comido demasiado.

Mientras Leah miraba a Genin que estaba recogiendo las cosas, notó un tatuaje tallado en el dorso de su mano. Mientras miraba, notó que el tatuaje se extendía hasta su antebrazo cubierto por sus mangas.

De repente recordó a Ishakan, en particular a su cuerpo, que sorprendentemente estaba desprovista de cualquier tatuaje.