Reciente

viernes, 14 de agosto de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 45

Capítulo 45. Cama de Rosas (1) | 19


Leah rozó suavemente su cara, sus delicados dedos se deslizaron suavemente sobre su frente, bajando lentamente hasta los pómulos y deteniéndose en sus labios.

Ishakan cerró sus ojos permitiéndole apartar suavemente el cabello que se le había pegado en la frente. Las delgadas hebras de cabello castaño oscuro se movieron bajo su toque. Una sensación de hormigueo recorrió su cuerpo.

Ella rápidamente acercó sus labios a los suyos. Fue un pequeño y delicado besos... incitando el deseo de más.

Ishakan chasqueó suavemente sus labios recordando el beso, y se rió cuando recordó que ella lo había besado accidentalmente en la comisura de su boca.

Rodeó con su mano la parte trasera de su cabeza y la acercó. Cualquier hueco entre ellos desapareció mientras se sumergían en un beso salvaje. Sorprendida, ella trató de retroceder, pero como si él hubiera anticipado su reacción, la sostuvo firmemente, impidiendo que se moviera.

"Mmm..."

Un pequeño gemido se escapó de su boca. El beso leve se había transformado en un hambriento beso, alimentando el fuego del insaciable deseo carnal.

Su lengua caliente se metió entre los labios de ella.  Era una exploradora, barriendo el techo de su boca y deslizándose por sus dientes. Se metió en su interior, profundo de forma desenfrenada... entonces, finalmente lamió sus labios hinchados inferiores, mordiéndolos con cariño.

Ishakan era tan intenso que la mareó. Agarró la parte trasera de su cuello mientras su cuerpo caía de espaldas ante el fuerte beso.

Leah dudó por un segundo y luego lo abrazó. El calor que emanaba de sus cuerpos entrelazados, alimentaba su pasión; su sudor actuaba como un adhesivo, eran inseparables.

Cuando sus labios se separaron, los ojos de Ishakan abandonaron su gentileza y su miembro tocando su estómago estaba duro como una roca.  La parte inferior de su cuerpo temblaba y una insoportable sensación se elevaba desde lo más profundo de su ser. La cara exaltada de Leah bastaba para impulsarlo a la acción.

"Hnnn, ah, Ishakan..."

La única persona a la que podía aferrarse en medio del ardiente éxtasis, era el hombre que lo provocaba. Ella gritó su nombre, le dio un mordisco en el hombro y dejó marcas en la piel de cobre, mientras montaba la ola de placer.

"Ahh, ughh..."

Ishakan, a diferencia de sus frenéticas manos explorando sus curvas y picos, sólo movía ligeramente la parte inferior de su cuerpo. Era como si se estuviera limitando a sí mismo, tratando de no asustarla. Aunque tenía el efecto opuesto, sus leves movimientos la volvían loca.

Una parte de ella esperaba que la tomara sin ninguna restricción. Quería que él atormentara cada centímetro de ella, y apagara su ardiente deseo de una vez por todas. Si en ese momento, el calor de Ishakan la derritiera hasta el suelo, no le importaría.

Él también quería atormentar cada centímetro de ella, saborear su lujuria ardiente y acabar con ella.  El pecho de Leah se estremeció.

Ishakan se inclinó hacia atrás, poniéndola sobre su estómago. Las ropas esparcidas por el suelo se estaban estropeando durante mucho tiempo debido a su unión violenta.

Quedó sobre el lecho de rosas cuando su cuerpo terminó de reclinarse.

Ishakan parecía una pintura, mientras estaba sobre las Begonias Tuberosas blancas que contrastaba con su profunda y oscura piel. Leah le echó un breve vistazo a su cara y rápidamente se abalanzó sobre él. Abrazó su cuello con ambos brazos y presionó su cara contra la de él. Fue casi como si quisiera arraigarse en él; la pérdida de su contacto, de su intimidad, resultaba insoportable. Sus labios se deslizaron y besó su barbilla.

Sus frenéticos picotazos trataron de encontrar sus labios de forma incorrecta. Se produjo una avalancha de pequeños y rápidos besos. Finalmente encontró sus labios y le metió la lengua. Lo que Ishakan había hecho antes, había impresionado su mente. Ella torpemente trató de replicar sus movimientos.

El hombre se compadeció, y le respondió maniobrando hábilmente su lengua, entrelazándolas.

"Ha-huh..."

El éxtasis de besarlo, la hacía delirar. Instintivamente apretó sus muslos, frotando furtivamente su clít#ris en sus suaves abdominales.  

Sin embargo, ella sintió que Ishakan ya lo había notado, porque estaba empapada por debajo.

Leah sollozó y se quejó.

"Me pica tanto por dentro..."

Miró a la roja y llorona Leah que lo agarraba y suspiró.

"Me estás volviendo loco."

Le dio un mordisco en la punta de la nariz.

"¿Sabes cómo se ve tu cara en este momento? ¿Sabes cómo es?"

Miró a Leah, que no podía responder correctamente. Él suspiró en la derrota y murmuró lentamente.

"¿He tenido buena suerte al decidirme a fumar hoy? Sólo de pensar en cómo pudiste mostrarle esa cara a ese bastardo de Byun Gyeongbaek me hace..."

No dijo el resto. Sin embargo, puso más fuerza en su agarre sobre ella. Después de un momento de silencio, su fría voz sonó.

"Debería haberlo matado."

Inmediatamente comenzó a mover su cintura hacia arriba. Debido a la posición de ella, su monstruosidad se clavó más profundo que antes, donde no debía entrar.

Ella jadeaba incesantemente y se frotaba la cara contra su pecho.  Después de un punto, ella no podía soportarlo más. Sus gritos de protesta llegaron a oídos sordos, y trató de levantarse de su estómago.

"¡Ah, es demasiado profundo, Ugh...!"

Ishakan la sujetó con su mano y la presionó con fuerza. Leah se aplastó sobre él, no teniendo otra opción que acostarse de nuevo.

"¿Adónde vas?"

Ishakan agarró firmemente su trasero con ambas manos. Los montículos regordetes, parecían moldeados entre sus dedos. No pudo controlar su fuerza, se revitalizó.

En la siguiente instancia, embistió su miembro contra ella, con tanta fuerza que los sonidos de los golpes se escuchaban claramente. El cuerpo de Leah se estremeció cuando Ishakan la hizo rebotar de arriba a abajo.