Reciente

domingo, 2 de agosto de 2020

La Villana Vive Dos Veces - Capítulo 9

Capítulo 9. Primer Encuentro (4)


La expresión de Cedric cambió.

Dejó su taza de té y miró enojado a Artizea.

"¿Quieres sembrar en mí ideas conspirativas?"

"Estoy hablando de la sucesión, ¿cómo podría ser eso una conspiración? Su Majestad aún no ha elegido al Príncipe Heredero."

Artezia dijo con calma.

"Si el Gran Duque Roygar tiene derecho a la sucesión del trono, Su Excelencia también lo tiene. Su madre era la hermana mayor del Gran Duque Roygar, una princesa legítima del imperio y Su Excelencia es el nieto del difunto emperador, nacido de un matrimonio legítimo."

Thud. 

Cedric le dio un puñetazo a la mesa y se levantó bruscamente de su asiento. "No puedo seguir escuchándote hablar de esto."

"Su Excelencia."

Se dio la vuelta y se fue rápidamente.

Alice, que estaba observándolos desde lejos, se acercó corriendo hacia Artezia sorprendida.

"Mi Señora, ¿se encuentra bien?"

"¿Por qué lo dices?"

"Bueno... Se fue enojado."

"Eso era lo que esperaba."

Artizea vertió tranquilamente más té en su taza de té y se lo bebió. Se habría sentido decepcionada si él no hubiera mostrado su rechazo.

La posición del Príncipe Heredero no era algo que se pudiera discutir a la ligera. Y mucho menos sobre una 'conspiración'.

Incluso mencionarlo, aunque tuviera derecho a la sucesión, podría hacer que lo trataran como un conspirador.

Cedric lo sabía mejor que nadie. Porque sus padres fueron incriminados y asesinados por conspiración.

Además, Artizea era la hermanastra de Lawrence. Más bien, hubiera sido extraño que él no dudara de sus intenciones.
.  
'Necesitará tiempo para pensar en ello'.

La anterior incursión de Cedric en la política vino después de la caída de Roygar y luego de que Lawrence se convirtiera en el Príncipe Heredero.

Sin embargo, mientras Roygar estuvo en la lucha por el trono, siempre se mantuvo alejado de estos asuntos.

¿El hijo ilegítimo del emperador o el hijo legítimo de la hermana del emperador? ¿El favoritismo o la línea de sangre?

Solo ese hecho hizo que la confrontación se intensificara, pero nadie había considerado al sobrino del emperador como su sucesor.

Cedric nunca había mostrado la ambición del Gran Duque Roygar.

Todos pensaban que odiaba la política y el poder, y que sólo quería proteger el Gran Ducado Evron.

Incluso cuando comenzó a enfrentarse con Lawrence. Lo hizo para sobrevivir, no por algún interés en el poder político.

Pero, ¿El propio Cedric había pensado alguna vez en ello? 

Artizea pensaba que no. No, estaba segura de que no.

Había estado observando a Cedric durante casi veinte años. Artizea había sido cautelosa incluso antes de que destacara.

No podía decir que lo comprendía, tampoco que simpatizaba con él. 

Pero lo conocía mejor que nadie.

Era un hombre de fuertes convicciones. Cuando alguien debe ponerse al frente para afrontar situaciones adversas, es quien se pone al frente.

'Tomar una decisión antes de que la balanza se incline, podría ser un comienzo mucho mejor'.

Empujar la espalda de Cedric no sería una tarea difícil.

Incluso sacando a relucir una de las tragedias que la lucha de poder entre ambos causaría, Cedric se sentiría responsable.

Hasta ahora, probablemente había ignorado el asunto, pensando vagamente que Lawrence o Roygar podrían hacerlo bien.

Sin embargo, cuando descubriera que ese no sería el caso, sentiría la necesidad de hacerles frente.

Pero Artizea decidió no hacer eso. 

Consideraba a Cedric su amo. 

Por lo tanto, un ayudante cercano debe esforzarse por cumplir la voluntad de su amo. 

Estaba fuera de discusión conspirar para influir en las acciones y pensamientos de su amo.

Por supuesto, tenía que convertirse en su ayudante primero.

La primera decisión debía ser tomada por Cedric.

El tiempo era un recurso valioso, pero el preocupante proceso de pensamiento y resolución también era importante. 

Y si tras ese preocupante proceso él llegaba a la conclusión de que Artizea no era necesaria, entonces ella tendría que hacer algo más. 

"Mi Señora, coma algo. Lo único que comió hoy cuando se despertó fue una pequeña porción de ensalada."

"Ah. Lo siento, lo lo había olvidado."

Artizea finalmente agarró una pequeña rebanada de sandwich y se la metió en la boca. 

Luego le ofreció el tazón con las rebanadas de sandwich a Alice para que comiera también.

De todos modos, había tantos que no podría comérselos todos.

"Mi Señora, ¿Volverá a casa ahora?"

"Esperemos un poco más."

"¿Por qué? El Gran Duque Evron ya se ha ido."

"Bueno, solo esperemos. No tenemos prisa para llegar temprano a casa de todos modos."

"Eso es verdad."

Alice suspiró. 

Sin embargo, no había necesidad de esperar más tiempo.

Luego de una hora, uno de los caballeros que la ayudó a reparar el carruaje llegó a la glorieta.

"Soy Benjamin Corner del Ejército Occidental."

El caballero se presentó con un saludo militar.

"He venido por órdenes de Su Excelencia, el Gran Duque Evron, para escoltarla a usted lady a casa del Marquesado Rosan."

Hace un rato, se había mostrado enojado, pero ahora estaba enviando a este hombre para escoltarla, dejando abierta una posibilidad.

Si estuviera realmente enojado con Artizea porque consideraba que sus palabras eran inaceptables, no habría enviado a nadie para escoltarla.

Ahora ella esperaba con ansias su próximo encuentro. 

"Gracias por su amabilidad. También me gustaría que le transmitieran mi agradecimiento por separado a Su Excelencia."

Artizea dijo cortésmente. Alice guardó todo rápidamente en la cesta de mimbre y en la caja del juego de té respectivamente.

Benjamin la ayudó a llevar la pesada caja del juego de té.

Artizea los seguía, caminando lentamente por el hermoso sendero del templo, llevando su sombrilla.

***

Cuando estaba de regreso al Marquesado Rosan, el sol se estaba poniendo.

Cuando se podía observar la mansión a lo lejos, el paso también estaba cerrado. La Guardia Imperial estaba en alerta y levantaron las manos cuando el carruaje se acercó.

El cochero estaba acostumbrado a esto, así que detuvo el carruaje con calma.

Benjamin tocó apresuradamente a la puerta del carruaje. Artizea abrió la cortina de la ventana del carruaje y miró hacia fuera.

"¿Qué sucede?"

“Ah, perdón por molestarla. Parece que hay un puesto de control. Averiguaré qué está pasando y…”

Fue entonces cuando uno de los caballeros de la Guardia Imperial se le acercó y preguntó.

"¿No es ese el uniforme del Ejército Occidental? ¿Qué hace un caballero del Ejército Occidental aquí?"

"¡Ah! Soy Benjamin Corner, Caballero del Cuarto Cuerpo del Ejército Occidental! Estoy escoltando a la Señora a su casa por órdenes de Su Gracia, el Gran Duque Evron."

Benjamin respondió con una voz tensa. Uno podría pensar que los Caballeros del Ejército Occidental, los Caballeros del Ejército Central y los Caballeros de la Guardia Real poseían el mismo estatus, pero en realidad, había diferencias notables entre ellos. 

En particular los Caballeros de la Guardia Imperial no solo tenían acceso al Palacio Imperial, sino que también podían reunirse con el Emperador en cualquier momento y empuñar un arma cerca de él. Recibían un trato similar al de un Conde.

El Emperador no era tonto. No seleccionó a los caballeros que lo custodiaban por su estatus o linaje, sino que los escogió personalmente entre los caballeros de élite del Ejército Central.

Incluso la gente común podría convertirse en caballero con solo conseguir logros militares.

En un imperio constantemente amenazado por monstruos y piratas, el camino se encontraba abierto para quienes tuvieran las habilidades necesarias.

De hecho, la Guardia Imperial era la posición más alta a la que una persona común podría ascender.

El caballero de la Guardia Imperial preguntó sorprendido.

"¿Su Excelencia el Gran Duque Evron?”

Cuando Artizea escuchó la voz, abrió la puerta del carruaje.

Entonces el caballero de la Guardia Imperial se acercó al carruaje.

Este hombre de mediana edad llamado Henry Kishore, era uno de los seis comandantes de la Guardia Imperial. Y también, uno de los hombres de confianza del emperador. No había nada malo en estar cerca de él.

"Hola, Sir Kishore." 

"¿De dónde vienes tan tarde? Señora Artizea.”

Preguntó Kishore con una expresión severa. 

"Estaba volviendo del templo, pero tuve un percance y se me hizo tarde."

Había sido un ayudante cercano al emperador desde la época en que nació Artizea. Y a menudo frecuentaba el Marquesado Rosan para visitar a Miraila por órdenes del Emperador.

Así que a veces actuaba como un tío protector con Artizea.

"Ya veo. Pero, por qué estás con un soldado del Ejército Occidental…?"

"El Gran Duque Evron me ayudó a reparar el carruaje cuando quede varada en la carretera. 

Se sorprendió de que estuviera sin escolta, así que le pidió a Sir Connor que me acompañara de regreso a casa.”

Artizea se sonrojó deliberadamente.

El Emperador confiaba en Kishore porque era un hombre honesto y desinteresado.

También era una figura no partidista leal al Emperador y sin conexión alguna con las familias nobles.

No era exagerado decir que su única debilidad era su frágil hija, Mielle.

Mielle era un año menor que Artizea. Por esa razón, Kishore era gentil con Artizea.

Era la persona perfecta para hacer que su encuentro de hoy con Cedric llegara a los oídos del Emperador en un tono natural y favorable.

Este encuentro con Kishore no estaba previsto por ella. Pero Artizea pensaba que era lo mejor que pudo haber sucedido.

"Has crecido ya no eres una niña, te has convertido en toda una mujer, Artizea."

 Dijo eso con una cálida sonrisa en su cara.

Artizea se volvió a sonrojar, pero esta vez no estaba actuando. Incluso sus orejas se enrojecieron y su temperatura corporal se elevó.

"Oh, no es momento para hablar de esto. La escoltaré a casa."

"Bueno, entonces me iré ahora."

"Me has escoltado hasta aquí. Si gustas, puedes acompañarnos y tomar una taza de té antes de irse."

"No. El Gran Duque me dio la orden de escoltarla a casa de forma segura. Pero a partir de ahora, lo más seguro es que el Caballero de la Guardia Imperial la escolte. Ya he cumplido con mi deber, así que me retiraré."

"Esta bien, gracias."

Artizea dijo con una sonrisa. Kishore le dio una suave palmada en el hombro y le dijo, "Buen trabajo."

Benjamin se puso rígido, se despidió con un saludo militar de Kishore, y se fue rápidamente como si estuviera huyendo.

Artizea se rió internamente. Aunque Benjamin era educado y cortés, debió haberse sentido nervioso. Después de todo, era un joven Caballero del Ejército Occidental, que se había encontrado con un Comandante de la Guardia Imperial.

Kishore cerró la puerta del carruaje y Artizea dijo por la ventana.

"Ah, hoy recibí una vela de oración después de rezarle a la estatua del hijo de Dios en el templo. Está bendecida y me gustaría dársela a la Señorita Mielle."

"Gracias por su consideración."

Kishore lo dijo con sinceridad.

"Espero que algún día, cuando la salud de la Señorita Mielle mejore, podamos ir de picnic."

"Mielle se alegrará cuando se lo diga." 

"El Sir Kishore también nos acompañará."

Artezia habló con una sonrisa, y Kishore se cubrió la cara con las palmas de sus manos.

"Esa niña, me ha estado molestando últimamente..."

Era una chica de 17 años, así que no era de extrañar. Le agradara o no su padre, no querría estar toda su vida al lado de él. 

Artizea se rió.

"Seguramente no lo hace en serio. Por cierto, si usted, Sir Kishore, está aquí, eso significa que Su Majestad el Emperador también se encuentra en el Marquesado Rosan, ¿Cierto?”

"Así es."

Artizea respiró hondo. 

No podía recordar todos los detalles de los eventos que ocurrirían. Sin embargo, recordaba la fecha de la primera visita del Emperador, después de que había cumplido 18 años.

Porque ese día sucedió 'algo' que le permitió a Artizea darse cuenta de cómo podía ayudar a Lawrence.