Reciente

domingo, 30 de agosto de 2020

La Villana Vive Dos Veces - Capítulo 20

Capítulo 20. El Corazón De La Santa Olga (1) 


Después de regresar al campamento, cambiarse de ropa y cenar, Cedric llamó a Ansgar.

Ansgar preparó el té y entró en la barraca de Cedric.

"¿Disfrutaste de tu salida de hoy?"

Ansgar no tenía ni idea de dónde había estado Cedric.

Sin embargo, por la mañana lo había visto demacrado por la falta de sueño y el estrés, sólo para descubrir que ahora, a su regreso, tenía incluso una pequeña sonrisa.

Cedric le preguntó a Ansgar mientras bebía su té.

"¿Sabes sobre la Familia del Vizconde Fischer?"

"¿Por qué quieres saber sobre la Familia Fischer?"

Era inusual que Ansgar respondiera a una pregunta de Cedric con otra pregunta.

Cedric lo miró extrañado. Entonces Ansgar respondió con calma.

"La Familia Fischer se derrumbó hace 18 años. El Vizconde y la Vizcondesa se suicidaron envenenándose, y sus parientes, incluyendo sus hijos, se dispersaron. Prácticamente ha sido destruida."

"¿Qué?"

Cedric se sorprendió y dejó la taza de té.

Debido al asombro, cambió su postura, dejando de estar apoyado cómodamente en la silla.

Ansgar dijo. 

"En el momento de su destrucción, la Vizcondesa Fescher era la dama de compañía de Su Majestad la Emperatriz. También era una amiga de la infancia de la Emperatriz. Debido a su bajo estatus, no podía convertirse en la dama de compañía principal, pero era la persona de mayor confianza de Su Majestad la Emperatriz."

"¿Entonces, por qué se suicidó?"

"Ella asumió la responsabilidad de la muerte de los dos príncipes. Porque estaba a cargo de cuidar a los príncipes."

Cedric tragó.

No había pensado profundamente en ello hasta que regresó.

Aunque consideraba que debía haber alguna razón para que Artizea hiciera esta petición. Pensaba que una vez que se reuniera con el Vizconde Fescher y comprara la joya, ese sería el final del asunto.

"¿No murieron ambos príncipes por causas naturales?"

"Sí, así fue. Pero se necesitaba que alguien asumiera la responsabilidad. La princesa fue la primera en morir, al año siguiente, murieron ambos príncipes. Y Lord Cedric, como usted sabe, comenzaron a difundirse rumores de que se trataba de una maldición..."

"Sí, eso lo sé."

Aunque se trataba de un evento que había ocurrido durante su infancia, Cedric también lo recordaba, porque en ese entonces su familia fue reincorporada a su posición original.

"¿Su Majestad la obligó a suicidarse?"

"No lo creo. Pero debe haber habido presión."

Ansgar dijo.

"Todo el mundo sabe que la Emperatriz debe haber estado muy resentida con el Emperador en ese momento."

"¿Quieres decir que la Emperatriz, estaba tan resentida por haber perdido a sus hijos, que el Emperador la mantuvo bajo control por temor a que ella lo amenazara? Ahora que lo pienso, no mucho después de eso, la Familia de Su Majestad, la Emperatriz, fue destruida."

"No hay pruebas de que esto haya sido obra del Emperador. Sólo es un rumor que circulaba en ese momento"

Ansgar continuó. 

"Pero hubo una dura crítica de que alguien debía asumir la responsabilidad. Pero nadie podía responsabilizar al Emperador, ni tampoco atacar directamente a la Emperatriz. Así que, tal vez para proteger a Su Majestad la Emperatriz, la Vizcondesa Fescher dio su vida."

"Pero es extraño que toda la familia se haya dispersado y desaparecido, a pesar de que no se ha confirmado ningún crimen."

"Sí, hay otras sospechas."

Podría haber sido un asesinato.

O podría tratarse de una conspiración más grande de lo que Cedric podría haber imaginado.

Cedric, que se había reunido con Marcus Hanson hoy, no pudo evitar suspirar profundamente.

Se preguntaba si esta era la razón por la que el Emperador había perdonado a Miraila.

Con la muerte de todos los hijos de la Emperatriz, el Emperador perdió a sus legítimos sucesores al trono.

Sólo le quedaban sus hijos ilegítimos. Las madres de sus dos hijas tenían un estatus demasiado bajo. Y también estaba Lawrence, a quien el Emperador amaba más que a nadie.

La pérdida de sus hijos pudo haberlo hecho sentir solo y triste, haciendo que se apoyara de nuevo en Miraila.

"¿Existe alguna posibilidad de encontrar algún descendiente de la Familia Fescher?"

Cedric preguntó, reclinándose de nuevo en el sillón y entrelazando los dedos. Ansgar dudó.

"No puedo asegurarlo, pero se puede intentar."

"Podríamos preguntar por los alrededores."

'Tal vez esto es lo que Artizea quería que hiciera', pensó Cedric.

Ansgar dijo.

"Siempre estoy dispuesto a seguir sus órdenes, ¿Pero por qué el repentino interés en la Familia Fescher?"

"Escuché que la reliquia familiar del Vizcondado Fescher, es una joya llamada el Corazón de la Santa Olga."

"Sí. eso es cierto."

"Lo necesito. Pero con la Familia Fescher en esa situación, no sé cuándo lo conseguiré."

Cedric suspiró.

Le había dicho a Artizea que le traería el Corazón de la Santa Olga en su próximo encuentro, pero ahora no sabía cuándo podría volver a verla.

Se dio cuenta de que ya estaba esperando el próximo encuentro. En ese momento, volvió a suspirar.

"Deberías ir a comprobarlo, después de todo, es una joya."

"¿Cómo?"

"Si es una joya lo que buscas, ¿No sería más rápido preguntarle a un joyero? Han pasado 18 años. Es muy probable que esté actualmente en el mercado. Además,  según rumores,  la mayor parte de los bienes del Vizcondado Fescher fueron vendidos en ese entonces para financiar la huida."

"Ya veo."

Apenas Cedric se levantó de la silla, Ansgar se rió.

"Es medianoche, Lord Cedric. No piensa ir a la joyería de la capital a estas horas, ¿Verdad?"

“Por supuesto que no.”

Cedric, que levantó su trasero de la silla al sentirse inexplicablemente emocionado, se sentó de nuevo en la misma.

Ansgar sonrió y tomó  la taza de té vacía de Cedric.

"Pero Ansgar."

Cedric preguntó. 

"¿Cómo puedo hacer para regalar ropa a una mujer?"

Sin embargo, Ansgar no pudo evitar reírse levemente.

Cedric dijo con firmeza.

"No es lo que te estás imaginando."

"Sí, lo entiendo."

"Realmente no pasó nada."

"Sí, sí."

A pesar de la respuesta de Ansgar, Cedric pisó fuertemente el suelo.

***

Después de ese día, el Marquesado Rosan estuvo envuelto en una atmósfera oscura durante varios días.

Miraila, que había destrozado su habitación durante toda la noche, golpeado a su criada e hizo un alboroto, se sentía tan mal que no tenía fuerzas para salir al día siguiente y permaneció acostada en su cama.

Su temperatura había subido y su garganta se había inflamado por gritar demasiado fuerte.

Como una hija obediente, Artizea se sentó a su lado, y le estaba dando té de limón caliente  con una cuchara.

Miraila, cuya garganta se había relajado un poco, dijo con voz ronca,

"Ahora que has crecido, ¿Prefieres fingir que no te diste cuenta de que tu madre estaba enfadada anoche?"

"De ninguna manera. Mi hermano me llamó y estuvimos hablando un rato."

Artizea respondió obedientemente.

"Jamás fingiría no darme cuenta del estado de mi madre."

"Es verdad. Cuando sea mayor, la única persona en la que podré confiar será en mi hija. Vivo para ti."

Miraila abrazó a Artizea con una sonrisa, como a veces lo hacía cuando estaba de buen humor.

"Si no estás de muy buen humor, ¿Por qué no le pides a Su Majestad el Emperador que te acompañe al palacio independiente?"

¿El Palacio Independiente?

"Ha hecho mucho calor últimamente. Realmente valdrá la pena estar en el Palacio Independiente. Además, frente a él, está el mar."

Los ojos de Miraila brillaron.

"Deberíamos irnos de vacaciones. ¿Crees que Lawrence tendrá tiempo?"

"Si mi hermano está ocupado, deberían ir ustedes dos solos. Así tendrían un viaje más íntimo."

Aunque Lawrence no fuera, se trataba de un viaje con el Emperador, así que no sería realmente íntimo.

Sin embargo, estas palabras parecieron mejorar el estado de ánimo de Miraila, y se rió incluso con su garganta adolorida.

El Emperador aceptó con gusto la petición de Miraila.

Todo se organizó con una rapidez sin precedentes.

Artizea pensaba que el Emperador lo hacía para ganar tiempo. Y tenía razón.

A estas alturas, el Emperador probablemente estaba reflexionando sobre si debía permitir o no la ceremonia del regreso triunfal del Ejército Occidental.

Él había estado postergando el asunto del Ejército Occidental durante mucho tiempo. Se había negado por una u otra razón todo el tiempo, pero si ahora diera su consentimiento por el bien de Lawrence, sería en cierto modo algo vergonzoso. Ahora que Cedric había entrado en la capital, no podía seguir postergando su decisión.

En esta situación, la petición de Miraila representaba la excusa perfecta para ganar tiempo.

El Emperador pasaría las próximas semanas observando la actitud de Cedric antes de tomar una decisión. 

Aunque esto le permitiría seguir retrasando su decisión, podría ser acusado de descuidar sus deberes como gobernante.

Por otra parte, si las demandas del estado no se hacían cumplir, las críticas caerían sobre el gobierno.

En cualquier caso, la opinión pública se dirigiría en esa dirección.

Esto también era algo bueno para Artizea y Cedric. Artizea ahora tenía unas pocas semanas para hacer lo que quisiera.

Y en la tarde del primer día.

Llegaron tres carruajes cargados a la mansión. Los sirvientes y las criadas descargaron innumerables telas, maniquíes y cajas.

Los ojos del mayordomo Bill se agrandaron. Esto no era inusual. Siempre ocurría cuando Miraila compraba ropa. 

Sin embargo, ahora no estaba Miraila.

Emily, la dueña de una reconocida boutique, le sonrió felizmente a Bill al bajar del carruaje.

Era la modista que hacía los vestidos más elegantes, exclusivos y costosos de la capital.

Y Miraila era una cliente habitual.

"¿Hola, Señor Mayordomo?"

"¿Qué le trae a este lugar? Madam se fue junto con Su Majestad el Emperador al Palacio Independiente. Pensé lo sabías, Emily."

"Hoy no estoy aquí por madam, sino por su hija."

"¿Te refieres a la señorita Artizea?"

"Sí. Su Gracia el Gran Duque Evron me envió. Oh, por cierto, las veces que la he visto me he fijado en su vestimenta, y siempre he lamentado no poder hacer nada para que luciera mejor, sólo con eso sería tan hermosa como su madre. Sin embargo, ahora puedo hacer todo lo que quiera, porque me han dicho que lo haga con todo mi entusiasmo."

Emily se rió a carcajadas.

Ella sabía muy bien la situación de Artizea.

Incluso si sólo se trataba de un cambio de clima, Miraila compraba docenas de prendas de vestir.

Había algunas cosas que el Emperador le regalaba, pero también habían muchas cosas que ella misma compraba. Desde bordados de plata y oro, hasta bordados de Eon que era el más costoso. Ella compraba los materiales más preciosos de todo el imperio, y debía tener todos los nuevos diseños para sentirse satisfecha.

Probablemente, ni siquiera la Emperatriz podía igualarla en cuanto a vestimenta se refiere.

Pero durante sus compras, Emily nunca vio a Miraila comprándole a Artizea ni siquiera una cinta.

Emily, que tenía buen ojo, se había percatado que el precio de un vestido de Artizea sólo equivalía a una de las bufandas de Miraila.

Probablemente sus vestidos no le quedaban cortos, porque a esa edad no crecía tanto como antes.

Los ojos de Bill seguían agrandados.