Reciente

viernes, 28 de agosto de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 197

Capítulo 197. Seguiré Siendo Lindo (2)



"Por supuesto, el más popular era el Rey Heinley, le seguían el Duque Liberty y la Señorita Mulaney, pero ahora las cosas han cambiado. No podemos tratar a Su Majestad como a una persona famosa de la alta sociedad."

Rose añadió después de un momento de reflexión.

"Oh, el Duque Liberty y la Señorita Mulaney son parientes cercanos. El Duque Liberty es el hermano de la madre de la Señorita Mulaney."

"¿Puedo conocerlos?"

Rose se rio tan pronto como pregunté, como si inmediatamente se diera cuenta de mis intenciones.

"Quieres tratar de convencerlos para que se pongan de tu lado, ¿no?"

Pero no parecía feliz.

"Es una buena idea Su Majestad, pero no será fácil."

"¿Son cercanos a Christa?"

"El Duque Liberty… sí."

"¿Qué hay de la Señorita Mulaney?"

"No creo que se lleve bien con la Señorita Christa, incluso se han peleado."

Si ese es el caso, entonces debería estar bien. Cuando levanté las cejas al pensarlo, Rose sacudió la cabeza y continuó.

"La Señorita Mulaney era originalmente una de las candidatas a Reina."

"Ya veo."

"No sólo eso, sino que también es una mujer ambiciosa y dominante. Puede que no le guste ser considerada como alguien que sirve a otra persona."

"Está bien. Igualmente quiero conocerla, no tiene que servirme."

La Duquesa Tuania tampoco lo hacía. Ella era mi amiga. Rose parecía preocupada, sin embargo, asintió.

"Arreglaré una cita."

Asentí y me levanté de mi asiento. Al pensar en la Duquesa Tuania, se me ocurrió una idea mejor.

"¿Por qué no lo pensé antes?"

"¿Su Majestad?"

"Voy a ver a Sir McKenna."

"¿No al Rey Heinley?"

Tomé a Rose y Mastas, quienes tenían una expresión de sorpresa, y me fui a visitar a McKenna.

McKenna pareció sorprendido al verme, pero sonrió y se inclinó. Después de pedirle a todos que salieran de la habitación para hablar con él en privado, le pregunté con cuidado.

"Sé que puedes convertirte en un pájaro. ¿Puedo pedirte un favor?"

McKenna pareció avergonzado cuando saqué el tema, pero él simplemente asintió. Podía ver que McKenna estaba preocupado de que estuviera enojada por haberme engañado. Pero no vine hasta aquí por eso.

"Me gustaría encontrar a una persona. ¿Cuánto tiempo te llevaría hacerlo en forma de pájaro?"

Cuando McKenna escuchó mi pregunta, me respondió con un poco de alivio.

"¿Tienes alguna pista?"

"No. ¿Puedes hacerlo?"

"¿Al menos conoces su ubicación?"

"No, estoy segura de que no está en el Imperio Oriental, pero no sé nada más."

"Entonces, será un poco difícil."

Sin embargo, contrariamente a lo que se esperaba, McKenna dijo que sería difícil. Incluso si buscara a alguien en forma de pájaro, tendría que comprobar las caras una por una. Si conociera la ubicación exacta, podría hacerlo, pero sería difícil si sólo se guiara por ‘no está en el Imperio Oriental.’

"¿Qué hay de los carteles de ‘se busca’? Si lo quieres así, puedo hacer algo por ti."

Fruncí el ceño. Pensé que McKenna estaba bromeando, pero al ver la sonrisa en su cara, parecía que hablaba en serio. La persona que quiero encontrar es a la Duquesa Tuania. Aunque no podía encontrarla porque no sabía su ubicación, no por eso pondría su nombre en carteles de 'Se busca'.

Agradecí a McKenna, y luego regresé con mis damas de compañía.

"Señorita Rose."

"Sí, Reina."

"¿Te acuerdas del periodista que me entrevistó hace unos días?"

"Sí, esa entrevista fue publicada en el periódico y se convirtió en un tema de discusión."

"¿Sigue ese reportero todavía en el palacio?"

"Puede que sí."

"¿Puedes llamarlo?"

"Bien."

Después de eso, Rose se fue para cumplir mis órdenes. Mientras tanto, Mastas y yo volvimos al anexo. Unas dos horas más tarde, finalmente llegaron.

"Mi nombre es Jarnal, Su Majestad."

El reportero parecía asustado por haberlo llamado tan repentinamente. Lo miré fijamente por un momento. Aunque parecía asustado, me miró con un brillo de oportunidad en sus ojos.

"Le llamé porque tengo una historia que contar. Quiero que aparezca en el periódico como la anterior entrevista que usted me hizo."

"¿Qué historia, Su Majestad?"

"Quiero que escribas que estoy bien adaptada al Reino Occidental."

"¿Sí?"

Jarnal parecía confundido, incapaz de entender bien que le estaba pidiendo que escribiera. Sin embargo, asintió y respondió con confianza.

"No es difícil."

"Quiero que escribas que me va bien en el Reino Occidental, que estoy rodeada de buenas personas, pero a veces extraño a mis viejos amigos. Por favor, escriba algo como esto."

"¿Algo más, Su Majestad?"

"También quiero que escriba los nombres de mis amigos."

Jarnal asintió, y luego sacó un cuaderno de su bolso. Mencioné el nombre de la Duquesa Tuania y varios otros nombres.

***

Después de que se puso el sol, Rose y Mastas se fueron a preparar la cena. Me quedé junto a la ventana sintiéndome mucho mejor. Fue para encontrar a la Duquesa Tuania que llamé al reportero, así que deliberadamente puse el nombre de la Duquesa Tuania entre el de las damas de compañía.

La Duquesa Tuania es inteligente y sensata, así que entenderá que la estoy buscando después de leer el artículo de la entrevista. Ella prometió ayudarme algún día. Si eso es cierto, la Duquesa Tuania definitivamente vendrá a verme…

'La Duquesa Tuania definitivamente traerá una tormenta.'

Si quiero ganarme el corazón de los ciudadanos debo mostrarlo con acciones.

Pero en la alta sociedad era diferente. Ya eran personas de gran riqueza y fama. Era difícil acercarse a ellos simplemente haciendo el papel de Reina. Si quiero ganármelos, necesito a un socialité. Un socialité que me favorezca y apoye."

"La Duquesa Tuania puede hacer ese papel."

Hubo un golpe en la puerta, así que dejé de pensar y la abrí rápidamente. Pero la persona que estaba delante de la puerta era Heinley, no mis dos damas de compañía.

"¿Heinley?"

Heinley parecía triste.

"¿Qué pasa?"

Pregunté confundida. Heinley me miró con una expresión pesada. Luego, tomó mi mano suavemente y la besó.

"…Reina, ¿te sientes sola?"

¿Por qué me está preguntado eso? Es extraño. Siendo honesta, me sorprendió.

"Ahora mismo, no."

Puede que extrañe a mis padres en un futuro. Pero no ha pasado mucho tiempo desde la última vez que los vi y estoy acostumbrada a estar alejada de ellos. Heinley me miró con tristeza. Aunque no me sentía sola, no parecía creerme lo que le estaba diciendo.

"¿Heinley?"

‘¿Escuchó algo de alguien?’

Pareciendo preocupado, susurró.

"Sé de un artículo que dice que te sientes sola..."

"¿El artículo ya salió en el periódico? ¿Tan rápido?"

"En el camino hacia aquí, me encontré con el reportero que te entrevistó. Me dijo que le pediste que publicara un artículo acerca de que te sientes sola..."

No sé si el reportero lo hizo a propósito o realmente me malinterpretó. Este incidente era algo incómodo, pero también divertido. Sacudí la cabeza.

"No es así, Heinley".

"No quiero que te sientas sola, Reina."

"Estoy bien."

"Si quieres… ¿te gustaría que estuviera contigo por la noche como 'Reina'?"

"¡!"

"Hagas lo que hagas, me quedaré quieto. Seguiré siendo lindo, como antes. ¿Eso te haría sentir mejor?"

"…"

No sé qué expresión tenía mi cara cuando escuché su propuesta, pero Heinley hablaba como si lo estuviera diciendo en serio. Me alegro escuchar eso, pero por alguna razón me sentí incómoda. Con calma, le advertí.

"La próxima vez, si vienes como ‘Reina’, te vestiré."

Fingí ser considerada con él, pero solo me estaba burlando de lo que Heinley acababa de decir. Me miró con una sonrisa en su cara, como si estuviera de acuerdo que lo vistiera cuando se convirtiera en Reina.

"¿Me pondrás tu ropa? ¿Qué te parece si preparo la ropa para que la usemos como una pareja?"

Cuando abrí la boca para responder, vi a mis dos damas de compañía por encima del hombro de Heinley. Parecía que habían traído la cena. En vez de responderle a Heinley, pensé que sería mejor llamarlas.

Pero... ¿por qué esconden sus caras de esa manera?

Parecía avergonzadas por algo, sus caras estaban completamente roja de vergüenza. Cuando me preguntaba por qué estaban así, me di cuenta de algo y me sorprendí...

Lo que Heinley había dicho fue muy ambiguo.

La parte en la que dijo, "Te gustaría que estuviera contigo por la noche como 'Reina’" deben haberla malinterpretado. No sabían que Heinley era 'Reina', así que supongo que pensaron que... ¡Heinley estaría conmigo por la noche usando mi ropa!

Sacudí la cabeza frenéticamente hacia ellas y rápidamente arrastré a Heinley a mi habitación.

"Ven conmigo."

Después de todo, Heinley es mi esposo. No podía dejar que surgieran este tipo de escándalos sobre él. Como estaba tirando de Heinley en un momento de pánico, cerré la puerta aún más fuerte de lo que esperaba. Fruncí el ceño ante el sonido de la puerta, y luego giré la cabeza para ver si Heinley estaba bien. Hasta entonces me di cuenta de nuestra posición.

Había encerrado a Heinley entre la puerta y mi brazo. Él me estaba mirando fijamente cuando también se dio cuenta de lo mismo.


***

Nota: La publicación de este capítulo fue posible gracias a nuestra traductora, Sunray.