Reciente

lunes, 31 de agosto de 2020

I Raised A Black Dragon - Capítulo 88

Capítulo 88. Rastros De Una Batalla


Dentro de la sala de operaciones de maná, donde sólo brillaban lámparas de color naranja, había débiles rastros de balas que no se habían visto antes.

Vio la trayectoria de una bala que había sido disparada en línea recta y atravesó el recipiente, lo que explica los agujeros de bala que había visto antes. También apareció otro rastro de una bala que había sido disparada desde el otro lado, las trayectorias enmarañadas. Los rastros de cada bala que destellaba en el aire eran claros como el cristal.

Sólo entonces Noah se dio cuenta. Los revólveres y balas que Kyle usaba principalmente, eran artículos mágicos modificados por el herrero Yanak, un descendiente lejano de los Enanos.

"Entonces, Kyle disparó una vez a la entrada, una vez en el medio, y una vez delante de la sexta sección..." Noah aclaró, mirando el panorama de la espaciosa sala de operaciones de maná.

"Sí". El niño asintió con la cabeza.

"Vámonos".

El punto de partida de la trayectoria de la bala era donde Kyle había pisado. Se quitó el chal y limpió los dedos ensangrentados de Muell. Luego, comenzó a caminar por las manchas de sangre dispersas.

"Parece que salió corriendo, ¿No? Las manchas de sangre están tan separadas..."

"Sí, creo que sí."

Cuando se acercaban al comienzo de la trayectoria del tercer proyectil, Noah descubrió un detalle más que no pudo notar desde lejos. Apareció una nueva trayectoria azul que era tan compleja que resultaba indistinguible. Sin embargo, sólo significaba una cosa.

De aquí en adelante, fue un tiroteo.

La trayectoria comenzó justo por encima de la altura de Kyle y se dirigió hacia el tubo de latón que estaba por encima de la pared izquierda, dentro de la turbina debajo de ella, el techo derecho, y así sucesivamente.

"...Ni uno."

Al menos tres disparos fueron hechos desde el mismo punto, y una persona no pudo moverse del lado izquierdo al derecho en un espacio tan amplio al mismo tiempo. Por lo tanto, había al menos tres oponentes contra Kyle.

'No, son al menos cuatro si sumamos el herido que persiguió'.

"Hay algo en ese sitio, Noah." Muell corrió hacia el tubo de latón. Entonces, agarró algo, lo levantó y se giró hacia ella.

Sostuvo grandes trozos de metal en sus brazos. Luego, dejó caer cada pedazo a sus pies, jadeando para respirar. Noah se agachó y escudriñó el montón de chatarra. El trozo más grande era del ancho del torso de un hombre adulto. Había una bala negra incrustada en el lado izquierdo.

De Kyle.

Noah se sintió desconcertada y murmuró: "Qué raro. Si son trozos de algo, debería estar su cuerpo principal en algún lugar."

Levantó la cabeza y miró la pared de la izquierda, pero había docenas de tubos que se cruzaban. Además, no había metal plateado en ninguna parte. Ella tomó un trozo más grueso y largo que su antebrazo, mirando alrededor de la habitación. Pero por mucho que mirara no podía distinguir nada.

Noah eventualmente dejó el largo trozo de metal y llamó a Muell. "Vamos por ahora, Mu. ¿Dónde está la siguiente trayectoria? ¿Mu?"

La expresión del niño estaba rígida. Muell, que miraba fijamente a algún sitio con ojos horrorizados, tiró de la pijama de Noah.

Había un débil sonido de traqueteo en alguna parte. Instintivamente, Noah sintió algo siniestro y rápidamente tomó a Muell en sus brazos. Entonces, corrió hacia adelante.

'Traqueteo... ¡Es el sonido del ascensor!'

Noah trató de aligerar sus pasos, pero resultaba casi imposible en un lugar tan tranquilo. Incluso el sonido de las hormigas arrastrándose se escucharía. Se dirigió al otro extremo de la sala de operaciones y rápidamente movió su cabeza de izquierda a derecha.

Ya no había una trayectoria trazada por la bala de Kyle. Todo lo que tenía delante era una enorme puerta doble que conducía al espacio más allá de la sala de operaciones de maná. Le resultaba imposible abrirla simplemente con las manos, debido a que era una puerta enorme de la mitad de la altura del techo.

Se dio la vuelta y se metió, junto con Muell, en la pequeña puerta que estaba al lado de la principal.

"Oh, mi... Oh, mi..."

Noah no podía saber dónde había entrado. No podía observar nada; la única fuente de luz era el brillo anaranjado de las lámparas, que se filtraba a través de la puerta entreabierta.

"Uh, Ugh." Ella se cubrió la boca con las manos. Su corazón latía anormalmente rápido, y le preocupaba que un sonido pudiera escapar de sus labios.

Más allá de la puerta, se escuchó un sonido de pasos que venían de la sala de operaciones de maná. Sin embargo, no sonaba como si la persiguieran, o como si persiguiera a alguien. En cambio, era un ritmo lento.

Todo el cuerpo de Noah comenzó a temblar de miedo.

'¿Qué? ¿Quién... quién es?'

Se escuchó un sonido crujiente.

"¡......!"

Algo se movió en el oscuro espacio en el que entraron. Noah casi gritó, olvidando la necesidad de permanecer escondida. Sin embargo, sólo un grito ahogado resonó en su boca.

Una mano grande y cálida se apretó contra sus labios.