Reciente

martes, 28 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 391

Capítulo 391. A Todo el Mundo (1)


Los ojos de Seol Jihu se volvieron escarlatas poco a poco.

El atroz resplandor carmesí se parecía a los ojos de una gárgola.

'Espera un momento. Esa habilidad...'

Uno de los cinco desertores, el joven que previamente había expresado su decepción a Seol Jihu, frunció el ceño.

Siendo un guerrero como Seol Jihu, pensaba en una cierta habilidad.

Estaba confundido porque esa habilidad no podía ser aprendida en el Nivel 6. Se desbloqueaba en el Nivel 7.

"Suuuu..."

Seol Jihu respiró profundamente, con la cabeza inclinada lentamente hacia atrás.

Su cabello comenzó a ponerse de punta uno por uno a causa de la energía explosiva.

El joven se estremeció cuando dos destellos de luz carmesí salieron de los ojos de Seol Jihu.

Una habilidad que convierte la emoción en ira, que duplica el poder de todas las habilidades involucradas en el combate sin el peligro de perder la cordura...

Buscador de Estrellas Nivel 7, Habilidad de Despertar — Berserk.

"¡Huaaaaaaah!"

La boca de Seol Jihu se abrió y un rugido que rompía los oídos resonó por toda la cordillera.

Al grito espantoso, los cinco desertores fruncieron el ceño al unísono.

Otros también se cubrieron los oídos o se tambaleaban por el choque.

Seol Jihu pisó fuertemente el suelo. Mientras cerraba rápidamente la distancia entre él y su presa, empujó su lanza hacia adelante.

¡Clang! Una larga espada detuvo el golpe.

El joven fue el único que logró reaccionar a tiempo.

La presa de Seol Jihu, la mujer, dirigió lentamente su mirada a la espada larga que tenía delante, la cual se agitaba violentamente.

"¡Contrólate!"

El joven gritó con frustración.

Inmediatamente la mujer cruzó sus manos, cada una sosteniendo una katana, y movió sus brazos hacia adelante.

El joven había logrado bloquear el ataque pero su fuerza era claramente inferior a la de su enemigo y ella pudo observar como la lanza hacía retroceder su espada larga.

El gigante también entró en razón. Sacó rápidamente su hacha de guerra y la blandió contra el enemigo.

Tenía la intención de enviar al enemigo volando con su lanza.

Sin embargo...

"¿Qué...?"

La lanza ni siquiera retrocedió, sólo dejó de moverse.

Pero al momento siguiente se dio cuenta de que estaba equivocado incluso sobre eso.

Con un zumbido, la lanza blanca comenzó a emitir ondas de energía más fuertes.

"¡Uh, uh...!"

Esto sorprendió mucho al gigante.

No una, ni dos, sino tres personas estaban poniendo toda su fuerza en detener la lanza, pero sus esfuerzos fueron en vano.

Todos generaban maná lo más rápido posible, pero la lanza se hacía más fuerte cada segundo.

"¡Keuk! ¡Es un monstruo...! ¡Haz algo...!"

El gigante gimoteó, con la cara cubierta de sudor.

¡Sssk!

Escuchó el viento. Los ojos de Seol Jihu rápidamente exploraron ambos lados.

Las dos personas restantes se precipitaron rápidamente de izquierda a derecha hacia Seol Jihu.

El trío perdió momentáneamente el equilibrio y se tambaleó cuando Seol Jihu retiró su lanza. Había girado inmediatamente su lanza hacia la izquierda.

El oponente retrocedió rápidamente como si esa hubiera sido su intención desde el principio. El otro asesino no desperdició esta oportunidad y se apresuró a apuñalar a Seol Jihu.

Fue entonces.

"¿Euk?"

De repente, una pequeña y delgada mano le agarró la muñeca.

"¡Tu compañera de juego soy yo!"

Hoshino Urara apareció detrás del enemigo como un fantasma.

Ella saltó y apretó sus piernas alrededor de la cintura del enemigo.

Le torció la muñeca y luego comenzó a apuñalarlo en el cuello con la otra mano. El enemigo luchó por escapar.

"¡Repliéguense!"

La mujer gritó después de recuperar el equilibrio.

Los cuatro, excepto el que luchaba contra Hoshino Urara, rodearon a Seol Jihu en un parpadeo.

"No se pasen de la raya. Sólo manténgalo bajo control marcando las entradas y salidas."

La mujer comprendió rápidamente la situación y murmuró.

Luego levantó su brazo e hizo una señal a los soldados para que rodearan al resto de los miembros de Valhalla, no a Seol Jihu.

Fue una decisión inteligente de su parte.

Su plan era el siguiente: uno mantendría ocupado a Hoshino Urara mientras los otros cuatro luchaban contra Seol Jihu. Mientras tanto, el resto se encargaría de Eun Yuri, Chung Chohong, y las dos restantes.

El humo negro que liberó a Seo Yuhui preocupaba a la mujer, pero su equipo estaba compuesto por muchos Altos Rankers. Ella se sentía confiada de que podrían resistir.

Fue entonces cuando escuchó una voz resonante.

—¡CONGELAR!

Una capa de niebla helada se extendió alrededor de Eun Yuri.

Las gotas de lluvia se congelaron y se convirtieron en espinas afiladas que cayeron sobre sus enemigos.

"¡Ay, eso duele!"

"¿Qué coño está pasando?"

Una sola espina no causaba mucho daño pero cuando docenas de ellas golpeaban al mismo tiempo, sus enemigos comenzaban a vacilar y a agitar sus brazos salvajemente.

Eun Yuri gritó una vez más, el sudor goteando por su cara.

—¡LEVÁNTATE!

Su voz resonó bellamente.

¡Whoosh!

En los lugares exactos donde los enemigos se habían detenido para bloquear las espinas de hielo, repentinos chorros de agua brotaron desde el suelo empapado por la lluvia.

El agua se congeló tan pronto como tocó la niebla helada.

Era como si una fuente se hubiera encendido y luego se hubiera congelado.

Gritos de miedo surgieron POR todas partes.

Los afortunados salieron volando por el aire y los desafortunados fueron atravesados por la corriente de agua congelada, con sus cuerpos colgando en el aire.

"¡Maldita sea! Ocúpense de la Maga..."

La mujer comenzó a gritar pero no pudo terminar su frase, porque Seol Jihu estaba precipitándose a una velocidad increíble.

Chohong dio un paso hacia Seol Jihu y luego se detuvo.

"¡Esa perra maga loca!"

"¡Maldita sea, mis pies...! ¡No la maten de inmediato! ¡No dejen que se escape tan fácilmente!"

Los que escaparon o se recuperaron del ataque mágico corrían hacia Eun Yuri.

Seo Yuhui no estaba en condiciones de luchar actualmente, y Flone estaba a cargo de protegerla.

Esto significaba que Eun Yuri estaba expuesta a los ataques enemigos.

Chohong sabía bien el terrible final que un Mago tendría sin un guardián. Por eso, se dirigió hacia Eun Yuri.

Fue entonces.

¡Sssshk!

Escuchó algo afilado volando por el aire justo al lado de su oreja.

Inmediatamente, un enemigo se derrumbó con un chillido de cerdo. Una flecha había atravesado su cráneo.

¡Ssshk! ¡Ssshk!

Con cada sonido sucesivo, los enemigos cayeron al suelo uno por uno.

"¡Vahallaaaaaa!"

Hubo otro rugido.

El Campeón Bárbaro apareció en escena como un toro furioso y cortó el cuello de un enemigo que se tambaleaba tras ser alcanzado por una flecha.

Luego persiguió a un enemigo que tenía como objetivo a Eun Yuri y lo golpeó en la cabeza con su arma.

Cada vez que la brillante alabarda del guerrero giraba, un enemigo caía al suelo y la cara de Chohong se iluminaba.

"¡Hey! ¡Así se hace, Hugo!"

"Escucha."

Entonces escuchó una voz desde atrás. Cuando se volteó, una botella llena de líquido transparente voló hacia ella.

"Parece que has recibido un golpe. Usa eso para curarte."

Ojos de Serpiente, Audrey Basler sonrió mientras colocaba otra flecha en el arco.

Chohong retiró la mano de su costado y apretó los puños.

Ahora todo estaba claro.

No tenía ni idea de cómo, pero el Equipo 2 de Valhalla estaba aquí.

Chohong abrió la tapa con su mano ensangrentada, vació la poción de sanación de un solo trago y comenzó a correr.

Mientras tanto, los cinco Niveles 6 también se dieron cuenta de la llegada de los refuerzos enemigos.

Pero no había nada que pudieran hacer. Estaban ocupados lidiando con sus propios problemas.

Marcar la entrada y salida era una técnica utilizada por un grupo de personas contra un grupo más pequeño de élites, en la que los miembros se turnaban para luchar contra los enemigos y agotar sus fuerzas.

Con el paso del tiempo, sin embargo, se hizo evidente que esta técnica agotaba a los cuatro más rápido que Seol Jihu.

"¡Uaah, uaaaaah!"

Con un rugido, el gigante descendió sus brazos hacia abajo.

Pero su hacha de guerra aplastó el suelo, no al enemigo.

Fue un fenómeno extraño.

Seol Jihu permanecía en el mismo lugar, torciendo ligeramente su cuerpo de vez en cuando, sin embargo todos los ataques fallaban.

Era como si una fuerza misteriosa obligara al hacha a deslizarse cuando tocaba la piel de Seol Jihu.

"¡Pequeña rata!"

Esta vez el gigante extendió su brazo con ira.

Iba a agarrar a Seol Jihu y luego aplastarlo con el hacha, pero Seol Jihu bloqueó el brazo del gigante primero.

Luego, Seol Jihu empujó el brazo en la dirección opuesta y el gigante giró en su lugar como un patinador artístico.

"¡Uooooh...!"

Giró y giró antes de caer sobre su trasero.

La mujer lanzó una docena de dagas envenenadas hacia el enemigo, pero cuando vio que todas volvían hacia ella, se alejó horrorizada.

El joven estaba en camino para salvar al gigante cuando Seol Jihu giró repentinamente la lanza hacia él. Rápidamente levantó su espada.

¡Clang!

"¡Keuk!"

La colisión casi le desgarró la mano.

Pero este no fue el final.

Hebras de qi de espada dorado salieron disparados de la punta de la lanza y se abalanzaron sobre el joven.

El joven torció la parte superior de su cuerpo y se las arregló para desviar el qi de espada. Sin embargo...

"¡Arrrgh!"

Sintió un dolor repentino en su hombro izquierdo y gritó.

El joven estaba confundido.

Había bloqueado la lanza y evitado el qi de espada. Entonces, ¿Por qué?

Pero no había tiempo para pensar mientras la lanza invisible se movía una vez más hacia su pecho.

"¡Lanza Sin Forma!"

El joven gritó al darse cuenta.

Seol Jihu sonrió un poco.

"Pensé que todos ustedes serían como la Señorita Agnes... Bueno, al menos son mejores que sus amigos."

Mientras se preparaba para perseguir al joven, un extraño sonido resonó en la oscuridad.

Un arco sujetado firmemente y un par de ojos brillaban intensamente.

'¡Ahora!'

Cuando Seol Jihu avanzó, el Arquero soltó la cuerda.

Su flecha voló silenciosa y rápidamente hacia Seol Jihu.

Fue entonces.

Una luz azul parpadeó entre los dos.

¡Clang!

La luz bloqueó la flecha y viajó rápidamente hacia el Arquero.

El Arquero retrocedió enseguida pero la luz cortó el aire delante de él y sintió que la sangre goteaba por su cara.

Una velocidad asombrosa.

"¿Quién...?"

El Arquero se estremeció.

"Hmph."

Una mujer espadachina lo miraba fijamente, con su espada colgando a su lado.

"¡Oh Rahee!"

"Así que me conoces... ¿Quién eres? ¿Te importaría quitarte esa máscara por mí?"

Oh Rahee se rió ligeramente mientras jugaba con su cabello.

El Arquero se agarró el pecho y se mordió los labios.

Un Caballero Imperial. Había aparecido otro Nivel 6.

"¡Maldita sea!"

Enfurecido, el gigante se levantó.

"¡Oye! ¿Qué quieres que haga? Esto no se parece en nada a lo que tú..."

¡Swish!

Cuando se volteó hacia la mujer, el sonido de unas cadenas metálicas sonó y el gigante se tambaleó.

La cadena de una hoz se enrolló alrededor de su brazo izquierdo.

"¿Qué demonios?"

El gigante tiró de su brazo hacia sí mismo.

Pero su oponente no era fácil de manejar.

Vio a un hombre al menos de una cabeza más alto que él tirando de la cadena.

Era Vlad Halep.

"¡Keeeung!"

Podía mover su brazo ligeramente si tiraba con fuerza. Pero el gigante pronto se dio cuenta de que no era el momento para un tira y afloja.

Porque a lo lejos, una Guerrera con una maza en la mano corría hacia él.

"¡Muy bien! ¡Mantenlo ahí!"

Chohong saltó en el aire, su cabello plateado se balanceaba detrás de sus hombros.

"Cabrón. Estás muerto."

Levantó la Espina de Acero sobre su cabeza y miró al enemigo con ojos llenos de desprecio.

El gigante apretó los dientes.

Ahora no tenía más remedio que blandir su hacha con un solo brazo.

La expresión de la mujer y del joven se desvaneció.

Acababan de perder a dos de sus camaradas.

Y entonces...

"Lo siento, llegamos tarde."

Un hombre empapado de lluvia voló por el aire y aterrizó en el suelo detrás de Seol Jihu.

"Quise venir antes, pero tuvimos que cruzar muchas montañas."

Kazuki explicó mientras se limpiaba su cara empapada de agua.

Seol Jihu sonrió.

"No, llegas justo a tiempo."

"Te cubriré desde atrás."

"No los mates. Tengo un uso para esos cinco."

"Está bien. Se lo diré a los demás."

Respondió Kazuki mientras colocaba otra flecha en su arco.

"...Ese bastardo, es un Nivel 7 al borde del Nivel 8."

"¿Qué?"

Mientras tanto, el joven y la mujer compartieron también una breve conversación.

"Es verdad. Ese absurdo poder de batalla tiene que ser por usar Berserk. Mi técnica de combate cuerpo a cuerpo está en el rango Pináculo, pero no tengo ninguna posibilidad contra él. Eso debe significar que él también tiene el Movimiento Etéreo."

"......"

"Por mucho que no quiera admitirlo, podría habernos matado fácilmente si hubiera querido. Cuando teníamos a Seo Yuhui como rehén, o durante la pelea de hace un momento... Está jugando con nosotros. Quiere capturarnos vivos."

La especulación del joven era correcta. Después de todo, incluso había visto a Seol Jihu instruyendo al humo negro para que no matara.

"Consígueme algo de tiempo."

Cuando vio a Seol Jihu apuntarle con su lanza, el joven respiró hondo y apretó la empuñadura de su espada.

"Protégeme, sólo por un momento. Predice dónde se moverá y llega antes que él. Kazuki probablemente te disparará una o dos veces, así que prepárate para eso."

La mujer asintió sin dudarlo.

Ella era la líder del equipo, pero el joven era más fuerte que ella.

Un Terrícola que una vez fue llamado un genio de la espada.

La marea se había vuelto en su contra, pero ella creía que el joven podía encontrar una solución a todo esto.

"Está bien."

La mujer respondió brevemente y el joven retrocedió de un salto.

Rápidamente aumentó la distancia entre él y el enemigo antes de levantar los brazos hacia el cielo.

La cuchilla de su espada se estiró como el bastón mágico del Rey Mono y luego se encogió de nuevo.

En el siguiente momento sacudió su brazo, y la cuchilla se dividió en dos.

'¿Hmm?'

Seol Jihu frunció el ceño.

4, 8, 16, 32…. Cada vez que el joven agitaba su espada, su cuchilla se duplicaba en número.

"No puede ser."

Kazuki murmuró brevemente.

"Mil Espadas... ¿Así que Sinyoung está involucrado en esto también?"

"Mil Espadas."

Ya había escuchado ese nombre antes.

Recordó que cuando Jang Maldong mencionó el nombre por primera vez, se echó a reír.

Mientras tanto, el número de cuchillas aumentó a 64, 128 y luego 256.

'Eso podría ser un poco...'

¡Tong!

Seol Jihu usó rápidamente Movimiento Etéreo.

Apareció detrás del joven, pero la mujer que guardaba su objetivo se interpuso rápidamente entre ellos.

Seol Jihu usó el Movimiento Etéreo de nuevo.

Y entonces, vio 512 espadas dirigiéndose hacia él.

El joven parecía haber balanceado su espada a Seol Jihu en el momento en que lo vio.

Cuando Seol Jihu usó Movimiento Etéreo por tercera vez, la mujer lo persiguió persistentemente y trató de mantenerlo alejado del joven.

'Tan molesto'.

Seol Jihu extendió su brazo izquierdo, y Lanzas de Maná en forma de qi de espada salieron de la palma de su mano.

La mujer trató de evitar las lanzas, pero en cambio cayó sobre una rodilla con un chillido agudo.

Su tobillo ardía de dolor.

Kazuki había predicho su movimiento y rápidamente le perforó el tobillo con una flecha.

Seol Jihu miró hacia su objetivo.

El joven estaba retirando su espada y sus cuchillas.

Pero esta vez algo era diferente.

En lugar de fundirse en una sola, las cuchillas rodearon al joven y formaron una capa apretada a su alrededor que tenía la forma de un iglú o un cuenco al revés.

¿Debería usar el Movimiento Etéreo de nuevo para penetrar en la defensa del enemigo? ¿O debería intentar evitar el ataque?

Seol Jihu agonizó por la decisión antes de pisar el suelo con todas sus fuerzas.

La Habilidad Espacial Única de Seol Jihu — Mil Truenos.

¡Pzzzzzt! Las chispas doradas que comenzaron en sus pies se elevaron rápidamente y envolvieron todo el cuerpo de Seol Jihu.

Al mismo tiempo, dentro de la barrera, el joven inició una técnica que comprimió 10 veces.

La Habilidad Espacial Única de François Delon — Mil Veinticuatro Espadas.

Sacudió su espada larga, y las cuchillas que lo rodeaban se abrieron.

Como una flor que brota en primavera, una flor floreció en un océano de sangre y lluvia.

Las 1024 cuchillas parecían tener la forma de una flor de loto mientras se extendían en todas las direcciones.

Al momento siguiente, el joven se precipitó hacia Seol Jihu, balanceando su espada hacia su enemigo.

Al mismo tiempo, todas las cuchillas giraron en la dirección en la que se movía el joven y se dirigieron hacia el enemigo como una ola.

Había algo temible en la forma en que las espadas se movían al unísono, pero los ojos de Seol Jihu permanecían tranquilos.

De repente recordó las palabras de Jang Maldong.

|Veamos cómo te ríes cuando te enfrentes a mil espadas volando directamente hacia ti.|

|Mocoso, no los ridiculices a menos que hayas sido pionero en tu propio reino independiente y puedas estar a su lado.|

No podía reírse. No quería hacerlo.

Pero su corazón latía con fuerza.

No podía esperar para saber quién era mejor, si él o su oponente. A través de un riguroso entrenamiento, ambos habían alcanzado un reino propio.

Las chispas que rodeaban el cuerpo de Seol Jihu fluían en la Lanza de la Pureza y se reunían en su punta.

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe cuando apuntó su lanza hacia delante.

La Habilidad Espacial Única de Seol Jihu — Ruptura Infernal.

¡Whoosh!

El Maná se alejó de la lanza como una ola y se convirtió en innumerables relámpagos.

Las mil cuchillas y los mil truenos colisionaron violentamente.

Cuando las dos fuerzas se entrelazaron, una enorme explosión sacudió el suelo y la luz resultante iluminó el campo de batalla.

Las cuchillas atravesaron las grietas entre los relámpagos y bloquearon su movimiento.

Todos dejaron de hacer lo que estaban haciendo. Dirigieron su mirada hacia el gran tira y afloja.

Pero este punto muerto no duró mucho tiempo.

En el resplandor de la luz, el joven vio un relámpago que rompió varias de sus cuchillas mientras se precipitaba hacia él.

No era como si lo superaran en número.

De hecho, sus cuchillas eran más numerosas, pero aún así fue vencido por el enemigo.

Sintió como si hubiera enviado una ola sólo para presenciar cómo un tsunami la devoraba.

Desgraciadamente, incluso las tormentas más poderosas llegan a su fin, derrotadas por la inmensidad del mar. Así era la forma de vida.

Pronto la luz dorada se tragó completamente la luz blanca y llegó a su destino, el joven.

"¡Uaaaargh!"

El relámpago ardía y se retorcía en el interior del joven. Él gritaba en agonía.

¡Pzzzzzzzzt!

El joven se detuvo de repente. Todo su cuerpo comenzó a temblar violentamente.

Era como si se hubiera convertido en una marioneta y una mano estuviera tirando de sus cuerdas. Cuando la luz comenzó a desvanecerse, un bajo gemido de dolor escapó de su boca.

"Keuaaaaa...."

*Tambalearse*

Tropezó y cayó como una marioneta a la que le habían cortado las cuerdas.

El humo negro se elevó del cuerpo aún envuelto en chispas.

"Huuuu."

Seol Jihu dejó salir un largo aliento.

El uso consecutivo de habilidades avanzadas había consumido mucho maná.

"......"

La mujer se quedó sin palabras.

El más fuerte de ellos se había convertido en un trozo de carbón en un parpadeo.

"...Mira, tengo una pregunta para ti."

La mujer levantó lentamente los ojos del suelo.

Vio a Seol Jihu acercándose a ella, con su lanza apoyada en su hombro.

"Ese tipo de ahora, supongo que tiene sentido, pero... ¿Cómo se convirtieron los cuatro en Nivel 6?"

"No vengas..."

"Qué decepción. Tenía grandes expectativas de ti. O tal vez soy demasiado fuerte para..."

Seol Jihu hizo una pausa en medio de su sentencia.

De repente, sus ojos se agrandaron y saltó.

¡Tang!

Un disparo sonó.

Sucedió casi simultáneamente. Seol Jihu se apartó y se formó un agujero del tamaño de un puño en el suelo donde acababa de estar parado.

Seol Jihu se giró inmediatamente hacia el sonido.

Sus ojos se entrecerraron.

Gracias al Fénix de Viento Dorado, podía observar claramente a los visitantes inesperados a pesar de la distancia.

En lo alto de un acantilado cercano, cientos de figuras estaban alineadas de forma ordenada mientras apuntaban sus armas hacia abajo.

'Eso es...'

Si no se equivocó, definitivamente era un ejército de Fantasmas Malvados.

Los Parásitos habían entrado en escena.

"¡Finalmente! ¡Están aquí!"

La mujer exclamó con alegría.

Seol Jihu la miró.

Esto no parecía ser una coincidencia, la mujer había llamado a los Parásitos.

"Ustedes... ¿Unieron sus manos con los parásitos?"

"Tenía mis dudas."

La energía regresó a la voz de la mujer.

"¿Quién hubiera pensado que realmente vendrían? ¡Así que el obispo tenía razón!"

La situación tomó a Seol Jihu por sorpresa.

No pensó que ya habrían llegado tan lejos.

Pero de nuevo, había pasado mucho tiempo desde la Guerra del Valle Arden, y las cosas podrían haber cambiado fácilmente mientras tanto.

Seol Jihu se lamió nerviosamente los labios.

"¡Son ellos!"

La mujer gritó mientras señalaba a Seol Jihu.

"¿Recibiste el mensaje del obispo? ¡Somos sus aliados! ¡Son sus objetivos!"

Dijo que como una niña chismosa con un compañero de clase, y los Fantasmas Malvados movieron sus brazos al unísono.

Apuntaron sus armas a los humanos sin máscaras.

'Por eso siguió parloteando. Intentaba ganar tiempo'.

Seol Jihu se mordió el labio inferior.

Afortunadamente, no detectó ningún Comandante del Ejército entre ellos, pero un ejército de Fantasmas Malvados tampoco resultaban fácil de enfrentar.

Después de todo, habían logrado dejar inconsciente a Agnes con un solo golpe cuando estaba en el Nivel 6, y ella no había bajado la guardia en absoluto.

"Son más fuertes de lo que parecen. ¡Por favor, apúrense!"

La mujer instó de nuevo, e inmediatamente sonó el sonido de los disparos.

Y entonces.

¡Tang, tang, tang!

Habían destellos por todas partes.

La mujer parpadeó rápidamente.

En un instante, cientos de discos blancos rodearon el cuerpo de Seol Jihu y rebotaron todas las balas.

Una barrera, lo suficientemente poderosa como para rebotar el ataque de un Fantasma Malvado y lo suficientemente elaborada como para defenderse de docenas de enemigos al mismo tiempo...

Sólo había un Sacerdote en todo el Paraíso que podía crear una barrera de este calibre.

Seo Yuhui se levantó lentamente del suelo, apretando su túnica.

La estatua de piedra en su mano se había convertido en cenizas que estaba siendo arrastrada por la lluvia torrencial.

La estatua eran los Recuerdos de Moirai.

La leyenda del paraíso había vuelto.

"¡No puede ser!"

La mujer gritó con incredulidad.

Sin alterarse por su reacción, Seo Yuhui le arrancó la cruz del cuello.

Su habitual calidez y amabilidad desapareció. Miraba al enemigo como una malvada hechicera.

Pronto, la Prueba de Castitas comenzó a brillar.

Evangelista Nivel 7.
Debuff de Área Amplia.
Sonata de Luz de Jade.

La luz fluía sobre el acantilado.

Pilares de luz se elevaron del suelo como las teclas de un piano, formando una jaula que aprisionaba a los Fantasmas Malvados.

Seo Yuhui cerró los ojos y lentamente levantó su barbilla.

Un halo apareció sobre su cabeza. Como si respondiera a su luz, la oscuridad del cielo comenzó a desvanecerse y el primer indicio del amanecer coloreó el cielo de forma brillante.

Seo Yuhui abrió los ojos.

"...Estrellas".

Nivel 8 Santa de Atera.
Buff de Área Amplia / Debuff.
Réquiem de Estrellas.

El cielo se dividió en dos y las estrellas comenzaron a caer de la brecha.

Descendieron como cascadas hacia los Fantasmas Malvados, dejando largas colas detrás de ellas como si fueran cometas.

¡Kieeeeeeeh!

Un lúgubre rugido resonó en el cielo.

La luz de las estrellas que descendieron cerca del acantilado se extendió por toda la zona y la iluminó.

Seol Jihu asintió con la cabeza y se dio la vuelta.

La mujer estaba parada inmóvil frente a él.

Parecía no darse cuenta de que había dejado caer su katana al suelo.

Estaba claramente conmocionada.

"Vaya día, ¿Eh?"

Seol Jihu se rió cuando empezó a caminar lentamente hacia la mujer.

La marea se había puesto en su contra dos veces.

Se preguntaba cómo se sentiría ella ahora.

"Aléjate de mí... No te acerques..."

La mujer se alejó de Seol Jihu y de repente cayó sobre su trasero.

Sus manos se movieron sin sentido por el suelo antes de detenerse abruptamente.

Habían tocado algo.

"......"

La mujer miró hacia abajo inconscientemente y dudó de sus ojos.

"¿Qué...?"

Lo recogió del suelo y lo levantó lentamente a la altura de sus ojos, con las manos temblorosas.

"...¿Es esto?"

Su voz temblaba.

Sus labios rojos, sólo parcialmente visibles bajo su máscara, temblaban lastimosamente.

"¿Qué crees que es?"

La voz sonó por encima de ella.

La mujer levantó la cabeza en un instante.

Su garganta palpitaba dolorosamente.

"¿Te acabas de dar cuenta?"

Seol Jihu sonreía, sus colmillos blancos brillaban como perlas en la oscuridad.