Reciente

sábado, 25 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 388

Capítulo 388. La Venganza Es Un plato Que Se Sirve Mejor Frío (1)


Seol Jihu y Philip Muller se quedaron despiertos toda la noche hablando.

La mayoría de las veces se turnaban para hablar, pero a veces surgían intensas discusiones entre los dos y ambos levantaban la voz en acaloradas discusiones.

La puerta estaba bien cerrada, por supuesto, y la barrera de aislamiento establecida por Philip Muller impedía que todo el sonido entrara o saliera.

La turbulenta atmósfera que cubría la habitación se fue calmando poco a poco conforme la oscuridad de la noche comenzó a desvanecerse.

"Deberíamos detenernos por ahora."

La voz de Philip Muller se debilitó por el cansancio de estar despierto toda la noche.

"No tiene sentido seguir adelante. Eres tan terco como una mula."

"Qué coincidencia. Estaba pensando lo mismo."

"Es el director quien hace la película. Desearía que no interfirieras con mis derechos de director, como el derecho a decidir el contenido del rodaje, el derecho a decidir qué ángulos de cámara son los mejores, entre otras cosas..."

"Hay ciertas cosas a las que no puedo renunciar como actor. Soy el protagonista, después de todo."

"Maldición. Si eres actor, deberías concentrarte en la actuación y nada más. Dudo que una película hecha por un director que se deja influenciar por los actores sea buena."

Dijo Philip Muller mientras recogía libros de la mesa y se ponía de pie.

"Dudo que una película hecha sin el actor principal sea buena."

Seol Jihu respondió.

Philip Muller sacudió su cabeza de lado a lado, claramente harto de esta discusión.

"...¿Puedes volver a considerar al menos el final? Empezaré de inmediato una vez que regrese."

"Lo pensaré. Me pondré en contacto contigo cuando llegue el momento."

Seol Jihu se frotó los ojos y bostezó.

Cuando abrió los ojos de nuevo, Philip Muller se había ido.

Debe haber usado el teletransporte.

Seol Jihu se levantó y se paró junto a la ventana con la luz del sol de la mañana proyectándose sobre él.

Lo que más le gustaba de la pesca era la espera.

El escéptico pez que ni siquiera había mirado dos veces el cebo finalmente empezaba a mostrar interés.

El pez estaba explorando, tenían que halar cuando llegara el momento. Si tiraban demasiado pronto, se escapaba.

Tenían que esperar el momento perfecto.

'No nos precipitemos'.

Seol Jihu dio un pequeño suspiro. Luego, fue a acostarse en su cama.

Lentamente, cerró los ojos.


*


Después de su reunión con el obispo, Seol Jihu se abstuvo de salir.

Incluso dejó de vagar por la ciudad para buscar ofrendas.

Esperó pacientemente como se había prometido a sí mismo.

Mientras tanto, el obispo se acercó a él.

Le dijo a Seol Jihu que se preparara para una expedición y le preguntó si podía decirle dónde estaban las ofrendas de Rothschear.

Debido a que el obispo le había dado el valioso artefacto sagrado, Seol Jihu no dudó en decirle la ubicación de las ofrendas. Pero, por supuesto, fingió renuencia frente al obispo.

También pidió a los miembros de Valhalla que no hablaran de su plan. Aparte de eso, pasó mucho de su tiempo haciendo varias cosas.

Por ejemplo...

"Ah, ¡Lo siento, lo siento!"

Seol Jihu se mordió los labios mientras veía a Chohong correr frenéticamente hacia él.

Esto fue lo que llamó el Proyecto de Preparación Anti-Reina Parásito.

Su primera estudiante, Phi Sora, había completado todo el plan de estudios y estaba en camino de graduarse pronto.

Dominaba tanto la Fuerza de Mil Toneladas como la Sustitución Floral. Ahora le correspondía a ella combinar esas dos habilidades y lograr el Gran Cambio Cósmico.

Phi Sora debía enseñar a Chohong, pero ella misma todavía estaba aprendiendo, y como Seol Jihu tenía mucho tiempo libre...

Chohong se convirtió en la segunda estudiante de Seol Jihu.

Después de todo, ella era una de sus camaradas más antiguas y también estaba en el Nivel 6.

Sin embargo, tan pronto como empezó a enseñar, Seol Jihu encontró que la realidad no era tan satisfactoria como había previsto.

Finalmente se dio cuenta de lo que el Negro Seol Jihu debió sentir cuando le estaba enseñando.

Phi Sora era el ejemplo de un estudiante modelo.

Siempre llegaba a tiempo y a veces incluso pedía clases más largas.

Estudiaba mucho y siempre bombardeaba a Seol Jihu con preguntas hasta el punto de que casi se asustaba.

Podía notar que ella mejoraba cada día.

No es que a Chohong le faltara entusiasmo.

Parecía muy contenta cuando Seol Jihu se ofreció como voluntario para enseñarle.

Pero su determinación era débil.

Hoy, como no apareció a la hora prometida, Seol Jihu fue a buscarla. La encontró en su habitación, todavía durmiendo.

"Sabes que Yi Sungjin regresó ayer... Salí con el Equipo 1 para celebrar y terminé bebiendo demasiado..."

"¿Pero por qué saldrías con el Equipo 1?"

"Vamos, ¿Por qué no?"

Chohong sonrió.

"Oye, por cierto, me he dado cuenta de esto desde hace algún tiempo, pero, ¿No somos como... realmente famosos ahora?"

Seol Jihu dio un pequeño suspiro.

Era elogiable que Chohong nunca se saltara las clases, pero siempre pasaba la mitad del tiempo de la clase charlando.

En ese momento, ni siquiera podía decir si había venido a aprender o a charlar.

"¡Un montón de gente nos reconoció ayer en el bar! Nos preguntaron sobre la Expedición del Reino de los Espíritus. Todavía tienen curiosidad, ¡Aunque la expedición ocurrió hace 10 meses!"

Los ojos de Seol Jihu brillaron repentinamente.

"¿Y?"

"Así que les dijimos. ¿Por qué no deberíamos hacerlo? El clímax de la historia fue cuando Ghio disparó al Árbol del Mundo. No dejaban de preguntarnos si eso había sucedido realmente. ¡Deberías haber visto la cara de Ghio! Estaba tan roja. Dijo que era por el alcohol, ¡Pero lo dudo!"

"......"

"De todos modos, estaban tan impresionados que se ofrecieron a pagar nuestras bebidas. ¡Así que bebí a gusto!"

Chohong se rió alegremente.

Seol Jihu preguntó con una sonrisa.

"No cometiste un error, ¿Verdad?"

"¿Error?"

"Tal vez les dijiste algo que no debías."

"Ah, ¿Te refieres a esa cosa de la que nos advertiste? No te preocupes. Mantuve la boca cerrada todo el tiempo porque sabía que cometería un error en algún momento."

"Buen trabajo".

"¿Pero es realmente necesario mentir?"

De repente, Chohong miró fijamente a Seol Jihu.

"¿Por qué no podemos decirles lo que realmente pasó? Entiendo la divinidad de Templanza Furiosa, pero ¿Por qué mentir sobre los Recuerdos de Moirai, también?"

"Confía en mí, tengo un plan."

"¿Qué clase de plan? Sólo sé honesto. Nos estás haciendo mentir para que te veas bien, ¿Verdad? Porque suena más genial si dices que usaste los Recuerdos de Moirai para derrotarlo."

"¿De verdad crees que me importa parecer genial?"

Seol Jihu se rió suavemente.

"Tal vez no antes, pero has cambiado."

Chohong resopló.

"Porque ahora todos prácticamente te veneran, llamándote héroe y leyenda."

"Sólo... no importa. ¿Qué sabrá un gorrión sobre el plan de un fénix?"

"¿Qué? ¿Me estás llamando gorrión?"

"Si no lo eres, pruébalo. A la Señorita Phi Sora sólo le llevó un día dominar lo básico."

"Bien. Entonces dominaré ambas habilidades al final del día."

'Sí, claro'. Seol Jihu pensó para sí mismo antes de pasar a la explicación.

"Escucha... La base de la Fuerza de Mil Toneladas es..."

Chohong escuchó atentamente, sus ojos brillaban con entusiasmo.

Pero por supuesto, eso no duró mucho.

"Chohong. Tu maná es demasiado brusco. Intenta moverlo suavemente."

"Lo estoy moviendo suavemente."

"Ahora está demasiado rígido. Recuerda la expresión 'la suavidad supera a la dureza'. Te lo dije, piensa en la inercia o en una palanca."

"¿Qué es eso?"

"...¿Qué?"

Mientras tanto, María se levantó lentamente de su posición de cuclillas en el jardín.

Tenía más de un puñado de hierbas en sus manos enguantadas.

No hace mucho, María firmó un nuevo contrato con la administradora de Valhalla y se convirtió en la encargada del jardín de Valhalla.

Kim Hannah le había ofrecido un salario bastante decente.

"Dios, me duele la espalda."

Ella se había levantado desde temprano en la mañana, arrancando las malas hierbas, regando el jardín y alimentando con poder sagrado a las plantas. Le dolía la espalda por el exceso de trabajo.

"Veamos. Es suficiente con el jardín, y ahora sólo me queda el patio trasero."

Se apresuró a dar sus pasos, masajeando su cintura mientras caminaba.

Pero luego se detuvo cuando escuchó una serie de gritos que venían del patio trasero.

"¿Por qué me gritas? ¿Y qué si no lo sé?"

"¿Cuándo te grité?"

"Lo hiciste. ¡Justo ahora!"

"Ugh, ni siquiera puedo hablar."

Seol Jihu y Chohong estaban discutiendo en ese lugar.

María chasqueó su lengua.

"Esos dos, siempre están peleando últimamente."

"No te preocupes por ellos."

De repente, escuchó una voz.

María miró hacia atrás, sorprendida. Eun Yuri estaba mirando a ambos desde la terraza del primer piso.

"Es una vista común en Corea."

Murmuró, poniendo una pajilla en su taza.

María frunció el ceño.

"¿Es una vista común?"

"Lo he visto muchas veces en mi casa."

"¿En tu casa?"

"Sí."

Eun Yuri asintió y cerró sus labios alrededor de la pajilla.

"Cuando mi padre estaba enseñando a mi madre a conducir."

Luego succionó su bebida a través de la pajilla.


*


Más o menos al mismo tiempo.

"Has estado muy ocupado últimamente."

El obispo y un hombre se sentaron frente a frente en un cuarto oscuro.

"Me pidió que me reuniera con usted en este lugar hoy. ¿Significa eso que has hecho progresos?"

"No lo llamaría progreso, pero ahora puedo decir con confianza que el paso de confirmación se ha completado."

El obispo respondió con una leve sonrisa.

"Hablé con Seol Jihu en el templo. Parecía estar diciendo la verdad."

"¿Es así?"

"Sí. Aunque he confirmado que el puente de piedra existe, eso no bastaba para darme tranquilidad. Mandé a algunos hombres a tocar en varias partes del puente para una inspección más completa."

El obispo tosió ligeramente.

"Hablaron con los miembros de Valhalla en un bar. Toda la historia encaja en su lugar."

"¿Cómo podemos estar seguros de que no están mintiendo del todo?"

"Tienes razón, eso es una preocupación. Pero no puede mentirnos sobre la ubicación de las ofrendas de Rothschear."

"Sí, pero..."

Seol Jihu le dijo al obispo que ofreció puntos de contribución a la diosa para averiguar dónde estaban enterradas las ofrendas.

Era fácil determinar si mentía o no.

Si las ofrendas estaban realmente enterradas en ese lugar, dijo la verdad. De lo contrario, había mentido.

"Dijo la verdad."

"¿Qué?"

El hombre levantó la cabeza en un instante.

"Envié a alguien de confianza para comprobar su afirmación. Encontró una gran cantidad de ofrendas enterradas en el sitio. Las vi con mis propios ojos a través de un cristal de comunicación. Tanto en calidad como en cantidad, son suficientes para curar a la Dama Seo Yuhui."

"Espera un minuto. ¿No dijiste que esa área estaba dentro del dominio de los Parásitos?"

El obispo sonrió.

"¿No me digas que has tenido éxito en la expedición?"

"Por favor, cálmate. Te explicaré."

El obispo levantó ambas manos en el aire.

"Sólo te lo pregunto para estar seguro. ¿Realmente crees que Gorad Boga existe?"

"......"

"Una leyenda no es más que una leyenda. ¿Cómo esperas que encuentre un sitio mítico que existió mucho antes de la época del Imperio?"

Una esquina de la boca del obispo se inclinó hacia arriba.

"Fue para un propósito diferente que fui a la expedición en ese momento."

"¿Un propósito diferente?"

El hombre entrecerró los ojos.

"No me digas que..."

"Por favor, no te adelantes. ¿Sabías que algunos Parásitos tienen un sentido de sí mismos?"

"¡Ve al grano!"

"Espero que no me malinterpretes cuando digo que el sitio que se cree que es Gorad Boga estaba cerca de la frontera con los Parásitos y que me encontré con un par de Parásitos mientras inspeccionaba el área. Gané sin mucha dificultad, por supuesto, ya que soy un Obispo de Nivel 6."

"......"

"Sin embargo, considerando la eficiencia de la comunicación de los Parásitos, no tuve más remedio que retirarme rápidamente antes de que llegaran más de ellos como refuerzos. Pero cuando estaba a punto de irme, de repente pensé en Sung Shihyun."

"¿Sung Shihyun?"

"Su personalidad no era exactamente encantadora, pero una vez lo llamaron héroe. Verás, él y yo nos llevábamos muy bien. No podía evitar preocuparme por la seguridad de mi viejo amigo."

El obispo continuó con una risita.

"Estaba preocupado por cómo estaba, y curioso por si tenía alguna intención de volver. Así que dejé un cristal de comunicación y una carta en la que se explicaba dónde tuvo lugar la batalla. Me avergüenzo de estar demasiado apegado, ¿Hmm?"

"Ha..."

La descarada insolencia del obispo le hizo reír a carcajadas.

"Unos días después, volví a visitar el sitio. Todo era igual, excepto que el cristal de comunicación y la carta habían desaparecido."

"¡Jajaja! Así que de esa manera confirmaste las ofrendas."

El hombre exclamó y agitó la cabeza.

"Siempre enfatizaste la importancia de tener precaución. Ya sabes lo que dicen. Siempre son los tranquilos."

"Por favor, no te burles de mí. Esta vez, pase lo que pase, seguro que cruzaremos la línea. Y una vez que crucemos la línea, no debemos mirar atrás."

El hombre respiró hondo y luego preguntó.

"...¿Qué dijo Sung Shihyun?"

"Preguntó si podíamos ganar algo de tiempo, preferiblemente de 3 a 4 meses. Dijo que la Reina Parásito ha estado dormida desde que la guerra terminó. Además, que él, y los otros Comandantes del Ejército aún se están recuperando de sus heridas."

"Eso me parece razonable. Las fuerzas de Valhalla son bastante poderosas."

"Me negué. Sung Shihyun no sabía la situación completa. Estaba consternado cuando le dije que Valhalla tomaría medidas extremas porque la Señora Seo Yuhui estaba en un estado grave y que los Parásitos deberían atacar antes de que eso ocurriera."

"¿Pero por qué?"

"¿Olvidaste nuestra meta?"

El obispo dijo susurrando.

"Por mucho que necesitemos su ayuda, no podemos dejar que dirijan nuestro espectáculo. Tenemos que asegurarnos de que la reina reconozca nuestro valor."

"Al final, sólo estás siendo codicioso."

"Jujujuju. Tal vez, pero necesitamos todo lo que podamos conseguir. Considerando el estado en el que está la Dama Seo Yuhui, la Habilidad de Despertar usada para matar a la Diligencia Eterna debe haber sido sellada. Además, debe haber usado una gran cantidad de puntos de contribución para encontrar el lugar donde las ofrendas fueron enterradas. Esto significa que su nivel no puede ser superior al Nivel 6. No me digas que no puedes vencer a un guerrero que acaba de alcanzar el Nivel 6."

"Bueno, eso no debería ser muy difícil..."

El hombre asintió con la cabeza.

La sonrisa del obispo se amplió.

"He preparado una magnífica comida para ti. Espero que la disfrutes."

"¿Significa eso que puedo proceder?"

"Me pondré en contacto con el representante de Valhalla pronto."

"Entiendo. Me prepararé."

"Espero que lo hagas".

El obispo se levantó lentamente de su silla.

Se agarró las manos detrás de la espalda y miró fijamente al hombre.

"Debemos aprovechar esta oportunidad."

"......"

"Creo en ti, por supuesto. Si todo va según lo planeado, recibirás una gran recompensa por tu trabajo. Por favor, espera con ansias".

Con una risa silenciosa, el obispo salió de la sala, convencido de que se convertiría en el líder de una nueva era.

El hombre se sentó solo en la oscuridad y rió desdeñosamente.


*


El día después de su pelea con Chohong, Seol Jihu recibió una llamada del obispo.

El obispo le informó de la ubicación de Gorad Boga y le entregó todos los datos que había reunido sobre el sitio.

Dijo que anotó en su reporte todo el proceso de cómo había encontrado el sitio y le pidió a Seol Jihu que persuadiera a Seo Yuhui.

También le advirtió a Seol Jihu que preparara un poderoso equipo de expedición en caso de una contingencia, ya que Gorad Boga estaba cerca de la frontera con los Parásitos.

Seol Jihu comenzó inmediatamente sus preparativos.

Se puso en contacto con Philip Muller. Luego, habló con Phi Sora y Kazuki en privado.

Y contactó con Seo Yuhui a través de Baek Haeju.

Seo Yuhui llegó al Paraíso al día siguiente.

El nivel de detalle del reporte del obispo impresionó a Seol Jihu, pero no lo necesitaba para persuadir a Seo Yuhui.

|Noona, ¿quieres tener una cita conmigo?|

|Oh Dios, ¿Una cita? ¿Qué clase de cita?|

|Vayamos a pescar. ¿Qué te parece?|

|¡Suena divertido! Iré.|

Eso fue todo lo que necesitó.

Después de que se hicieron todos los preparativos, Seol Jihu finalmente se detuvo en el almacén del templo para recoger los Elixires Divinos y el Cuadrado Mágico Armonía.

Ese mismo día, salió de Eva en un carruaje con los miembros de su equipo.

La guerra final para determinar el futuro del Paraíso se acercaba.