Reciente

jueves, 23 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 386

Capítulo 386. Falso Documental  (2)


"Qué sorpresa."

Tak. Roberto Servillo dijo que mientras cerraba la puerta de la habitación de recuperación.

"Estaba de acuerdo con que le tocara la espalda. Parece que ha cambiado mucho."

"¿Qué quieres decir...?"

"Ah, ¿No lo sabías?"

Cuando Seol Jihu preguntó, sintiéndose confundido, el obispo giró la cabeza y respondió.

"La Dama Seo Yuhui evita tanto la suciedad que se acerca a la miofobia. Ella detestaba hasta el más mínimo toque de cosas extrañas."

"¿En serio?"

"Hmm, parece que es la primera vez que has escuchado de esto... Supongo que no estaría mal que te lo dijera. ¿Recuerdas que le dije a la Dama Seo Yuhui que me desinfecté las manos antes de venir? En el pasado, siempre que había una razón inevitable para que alguien la tocara, se aseguraba de que no tuviera una mota de polvo en sus manos."

El obispo levantó su mano izquierda y sonrió.

"Incluso se limpiaba las manos al final de cada batalla. Es ciertamente extraño, pero ella lo hizo meticulosamente para que no perjudicar a los demás."

Resultaba difícil de creer que Seo Yuhui fuera una maniática de la limpieza.

De repente, cuestionándose sobre cómo se había comportado Seo Yuhui en el pasado, Seol Jihu ladeó la cabeza.

"Es difícil de creer, ¿Verdad? Me sentí de la misma manera cuando abrí la puerta. Para alguien que evita hacer contacto con otros como una plaga estar abrazando a un hombre..."

El obispo sacudió la cabeza.

"Aunque hubo un período de inactividad, todavía no me acostumbro. Cambió tanto que es como una persona diferente... Ah, vamos."

El obispo comenzó a caminar en medio de su discurso.

¿Adónde iba?

Seol Jihu estaba un poco nervioso, pero lo siguió sin demostrarlo.

El pasillo era más largo de lo que pensaba. No se veía el final, incluso después de caminar durante varios minutos sin hablar.

"Ahora que lo pienso, ¿No hubo una gran fiesta de bienvenida en Valhalla no hace mucho tiempo?"

Mientras caminaban, el obispo preguntó de repente.

"Ah, sí. ¿Cómo lo supo?"

"El Representante Seol regresando al Paraíso ha sido la noticia del pueblo por un tiempo. A decir verdad, estaba saltando de alegría cuando escuché la noticia. Al principio, cuando escuché que te habías ido por ocho meses, me preocupó que te retiraras del Paraíso."

El obispo añadió con una risa sincera, "¿Qué haríamos si el único capaz de combatir los Parásitos desapareciera?"

"Sinceramente, no era el momento de hacer una fiesta."

Seol Jihu sonrió amargamente.

"Invertí ocho meses de tiempo y regresé con las manos vacías... pero no pude negarme cuando era obvio que mis amigos estaban haciendo la fiesta para animarme."

"¿Regresar con las manos vacías después de invertir ocho meses de su tiempo...? ¿Pasó algo importante?"

"...Se trataba de Yuhui Noona."

El obispo se detuvo.

"Ah, ya veo..."

Se dio la vuelta y empezó a caminar por el pasillo de la izquierda.

"Parece que has estado buscando una manera de salvar a la Dama Seo Yuhui estos últimos ocho meses, pero fallaste."

"Encontré una manera."

Seol Jihu suspiró.

"Es sólo que no pudo llegar a nada... supongo que fracasé."

"Ah."

El obispo asintió lentamente.

"Así que por eso dijiste 'lo siento'... Hmm. Hay algo que me da curiosidad ahora. ¿Puedo?"

"Sí, adelante."

"¿Realmente el Representante Seol quería salvar a la Dama Seo Yuhui?"

Seol Jihu frunció el ceño. Esta pregunta surgió de repente de la nada.

"...¿Perdón? Sí, por supuesto."

"¿Lo dices en serio?"

El obispo preguntó de nuevo, mientras Seol Jihu respondía con una gran agitación.

Seol Jihu puso una expresión de disgusto.

"No sé por qué dices esto de repente, pero de todo corazón quería salvar a Yuhui Noona. Ella me salvó la vida antes, y también es mi culpa que esté en su estado actual."

"Si realmente quieres decir eso..."

El obispo miró hacia atrás ligeramente.

"Perdone mi brusquedad, pero... ¿Era necesario ir tan lejos?"


"...¿Perdón?"

El obispo se detuvo. Antes de que nadie se diera cuenta, el dúo había entrado en una pequeña y tranquila habitación.

"Lo que quiero decir es..."

El obispo se dio vuelta lentamente y miró a Seol Jihu.

"Ya tiene un artículo que podría curar a la Dama Seo Yuhui, así que, ¿Había la necesidad de estar fuera durante ocho meses?"

Parecía estar reprochando a Seol Jihu.

Seol Jihu miró aturdido al obispo antes de fruncir el ceño.

"...¿Quizás esté hablando de los Recuerdos de Moirai?"

El obispo asintió con la cabeza de manera aterradora.

"No me malinterprete. Lo descubrí mientras buscaba una manera de salvar a la Dama Seo Yuhui. Recordé que el artículo estaba en la tienda VIP de la Zona Neutral, así que hice que mis subordinados lo revisaran. Resultó que alguien ya había comprado el artículo. Creo que el nombre de la compradora era Eun Yuri."

El obispo lo miró con atención.

Seol Jihu cerró los ojos y suspiró.

"Habría usado los Recuerdos de Moirai... si todavía lo tuviera."

"¿Significa eso que ya no lo tienes en tu poder?"

"Así es. Los Recuerdos de Moirai se utilizó en la última guerra."

"En la Fortaleza Tigol, ¿Quieres decir?"

Seol Jihu agitó la cabeza.

"No, usé el artículo en el Reino de los Espíritus."

Los ojos del obispo se agrandaron.

"En ese momento, creía que los Parásitos tenían seis Comandantes del Ejército y esperaba que cinco fueran a la Fortaleza Tigol. En otras palabras, juzgué que al menos un Comandante del Ejército estaría dentro del Reino de los Espíritus, así que tomé los Los Recuerdos de Moirai para lidiar con el Comandante del Ejército que estaba allí."

"¿Para lidiar con el Comandante del Ejército dentro del Reino de los Espíritus?"

"Estoy seguro de que tú también lo sabes. La razón por la que los Comandantes del Ejército suelen tener sus divinidades selladas."

"Por supuesto. Cuando la liberan, pueden desplegar un poder que rivaliza con el de un dios, basándose en un poder sagrado aterrador, pero la duración es corta y necesitan mucho tiempo para recuperarse después..."

"Exactamente. Los Recuerdos de Moirai eran un arma secreta que apuntaba a esta debilidad. Después de acorralar al Comandante del Ejército y obligarle a liberar su divinidad, planeamos inyectar la cantidad casi infinita de poder sagrado que contenía los Recuerdos de Moirai y amplificar el desequilibrio fundamental en las energías del Comandante del Ejército."

"Oh, ese es un buen método... ¿Y cuál fue el resultado?"

"Estoy aquí parado, ¿No?"

Seol Jihu se mordió los labios.

"Desafortunadamente, había dos Comandantes del Ejército dentro del Reino de los Espíritus. Ninguno. No tuvimos más remedio que usar los Recuerdos de Moirai."

Seol Jihu continuó con calma.

"Puede que no lo sepas, pero nuestro éxito en salvar el Reino de los Espíritus se debió a una serie de coincidencias. Estábamos al borde de la destrucción total y tuvimos que usar todas las cartas de nuestro arsenal para sobrevivir."

El obispo asintió con la cabeza.

"Así que eso es lo que pasó... Desconozco los detalles de lo que pasó en el Reino de los Espíritus, así que este anciano lo entendió mal."

"No, está bien..."

"Antes de disculparme, hay una cosa más que me gustaría preguntar."

Seol Jihu frunció el ceño, pero el obispo continuó imperturbable.

"Creo que el Representante Seol ha recibido una increíble cantidad de puntos de contribución de esta guerra. Así que me pregunto..."

Mientras el obispo se alejaba sugestivamente, Seol Jihu sacudió su cabeza de nuevo.

"Si me preguntas por qué no usé los puntos de contribución para salvar a Yuhui Noona, sólo puedo decirte que no tuve suficiente."

Los ojos del obispo se iluminaron.

"¿En serio? Es sorprendente."

"¿Ha usado un deseo divino antes, obispo?"

"No, nunca he acumulado puntos de contribución a ese grado."

"Lo he usado una vez antes."

"Para revivir a la persona llamada Eun Yuri, ¿Correcto?"

'¿Así que él sabe de eso?' Seol Jihu pensó antes de continuar.

"Sí. Fue gracias a los puntos de contribución que gané por matar personalmente a Diligencia Eterna en la Guerra del Valle Arden."

"Mm. Entonces, ¿Cómo es que esta vez"

"¿Sabe sobre qué base se dan los puntos de contribución?"

"Dudo que estés pidiendo la respuesta obvia..."

El obispo pensó por un momento.

"Pero..."

"No fui yo, sino Eun Yuri quien compró los Recuerdos de Moirai. Los Sacerdotes de mi organización fueron quienes lo usaron. Y fue el Señor Ayase Kazuki quien forzó a Templanza Furiosa a desatar su divinidad."

Seol Jihu tomó la iniciativa antes de que el obispo pudiera decir algo.

"Lo mismo ocurre con los otros artículos usados en la última guerra. Siendo honesto, no hice mucho. ¿Pasar por el Mundo Astral? Fue gracias a los hermanos Halep. ¿Revivir el Árbol del Mundo? El Señor Marcel Ghionea arriesgó su vida para lograrlo. Probablemente no necesito mencionar la Guerra de la Fortaleza Tigol."

El obispo giró la cabeza.

Esto no era muy difícil de creer dado que Seol Jihu estaba sólo en el Nivel 5, pero también era el hombre que había matado al Primer Comandante del Ejército.

Pero en la Guerra del Valle Arden, Seol Jihu había usado una Habilidad de Despertar usando su vida como garantía, y el estado actual de Seo Yuhui era el resultado directo de tratar de salvarlo de la muerte.

La explicación de Seol Jihu tenía sentido si, como resultado, tanto Seo Yuhui como Seol Jihu ya no podían usar las Habilidades de Despertar que usaron en ese entonces.

"Por supuesto, recibí alguna compensación. Después de todo, contribuí en buena medida en esa guerra."

Aún así, su contribución fue mucho más indirecta comparada con la de matar personalmente a la Diligencia Eterna. Como resultado, los puntos de contribución que recibió fueron mucho menores en comparación.

Eso era lo que estaba explicando Seol Jihu.

"La gente a mi alrededor me aclama como un héroe, pero... en realidad sólo soy un tipo promedio que tuvo una suerte increíble."

Seol Jihu habló burlonamente con una amarga sonrisa.

El obispo escuchó en silencio antes de responder.

"...¿Puedes decirme qué has estado haciendo estos últimos ocho meses?"

Seol Jihu se alisó la cara con las manos como si estuviera cansado de las incesantes preguntas del obispo.

"...Traté de infiltrarme en el Imperio."

"El Imperio... ¿Te refieres al territorio de los Parásitos?"

"Sí. Quería usar mis puntos de contribución restantes para facilitar la recuperación de Yuhui Noona. Como no tenía suficiente para usar un Deseo Divino, tuve que pensar en otro método. Así que le supliqué a Gula, pidiéndole que me dijera cómo salvar a Yuhui Noona a cambio de los puntos de contribución."

"¿Dijiste que encontraste una manera?"

"Afortunadamente, sí. Gula me habló de un lugar donde están enterradas un gran número de ofrendas. Fue en una región donde el antiguo Clan Rothschear, conocido como la Lanza del Imperio, residía."

"¿Rothschear? ¿No es uno de los cuatro grandes clanes del antiguo Imperio y el clan que fue aniquilado por el Clan Gorgonu?"

El obispo habló como si no esperara escuchar el nombre 'Rothschear'.

Seol Jihu también miró fijamente al obispo sorprendido. Parecía que no sólo era capaz de hacer política, sino que también conocía bien la historia del Paraíso.

"Las ofrendas del Clan Rothschear ... Eso tiene sentido. Ellos fueron los que sirvieron a Castitas ... "

Mientras el obispo murmuraba para sí mismo, Seol Jihu suprimió el impulso de agarrar el collar que se agitaba dentro de su ropa.

"Tratar de infiltrarse en el Imperio debe significar que este lugar está dentro del territorio de los parásitos."

"Exactamente."

"¿Por qué no te llevaste a nadie contigo? Este no parece un lugar al que debas ir solo."

"No es que no tuviera a nadie a quien preguntar. Pero no podía arrastrar a mis camaradas que ya estaban agotados por la guerra. También juzgué que era mejor moverse con unas pocas personas en lugar de un grupo grande."

"Ah, debes haber pensado que los Parásitos no estarían en guardia después de su gran derrota."

"Mi mayor descuido fue pensar que no se recuperarían tan rápido."

Después de llegar a este punto, Seol Jihu suspiró profundamente.

"...¿Es suficiente?"

El obispo no respondió. Simplemente se frotaba la barbilla con la cabeza agachada. Esto parecía un hábito inconsciente.

"Hm, hm, hmm, hmmmm."

Inclinó su cabeza a la izquierda y a la derecha antes de girar hacia Seol Jihu.

"Mi, mi..."

Una leve sonrisa parecía estar saliendo de su cara.

"Parece que te debo una disculpa."

Parecía extrañamente satisfecho.

"No es que no hayas tratado de ayudar. Simplemente no podías. Ahora lo entiendo. Honestamente no pensaba tan bien de ti antes, pero ahora que sé toda la historia... me disculpo. Lo siento sinceramente."

El obispo continuó.

"Si me permite, ¿No escuchó que quería reunirme con usted?"

"...Sí."

"He querido discutir el asunto de la Dama Seo Yuhui con el Representante Seol desde hace unos meses. Ya que tendría una pérdida considerable, tenía que asegurarme de que el Representante Seol fuera alguien en quien pudiera confiar, por eso hice tantas preguntas."

"¿Pérdida?"

"Sí. De todos modos, he confirmado la sinceridad del Representante Seol. Ya que no sirve de nada disculparse con simples palabras, mostraré mi sinceridad también."

El obispo sonrió y habló.

"¿Has escuchado de Gorad Boga?"

Seol Jihu agitó la cabeza.

"Se refiere a la ubicación de este mundo que estuvo gobernada por su primer dios después de su nacimiento. Es una leyenda que ha sido transmitida desde la Era Mítica, mucho antes de la época del Imperio. En la Tierra, este lugar sería similar a la legendaria ciudad de la Atlántida o la Ciudad de Dios."

"Ciudad de Dios..."

"Como una tierra que una vez fue gobernada por un dios, naturalmente lleva una energía milagrosa. Para los Sacerdotes que usan el poder sagrado en lugar del maná, este es el lugar más ideal."

"¿Habla de áreas como la región volcánica del Monte Peléeom?"

"Ah, el lugar que la Dama Seo Yuhui visita a menudo para rezar. Sí, eso es correcto. Es genial que tengas una idea. Pero el lugar del que hablo es incomparable con ese lugar. La densidad de la energía vital debería ser cientos de veces mayor como mínimo."

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

"¿Cientos de veces?"

"Piensa en ello como un pequeño logro que hice mientras el Representante Seol trabajaba duro."

El obispo sonrió levemente y luego se aclaró la garganta.

"He encontrado el lugar que se presume que es Gorad Boga. No, estoy seguro. Fui personalmente usando la excusa de ofrecer oraciones."

El obispo miró a Seol Jihu que estaba claramente emocionado.

"Nunca he visto nada como esto. Era como si los bultos de energía vital altamente concentrada estuvieran dispersos por todas partes como las rocas ordinarias. Debería ser más que suficiente para que la Dama Seo Yuhui se recupere completamente."

"¿Es eso cierto?"

"¡Sí! Pero..."

El obispo tosió.

"Antes de que te diga su ubicación, necesito que me prometas algo.v

"¿Una promesa...?"

"No te preocupes. No es nada difícil."

La esquina de la boca del obispo se enroscó lentamente.

"Por favor, dígale esto a la Señora Seo Yuhui."

Entonces, su voz bajó repentinamente.

"Que ha sido el Representante Seol quien ha descubierto este lugar."

Seol Jihu parpadeó ante la inesperada petición.

"Por supuesto, ella podría preguntarse cómo encontraste este lugar. Te daré todos los detalles que puedas necesitar."

"...Uh..."

Cuanto más desconcertado parecía Seol Jihu, más gruesa era la sonrisa del obispo.

"¿Por qué... necesito hacer eso...?"

"Bueno, está bien incluso si no lo haces."

El obispo respondió firmemente cuando Seol Jihu planteó una sospecha.

"Es sólo por el problema que tuvimos. La Dama Seo Yuhui se negará a ir si le dices que la información vino de mí."

"¿Perdón?"

"Es porque soy alguien que perdió su confianza. La Dama Seo Yuhui nunca le dará su confianza a alguien a quien le haya dado la espalda una vez."

Seol Jihu se puso nervioso ante la honesta confesión del obispo.

"Jujujuju, no te sorprendas tanto. ¿No lo sabías ya?"

"¿......?"

"Qué clase de persona soy y qué relación tengo con la Dama Seo Yuhui. ¿No te lo dijo la Señorita Zorra?"

La cara de Seol Jihu se hundió cuando el obispo dio en el clavo.

"Así es... No soy un admirador de la Dama Seo Yuhui. De hecho, incluso se puede decir que la odio."

El obispo lo admitió.

"Pero sinceramente quiero salvarla. Sólo podré mantener mi posición si esa muchacha muere. Si estuviera pensando en algo tan tonto, la habría asesinado en lugar de desperdiciar mi energía para encontrar a Gorad Boga. ¿No lo crees?"

El aura de Seol Jihu se agudizó en un instante.

Al obispo pareció gustarle este cambio de actitud mientras mostraba una sonrisa de satisfacción.

"La gente rara vez pasa por este sitio. ¿Por qué no hablamos un poco más tranquilamente?"

El obispo agarró sus manos detrás de su espalda y lentamente dio vueltas alrededor de Seol Jihu.

"Debe tener curiosidad por qué un feo, hambriento de poder, y viejo, está tratando de salvar a la Dama Seo Yuhui... o si estoy planeando engañarlos a los dos."

Clack.

"Seré abierto y directo. Es simple. Es porque recientemente entendí por qué la Señora Seo Yuhui regresó de su retiro y apoyo totalmente el objetivo que está tratando de lograr."

Clack.

"A decir verdad, al principio no entendía por qué alguien sin ningún deseo volvía de repente y lo que intentaba conseguir... "

Clack.

"Eso no fue todo. Después de llegar a poner una orden de protección en su residencia en Scheherazade, decidió repentinamente mudarse a Haramark y cuidar a un Guerrero de Gula que era un Irregular. Las preguntas que tenía sólo crecían día a día."

Clack.

"Pero ahora, finalmente entiendo por qué hizo todas esas cosas. Mis ojos se iluminaron y se abrieron de golpe ante la verdad. ¡Ah! ¿Por qué no me di cuenta de esto antes?"

El ruido de sus zapatos se detuvo.

Antes de que se diera cuenta, el obispo estaba parado frente a Seol Jihu.

"Debe haber estado anhelando el pasado como yo. El tiempo en que Baek Haeju, Seo Yuhui y Sung Shihyun estaban activos en el Paraíso."

"......"

"¡Esa fue realmente una época de gloria! Por supuesto, dicen que no hay ninguna flor que permanezca roja durante diez días... pero ¿No es normal que las flores florezcan y se marchiten?"

El obispo dio otro paso hacia Seol Jihu.

"Dos de las tres personas de entonces han reaparecido en el Paraíso. Mientras que una ha traicionado a la humanidad, ¡Hay un hombre frente a mí que supera a Sung Shihyun! ¡Carácter! ¡Fuerza! ¡Él es perfecto en todos los aspectos!"

Sonaron risas frías.

"Es hora de que la flor florezca de nuevo. El regreso de la Leyenda del Paraíso, la reaparición del Espectador del Vestido Divino, y la llegada de un nuevo héroe, el Hijo de Gula... ¡Todas las condiciones se han cumplido! Una vez que me di cuenta de esto, tenía que salvar a la Dama Seo Yuhui sin importar qué."

Después de decir todo esto...

"...Con esto, estoy seguro de que has notado mi verdadera intención."

El obispo extendió lentamente sus manos hacia Seol Jihu.

"...¿Qué harás?"

Puso sus manos sobre sus hombros y preguntó con voz furtiva.

"Acabo de parlotear, pero es simple, en realidad."

"......"

"¿No quieres salvar a la mujer que amas?"

Seol Jihu inconscientemente respiró profundamente.

Las manos que estaban sobre sus hombros se sentían como serpientes que se arrastraban.

"¿No quieres salvar a la persona que arriesgó su vida para salvar la tuya?"

Al mismo tiempo, un escalofrío bajó por su columna vertebral.

Fue porque finalmente se encontró cara a cara con la verdad desnuda de los Terrícolas que sólo perseguían sus propios beneficios.

"No es difícil. Todo lo que tienes que hacer es extender la mano y aprovechar la oportunidad. Es incomparablemente más seguro que algo tan absurdo como infiltrarse en el territorio de los Parásitos."

Seol Jihu se mordió el labio inferior.

Se quedó en silencio con una mirada conflictiva.

Luego, dijo lentamente.

"¿Existe realmente un lugar como Gorad Boga...?"

Tal vez juzgando que el pez había mordido el anzuelo, el obispo apretó su agarre sin saberlo.

"El valor de un lugar, donde un dios ha aparecido directamente en el Mundo Medio, simplemente no puede ser descrito. Puede estar a la par con un Deseo Divino. Es natural que el representante Seol no pudiera averiguarlo con puntos de contribución."

Luego agregó: "Pero... me enteré de este lugar por pura suerte. Con mi propia fuerza."

Seol Jihu, que estaba a punto de darse la vuelta, se detuvo en el medio y cerró los ojos.

Su respiración se volvió gradualmente áspera antes de... ¡Kddk! - el sonido de él apretando los dientes sonó.

Pronto.

"...¿Dónde está este lugar?"

Una voz suprimida sonó.

La mirada ardiente del obispo recuperó su color original. Sus ojos se enroscaron en una sonrisa.

"Parece que tú y yo estamos en la misma página ahora."

"......"

"Así es. ¡Una persona tiene que ser flexible! ¡Esa es la clase de hombre que me gusta!"

Sólo entonces le quitó las manos a Seol Jihu.

"Jaja, en realidad, toma algún tiempo llegar a ese lugar desde Eva, por lo que algo desagradable podría suceder durante el viaje. Pero, tengo una forma de resolver ese problema."

El obispo levantó su mano izquierda y sacó el anillo de su dedo.

Era un anillo con una gema de color esmeralda. Cualquiera podría darse cuenta a simple vista que no era un accesorio ordinario.

"Este es un artefacto sagrado que recibí cuando me convertí en Nivel 6. Lleva una gran cantidad de energía vital, así que no tendrás que preocuparte por quedarte sin energía sagrada durante el viaje."

El obispo sacudió el anillo un par de veces antes de sacar un cristal transparente de su bolsillo.

"Te daré esto como muestra de nuestra promesa y te llamaré más tarde. Te veré entonces."

Colocó cuidadosamente el cristal en la mano de Seol Jihu. Luego...

"¿Representante Seol? Déjame aclararlo. No hay nada que quiera."

De repente agarró las manos de Seol Jihu y habló.

"Por favor, salve a la Dama Seo Yuhui. Entonces continúa luchando contra los Parásitos como siempre lo has hecho y triunfa. Eso en sí mismo será de gran ayuda para mí."

"......"

"Bueno, si este asunto sigue preocupándote, puedes decirme la ubicación de las ofrendas enterradas más tarde. Te estoy dando mi preciado anillo y la ubicación de Gorad Boga, así que, ¿No debería disfrutar de un bocadillo o dos también?"

El obispo reveló una amplia sonrisa y luego lo soltó.

"Entonces me despediré primero."

Luego dio unos pasos hacia atrás antes de pararse derecho.

"Cuida de mí a partir de ahora, Futura Estrella de la Glotonería y Apóstol en Preparación de Gula."

El obispo se inclinó cortésmente ante Seol Jihu y luego salió de la habitación con una risa sincera.


*


Alrededor de diez minutos después de que el obispo se fue, Seol Jihu se dio vuelta.

Después de estar parado como una estatua de piedra por mucho tiempo, Seol Jihu cruzó lentamente el pasillo.

Seo Yuhui no estaba dentro de la habitación de recuperación. Aparentemente había regresado a la Tierra debido a un problema con su cuerpo.

Seol Jihu dejó el templo con una expresión rígida.

Durante todo el camino a casa, su expresión estaba aturdida y sus pasos estaban sin fuerza.

Pero en el momento en que entró en Valhalla, su actitud cambió completamente.

El color volvió a su rostro, y sus pasos se volvieron ligeros.

"Jejejeje, ¿Un regalo? No tenías que..."

Incluso hizo malabares con el anillo mientras tarareaba alegremente.

Pero antes de que pudiera entrar por la puerta principal, Seol Jihu tuvo que detenerse.

Kim Hannah lo miraba fijamente desde la entrada.

"...¿Por qué me miras así?"

"Porque te pareces a alguien que recogió dinero del suelo de camino a casa."

Al escuchar esto, Seol Jihu cambió su actitud de nuevo.

Volvió a la apariencia que tenía cuando dejó el templo.

"¿Y ahora?"

"Mm... como un protagonista masculino que unió sus manos con un demonio para salvar a la mujer que ama, pero que todavía está sorprendido por todo el asunto?"

Seol Jihu se rió a carcajadas de la evaluación de Kim Hannah.

"Eso es problemático."

"¿Por qué?"

"Quería parecer un hombre que no se detendría ante nada para salvar a la mujer que ama."

Kim Hannah se rió.

"¿Cómo fue?"

"Ni siquiera lo menciones. Pensé que iba a morir."

Seol Jihu suspiró y se maravilló.

"Siguió haciendo una pregunta tras otra con algunas excusas de mierda... Realmente tiene un talento para cansar a la gente. Lo reconozco. Afortunadamente, no parecía que supiera cómo funcionaba la divinidad."

"Es toda una serpiente, ¿Verdad?"

Kim Hannah se rió y continuó.

"Ese tipo es bastante famoso en la Tierra también. Subió la escala social mientras veía todo tipo de cosas sucias desde joven."

"Ahora que lo he conocido, puedo saber exactamente de qué estás hablando. Me tocó los hombros, y fue como si las serpientes se arrastrara sobre mí... ¡Ugh!"

"De todos modos, ¿Cómo salió todo?"

Seol Jihu se encogió de hombros. Luego, le mostró a Kim Hannah el cristal y el anillo.

"¿Qué es ese anillo?"

"Me lo dio como muestra de nuestra promesa. Dijo que es un artefacto sagrado que recibió cuando se convirtió en Nivel 6. Me dijo que se lo diera a Yuhui Noona."

"Oh. Así que dio un paso atrás para confirmar si hablabas en serio, pero está confiado."

Kim Hannah sonrió con satisfacción.

Se acercó y le dio una suave palmada en el trasero a Seol Jihu como para elogiarlo por su buen desempeño frente a ese viejo serpiente.

"¿Dónde crees que te estás tocando?"

Seol Jihu se estremeció y protestó, pero Kim Hannah sólo resopló en respuesta.

"¿Qué crees que estoy haciendo? Te estoy alabando. ¡Buen trabajo! Ve a descansar y tranquilízate."

Seol Jihu la miró atónito antes de mirar hacia abajo.

Aunque estaba cubierta por su falda de oficina de línea H, podía ver sus caderas bien formadas bajo su delgada cintura.

Seol Jihu extendió la mano sigilosamente.

Tap, Tap.

"Sí, tú también hiciste un buen trabajo."

Kim Hannah se sobresaltó.

"¡Hey! ¿¡Estás loco!? ¿Dónde crees que te estás tocando?"

"El que no permite su trasero a los demás, no codiciará el trasero de otro."

¡Pang! Seol Jihu habló solemnemente antes de subir las escaleras con el Movimiento Etéreo.

A pesar de los gritos de Kim Hannah desde el vestíbulo, se movió rápidamente.

'Hmm, Kim Hannah tampoco está mal...'

Recordando un cierto trasero malvado, Seol Jihu se frotó la mano y se detuvo tan pronto como entró en su oficina.

Sus ojos sonrientes rápidamente revisaron el lugar.

"......"

Cerró lentamente la puerta y la cerró con llave antes de sonreír hacia el escritorio.

"Estás aquí."