Reciente

miércoles, 22 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 385

Capítulo 385. Falso Documental  (1)


Bajo el cielo negro y sin estrellas, la luz de la luna llena atravesaba las ramas de los árboles de la oscura ciudad.

Las desoladas calles en medio de la noche eran mortalmente tranquilas, excepto por el incesante chirrido de los insectos.

Tak.

La ventana de una habitación en lo alto de un edificio se cerró de repente, y una cortina negra se cerró detrás de ella.

Como incluso la luz de la luna estaba bloqueada, la oscuridad inundó la habitación.

"Perdóname. Los insectos eran molestos."

"......"

"¿No suenan como grillos? Suenan como algo que hierve..."

Una voz envejecida se escuchó desde la dirección de la ventana.

"¿Cuánto tiempo tengo que esperar?"

Mientras que una voz diferente se escuchaba desde el centro de la habitación.

Era una voz suave, no sonaba ni vieja ni joven.

"Esa misma pregunta otra vez. ¿Por qué tienes tanta prisa?"

La voz acompañada de suaves risas se movió desde la ventana hacia el centro de la habitación.

"No hay forma de evitarlo. A este ritmo, los Parásitos tratarán a la humanidad como su principal enemigo. No, incluso ya podrían pensar eso."

"Supongo. El resultado de la batalla en la Fortaleza Tigol ha sido sorprendente, tanto para nosotros como para los Parásitos... ¿Pero no está bien? Desde que ganaron la guerra..."

"¿Bien? Basta de bromas."

La voz digna se agudizó.

"¿Crees que los Parásitos perecerán sólo por una o dos derrotas? No, en absoluto. Las fuerzas de los Parásitos son inmortales. Todo lo que tienen que hacer es rehacer todo lo que perdieron en cada ocasión."

La voz ligeramente enojada continuó.

"Eso no es todo. El resurgimiento del Árbol del Mundo? ¿Una alianza con la Federación? Todo es vano frente al poder absoluto. La mitad del núcleo del ejército de la Federación fue aniquilado cuando la Reina Parásita desató su aura una sola vez."

"Hmm. Es difícil de creer, pero también he escuchado eso."

"Si eso puede hacer eso cuando no ha descendido completamente, entonces cuando recupere sus poderes a plenitud..."

La voz ardiente comenzó a suavizarse.

"...Desde que ese bastardo de la familia Sung cambió de bando, la posibilidad de que recupere su divinidad ha aumentado."

Después de un momento de silencio, la voz continuó con calma.

"Cuando llegue ese día, la humanidad estará acabada. Ni siquiera podrán resistir como lo hizo la Federación."

"Bueno... Eso es verdad."

El hombre que había estado escuchando en silencio se rió.

"Si todo sucede como piensas, entonces nuestra situación actual podría describirse como una crisis."

Luego continuó.

"...Sólo si todo transcurre como tú dices, claro."

"Haces que suene como si no fuera el caso."

"No, no, me malinterpretas. No hay nada malo en estar alerta. Sólo que, ¿No es mejor concentrarse en lo que está pasando ahora, que preocuparse por lo que no ha pasado todavía?"

"¿Qué quieres decir?"

"Estoy de acuerdo en que los Parásitos ya no dejarán en paz a la humanidad. Pero eso significa que ahora tendrán que lidiar con dos bandos simultáneamente. Eso sin duda les pondrá mucha presión."

"¡Maldita sea! ¿No crees que ya lo sé?"

La voz frustrada estalló.

"¿No crees que estás siendo demasiado optimista? Nuestras victorias hasta ahora han sido simples coincidencias. Nuestro portero milagrosamente logró bloquear el balón después de que nuestros estúpidos defensores dejaran pasar a todos los atacantes."

"Mmm..."

"A partir de ahora, la humanidad estará sujeta a muchos ataques feroces. ¿Crees que podremos bloquearlos todos? Te aseguro que la respuesta es no. Y si dejamos que los Parásitos crucen la línea de meta aunque sea una sola vez, estamos acabados."

"Si no puedes atacar, no puedes anotar". A través de esta analogía, él señaló que la humanidad no estaba en posición de atacar a los Parásitos.

"Por favor, cálmate. Creo que me has entendido mal."

La voz envejecida seguía siendo tranquila, a diferencia de la de su compañero.

"No quise decir que debíamos resistir a los Parásitos. Lo que intento decir es..."

Las arrugas alrededor de su boca se profundizaron en la oscuridad.

"Deberíamos ponernos en sus zapatos por un momento. Tienes razón. Los Parásitos ganarán si pueden anotar un solo gol, pero siguen fallando por poco. ¿Te imaginas lo frustrados que deben estar?"

"......"

"Pensemos de esta manera. Deben estar todos frustrados e inquietos cuando de repente un jugador del equipo contrario marca un gol en propia puerta. ¿Cómo se sentirían con ese jugador?"

"......"

"Tal vez podríamos usar la situación actual en nuestro beneficio. La gente nunca aprecia la ayuda cuando está prosperando. Es cuando están en una crisis que realmente aprecian un gesto de ayuda."

"Dices todas las cosas correctas, pero..."

Hubo un sonido burlón.

"¿No te encuentras hipócrita? Dices una cosa y haces otra."

"Hay un proverbio asiático que dice, 'primero golpea el puente de piedra antes de cruzarlo'."

La voz envejecida permaneció tranquila a pesar de todo.

"Es mi proverbio favorito. Creo que la gente de mi edad puede relacionarse fácilmente por ese proverbio por lo ha experimentado personalmente. En muchos casos pensé que el puente se veía tan robusto como podía ser, sólo para descubrir más tarde que estaba defectuoso."

"Ah. ¿Has escuchado alguna vez este dicho? 'El tiempo es oro'."

"El enemigo no es estúpido."

De repente la voz envejecida se volvió severa.

"No es que no lo haya investigado. Pero cuanto más lo he investigado, más confuso me he vuelto. Sé que ha pasado casi un año, pero no es razón suficiente para seguir adelante con nuestro plan."

"¿Así que dices que no harás nada hasta que todas tus preguntas hayan sido contestadas?"

"Sí, y con razón. Por favor, recuerda que ni siquiera la Reina Parásito pudo detenerlo, un simple humano. ¿Una coincidencia? ¿Un milagro? Tal vez. Aún así, no podré descansar hasta saber que tenemos una contramedida contra este supuesto milagro."

Sólo entonces dejó escapar un pequeño suspiro.

"...Sólo tenemos una oportunidad."

Después de un momento de silencio, la figura en la oscuridad se levantó con un suave crujido.

"No habrá segundas oportunidades. Tenemos que demostrar nuestra valía en el primer intento."

Creeak

Con esas palabras, se escuchó el sonido de una puerta abriéndose. La luz destelló en la habitación antes de desaparecer rápidamente.

"Demostrar nuestra valía en el primer intento... ¿Podría ser...?"

La otra figura parecía haberse dado cuenta de algo y también se fue rápidamente.

La habitación vacía volvió a estar en silencio.

Sólo quedaba el débil chirrido de los insectos.


*


Seo Yuhui finalmente regresó.

Ella debía volver a la Tierra en primer lugar porque su salud era tan mala que se deterioraba cada segundo que pasaba en el Paraíso.

Como para probar que no era una excusa, la cara de Seo Yuhui palideció en el momento en que salió del portal.

Ella se cayó casi inmediatamente y se desplomó por las escaleras.

Seol Jihu, que había estado esperándola junto al portal, trató de acercarse a ella sólo para ser empujado por los otros miembros.

Habiendo experimentado situaciones similares en el pasado, se movieron rápida y eficientemente.

Kazuki llevaba a Seo Yuhui a la espalda y el resto o exploraba los alrededores o despejaba el camino hacia la sala de recuperación.

La sala de recuperación estaba llena de ofrendas que los miembros de Valhalla habían recogido durante meses.

Cuando Kazuki puso a Seo Yuhui en la cama, los Sacerdotes de Luxuria que se habían reunido antes de su llegada cantaron sus hechizos al unísono.

¡Whoosh!

Un enorme cúmulo de luz se elevó del montón de ofrendas y envolvió a Seo Yuhui.

Mirar a una docena de Sacerdotes alrededor del altar con sus brazos extendidos hacia Seo Yuhui mientras el poder sagrado extraído de las ofrendas descendía sobre ella... era casi una vista majestuosa.

Seol Jihu miró fijamente a la habitación desde el pasillo con una mirada nerviosa.

No podía creer que una cantidad tan enorme de poder sagrado equivaliera a verter sólo unas gotas de aceite en las brasas moribundas.

'...¿Hmm?'

Seol Jihu frunció el ceño de repente.

¿Por qué pensó que Seo Yuhui todavía era una paciente?

Definitivamente le había dado los Recuerdos de Moirai.

Pero incluso después de recordarse a sí mismo ese hecho, Seol Jihu todavía se sentía preocupado.

La piel clara de Seo Yuhui parecía carecer de vida, haciéndola parecer como si estuviera muerta.

¡Twitch!

La forma en que sus dedos temblaban y su cuerpo se arqueaba en un espasmo lo mantenía en el borde de su asiento.

Cuando la sangre comenzó a gotear de su nariz y boca, su ansiedad alcanzó su punto máximo.

'Tal vez...'

Finalmente se le ocurrió que la vida de Seo Yuhui podría estar en peligro.

Era cierto que le había dado los Recuerdos de Moirai, pero nunca vio que lo usara.

Si ese fuera realmente el caso, no podría tranquilizarse.

Porque eso significaría que ella estaba llevando a cabo su plan con su vida en riesgo.

Seol Jihu se mordió los dientes y apretó los puños.

Mientras tanto, Kim Hannah asintió con la cabeza al observar la actuación de Seol Jihu.

'Es mejor de lo que pensaba'.

Sus ojos suplicantes y sus gestos incómodos eran demasiado naturales.

Kim Hannah creía que Seol Jihu estaba actuando dada su relación con Seo Yuhui y su conversación anterior cuando le pidió que le enseñara a actuar.

Pronto, para cuando el poder sagrado había sido completamente absorbido de todas las ofrendas, el tratamiento de Seo Yuhui llegó a su fin.

Todos los Sacerdotes respiraron profundamente y dejaron la habitación de recuperación.

Seol Jihu detuvo a un Sacerdote y le preguntó sobre la condición de Seo Yuhui.

"Mm... Ahora mismo, la Señora Seo Yuhui es como una botella de vidrio con agujeros."

El sacerdote dijo que mientras se limpiaba el sudor de su frente.

"Puedes pensar en el agua dentro de la botella de vidrio como una fuerza de vida. Debería ser un poder sagrado, pero como no le queda ningún poder sagrado en su cuerpo, está tomando su fuerza vital en su lugar."

"Entonces..."

"Gracias a todas las ofrendas que trajeron, logramos llenar la botella de vidrio con agua... Pero debido a los agujeros, el agua se está filtrando rápidamente mientras hablamos."

"......"

"Lo que podemos decir con certeza es que será imposible llenar los huecos hasta que pague el poder sagrado que debe. El problema es que no tenemos forma de estimar cuánto más necesita ella..."

El Sacerdote dijo abatido y suspiró.

Luego se inclinó ligeramente y se alejó.

Seol Jihu se quedó quieto durante mucho tiempo antes de entrar lentamente en la habitación de recuperación.

Click.

Cerró la puerta y se acercó.

Seo Yuhui tenía los ojos cerrados con una expresión pacífica.

Su cabello sedoso y despeinado junto a su hermosa figura estaban esparcidos en el altar. Parecía débil y pura como una flor de melocotón que estaba a punto de caer.

Seol Jihu se arrodilló junto al altar y cuidadosamente tomó la mano de Seo Yuhui.

Podía sentir la ternura de su mano, pero también estaba terriblemente fría.

Colocando su mano en su frente helada, Seol Jihu cerró lentamente los ojos.


*


¿Cuánto tiempo pasó?

'¿......?'

Seo Yuhui se despertó, sintiendo que algo estaba fuera de lugar.

Su cuerpo estaba sujeto fuertemente, pero se sentía bastante seguro. Un suave calor envolvía su cuerpo como en las ocasiones en que su padre la abrazaba de niña.

Los párpados de Seo Yuhui se abrieron lentamente.

Se podía sentir el toque de los delgados pero robustos músculos.

Mirando hacia arriba sigilosamente, vio un rostro que estaba profundamente dormido.

Era la cara que siempre soñó ver.

Al darse cuenta de que Seol Jihu dormía con ella en su abrazo, su nuca se enrojeció rápidamente.

"Jihu..."

Ella susurró su nombre, pero no hubo respuesta. Parecía que se había dormido mientras la cuidaba.

'Está cálido...'

Enterrando su cara en el pecho de Seol Jihu, la expresión de Seo Yuhui pronto se volvió extraña.

Se sentía bien, pero la sensación de que algo estaba fuera de lugar no desapareció.

Pensando en ello cuidadosamente, se dio cuenta de por qué.

'Me gusta el cambio de ritmo, pero...'

Seo Yuhui puso sus manos sobre los hombros de Seol Jihu antes de bajarlo suavemente.

'Esto me gusta más'.

Abrazando fuertemente la cabeza de Seol Jihu mientras descansaba en su pecho, Seo Yuhui sonrió dulcemente.

"Jihu, mi precioso~ Noona realmente, realmente quería ver a nuestro Jihu~"

Mientras Seo Yuhui frotaba su mejilla en la cabeza de Seol Jihu y disfrutaba de la creciente sensación de satisfacción, Seol Jihu se retorcía como si se estuviera asfixiando.

"¿Hmm?"

¿Qué le pasa?

Seo Yuhui estaba desconcertada.

En el pasado, él habría sonreído felizmente antes de clavar su cara en su pecho.

Ahora, parecía como si estuviera tratando de distanciarse de ella.

Justo cuando ella estaba a punto de sentirse triste, los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe.

Viendo que Seo Yuhui estaba despierta, él se levantó sobresaltado.

Seo Yuhui también se levantó lentamente a una postura sentada. Las cálidas miradas del hombre y la mujer se encontraron.

Fue un reencuentro después de casi un año completo.

Sin embargo, para Seol Jihu, era como verla por primera vez en 7 años. Seo Yuhui también era consciente de este hecho después de escucharlo de Baek Haeju.

"...Noona..."

Seol Jihu gritó con una voz ronca y una cara inexpresiva.

"...Sí..."

Seo Yuhui asintió con la cabeza mientras sonreía y hizo una expresión como si lo entendiera todo.

"¡Noona...!"

"¡Si...!"

"¡Noona!"

"¡Si!"

En el siguiente momento, el hombre y la mujer se envolvieron emocionalmente en el abrazo del otro al mismo tiempo.

Se aferraron el uno al otro como imanes y compartieron la alegría de un conmovedor reencuentro.

"Te he extrañado, de verdad."

"¡Yo también, yo también! ¡Te extrañé tanto que compré y crié un conejo blanco!"

"¿Eh? ¿Un conejo blanco? ¿Qué quieres decir?"

"No lo sé. De todas formas, ¿Estás bien? Tus pruebas fueron duras, ¿No?"

Pasaron más de diez minutos, pero ninguno de los dos pensó en alejarse.

De hecho, se aferraron aún más el uno al otro.

"Kuhum..."

Eso fue hasta que escucharon una tos seca.

Seol Jihu y Seo Yuhui se voltearon a un lado simultáneamente.

Un anciano se paró junto a la puerta, con una elegante túnica de sacerdote bordada con oro. Los miraba incómodamente.

"...Disculpen.  Llamé varias veces y hablé, pero no hubo respuesta. No parecía que fueran a terminar pronto, así que..."

Tal vez, se pasaron un poco de la raya.

El hombre y la mujer se alejaron lentamente con las caras enrojecidas.

El viejo se rió. Era una sonrisa amable que recordaba a la de Ian.

"Ustedes dos nunca dejan de sorprenderme."

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

El viejo estaba hablando como si lo hubiera visto antes.

"Ah, mis disculpas, aún no me he presentado. Soy Roberto Servillo. Sirvo a la Diosa Luxuria. Aunque todavía no tengo mucha experiencia, soy el obispo en funciones."

"Ah, mis disculpas, aún no me he presentado. Soy Roberto Servillo. Sirvo a la Diosa Luxuria. Aunque todavía soy inexperto, soy el obispo en funciones."

"Ah, yo..."

"Lo sé. Cualquiera en el Paraíso que no conozca al representante Seol sería un espía."

Roberto Servillo guiñó un ojo.

"Sé que es sólo nuestro primer encuentro, pero ¿Puedo comprobar el estado de la Señora Seo Yuhui?"

"Por supuesto. Más bien, por favor, hágalo."

Seol Jihu inmediatamente dio un par de pasos hacia atrás.

"Desinfecté mis manos antes de venir, así que por favor tenga paciencia por un momento."

Roberto Servillo dijo con una sonrisa y luego colocó la palma de su mano en su espalda.

Después de unos minutos, se alejó con un suspiro.

"¿Cómo está ella?"

Preguntó Seol Jihu con prisa.

La cara de Roberto Servillo se oscureció.

"...No está bien."

"¿Perdón?"

"El poder sagrado que inyectamos hace un momento ya está mostrando signos de agotarse. Se está filtrando aún más rápido que antes. La Dama Seo Yuhui debería saberlo mejor que nadie."

Seo Yuhui no dijo nada. No mostró ningún cambio en su expresión.

"Lamento decir esto, pero a este ritmo..."

Roberto Servillo se mordió los labios antes de continuar en silencio.

"Creo que es mejor que ella regrese a la Tierra en este instante."

La atmósfera en la habitación se desvaneció rápidamente.

Seol Jihu no sabía qué hacer. Se volteó hacia Seo Yuhui y luego bajó la cabeza.

"Noona... lo siento. Hice lo que pude, pero..."

Seo Yuhui mostró una expresión de tristeza sin decir nada.

Roberto Servillo se frotó la barbilla mientras miraba de un lado a otro, entre el hombre y la mujer.

"Hmm. Si le parece bien, me gustaría hablar un poco con el Representante Seol."

"¿Con Jihu?"

Seo Yuhui parpadeó dos veces.

"Sí. No te preocupes. No tardará mucho. Sólo necesito tener una palabra con..."

"¡Ah...!"

Luego, mientras Roberto Servillo hablaba, ella bajó repentinamente la cabeza y se agarró al pecho.

"¡Noona! ¿Estás bien?"

Viéndola sufrir, Seol Jihu se acercó a ella.

Mientras la sostenía en sus brazos con el viejo detrás de él, Seo Yuhui levantó lentamente su cabeza agachada.

En ese momento, Seol Jihu pudo verlo claramente.

Desde el doloroso rostro de Seo Yuhui, sus ojos se arrugaron y se suavizaron.

Casi como si estuviera parpadeando.

|El día que nos encontramos de nuevo.|

Dos veces mientras miraba a Roberto Servillo.

|Cuando los enemigos están a nuestro alrededor.|

Y luego una vez mientras lo miraba.

|Te parpadearé tres veces.|

Seo Yuhui parpadeó sus ojos tres veces.