Reciente

sábado, 18 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 381

Capítulo 381. Primavera, La Estación Donde Florecen las Flores (3)


Seol Jihu regresó.

El puesto de representante de Valhalla, que había estado vacío durante ocho meses, estaba ocupado una vez más.

Esta noticia se comunicó inmediatamente a todos los miembros, incluyendo a los que trabajaban fuera del edificio.

Como resultado, Seol Jihu fue rápidamente rodeado por sus camaradas, que vinieron corriendo desde el piso inferior después de escuchar la noticia.

"¡Ha vuelto! ¡Seol ha vuelto!"

Hugo se regocijó como un niño.

"Cielos~ Mira tus músculos de los hombros y la espalda. ¿Fuiste a conseguir esteroides durante ocho meses?"

Chohong expresó su asombro mientras frotaba y acariciaba constantemente la ancha y dura espalda de Seol Jihu.

"Bienvenido de nuevo, Representante."

Marcel Ghionea lo saludó con su habitual voz monótona.

"Oppa~ Lamento preguntarte cuando acabas de llegar, pero ¿Puedes prestarme algo de dinero? Es algo urgente."

María extendió sus manos mientras preguntaba con una voz inusual.

"¡Deberías haber llegado y decir algo! No es que te hayas ido un mes o dos. ¡Han sido ocho meses enteros!"

Phi Sora seguía quejándose.

El tranquilo edificio se volvió ruidoso rápidamente.

Seol Jihu sonrió tranquilamente dentro del alboroto y miró a su alrededor.

Seol Jihu sonrió en silencio dentro del alboroto y miró a su alrededor.

Había estado anhelando este entorno durante siete años.

La soledad que sintió después de que el Negro Seol Jihu se marchara parecía disminuir un poco.

¿Dónde has estado? ¿Te has hecho más fuerte? ¿Tienes dinero encima...? Seol Jihu respondió las interminables preguntas una por una.

"¿Cómo pudiste preguntar, 'ya has desayunado', tan despreocupadamente? ¿No deberías preguntar primero como he estado?"

Los ojos de Seol Jihu se encontraron con los de la gruñona Phi Sora.

Luego, dejó los cubiertos y le guiñó un ojo.

Phi Sora dejó de hablar con una expresión nerviosa.

Jang Maldong, que estaba parado detrás, observando el cálido reencuentro con una sonrisa, aclaró su garganta cuando Seol Jihu lo miró.

"¿Qué están haciendo tan temprano en la mañana?"

"¿Haah? ¿No lo ves? Seol ha vuelto, así que estamos saludando. ¿No es evidente?"

"Bueno, deben moderarse. ¿No ves que hiciste que dejara los cubiertos? Ni siquiera un perro molestaría a alguien que está comiendo."

"¡Sólo tenemos curiosidad! ¿No tienes también curiosidad?"

"No me contestes. Puedes hablar más tarde. ¿No ves que está comiendo después de volver durante el amanecer? ¡Mira las ojeras que tiene bajo los ojos! Pueden organizar una cálida fiesta de bienvenida por la noche y dejarlo en paz por los momentos."

"Ah, ahora que lo mencionas, parece un poco cansado."

Chohong fue rápidamente convencida por Jang Maldong.

"¡Bien, y las fiestas de bienvenida necesitan alcohol! Seol, ¡Mejor que estés presente esta noche! Hugo, María, síganme."

"¡Sí! ¡Esta noche, bebemos hasta morir!"

"Seguro."

Cuando Chohong comenzó a bajar las escaleras, Hugo la siguió con alegría. María respondió con normalidad y los siguió también.

El trío, que no podía vivir sin alcohol, se fue.

'Ni siquiera es mediodía. ¿Cuánto piensan comprar?'

Seol Jihu sonrió amargamente.

Con la salida de los tres miembros más ruidosos, la cafetería rápidamente recuperó su serenidad.

Sólo Jang Maldong y Phi Sora se quedaron hablando con él.

"Gracias. No me molestaba, pero supongo que me resultaba un poco incómodo porque ha pasado mucho tiempo."

Seol Jihu dijo con una sonrisa.

"No te culpo. Los veo todos los días y todavía no me acostumbro."

Jang Maldong también se rió.

"...Entonces..."

Mientras una cálida atmósfera fluía entre el maestro y el discípulo, Phi Sora habló con indiferencia.

"¿Por qué me guiñaste el ojo? Será mejor que no me pidas una cita, diciendo que hace tiempo que no nos vemos."

Phi Sora respondió con firmeza, habiendo sufrido en muchas veces ocasiones anteriores las manipulaciones de Seol Jihu.

"Mmm..."

Seol Jihu observó a los pocos miembros que aún estaban en la cafetería, comiendo, y luego habló.

"¿Deberíamos trasladarnos a un lugar más tranquilo?"

Los tres dejaron la cafetería y se mudaron a la oficina del Equipo 1.

"Escuché que presentaste a Seol-Ah a la Federación."

Seol Jihu sacó a relucir el asunto que más le intrigaba.

"Ah, ¿Quieres decir Yishino Seolara?"

"¿Quién?"

"Sí. Le pedí al Señor Marcel Ghionea que la ayudara a formar un contrato con un Espíritu."

Phi Sora se rió.

"Pero no lo malinterprete. No la ayudé porque me agrade o algo parecido. Estaba entre tus peticiones, y también pensé que se estaba desperdiciando un valioso talento."

Seol Jihu le dio a Phi Sora una extraña mirada mientras actuaba como una típica tsundere.

<< Nota: Tsundere - describe a una persona cuyo comportamiento es frío, reservado y hostil hacia los demás, pero que gradualmente muestra su lado cálido, sensible y amigable. >>

"...¿Por qué me miras así?"

"Nada. Entonces, ¿Ya regresaron Sungjin y Seol-Ah?"

"Yi Sungjin está en medio de una expedición, y Yishino Seolara regresó hace una semana."

"¿Por qué estás mezclando el nombre de Seol-Ah con el de la Señorita Hoshino Urara?"

"Lo sabrás cuando la veas. Es un poco difícil de creer. Me pregunto qué aprendió en la Federación para convertirse en eso... Aunque es mucho mejor que el rol de víctima que solía hacer antes."

Phi Sora se mordió los labios.

Según lo entendía Seol Jihu, sonaba como si Yi Seol-Ah fuera Hoshino Urara.

Que una chica tan amable y de voz suave se convirtiera en una loca, resultaba difícil de creer.

"Bueno, parece que obtuvo algunas ganancias."

Phi Sora continuó.

"Supongo que se puede decir que ahora realmente es un Arquera. Parecía bastante hábil en el manejo de su Espíritu, y también subió al Nivel 4. Incluso podría convertirse pronto en un Alto Ranker."

"¿Un Alto Ranker? ¿En serio?"

"Siendo más precisa, escuché que le dieron un pase libre para el examen de Alto Ranker. Aparentemente, su estancia de más de medio año en la Cordillera Hiral ha sio una valiosa contribución."

"¡Ahh!"

Seol Jihu inconscientemente.

Aunque nunca había estado en la Cordillera Hiral, sabía que era un lugar peligroso donde las peleas contra los Parásitos eran comunes.

Ella debió luchar constantemente contra los Parásitos mientras trabajaba como exploradora en esa región, por lo que el hecho de que recibiera un pase libre parecía lógico.

"Me di cuenta de que pasó por muchas cosas mientras estuvo en ese lugar. De todos modos, sonaba como si tuviera suficientes puntos de contribución y sólo necesitara más puntos de experiencia..."

Phi Sora se detuvo en medio de su explicación.

Seol Jihu y Phi Sora se dirigieron simultáneamente hacia la puerta.

Hablando del diablo, la puerta cerrada se abrió con un golpe.

A continuación, una inusual tormenta entró en la habitación.

"¡O, ra, beo, niiiim!"

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

Pudo observar a una adolescente, que recibió la noticia tarde, corriendo hacia él.

No, ella estaba flotando sobre el suelo, agitando los vientos mientras pisaba el aire y literalmente volando hacia él.

"¿No te dije que dejaras de usar tu Espíritu dentro del edificio?"

Phi Sora gritó.

Yi Seol-Ah entró corriendo en la habitación, ignorando completamente a Phi Sora, y luego se detuvo repentinamente.

Bailando en el aire, miró a Seol Jihu.

"¡Él es el verdadero!"

¡Whish! Ella se abalanzó en un instante y lo abrazó.

Seol Jihu se estremeció.

Su antiguo cabello largo y negro no se veía por ninguna parte. En su lugar, tenía un cabello corto que sólo cubría la mitad de su cuello.

"¡No estoy bromeando, Aura!"

Yi Seol-Ah gritó al aire.

"¡Este es él! ¡Este es mi Orabeo-nim! ¡Representante Seol!"

Sin embargo, Seol Jihu podía percibir claramente una masa de energía extraña en el aire.

La masa de energía retorció su cuerpo tímidamente y se escondió sigilosamente detrás de Yi Seol-Ah. Aunque se comportaba de manera linda e infantil, emanaba una energía bastante poderosa.

Aunque Seol Jihu no se quedó en el Reino de los Espíritus por mucho tiempo, no se había encontrado con un Espíritu tan poderoso, aparte de los Espíritus Reyes.

"¿Qué quieres decir con que estás avergonzada? Has querido verlo durante mucho tiempo, preguntándome cuando regresaría todos los días... ¿Eh? ¿Quieres que me quede callada porque estás avergonzada? ¿Necesitas tiempo para tranquilizarte? ¿Quieres iniciar escribiendo una carta? ¿Estoy loca? ¿Debería callarme?"

Yi Seol-Ah anunció las palabras de Aura a todo el mundo con una voz fragante.

Seol Jihu se rió antes de fruncir el ceño de repente.

"...¿Seol-Ah?"

"¡Está bien, está bien! Lo siento. No digas que vas a hacer las maletas e irte... ¿Eh?"

Yi Seol-Ah se volteó rápidamente hacia Seol Jihu, que la señalaba.

"Tu..."

"...Oh, ¿Esto?"

Yi Seol-Ah se frotó la parte trasera de su cabello y sonrió alegremente.

"Me lo corté porque interfería en las peleas. ¿Qué opinas? Esto también me queda bien, ¿Verdad?"

Le quedaba bien. Resaltaba bien su alegre y dulce sonrisa. 

Pero el problema no residía en su peinado.

"Tu ojo."

Había una larga cicatriz que atravesaba su ojo izquierdo.

"Ah..."

Rápidamente se quedó en silencio un momento, Yi Seol-Ah se frotó suavemente el ojo izquierdo y luego sonriendo habló.

"Bueno... fue el precio de bajar mi guardia. Huu. Cuando llueve... esta cicatriz pica un poco..."

"No empieces con eso otra vez."

Phi Sora se interpuso, incapaz de soportar verla pronunciar el mismo discurso incómodo.

Yi Seol-Ah se rió.

"No es nada, sin embargo... Lo conseguí mientras luchaba contra un Fantasma Malvado."

Seol Jihu dudaba de sus oídos.

"¿Fantasma Malvado? ¿Luchaste contra un Fantasma Maligno?"

"Sí. ¡Tang! De repente se escuchó el sonido de disparo, y entonces mis ojos empezaron a arder... Afortunadamente, el primer disparo falló gracias a Aura. Y luego Taitaitai Unni vino a salvarme de inmediato."

Esta 'Taitaitai Unni' parecía ser el Hada General, pero Seol Jihu decidió pasar por alto eso por ahora.

"¿No deberías hacer que te lo traten? Las cicatrices se vuelven más difíciles de borrar cuanto más tiempo permanecen contigo."

"Lo sé, pero quiero conservarla."

"¿Por qué?"

"Sinceramente, no ha pasado tanto tiempo desde que tengo esta cicatriz. ¿Fue una semana antes de que volviera? Fue cuando me sentía confiada y contenta con mi fuerza."

Yi Seol-Ah sonrió amargamente.

"Estaba demasiado emocionada jugando y me lastimé cuando podría haberlo evitado... Pensé en deshacerme de la cicatriz, pero luego recuerdo ese incidente cada vez que me miro al espejo y pienso: 'Ah, los Parásitos realmente no son fáciles de enfrentar. No debí haber tonteado de esa manera en ese entonces...'."

Así que parecía que Yi Seol-Ah quería conservar la cicatriz como un recordatorio para no cometer el mismo error.

Seol Jihu asintió con la cabeza en señal de aprobación. Como era algo que ella misma deseaba, no vio la necesidad de forzarla o convencerla de lo contrario.

"Pero esta cicatriz en realidad tiene su buen punto."

Yi Seol-Ah dobló sus rodillas ligeramente y luego saltó.

Sentándose en el aire como si hubiera una silla, levantó su pierna derecha y la cruzó lentamente sobre su muslo izquierdo. Bajó la cabeza en un ángulo de 45 grados, cruzó los brazos y luego hizo un guiño seductor.

"¿Qué te parece?"

"......"

"¿No te parece sensual? Como si se sintiera peligroso, pero de una manera atractiva y provocativa..."

"Oh Dios", dijo Phi Sora, luego suspiró.

"Keuk", una risa se escapó de la boca de Seol Jihu. Apretó los dientes y asintió con la cabeza.

Cierto, parecía sexy. Pero era una sensualidad adorable.

"Oye, ¿No te das cuenta de que estamos hablando?"

Phi Sora habló en un tono molesto.

"Vamos, no lo he visto en años. ¡Quiero hablar más con él!"

"Hazlo después. ¡Un miembro ordinario no debería irrumpir en la oficina cuando el representante está hablando con el asesor y el líder de un equipo!"

"¡Meh! ¡Maltratadora!"

"¿Qué?"

"¡Está bien, está bien! ¡Me iré!"

La autoproclamada, Sexy Seol-Ah hizo pucheros. Ella flotó de nuevo y luego colocó algo sobre el escritorio.

"¡Come esto!"

"¿Qué es esto...? ¿Fruta?"

Phi Sora levantó la ceja después de rebuscar en la bolsa que colocó en el escritorio. Contenía su fruta favorita del Paraíso.

"Compré un poco cuando regresaba de mi trote matutino. ¿No debería la gente con altos cargos tomar algún refrigerio mientras habla? ¿Cómo puedes ser tan desconsiderada?"

"¿Te estás escuchando a ti mismo en este momento? ¿Por qué comprarías esto?"

"No me malinterpretes. No los compré para dártelas. Sólo me llamaron la atención."

Al observar este intercambio, Seol Jihu y Jang Maldong se rieron en silencio. Por la forma en que ella hablaba con una expresión indiferente, resultaba evidente a quién estaba imitando.

"¡Qué, qué...!"

Phi Sora parecía estar sin palabras por ello.

Yi Seol-Ah giró su cabeza con un "Hmph" y luego aplaudió viendo a Seol Jihu.

"¡Orabeo-nim! ¡Hagamos una carrera más tarde!"

"Claro. ¿Estás segura?"

"Jejejeje, te mostraré el verdadero poder de la Sexy Provocativa Seol-Ah. ¡El perdedor tiene que conceder 5.000 deseos al ganador!"

"¡Bang!" Yi Seol-Ah le disparó a Seol Jihu con un dedo antes de guiñarle el ojo y salir volando de la habitación.

La tormenta se fue tan rápido como llegó.

"...¿Entiendes por qué la llamo Yishino Seolara?"

Phi Sora apretó los dientes tan pronto como la puerta se cerró.

Seol Jihu no tuvo más remedio que estar de acuerdo.

Burbujeante como un refresco gaseoso. Así es como Seol Jihu describiría a la actual Yi Seol-Ah. Aunque era demasiado burbujeante, era mucho mejor que no tener gas.

"De todos modos, ¿Me guiñaste el ojo sólo para preguntarme sobre Seol-Ah y Sungjin?"

Aunque esa era una de las cosas que Seol Jihu quería comprobar, su verdadero objetivo era otra cosa.

"Tengo que pedirte un favor."

Ahora que su curiosidad había sido satisfecha, Seol Jihu fue directo al grano.

"¿Puedes entrenar conmigo una vez más?"

Phi Sora se detuvo mientras buscaba entre las frutas. Luego levantó los ojos mientras recogía lentamente una fruta.

"Lo primero que quieres hacer después de volver de tu entrenamiento es mostrar tu fuerza... ¿Por qué, estás seguro de ganar ahora?"

"No estoy tratando de vengarme ni nada parecido."

Seol Jihu agitó la cabeza.

"Quiero la misma condición que antes. Luchar sin usar el maná."

Phi Sora frunció el ceño. Jang Maldong también se sorprendió.

Esto lo convertía en un favor bastante intrigante.

Nadie sabía exactamente dónde había estado Seol Jihu los últimos ocho meses. Incluso el tiempo transcurrido y lo que había estado haciendo exactamente era un misterio.

La única persona que tenía una idea era Baek Haeju. Kim Hannah y los demás sólo sabían que Seol Jihu había usado el Estigma Divino.

"Hmm."

Jang Maldong estaba preocupado porque no sabía nada acerca de los Estigmas Divinos. Además, Phi Sora se había vuelto varias veces más fuerte.

El tiempo era justo para todos.

Phi Sora no se quedó sentada durante los ocho meses que Seol Jihu estuvo fuera. Pasó la mayor parte del tiempo entrenando en la región volcánica del Monte Peléeom, y Jang Maldong también la había orientado con todo su empeño.

Y al final, el arduo trabajo obtuvo sus resultados.

Por eso, Jang Maldong juzgó que Phi Sora era la más fuerte entre los miembros oficiales de Valhalla.

Ella estaba lejos del alcance de Chung Chohong, y había una posibilidad de que no perdiera contra Hoshino Urara tampoco.

No sabía cuánto había mejorado Seol Jihu durante este tiempo, pero no creía que Phi Sora perdería en una batalla de técnica que excluyera el uso del maná.

"¿Obtuvistes algunas ganancias?"

"Abuelo, espera."

Justo cuando Jang Maldong preguntó cuidadosamente, Phi Sora levantó su mano y preguntó.

"¿Por qué yo?"

"Porque la Señorita Phi Sora es la única que puede hacerlo."

"¿Por qué no Chohong o Hoshino Urara?"

"No lo harán. Quería preguntarle a la Señorita Baek Haeju, pero no la he visto. Por eso te pregunto a ti."

"Porque no has visto a la Señorita Baek Haeju... Jaja."

Phi Sora soltó una risita.

¿Dijo eso sabiendo la posición que Baek Haeju tenía en el Paraíso?

"Sabes que suenas muy arrogante en este momento."

"Mientras cultivaba..."

<< Nota: Si. Usa especificamente la palabra 'cultivar', en vez de 'entrenar'. >>

Sintiendo que más explicación era necesaria, Seol Jihu comentó.

"Pensaba en ti algunas veces."

"¿Yo? ¿Por qué?"

Phi Sora parpadeó con una mirada algo inquieta.

"Porque cuanto más pensaba en ello, más asombroso parecía."

"¿......?

"¿No llegaste a un reino independiente sin la ayuda de nadie?"

"Bueno... sí. Si estás hablando de Uno Con La Espada. No es algo que puedas aprender a través de la enseñanza de alguien."

"¡Cierto, y lo lograste por tu cuenta! Esta vez, aprendí lo increíble que es eso. Incluso siento un nuevo respeto por ti. Por eso quiero pelear contigo una vez más."

Seol Jihu se comportó con seriedad. No parecía estar bromeando en absoluto.

Desde la perspectiva de Phi Sora, el héroe del Paraíso expresaba directamente su respeto por ella como artista marcial.

"Ehh, bueno, si lo pones de esa manera... Aunque podría sonar un poco tonto, supongo que soy bastante talentosa con las espadas..."

Parecía tranquila e imperturbable, su autoestima ya alcanzaba la altura de la Torre Eiffel.

Pero no estaba necesariamente equivocada.

La aptitud de Phi Sora era 'Brillante' y 'Apasionada'. Estos dos rasgos estaban especializados en la batalla y la esgrima.

"Supongo que está bien. De todos modos, he querido probar mis técnicas, que han sido optimizadas para el Nivel 6. También tengo curiosidad por saber qué tan fuerte te has vuelto."

Phi Sora jugueteó con la fruta con entusiasmo. Luego...

"Oh sí."

Ella lo miró de forma aguda.

"Sabes que no soy fácil, ¿Verdad?"

Seol Jihu asintió en silencio. Luego habló con una ligera inclinación.

"Por favor, cuida de mí."

"Bien."

Phi Sora se levantó y se llevó la fruta a la boca.

Crunch. Después de darle un mordisco y con las mejillas hinchadas, señaló la puerta.

"Vámonos."