Reciente

jueves, 9 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 373

Capítulo 373. Penitencia (4)


No es de extrañar que Phi Sora recibiera una respuesta positiva del Palacio Real de Eva.

La Federación incluso salió a la región fronteriza a recibirlos.

Aunque formar un contrato con un Espíritu dependería enteramente de Yi Seol-Ah, la Federación dijo que proporcionaría toda la ayuda posible durante el proceso.

De esa manera, con la Federación guiándolos, Yi Seol-Ah y Marcel Ghionea llegaron a su destino.

"Guao..."

Yi Seol-Ah no pudo cerrar la boca.

La magnificencia de la Fortaleza Tigol era una cosa, pero el fresno gigante en el centro de la fortaleza, sosteniendo el cielo como un pilar, era indescriptiblemente majestuoso.

"La mayoría de la gente que ve el Árbol del Mundo por primera vez tiene la misma reacción."

Una voz clara sonó.

Yi Seol-Ah vio a una belleza de orejas afiladas caminando hacia ella con pasos ligeros.

El Hada del Cielo miró a Marcel Ghionea y sonrió.

"Encantada de conocerte. Mi nombre es Taihi Ingraria, la Comandante de las Hadas del Cielo."

"Soy Marcel Ghionea."

"Sí, lo he escuchado. Y esta debe ser..."

Cuando Yi Seol-Ah se encontró con los ojos del Hada del Cielo, bajó rápidamente la cabeza y la saludó.

Taihi la observó de arriba a abajo, y luego habló..

"... Es realmente cierto. Una humana con afinidad espiritual... No creí que fuera posible."

"Ella pudo entender al Pequeño Polluelo. Quiero decir, el Espíritu Arcus."

"Es comprensible. Veamos. No es fuego o tierra. El agua y el viento son un poco débiles, pero definitivamente puedo percibir el olor del aire."

"¿Significa eso que puede contratar un Espíritu de Aire?"

"No estoy segura."

Taihi se encogió de hombros.

"Por casualidad, ¿Uno de tus ancestros es un Hada?"

"No lo creo. Somos de un mundo diferente."

"Entonces no puedo estar segura de que le agradaras a un Espíritu. Pero no te preocupes demasiado."

Taihi miró al Árbol del Mundo con una sonrisa.

"¿Árbol del Mundo? ¿Puedes enviar a estos dos al Reino de los Espíritus?"

En respuesta a la petición de Taihi, una rama descendió del cielo.

Le dio un ligero toque a Marcel Ghionea y a Yi Seol-Ah antes de que se curvara como si formara un signo de interrogación.

"No, no está aquí hoy. He escuchado que está ocupado."

La rama cayó, como si estuviera abatida.

Taihi rió elegantemente, y luego continuó.

"Pero nos pidió que le hiciéramos este favor. ¿Puedes llevar a estos dos ante la Lord Ea?"

Ssss. Las ramas del Árbol del Mundo se agitaron.

Luego, dos ramas descendieron y se envolvieron alrededor del cuerpo de Marcel Ghionea y Yi Seol-Ah.

"Grandioso. Parece que el Árbol del Mundo los enviará al Reino de los Espíritus de inmediato. ¿Están listo?"

"Sí."

"Que tengan un buen viaje. Normalmente, tendrían que vagar por el Reino de los Espíritus durante unos días y buscar un Espíritu con el que formar un contrato, pero hay una posibilidad de que la Lord Ea los ayude con ello."

"Gracias."

Yi Seol-Ah examinó su cuerpo agitada, pero Marcel Ghionea estaba tranquilo por haber experimentado la sensación una vez en el pasado.

Pronto, los dos desaparecieron con un destello de luz.


*


Cuando Yi Seol-Ah abrió los ojos, un mundo completamente nuevo se extendió ante ella.

[Estás aquí.]

Una voz sonó desde el cielo azul en el que no se veía ni un sol ni una luna.

Una hermosa diosa con el cabello corto del color del cielo estaba acostada en el aire.

Era el Espíritu Rey del aire, Ea.

Parecía estar hecha de aire, justo como su nombre sugería, y carecía de rasgos faciales. Irradiaba un encanto tímido por la forma en que tenía los ojos cerrados y la barbilla apoyada en el dorso de la mano mientras estaba acostada boca abajo.

[El Árbol del Mundo-Nim me lo hizo saber. ¿Esa niña quiere hacer un contrato con un Espíritu?]

"Sí. La comandante de las Hadas del Cielo dijo que el olor del aire es más fuerte."

[Hmm.]

Ea abrió un ojo. Yi Seol-Ah se puso tensa cuando su fría mirada se posó en ella.

[De hecho, puedo sentir mucha energía para alguien que es de la Tierra.]

"Entonces..."

[Pero no es tan excepcional como esperaba.]

Ea habló.

[Es poco común que los humanos formen contratos con los Espíritus en primer lugar. Aunque podría ser posible comunicarse, eso es normalmente lo más lejos que llegan.]

"¿Quieres decir que no es posible que ella forme un contrato?"

Ea sacudió la cabeza ante la pregunta de Marcel Ghionea.

[Debe estar malinterpretando algo. La afinidad espiritual es sólo el requisito mínimo para formar un contrato con un espíritu. Depende enteramente de los Espíritus decidir si quieren formar un contrato con un humano elegible.]

Marcel Ghionea pensó en profundidad antes de preguntar.

"Entiendo lo que quiere decir. ¿Podemos conocer a los Espíritus del Aire entonces?"

[No debería haber ningún problema dado que el Árbol del Mundo-nim los invitó. Lo importante es si alguno de ellos se sentirá atraído por esa niña...]

El corazón de Yi Seol-Ah se desplomó.

Pensó que finalmente había encontrado su camino.

Aunque no tenía planes de retirarse ahora, no podía evitar sentirse incómoda con el Espíritu Rey hablando negativamente.

[Siendo completamente honesta contigo, la probabilidad es cercana a cero. Aunque baje mis estándares al mínimo, no la encuentro tan atractiva. Pero...]

Ea dijo con calma antes de abrir completamente los dos ojos.

[Porque la persona que revivió el Árbol del Mundo-Nim vino personalmente y nuestro salvador nos pidió este favor, no se siente bien dejarla regresar con las manos vacías.]

Ea chasqueó sus dedos.

[¿Aura?]

Una inusual onda se formó en el aire como para responder a la llamada de la reina.

Un Espíritu del color del cielo se materializó en el aire.

Apareció una hermosa diosa parecida a Ea.

¿Me llamaste, mi reina?

[Sí. Aura, por favor forma un contrato con esta humana.]

[¿Perdón?]

Los ojos de Aura se agrandaron cuando Ea señaló a Yi Seol-Ah. Ella murmuró en un tono de voz.

[Pero Lord Ea, esa humana es...]

[Esta es su petición.]

[¿......?]

[El hombre que recibió la bendición del Árbol del Mundo-nim. Si formas un contrato con ella, podrás ayudarlo más estrechamente que cualquier otro Espíritu.]

[¡Ah!]

[Esto es algo muy honorable. Por supuesto, no te forzaré si no estás interesada.]

[¡No! ¡Lo haré! ¡Déjame hacerlo, por favor!]

La actitud de Aura cambió por completo. Parecía reacia al principio, pero cuando se mencionó a Seol Jihu, estaba suplicando hacerlo.

[Lala, lalala~]

Pronto, Aura voló lentamente hacia Yi Seol-Ah mientras tarareaba.

Después de detenerse frente a su nariz, miró a los ojos de Yi Seol-Ah y sonrió.

"¡Ah!"

Un grito se escapó de la boca de la nerviosa Yi Seol-Ah. Aunque Aura no había dicho nada, Yi Seol-Ah podía sentir la voz del Espíritu entrando directamente en su cabeza.

Aura sólo le dijo, 'Agarra esta mano si quieres hacer un contrato conmigo'.

En el siguiente momento, Yi Seol-Ah cerró los ojos y sostuvo las manos del Espíritu como si estuviera en trance.

La sonrisa de Aura se hizo más amplia.

El Espíritu también cerró los ojos, agarrando fuertemente las manos de Yi Seol-Ah y acercándose a su cara.

Cuando sus frentes se tocaron, los labios de Aura se abrieron ligeramente.

[Ego, Contrahere, Vobiscum...]

¡Whoosh! Yi Seol-Ah sintió una ráfaga de aire entrando en su cuerpo y reflexivamente respiró profundamente.

'Qué sensación tan extraña...'

Su cuerpo se balanceaba de lado a lado.

El aire parecía derretirse dentro de ella.

Tembló ante la indescriptible sensación de resonancia y cayó al suelo.

En este estado duró unos 10 minutos. Cuando abrió los ojos de nuevo, Aura ya no estaba delante de ella. Sin embargo, podía sentir claramente que otro ser coexistía en su cuerpo.

"Yo... formé el contrato..."

Yi Seol-Ah jadeó.

[Aura es una niña que valoro mucho.]

Ea dijo con una voz monótona.

[Si ella puede dedicarse a ayudar a nuestro salvador junto a ti, podré dejar mi posición con facilidad. Ella es la principal candidata para sucederme, así que por favor cuida de ella.]

Yi Seol-Ah asintió con la cabeza varias veces.

En realidad, estaba aturdida por la extraña sensación que se sentía dentro de su cuerpo.

Marcel Ghionea miró a Ea después de ayudar a Yi Seol-Ah a levantarse.

"Tengo otra petición."

[¿Qué es?]

"¿Puedo mirar alrededor del Reino de los Espíritus? Está bien aunque sea por un rato. Quiero volver a ese lugar."

[Por ese lugar, quieres decir...]

Ea asintió con la cabeza fuertemente como si tuviera un lugar en mente.

[Supongo que está bien. Puedes decirle a Aura cuándo quieras volver.]

Ea cerró los ojos.

Marcel Ghionea se inclinó, luego se dio vuelta y comenzó a caminar.

Yi Seol-Ah también lo siguió.

Ella sintió que estaba soñando. Ir a la Federación y llegar al Reino de los Espíritus ya resultaba difícil de creer, pero incluso había logrado formar un contrato con un poderoso Espíritu.

"Ack."

Justo cuando se acostrumbró a la nueva sensación, sintió un suave impacto en su cara.

Marcel Ghionea se había detenido antes de que ella lo notara.

"Lo siento."

[Jejeje.]

La risa de Aura sonó.

Marcel Ghionea no dijo nada. Tenía las manos en el bolsillo mientras miraba fijamente un terreno vacío.

"...Está aquí."

Luego, habló después de un largo período de silencio.

"¿Qué hay aquí?"

"Este es el lugar donde luchamos contra Templanza Furiosa y Bondad Retorcida."

Al escuchar esto, Yi Seol-Ah miró a su alrededor.

Ella no vio nada importante, tal vez porque la tierra había sido restaurada a su estado original.

Sin embargo, Marcel Ghionea se arrodilló y recogió un puñado de tierra.

"El olor de la sangre también quedó en la Fortaleza Tigol... y es el mismo de este lugar."

Frotó la suciedad entre sus dedos mientras mostraba una expresión amarga.

"...Sería un error llamar a lo que pasó una batalla feroz. Realmente fue un ataque unilateral. Apenas estábamos aguantando, y si no fuera por una afortunada coincidencia, no habríamos salido victoriosos."

Yi Seol-Ah se quedó sin palabras.

Ella se puso seria. Ya que era la primera vez que veía al normalmente frío Marcel Ghionea siendo tan crítico con ellos mismos.

Ella imaginó que una batalla que superaba su imaginación más salvaje debía haber ocurrido en este lugar.

"...Gracias..."

Sin saber qué decir, ella le agradeció.

Poco después, Marcel Ghionea dijo mientras aún estaba arrodillado.

"Como sabes, la Federación, en su mayor parte, era antagónica con la humanidad."

Él giró su cabeza y miró a Yi Seol-Ah.

"Ese sentimiento no ha desaparecido por completo. Normalmente, los humanos ni siquiera soñarían con que el Árbol del Mundo los llevara al Reino de los Espíritus."

Marcel Ghionea continuó.

"A pesar de eso, pudimos entrar en el Reino de los Espíritus sin ninguna dificultad. No sería una exageración decir que todo esto ha sido gracias al Representante Seol."

Es cierto que Yi Seol-Ah sintió una inexplicable incomodidad durante el viaje. La Federación y el Reino de los Espíritus, parecían estar muy fuera de alcance.

Sabía que existían, pero nunca pensó que iría a esos lugares personalmente.

Pero en el momento en que el nombre de Seol Jihu salió a la luz, la situación dio un giro total.

La Federación les dio la bienvenida hasta el punto de enviar gente a recibirlos, y un Espíritu Rey incluso le presentó a un Espíritu aunque no la encontrara nada atractiva.

'Ahora que lo pienso...'

Recordando la serie de eventos uno por uno, Yi Seol-Ah de repente se sintió avergonzada.

Si hay algo que aprendió en su anterior expedición, es que no todos los Terrícolas vivían bien en el Paraíso.

Incluso un equipo decentemente capacitado tenía problemas para llegar a fin de mes. Como normalmente estaban ocupados sólo con la compra de equipamiento, vivían en posadas sin pensar en ser dueños de su propia residencia.

¿Pero qué pasa con ella?

Francamente, nunca había pasado hambre desde el día en que entró en el Paraíso, y la gente que la mayoría de los Terrícolas rogaría por tener en su equipo estaba a su alrededor.

Eso no era todo. Había entrado en el Reino de los Espíritus y había formado un contrato con un poderoso Espíritu del Aire con facilidad.

Todo le fue entregado en una bandeja.

Todo porque ella era de Valhalla y una compañera de Seol Jihu.

'Yo...'

Una vez que sus pensamientos llegaron a este punto, Yi Seol-Ah mordió suavemente su labio inferior.

Cierto, ella no había sido descuidada. Si quería comer, podría haber comido todo lo que quisiera.

Simplemente no lo hizo.

Perdió su tiempo, usando a su madre como excusa para andar entre la Tierra y el Paraíso.

'¿Qué he hecho hasta ahora...?'

Cuando uno entraba en una organización, se esperaba que se ocupara de sus propios problemas.

Sólo ahora esos pensamientos llegaron realmente a su corazón.

"Hazte más fuerte."

Marcel Ghionea habló.

"Si estás realmente agradecida, fortalécete sin importar lo que tengas que hacer. Entonces la próxima vez que algo suceda, participa."

Él tenía razón. No es que Seol Jihu no la llevara a las expediciones. Simplemente no podía participar. Si hubiera mejorado, Seol Jihu le habría permitido participar sin dudarlo.

"No te digo que luches contra un Comandante del Ejército. Nadie espera tanto. Pero necesitas hacerte más fuerte para que por lo menos puedas sostenerte sobre tus pies. Si puedes hacer eso..."

Marcel Ghionea se levantó finalmente y le dijo a la aturdida Yi Seol-Ah.

"El representante Seol y yo sentiremos que posponer nuestros asuntos para traerte aquí valió la pena."


*


Marcel Ghionea y Yi Seol-Ah regresaron a la Fortaleza Tigol.

Cuando Taihi, que esperaba bajo el Árbol del Mundo, vio a Yi Seol-Ah, expresó tanto su sorpresa como su envidia.

"Contratar a Aura entre los innumerables Espíritus de Aire... ¡Incluso es la sucesora más probable de la Lord Ea...!"

Supuestamente, Aura era un Espíritu completamente evolucionado, de rango pináculo, de los cuales sólo había unos pocos entre los cinco tipos de Espíritus. Parecía que Aura era aún más especial porque Ea la designó como su principal candidata a sucederla.

Aunque Ea lo dijo despreocupadamente, había confiado muchodejando a Aura al cuidado de Yi Seol-Ah.

"Nos iremos ahora."

Marcel Ghionea se despidió mientras se inclinaba ante la sorprendida Taihi.

"Ah, ¿Ya te vas?"

"Sí, hemos terminamos lo que vinimos a buscar. Me aseguraré de que el representante Seol sepa que nos ayudó mucho hoy."

"Ah, sí... Soy un Hada del Cielo. Sólo asegúrate de que no digas que soy un Hada de las Cavernas por error."

Después de despedirse, Marcel Ghionea se dio la vuelta y comenzó a caminar por la fortaleza. Yi Seol-Ah lo siguió en silencio.

Durante el camino, ninguno de los dos dijo una sola palabra. El Arquero de Acero era normalmente un tipo silencioso, y Yi Seol-Ah había estado pensando profundamente incluso antes de dejar el Reino de los Espíritus.

"...Espera."

Entonces, ella de repente se detuvo y gritó.

"¿Qué pasa?"

"No tardaré mucho. ¿Puedo ver el Árbol del Mundo rápidamente?"

"¿El Árbol del Mundo?"

Marcel Ghionea inclinó su cabeza, pero no se negó. Asintió con la cabeza como si dijera: 'Adelante'.

Yi Seol-Ah corrió por el camino que había recorrido.

Taihi estaba acostada bajo el Árbol del Mundo. Estaba sosteniendo su estómago, moviéndose y gritando, '¡Cieloos, mi estómago!'.

"¡Taihi-nim!"

Cuando Yi Seol-Ah la llamó, ella se levantó a toda prisa.

Ella se sacudió la suciedad de sus manos y puso una expresión elegante.

"Oh Dios, ¿No regresaste?"

"Si te parece bien... quiero pedirte un favor."

"¿Sí?"

"Formé un contrato con Aura, pero no sé nada de Espíritus. Nada en absoluto."

"Bueno..."

Taihi tenía la sensación de que sabía lo que la chica le iba a pedir.

Sin embargo, era aún más de lo que pensaba.

"Y escuché que las hadas son excelentes Arqueros por naturaleza."

"Eso es verdad."

Taihi dijo con orgullo.

Yi Seol-Ah habló con más entusiasmo y desesperación que nunca antes.

"Así que si es posible... quiero quedarme aquí."

"Así que estás diciendo..."

Taihi respondió con una dulce sonrisa.

"Quieres quedarte aquí y aprender a convertirte en una Arquera que pueda manejar su Espíritu apropiadamente."

"No te lo pondré difícil. Me encargaré de mis comidas, y si hay alguna regla que deba seguir, me aseguraré de hacerlo. Estaré callada, así que por favor deja que me quede."

"Seguro. Hiciste un contrato con el Espíritu de rango pináculo, así que no encuentro ninguna razón para negarme."

Taihi aceptó con bastante facilidad.

"Aplaudo tu entusiasmo, pero no intente hacer todo sola. Eres una completa principiante sin ningún conocimiento de los Espíritus. Hay un límite para el auto-estudio. Dado lo que nuestro benefactor nos pidió que ayudáramos , estaría más que dispuesta a presentarte a un excelente maestro."

Se frotó la barbilla y miró de reojo.

"Pero no será fácil emular el arte de un Hada con un cuerpo humano, y encima tendrías que ejercer un Espíritu. ¿Estás segura de que puedes hacer ambas cosas?"

"Sí."

Yi Seol-Ah respondió de inmediato.

Ya había tomado una decisión. No le importaba que la criticaran por aprovecharse de los logros de Valhalla y de Seol Jihu.

Lo que importaba era hacerse más fuerte.

No había necesidad de que ella siguiese el mismo camino que su hermano. Tenía que encontrar su propio camino.

Y ahora que había llegado tan lejos, decidió comerse todo lo que pudiera conseguir.

"Si me vas a presentar a un maestro..."

Entonces, Yi Seol-Ah dijo las mismas palabras que cierta persona dijo una vez.

"Me gustaría que me presentaras al maestro más hábil y riguroso que existe."

En ese instante, los ojos de Taihi se iluminaron.

Si antes miraba a una chica afortunada, ahora sus ojos estaban un poco esperanzados.

"...Desde que los Parásitos aparecieron en esta tierra, las Hadas del Cielo hemos adoptado una nueva tradición."

Después de un corto silencio, Taihi habló en voz baja.

"No importa de quién aprendas, no hay mejor maestro que la experiencia de la vida real. Cada Hada del Cielo que se somete a la ceremonia de mayoría de edad se une inmediatamente a un equipo de patrulla y vigila la región fronteriza. Aunque la región es más segura ahora porque la guerra acaba de terminar, las batallas a pequeña escala eran frecuentes en el pasado."

Con eso, Taihi preguntó furtivamente.

"Por supuesto, la Federación también se está recuperando de la guerra, así que tenemos muchos puestos vacantes en nuestros equipos de patrulla, ¿Qué opinas?"

Patrullar la región fronteriza. No era la región entre la Federación y la humanidad, sino la región entre la Federación y los Parásitos.

Sólo imaginarlo le daba escalofríos a Yi Seol-Ah.

Además, la región fronteriza debe ser la Cordillera Hiral. Sólo patrullar la zona mientras se mantiene alerta, probablemente agotaría su energía.

Sin embargo, Yi Seol-Ah no lo evitó.

"¡Si!"

Sus camaradas habían luchado contra los Comandantes del Ejército e incluso contra la misma Reina Parásito. ¿Cómo podía temerle a los simples cadáveres y parásitos?

"Por favor, déjame hacerlo."

"Supongo que no tengo elección".

Taihi sonrió brillantemente y continuó hablando.

"Aprecio tu ayuda. Pero, el equipo de patrulla del que estoy a cargo va a la zona más profunda y peligrosa de la Cordillera Hiral, así que por favor tenga eso en cuenta."

Después de hablar con Taihi, Yi Seol-Ah volvió a bajar. Aunque lo decidió por su cuenta, aún necesitaba obtener permiso.

Después de escuchar su explicación, Marcel Ghionea pasó en silencio el cristal de comunicación. Yi Seol-Ah explicó personalmente la circunstancia.

—Oh.

Phi Sora se rió.

Fue una risa de sorpresa más que una de burla.

—Mírate. Estoy sorprendida... Está bien, adelante. Pero déjame aconsejarte que debes poner todo tu esfuerzo en ello. Los Parásitos no son un blanco tan fácil.

"Pondré mi vida en peligro."

—No te mueras. ¿Qué le voy a decir al representante si te mueres?

Phi Sora se quejó.

—De todas formas, buena suerte. Ya que vas tan lejos, estaré encantada de volver a verte.

Phi Sora colgó.

Yi Seol-Ah le entregó el cristal de comunicación a Marcel Ghionea y luego se inclinó educadamente.

"Gracias por traerme aquí."

"...Esta es la primera vez que haces algo digno de elogio."

Marcel Ghionea murmuró en voz baja.

"Es lo mismo con tu hermano. Parece que ahora tendré una cosa menos de la que preocuparme. Estoy seguro de que el Representante Seol también estará feliz."

"Ah, tenemos que decirle a Orabeo-nim también..."

"Bueno, eso si vuelve antes que tú. Pero dijo que se iría por mucho tiempo..."

"¿Adónde se fue...?"

"No lo sé. Sólo los líderes de equipo saben los detalles. No nos dijo nada."

Marcel Ghionea se mordió los labios una vez que se mencionó a Seol Jihu.

"Pero puedo adivinarlo. Probablemente pensó lo mismo que yo."

Mirando al cielo...

"Tal vez..."

Él dio un ligero suspiro.

"Puede que sufra un dolor mayor que el que experimentó durante la última guerra..."


*


Al mismo tiempo.

Mientras una roca rodaba por la montaña con un ruido estruendoso, un grito espantoso resonó.

El Negro Seol Jihu que tenía su barbilla apoyada en la palma de su mano, tomó la rama de un árbol para completar el carácter de conteo (正) en el suelo.

<< Nota: Este (正) carácter se utiliza para llevar la cuenta. Cada carácter completado representa cinco porque necesita cinco trazos para dibujarlo. >>

Mirando los innumerables caracteres de conteo dibujados en el suelo, sonrió amargamente.

"Intento 2.475. También un fracaso."