Reciente

miércoles, 8 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 372

Capítulo 372. Penitencia (3)


Después de salir de la oficina, los hermanos Yi caminaron tranquilamente por el pasillo.

Siendo empujados de un lado a otro, evidentemente no estaban contentos con la situación.

"Noona."

Mientras caminaba en silencio, Yi Sungjin habló de repente.

"Yo... realmente quiero ayudar a mamá a sanar."

Se podía sentir una fuerte determinación en su voz.

"Así que no me odies demasiado."

Yi Seol-Ah giró la cabeza ante sus palabras inesperadas.

"¿Sungjin?"

Sin embargo, Yi Sungjin no dijo nada más y se dirigió a su habitación. Se puso su armadura y su escudo, luego dejó el edificio inmediatamente.

Yi Seol-Ah se puso su propia armadura y rápidamente persiguió a su hermano menor.

Llegaron al bar.

Tres personas estaban esperando a los hermanos.

"¿No pudieron traer a nadie?"

"No, todo el mundo estaba ocupado."

Sergei Romanchev frunció el ceño. Parecía nervioso, como si algo hubiera pasado mientras tanto.

"Mierda, estaba confiando en ustedes..."

"Trabajaremos duro. Puedes usarnos como porteadores si quieres."

"Nuestro equipo no necesita porteadores. Estamos ocupados alimentando nuestras propias bocas..."

"Tampoco tienes que darnos una parte. Sólo déjanos seguirte."

"¿Eh? ¿No son ustedes de Valhalla? No quiero problemas más tarde."

El fornido hombre miró a sus compañeros con una expresión de asombro.

"...¿Por qué no los traemos?"

El hombre flaco que jugaba con una daga dio su opinión.

"Ya lo discutimos antes, ¿No es así? Que deberíamos ir por nuestra cuenta si no podemos reclutar a un Alto Ranker. Además..."

En silencio, el hombre escuálido escudriñó cuidadosamente sus alrededores.

Sergei Romanchev escupió en el suelo.

"Maldita sea, no debería haberlo mencionado antes."

"Eso fue culpa tuya por ser descuidado. No es culpa de estos niños."

"Lo sé."

"De todos modos, no es como si estuvieran pidiendo una parte del botín. Parece que otros equipos se han dado cuenta y están en movimiento. ¿No deberíamos irnos lo más rápido posible?"

Sergei Romanchev apretó y abrió su mano repetidamente ante la insistencia de su compañero.

Miró fijamente a los hermanos, que claramente parecían novatos, y luego se echó el cabello hacia atrás.

"Bien. Tú lo has dicho. Que no necesitas una parte del botín. Será mejor que no te retractes de tus palabras."

"Por supuesto."

"No nos importa que sean de Valhalla. Si decidimos que son un obstáculo para nuestra expedición, los dejaremos atrás en el acto. Si todavía quieren ir, vengan a la puerta este a las seis."

"¿Sí? Ah, iré."

Yi Seol-Ah estuvo de acuerdo sin darse cuenta y miró a su hermano menor.

Yi Sungjin estaba colgando una mochila sobre su hombro con una cara inexpresiva.

Pronto, Sergei Romanchev se levantó refunfuñando.

El dueño del bar, que estaba limpiando una taza con un trapo, miró a las cinco personas saliendo del bar.


*


No fue hasta cinco días después que el dueño del bar vio a las cinco personas de nuevo.

Cuatro personas seguían a un hombre corpulento cubierto de polvo.

"¡Propietario, sírvanos unas bebidas y carne!"

"Oye, ¿No es Sungjin un menor?"

"¿A quién le importa? Esto es el Paraíso. Además, ¡Está totalmente bien que los estudiantes de preparatoria beban alcohol! ¡Diablos, lo hice cuando estaba en la escuela secundaria!"

<< Nota: Las escuelas secundarias abarcan a niños entre las edades de 10 a 14 años regularmente. Las escuelas de preparatoria abarcan jovenes entre las edades de 14 a 18 años normalmente. >>

Viendo cómo se reían, su expedición parecía haber sido un éxito.

Mientras el dueño les traía comida y alcohol, notó que el ambiente era mayormente bueno.

Por supuesto, cuando algo es mayormente bueno, eso naturalmente significa que hay algo malo.

Mientras el Guerrero y el Asesino sonreían al adolescente, la Arquera tenía la boca cerrada y parecía ansiosa.

"Ahora, ahora, bebamos todos. ¡Sungjin! Tú también tienes una copa."

"No, estoy bien..."

"Vamos. ¿No quieres la bebida que te ofrezco? Este hyung te dará esto también, así que anímate."

Sergei Romanchev cortó el trozo más jugoso de la carne y lo puso en el plato de Yi Sungjin. Tenía una actitud completamente diferente a la de hace cinco días.

"La cuenta de esta noche corre por mi cuenta. ¡Puedes pedir hasta que tu corazón esté satisfecho!"

Incluso se sentó junto a Yi Sungjin y puso su brazo alrededor de su hombro.

"Perdona a este hyung por ignorarte al principio. Estaba demasiado sensible en ese momento por miedo a que alguien nos arrebatara la oportunidad. ¿Quién hubiera pensado que alguien sin experiencia se desempeñaría tan bien?"

"Tienes razón. Habrías muerto si no fuera por Sungjin."

El negro escuálido dijo entre risas, y el hombre corpulento se estremeció.

"No me hagas recordar eso. Todavía me dan escalofríos. ¿Alguna vez has experimentado que el tiempo se ralentice?"

"Eso es lo que suele pasar cuando te envenenan."

"De todos modos, apenas logré matar al monstruo que tenía delante, pero luego sentí un escalofrío en mi espalda. Así que me di la vuelta, y miré a otro con sus garras despiadadas justo delante de mis ojos. Pensé, 'Ah, esto es todo para mí...' ¡Entonces bum!"

Sergei Romanchev se levantó de su asiento.

Tomó el escudo de Yi Sungjin y luego corrió hacia adelante mientras gritaba, '¡Cuidado!'.

"De repente se interpuso entre nosotros y me empujó hacia atrás. ¡Kyaa! ¡Me enamoré de él en el acto!"

Golpeó la espalda de Yi Sungjin unas cuantas veces mientras reía.

El dueño del bar sonrió al observar al adolescente masticar un trozo de carne con el ceño fruncido. Por lo que parece, este joven parecía haber salvado la vida del hombre corpulento.

Fue entonces.

Ring.

"Bien..."

El dueño del bar se detuvo cuando se escuchó el sonido de alguien entrando.

"Bien, come, come. Esto es parte de la expedición. ¿Qué tiene de divertido despedirse tan pronto como el trabajo termine? Celebrar alegremente es vital para construir una buena relación."

Por otro lado, Sergei Romanchev se sentó y se tragó la bebida que tenía en la mano.

Se limpió los labios y miró intensamente al adolescente.

"Sungjin."

Entonces, empezó a hablar de forma sugerente.

"¿Quieres acompañarnos un rato?"

"¿Perdón?"

"Sé que eres un miembro de Valhalla. Pero tú mismo lo dijiste, ¿No? Que necesitas experiencia."

"Ah, sí."

"Como sabes, soy un Guerrero Bárbaro."

El hombre corpulento se golpeó el pecho.

"No puedo mostrar mis verdaderas habilidades porque tengo que proteger a estos tipos. Realmente sentí que esta vez pude relajarme y enloquecer con un Guardia en el equipo. En otras palabras, tú y yo tenemos una gran sinergia."

"Me encantaría, pero... ¿Puedo?"

"¡Por supuesto! ¡Si eres tú, te recibimos con los brazos abiertos!"

Sergei Romanchev extendió sus brazos, y luego miró a sus compañeros.

"Ustedes no tienen ninguna queja, ¿Verdad?"

"Por supuesto que no. Es el Guardia que fue entrenado por el legendario entrenador del Paraíso. Seguramente nos protegerá bien."

El hombre escuálido apoyó la idea de inmediato. Luego, miró a la Arquera.

"¿Qué te parece?"

"...Hm, no es una mala idea."

La Arquero inclinó su barbilla hacia atrás mientras respiraba por la nariz.

"Pero, hay una condición."

"¿Condición?"

"Sí. Estoy bien con él. Estoy de acuerdo en que tener un Guardia es agradable. Pero la próxima vez, haz que venga solo."

La Arquera señaló a Yi Seol-Ah.

"No la traigas."

La atmósfera se volvió instantáneamente pesada.

Yi Seol-Ah cerró los ojos.

Predijo que esto iba a pasar por un tiempo. A diferencia de su hermano, recibió una mala evaluación en esta exploración.

Sergei Romanchev miró de un lado a otro entre los dos hermanos antes de hablar con una voz preocupada.

"Mm... pero son hermanos. ¿No puedes ceder?"

"¿Qué tiene que ver eso con nosotros? Tiene una organización detrás de ella. De todos modos, no voy a ninguna parte con ella."

La Arquera mujer dijo firmemente y expresó sus quejas.

"Ni siquiera puede sostener muchas cosas como porteadora, y se entromete locamente en medio de las peleas. No estaría diciendo esto si lo hiciera bien. Había uno corriendo libremente, así que, ¿Por qué disparar al que el Guerrero está reteniendo? Y hasta volteaste, pensando que fui quien disparó esa flecha."

"Dije que lo sentía. No lo sabía."

Sergei Romanchev se disculpó de nuevo.

Sin embargo, la Arquera estaba apenas comenzando.

"No importa su habilidad para el combate, ¡Ni siquiera sabe cómo luchar! Entonces, ¿Sabe cómo sentir presencias o interpretar pistas? No. ¿Es realmente una Rastreadora? Y sigue haciendo pregunta tras pregunta como si esto fuera un jardín de infantes o algo parecido. No estaba seguro de si salía a explorar o a cuidar a una niña como una guardería."

Surgieron duras críticas.

Yi Seol-Ah bajó su cabeza rápidamente.

"Lo siento, todavía soy nueva en todo esto."

"Entonces no deberías haber venido. O deberías haberte quedado callada. ¿Sabes cuántas cosas debe vigilar un jefe? ¿Crees que tienen tiempo para responder a cada pequeña pregunta?"

Fue como dijo la Arquera. Cada clase tenía un papel en una expedición.

El trabajo de un Guerrero era simple, sirviendo como un escudo de carne en la mayoría de las situaciones, pero el trabajo de un Arquero era mucho más complejo.

Esto era especialmente importante en el caso de un cabecilla.

Yi Seol-Ah no hizo nada bien.

Aunque ella había participado en algunas expediciones antes como miembro de la Rosa Blanca, en ese entonces, sus compañeros de equipo habían cuidado de ella conscientemente.

Pero esta vez, se encontró con una fría realidad después de salir sola por primera vez.

Al final, sólo era una prometedora Terrícola. Aunque su nivel físico aumentó, sus logros como Arquera no cambiaron a cuando estaba en el Nivel 2.

"Tendré más cuidado de ahora en adelante."

"No, no necesitas venir la próxima vez. Eres tú o los dos."

La cabeza de Yi Seol-Ah bajó aún más cuando la Arquera habló con firmeza.

Ella no lloró. Estaba acostumbrada a que le gritaran. Sólo que se sentía amargada, recibiendo una evaluación tan diferente a la de su hermano menor.

"¿Y? ¿Cuál es tu respuesta?"

La Arquera habló con el ceño fruncido, como si no se hubiera desahogado lo suficiente. El silencio de Yi Seol-Ah parecía hacerla enojar más.

"Seguiste parloteando Valhalla esto, Valhalla aquello. No deben ser nada especial si se aferran a alguien como tú..."

La Arquera se detuvo repentinamente, agrandando sus ojos.

Fue porque sintió que un brazo le rodeaba suavemente el cuello por detrás.

"Suena como un tema divertido."

El rostro de una belleza de cabello rojo se colocó junto a la cara de la Arquera.

"¿Te importa si me uno?"

"¿Quién eres?"

"¿Yo? Soy Phi Sora."

"¿Phi Sora?"

La Arquera, que estaba a punto de sacudir furiosamente el brazo, se congeló.

Phi Sora, la vieja escoria de la Rosa Blanca y la vanguardia de Valhalla.

Ella había escuchado de ese nombre.

Lo mismo ocurría con sus compañeros.

Sergei Romanchev tuvo hipo, y el negro escuálido soltó su daga.

Phi Sora intercambió miradas con los sorprendidos hermanos Yi antes de levantar la parte superior de su cuerpo.

"Te escuché hablando del Valhalla, sabes."

"No, eso no es lo que quise decir..."

La Arquera hembra tartamudeaba.

"Mis disculpas. No quisimos criticar a Valhalla."

Sergei Romanchev se disculpó sinceramente.

"Oh, debo haber escuchado mal entonces."

A Phi Sora no pareció importarle mucho mientras pasaba por alto el tema.

"De todos modos, parece que estás interesado en uno de nuestros miembros."

"Ah, sí, ha sido de gran ayuda. Así que si está bien..."

"Claro, ustedes parecen un equipo decente. Les agradecería que se lo llevaran."

"Jaja, deberíamos ser los únicos en estar agradecidos."

Sergei Romanchev hablaba alegremente por fuera, pero suspiraba de alivio por dentro.

A juzgar por la forma en que hablaba Phi Sora, debe haber estado escuchando su conversación desde el principio.

"Ahora..."

La mirada de Phi Sora se dirigió a Yi Seol-Ah.

"Levántate."

"¿Perdón?"

"Levántate, dije. Voy a llevarla de vuelta, así que por favor cuiden bien de Sungjin. Será mejor que tú también trabajes bien, Sungjin."

La Arquera levantó la mirada ligeramente. Miró a Yi Seol-Ah con una mueca furtiva.

"Por supuesto, por supuesto."

Sergei Romanchev respondió de inmediato. No tenía motivos para negarse cuando Phi Sora estaba arreglando la situación a su favor.

"Sígueme."

Phi Sora se dio la vuelta.

Yi Seol-Ah dudó antes de levantarse de mala gana. Sabía que quedarse y aferrarse sólo la haría parecer desagradable.


*


"¿No recibo ni siquiera un agradecimiento?"

Phi Sora dijo durante el camino de regreso a Valhalla.

"Te saqué de esa situación difícil. Sé que no te gusto, pero pensé que al menos me darías las gracias."

Yi Seol-Ah miró fijamente la espalda de Phi Sora.

"...¿Cómo...?"

"¿Cómo lo supe? Yi Sungjin me llamó. Dijo que la expedición había terminado, y que volvería después de pasar por el bar."

"Ah..."

"Es muy gracioso, realmente. Les dije específicamente que se reportaran conmigo antes de irse, pero ¿Lo hacen después de que todo termine? Ustedes deben pensar que soy una tonta. De todos modos, me cansé de apretar los dientes y de esperar a que volvieran, así que me dirigí al bar. Luego los observé un poco porque las cosas parecían un poco inusuales."

Es decir, ella estuvo observando desde el principio.

'¿Qué habrá sentido al presenciar como me gritaban? Seguro que se ha reído'.

Una risa tonta se escapó de la boca de Yi Seol-Ah.

"¿Cómo se sintió?"

"¿......?"

"Me refiero a la expedición. Es bastante obvio que la cagaste a lo grande, pensando que sería como las expediciones que hiciste cuando estuviste en Rosa Blanca."

Yi Seol-Ah no respondió.

La mitad de ella ya se había dado por vencida.

"Para empezar, elegiste el equipo equivocado. Es evidente que son un equipo muy unido, como una familia. Puede que no sean los más hábiles, pero normalmente no les gustan los recién llegados. Para unirse a un equipo como ese, hay que hacer una de estas dos cosas: ser capaz de desempeñar un rol que no tienen en su equipo o mostrar una habilidad excepcional que va más allá de los roles que poseen."

Llegaron a Valhalla mientras hablaban. Phi Sora subió las escaleras, entró en la oficina del Equipo 1 y se sentó.

"¿Qué estás haciendo? Entra."

Yi Seol-Ah entró en silencio y se sentó.

"¿Qué crees que es esto?"

Phi Sora deslizó un papel frente a Yi Seol-Ah.

Después de leerlo, Yi Seol-Ah se mordió el labio. Era del equipo de inteligencia, y detallaba lo que los hermanos hicieron después de acudir al Equipo 2.

La última línea del informe pedía amablemente que esto no volviera a suceder.

"Sinceramente, tengo muchas cosas que quiero decir."

Yi Seol-Ah esperaba ser regañada, pero Phi Sora sonaba indiferente.

"¿No te dije que me avisaras si necesitabas algo? Por lo menos, habla con tu propia líder de equipo. ¿Por qué dirigirte al equipo de esa perra de Oh Rahee? El representante me puso en esta posición para mantener a los otros equipos bajo control, ¿Y aún así me haces recibir una advertencia como esta? ¿Quieres frustrarme hasta morir?"

Phi Sora dijo que mientras ponía sus dedos entrelazados detrás de su cabeza.

"Pero, ¿De qué sirve que yo hable, verdad? Sé lo que piensas de mí, así que lo entiendo."

Yi Seol-Ah miró a Phi Sora de forma renovada mientras escuchaba en silencio.

Phi Sora parecía diferente a cuando estaba en Rosa Blanca.

"Debes tener curiosidad por qué te puse a ti y a tu hermano en el Equipo 1."

"...Sí."

"Diré esto ahora. Olvidemos el pasado y empecemos de nuevo. Estoy tratando de cuidarlos a ustedes dos para compensar lo que sucedió en el pasado. Pero no les haré un favor a ustedes dos nunca más. Porque nunca les hice nada malo a los dos."

"......"

"Los traje a mi equipo a pesar de todo eso por tres razones."

Phi Sora levantó tres dedos.

"La primera fue porque lo sentía."

"¿Eh?"

"No contigo, sino al Representante Seol. Bueno, el me pidió que estuviera a cargo del primer equipo. Además, como tomé al Arquero de Acero y a la única Sacerdote de Valhalla, juzgué que debía tomarlos a ustedes dos para que fuera justo con los otros equipos."

Phi Sora dobló su dedo anular.

"La segunda era porque tomarlos a ustedes dos sería mejor que formar novatos desde cero. Y la tercera fue porque dice que el Equipo 1 en Valhalla se fortalecerá si ustedes dos pueden llevar sus propios pesos en la organización."

"¿Dice?"

"No me malinterpretes. No estoy haciendo esto por mi propia voluntad. Como dije antes, el Representante Seol me pidió que asumiera este papel. Estoy hablando desde la perspectiva del equipo. Puede que seas demasiado joven para entenderlo, pero la razón por la que el representante Seol me hizo líder del Equipo 1 fue para crear una fuerza que apoyara y respaldara al equipo principal."

Phi Sora bajó la mano y luego cruzó los brazos.

"Bueno, no lo haré más complicado. Todo lo que necesitas saber ahora es que necesitas crecer. No estás bien como están las cosas ahora mismo. Estrictamente hablando, ahora mismo, el Equipo 1 tiene menos influencia en la organización que el equipo de inteligencia y tiene una alineación más débil que el Equipo 2. Aunque, habrá otra sesión de formación de equipos mañana."

Yi Seol-Ah inclinó la cabeza. Parecía como si no entendiera nada de lo que acababa de decir Phi Sora.

Pero, podía entender que Phi Sora no estaba tratando de ayudarla por buena voluntad.

"Así que quiero que al menos lleguen al Nivel 4 por su cuenta. Afortunadamente, parece que Sungjin ha encontrado su camino. El problema eres tú."

Phi Sora dijo sin rodeos.

"Seré sincera contigo. Entiendes tu posición actual, ¿Verdad? Que sólo estás aprovechando tu conexión pasada con el representante."

"...Sí."

"¿No quieres dejar de caminar sobre cáscaras de huevo cada vez? Estrictamente hablando, has sido miembro incluso antes que yo. Tienes más antigüedad que los demás, excepto por los miembros originales de Carpe Diem. ¿No quieres levantar el pecho y decir: 'Soy un miembro fundador'?"

Yi Seol-Ah habría dicho que no, en el pasado.

Pero desde el momento en que fue al Equipo 2 hasta la reciente expedición, había pasado por mucho y se había cansado.

Por eso, lo que dijo Phi Sora sonaba mucho más tentador de lo que normalmente hubiera sido.

"...Sí."

Entonces, ella suavemente respondió afirmativamente.

"No quiero que me ignoren."

La comisura de la boca de Phi Sora se enroscó.

Como dice el refrán, incluso una persona muda ladraría si la acorralan. La chica, que siempre aceptaba todo tímidamente, finalmente había revelado sus verdaderos sentimientos.

"Eso es natural. Muy bien, entonces, ¿Quieres intentar hacer lo que te voy a recomendar?"

"¿Qué quieres que haga?"

"Primero, escúpelo."

"¿Eh?"

"Cuando el Pequeño Polluelo salió del cascarón, tú eras la único que podía entender su chirrido. ¿Qué dijo Lujuria Unni cuando te sacó fuera para hablar?"

"Ah, eso..."

Yi Seol-Ah explicó con dudas.

Una vez que Yi Seol-Ah terminó de explicarle, Phi Sora asintió con la cabeza. Era como si dijera que esperaba lo mismo.

"Bien, entonces ve a la Federación."

Phi Sora dijo rotundamente.

"Tienes la aptitud y la afinidad espiritual potencial también. Una Arquera contratada por un Espíritu suena bien. ¿No has pensado en ello?"

Yi Seol-Ah se sorprendió. No es que nunca pensara en ello. Sólo se rindió porque no encontraba forma de hacerlo.

"Pero la Federación..."

"Puede que haya sido una propuesta desesperada en el pasado, pero ahora es diferente."

Phi Sora puso su mano en el cristal de comunicación de su escritorio.

"¿Señor Ghio? Soy yo. Sí, venga a la oficina."

Pronto, Marcel Ghionea abrió la puerta y entró.

"Siento llamarte antes de que te vayas, pero necesito que me ayudes con algo."

"Adelante."

"¿Puedes cuidar de Seol-Ah e ir a la Federación?"

"¿La Federación...?"

"A la Fortaleza Tigol, quiero decir. Seol-Ah dice que tiene una afinidad espiritual. Tal vez ya lo has supuesto, Ghio."

Marcel Ghionea asintió.

"Es Ghionea. De todos modos, me pareció extraño que ella pudiera entender el chirrido del Pequeño Polluelo."

"Genial, parece que estamos de acuerdo. Contactaré con el Palacio Real de Eva y les diré que avisen a la Federación, para que la ayuden a contratar un Espíritu. Yo también podría ir, pero creo que será mejor que vayas tú."

"Eso tiene sentido. ¿Puedo salir hoy?"

"Sí."

"Está bien."

Marcel Ghionea se dio la vuelta. Luego, habló con Yi Seol-Ah, quien estaba aturdidamente sentada en su asiento.

"Prepárate para salir."


*


Esa noche.

Yi Seol-Ah dejó a Eva con Marcel Ghionea.

Hacia la Fortaleza Tigol.