Reciente

sábado, 4 de julio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 368

Capítulo 368. El Que Espera (2)


Cuando Seol Jihu recuperó la conciencia, se dio cuenta de que estaba cómodo.

La sensación de ardor en todo su cuerpo y el dolor desgarrador que destrozaba sus entrañas se habían desvanecido sin dejar rastro.

Todo estaba en silencio.

De repente, se dio cuenta de que era porque alguien lo sostenía y lo hacía sentir cómodo.

Incluso en un estado semi-consciente, podía sentir los muslos sosteniendo su cuello.

Y había un olor fragante.

El cálido aroma de la carne acariciaba su nariz.

Seol Jihu olfateó e instintivamente se acurrucó en la fragante comodidad.

Cuando sintió algo suave en sus mejillas, eligió enterrar su cara en él.

Una pequeña sonrisa floreció en la comisura de su boca mientras una suave y blanda sensación envolvía su cara.

Sabía que estaba actuando como un niño malcriado.

Sin embargo, Seol Jihu no quería separarse del calor que sentía después de mucho tiempo.

Una de las cosas más difíciles de entrenar solo era la soledad.

Escalar una montaña día y noche sin nadie con quien hablar era más solitario de lo que esperaba.

Con cada paso que daba, su anhelo por los regaños de Jang Maldong crecía.

Extrañaba las voces de sus camaradas y la forma en que llenaban el ambiente.

Al final, sólo quería hablar con alguien, con cualquiera.

En pocas palabras, extrañaba a la gente.

Entonces, como un niño mimado, Seol Jihu continuó acurrucándose en el calor.

No quería perderse el aroma de otro ser humano.

Se sentía tan bien que si esto era un sueño, no quería despertar nunca.

'...¿Hmm?'

Justo cuando estaba a punto de perder la conciencia, los ojos de Seol Jihu se movieron repentinamente.

Sintió una mano rozando su frente.

Al principio, pensó que estaba equivocado. Pero luego la mano comenzó a frotar su cabello suavemente.

'¿No fue un sueño...?'

Seol Jihu abrió lentamente los ojos.

Vio un rostro pálido y un cabello negro mezclándose con el cielo nocturno.

Su visión era borrosa y tenía problemas para reconocer la cara. Pero aún así, podía decir que la luz de la luna estaba contribuyendo definitivamente a la atmósfera onírica.

"...¿Noona?"

A Seol Jihu se le escaparon esas palabras cuando sus ojos vieron una vestimenta blanca que parecía la túnica de un Sacerdote.

Y luego, parpadeó rápidamente unas cuantas veces.

Se dio cuenta de que Seo Yuhui no podía estar aquí.

Entonces, ¿Quién era esta persona?

La visión de Seol Jihu se aclaró y sus ojos se abrieron mucho.

"Baek..."

Sobresaltado, él se alejó del calor, pateando el suelo con ambos pies.

Luego vio una lanza verde y una túnica blanca.

Una mujer mística, exudando una sensación similar a la de un experto en artes marciales, lo miraba con ojos tranquilos.

"...¿Señorita Baek Haeju?"

"......"

Baek Haeju, que lo miraba fijamente, suspiró en silencio.

Ella se levantó lentamente, ajustando su ropa para que su frente ya no estuviera expuesto.

Seol Jihu se levantó también, nervioso.

Mirando a su alrededor, aún podía ver la enorme montaña, tan alta que su pico se perdía entre las nubes.

También vio la roca que, cada vez que fallaba en la prueba, rodaba montaña abajo y se detenía en el mismo lugar.

Parecía que había regresado al punto de partida.

Seol Jihu intentó desesperadamente recordar lo que había pasado.

Recordaba haber fallado justo antes de pasar la primera prueba.

Estuvo sentado durante un rato frustrado, antes de levantarse y cruzar el primer punto de control sin empujar la piedra. Es decir, sin pasar la primera prueba, preguntándose cómo serían la segunda y la tercera prueba.

'Tan pronto como pasé el primer punto de control, se levantaron todas las restricciones y pasé fácilmente la segunda prueba. Entonces...'

Cuando pisó el camino que llevaba hacia la cima de la montaña más allá del segundo punto de control, el mundo a su alrededor cambió instantáneamente.

La oscuridad lo rodeó, y su hermano y su hermana estaban...

El rostro de Seol Jihu se oscureció al recordar cada momento de esa experiencia.

Fue una experiencia terrible, especialmente cuando su cuerpo y su boca se movieron por sí mismos para recrear el pasado. No quisiera volver a tener una experiencia similar.

Eso era lo último que recordaba, y cuando recobró la conciencia, había vuelto al punto de partida, con la cabeza apoyada en el regazo de Baek Haeju.

O murió y fue movido automáticamente a la salida, o Baek Haeju lo movió por su cuenta.

Pensó que podría haber sido lo primero, pero estaba más preocupado sobre cómo Baek Haeju fue capaz de entrar en este espacio.

"¿De verdad... es la señorita Baek Haeju?"

Seol Jihu preguntó con curiosidad. Todavía tenía dudas de que ella pudiera ser una ilusión.

Baek Haeju habló lentamente.

"El Camino del Alma es un lugar al que sólo pueden entrar aquellos con el Estigma Divino. Así que no hay razón para que no pueda hacerlo."

Seol Jihu estaba aturdido, incapaz de entender sus palabras. Baek Haeju suspiró profundamente.

Luego ella se levantó su túnica y reveló su piel clara.

Al principio, Seol Jihu se sorprendió por su repentina exposición, pero luego notó algo en su estómago.

Sobre su pequeño pero bien formado ombligo, notó una pequeña cicatriz.

La cicatriz tenía un tenue brillo azul.

"Entré en este espacio a discreción de Ira cuando estaba en el Nivel 5."

Baek Haeju explicó, bajando su túnica a su posición original.

"En ese momento elegí recibir dos pruebas y las pasé después de un largo sufrimiento."

Sólo entonces Seol Jihu soltó un pequeño suspiro.

Ahora que lo pensaba, la Sagrada Emperatriz fue el primer Nivel 8 en la historia del Paraíso.

Aunque no era una Ejecutora, era una receptora del Vestigio Divino.

Esto significaba que ella había recorrido el Camino del Alma antes que él.

Seol Jihu ya lo sabía. Sólo lo olvidó debido al estrés que la prueba le había causado.

"¿Significa eso que has vuelto por mí? O..."

"Tan pronto como regresé al Paraíso, la Señorita Kim Hannah me pidió que me reuniera con ella."

Baek Haeju dijo.

"Me dijo que había apartado mi parte del botín, y que querías hablar conmigo. Pero que ya te habías ido. Fue entonces cuando me explicó los detalles."

"Ah, así que por eso..."

Por mucho que sonara como una respuesta preparada, tenía sentido, y Seol Jihu no tenía objeciones.

"Sí, le dije que te dijera eso. Pero antes de eso, gracias por tu ayuda. No recuerdo lo que pasó, pero siento que estuve en una situación bastante peligrosa..."

Seol Jihu se mordió los labios e inclinó la cabeza.

"¿Ya terminaste?"

Sin embargo, en lugar de aceptar su gratitud, Baek Haeju levantó la voz.

"¿Ahora puedo hacerte un par de preguntas?"

Sonaba un poco enfadada, y Seol Jihu asintió con la cabeza sin querer.

"¿En qué demonios estabas pensando?"

Los ojos de Baek Haeju se entrecerraron.

"¿Por qué pediste tres pruebas?"

"...¿Cómo lo sabes?"

"En aquel entonces, la montaña no era tan alta como ahora. Podía observar el pico desde aquí."

Las palabras salieron de su boca sin dudarlo ni un momento.

"Pero ahora, el pico es invisible. Una prueba es bastante dura, y pediste tres. ¿Cómo planeas exactamente pasarlas?"

Ella tenía razón.

Ahora que él tenía algo de experiencia con las pruebas, entendía por qué estaba tan preocupada.

"En un espacio donde el tiempo pasa diez veces más rápido de lo normal, entrenar solo sin nadie con quien interactuar es suficiente para volver loco a una persona..."

Baek Haeju se mordió el labio inferior.

"La Expedición al Reino de los Espíritus era inevitable, pero esto podría haberse evitado fácilmente. ¿No te detuvo Gula?"

"Ella lo hizo."

"¿Y aún así seguiste adelante con las pruebas a pesar de que la diosa te quiso detener? ¿Fue tu elección?"

Cuando Seol Jihu no contestó, Baek Haeju frunció un poco el ceño y lo miró con desprecio.

"¿Eres tan codicioso? ¿O disfrutas del peligro?"

No podía decir si estaba preocupada o enfadada.

'Y ella habla casualmente ocasionalmente'.

Esta mujer era realmente difícil de entender. Se había sentido de la misma manera cuando luchó con ella contra Templanza Furiosa.

Desde la perspectiva de Seol Jihu, Baek Haeju no tenía motivos para preocuparse o criticarlo.

Aún así, lo ayudó y cuidó de él.

"No es así."

Seol Jihu habló, rascándose un lado de la cabeza.

"Sólo quería ser más fuerte."

Baek Haeju frunció aún más el ceño.

"La expedición y la guerra me hicieron darme cuenta de que no puedo quedarme de esta manera. Necesito más poder para derrotar a los Parásitos."

"......"

"Sé que estoy siendo codicioso. Y sabía que las pruebas serían difíciles. Por supuesto, nunca imaginé que serían tan terribles... Eso es todo. No hago esto porque me guste el peligro."

Su razón era simple pero sincera.

"Entiendo lo que intentas decir, pero..."

Baek Haeju dio un pequeño suspiro y suavizó su rostro.

El final de su frase se desvaneció porque se dio cuenta de que estaba diciendo la verdad.

No sabía qué más decir.

"...Pero todo no tiene sentido si te haces daño en el proceso."

Después de un momento de silencio, murmuró con una mirada desolada.

"Si comes apresuradamente, es probable que te dé un malestar estomacal."

Una pequeña risa se escapó de los labios de Seol Jihu.

Mientras una mirada confusa aparecía en la cara de Baek Haeju, Seol Jihu explicó con una sonrisa.

"Nunca imaginé que escucharía eso de ti."

"¿......?"

"Si comes con prisa, es probable que te dé un malestar estomacal. Mi amiga de la infancia también solía decir eso. Decía que era demasiado impaciente..."

"Por como habla parece una persona sabia."

Baek Haeju comentó con calma.

Un silencio momentáneo descendió.

Hablar resultaba divertido, quizás porque no lo había hecho en mucho tiempo, pero no podía quedarse detenido para siempre.

Seol Jihu recordó el propósito por el que estaba aquí.

Era hora de volver a las pruebas.

Él sabía que fallaría y se frustraría de nuevo. Sin embargo, después de hablar con Baek Haeju, se sintió mucho mejor.

'¿Debería pedirle que venga a visitarme de vez en cuando?'

Le llevaría mucho tiempo llegar a la cima de la montaña.

Así que no tenía otra opción que considerar una estancia prolongada, pensó que sería de gran ayuda que Baek Haeju pudiera visitarlo de vez en cuando.

Aliviar su soledad ciertamente elevaría su moral como sucedió ahora.

Seol Jihu agonizaba sobre si preguntarle o no.

Fue entonces.

"Las pruebas se establecen en piedra desde el momento en que empiezas. Desde entonces, sólo tienes dos opciones: llegar a la cima o renunciar."

La voz de Baek Haeju sonó.

Lo que ella quiso decir es que una vez que comenzó la prueba, no podía aumentar o reducir el número de pruebas que deseaba recibir.

"Mientras seas humano, tienes tus límites. A veces la determinación por sí sola no es suficiente para lograr lo imposible. A medida que subes la montaña, la dificultad de las pruebas también aumentará. Pueden quebrar tu mente y perturbarla."

Seol Jihu la escuchó atentamente, porque ya había experimentado todo lo que ella le estaba advirtiendo.

"Sabiendo eso, ¿Todavía quieres continuar?"

Baek Haeju levantó los ojos y miró fijamente al joven.

"Por supuesto."

Seol Jihu respondió sin dudarlo.

Baek Haeju agitó su cabeza ligeramente como si esperara su respuesta.

"¿Y no vas a renunciar?"

Cuando preguntó de nuevo, Seol Jihu pensó por un momento antes de responder.

"Rendirse parece un desperdicio. Más importante aún, no podré levantar la cabeza frente a todos si me rindo ahora."

Habló con énfasis.

"Me gustaría intentarlo de nuevo. Sé que es peligroso. No puedo decir con certeza que voy a superar la prueba, pero lo intentaré con todas mis fuerzas. Y si después de eso sigo sin poder pasarla, la dejaré."

"Muy gracioso."

Baek Haeju soltó.

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

"¿Perdón?"

"No, nada."

"¿Qué quieres decir con nada? Acabas de decir 'muy gracioso'."

Disgustada, Baek Haeju abrió la boca y la cerró de nuevo.

'Sé que para ti, intentar satisfacer tu corazón significa tomar cualquier riesgo para alcanzar tu objetivo', era lo que parecía querer decir, pero ella desvió la mirada.

"Esa no fui yo. Fue la Lanza Tathagata."

"Lanza Tathagata... ¿Te refieres a esa lanza?"

"Sí, esta lanza tiene conciencia. 'Muy gracioso' es lo que me dijo cuando escuchó tu respuesta."

"......"

"Lo dije en voz alta por error. Me disculpo."

La Lanza Tathagata zumbó.

Para que el arma reaccionara de esa manera, lo que ella dijo debe haber sido cierto.

Pero por alguna razón, el zumbido de la lanza parecía protestar por su inocencia.

'Supongo que tiene sentido porque la Lanza de la Pureza también tiene conciencia. De todos modos, qué persona tan extraña'.

Seol Jihu miró sospechosamente a Baek Haeju, recordando las palabras del Pequeño Polluelo sobre su 'máscara'.

"De todos modos, entiendo lo que estás pensando."

Baek Haeju soltó una tos seca.

"El objetivo de la primera prueba debe ser empujar esa piedra hasta el primer punto de control."

Ella ignoró la mirada de Seol Jihu y dio vuelta su cuerpo, cambiando casualmente el tema.

Lentamente, se acercó a la roca.

Y luego habló.

"Vámonos."

"¿Perdón?"

"Sígueme."

Ella comenzó a empujar la roca.

"Señorita Baek Haeju. Espere un momento."

Seol Jihu la llamó, pero Baek Haeju se alejó rápidamente de él.

Era increíblemente rápida, incluso cuando empujaba una roca tan grande como un hombre adulto.

"...Se supone que debo enfrentar la prueba solo."

Seol Jihu se quejó pero cambió de opinión al momento siguiente.

'Espera un momento. ¿Tal vez ella está tratando de mostrarme algo?'

No podía entender exactamente a Baek Haeju, pero era cierto que ella había pasado las pruebas antes que él.

Tal vez al observar sus movimientos, él obtendría una pista decisiva sobre cómo subir hasta la cima de la montaña.

Sólo mirarla le ayudaría mucho.

Pensando en ello, Seol Jihu siguió a Baek Haeju a toda prisa.

Baek Haeju subió la ladera con poco esfuerzo, tal vez usando maná.

Empujó la roca con una mano, llegó al primer punto de control y miró a Seol Jihu.

"¿Cómo es la segunda prueba?"

"......"

"¿Señor Seol Jihu?"

"...No lo sé."

"¿......?"

Baek Haeju parpadeó confundida.

Seol Jihu apartó lentamente sus ojos de la mujer.

"¿Eso significa que... subiste y ni siquiera pasaste la primera prueba?"

"No me malinterpretes, no estaba tratando de hacer trampa. Sólo tenía curiosidad por saber qué sería lo siguiente. Además, me sentí muy frustrado y pensé que tal vez podría conseguir una pista si subía."

Seol Jihu confesó y Baek Haeju cerró los ojos.

Ella tenía mucho que decir pero suprimió el impulso de criticarlo.

Baek Haeju abrió los ojos de nuevo y miró fijamente la pendiente que conducía al segundo punto de control. Pensó por un momento, y luego empujó la roca por el camino.

*Retumbar*

Pronto docenas de rocas comenzaron a rodar hacia Baek Haeju, tanto delante como a su lado, como ella esperaba.

Pero Baek Haeju no se detuvo.

Ella siguió empujando la roca, levantando la Lanza Tathagata hacia el cielo.

'¿Cómo va a pasar por aquí?'

Seol Jihu miró con expectación antes de que sus ojos se ensancharan por la sorpresa.

Docenas de qi de espada verde salieron disparados de la punta de la Lanza Tathagata.

Como una fuente, el qi de espada se elevó hacia el cielo y explotó como fuegos artificiales en el aire mientras volaban hacia las rocas que caían por todos lados.

La mandíbula de Seol Jihu cayó del asombro mientras veía a Baek Haeju aplastar las rocas en millones de pedazos.

No pudo evitar admirar la forma en que ella controlaba el qi de espada.

Baek Haeju esperó a que los escombros dejaron de moverse por el aire y luego comenzó a empujar la roca de nuevo.

'¿Seré capaz de hacer lo que ella hizo cuando venga de nuevo después de pasar la primera prueba...?'

Después de pensarlo mucho, Seol Jihu sacudió la cabeza.

Incluso si pudiera de alguna manera dividir su qi de espada, no podría controlarlo tan precisamente como Baek Haeju.

'¿Debería entrenar mi qi de espada...? No, antes de eso, tengo que averiguar de qué se trata la segunda prueba'.

Mientras Seol Jihu pasaba el segundo punto de control, estaba perdido en sus pensamientos. Pero cuando sintió algo en su pecho, recobró el sentido.

La parte trasera de la cabeza de Baek Haeju lo estaba tocando.

Él se preguntó por qué se detuvo. Entonces notó que sus hombros, no, todo su cuerpo estaba temblando.

Seol Jihu pronto se dio cuenta de la razón.

Baek Haeju ya había puesto un pie en el camino más allá del segundo punto de control.

'Este lugar es...'

Donde todo se oscureció y sus traumas pasados comenzaron a perseguirlo.

"Señorita Baek Haeju."

No hubo respuesta.

Baek Haeju abrió la boca y la cerró rápidamente.

Una gota de saliva de sus labios cerrados descendió hasta el suelo.

Seol Jihu extendió su brazo para agarrarla, pero Baek Haeju rápidamente levantó su mano y le hizo un gesto para que se detuviera.

La forma en que ella reaccionó a su movimiento era una evidencia de que todavía estaba consciente.

De hecho, su otra mano todavía estaba sosteniendo firmemente la roca.

Pero a Seol Jihu le asustaba que todo el cuerpo de ella temblara incontrolablemente.

"Haeuk-"

Después de un minuto, que se sintieron más de diez, Baek Haeju exhaló.

Inmediatamente dio un paso atrás y bajó la cabeza, limpiando la saliva cerca de su boca.

"...Lo peor..."

"¿Estás bien?"

Baek Haeju no respondió.

"Recreando traumas pasados a través de ilusiones... e incluso reproduciendo el dolor físico, torturando tanto la mente como el cuerpo... Gula, imbécil..."

Murmuró para sí misma antes de girar para encarar a Seol Jihu.

Sus ojos brillaban con determinación.

"Sostén esto."

Baek Haeju inhaló, sostuvo la Lanza Tathagata al revés y la apuntó hacia Seol Jihu.

Cuando Seol Jihu agarró la lanza sin resistirse, de repente una enorme corriente de energía salió del cuerpo de Baek Haeju.

De la misma manera, una ráfaga de energía verde salió de la Lanza Tathagata y envolvió suavemente a Seol Jihu.

Fue una sensación extraña.

Uno podría llamarlo 'espejo claro, agua estancada'.

<< Nota: Espejo claro, agua estancada - es concepto taoísta chino, el cual enfatiza vivir en armonía con el tao. Recordemos que en agua estancada todo se refleja como si fuera un espejo. >>

La energía refrescante se filtró en el cuerpo de Seol Jihu, ayudando a calmar su cuerpo y su mente.

"Cierra los ojos y concéntrate en la energía."

Seol Jihu cerró los ojos como se le dijo.

Se aferró con fuerza a la Lanza Tathagata mientras Baek Haeju lo guiaba por la ladera.

Sus miedos no se habían desvanecido por completo, pero trató de reprimirlos y concentrarse en la energía.

'Ohh'.

Sintiendo una fuerte inclinación bajo sus pies, Seol Jihu exclamó dentro de su cabeza.

Algo era definitivamente diferente esta vez.

Antes, había perdido todos los sentidos.

Pero esta vez la energía que lo rodeaba parecía estar protegiendo su mente y su cuerpo.

'Así que esta es una forma de pasar por aquí'.

A juzgar por el color de la energía, Baek Haeju parecía haber usado el poder del atributo anti-maldad, también conocido como agua bendita.

La energía de Seol Jihu era similar, sólo que con diferentes colores.

'Le preguntaré si puede enseñarme cuando lleguemos a la cima'. Seol Jihu pensó y apresuró sus pasos.

De repente, el sonido de la roca rodando se detuvo.

Al mismo tiempo, Seol Jihu se detuvo porque sintió una ligera sacudida en su mano, que estaba agarrando la lanza.

Baek Haeju parecía haber dejado de subir una vez más.

'¿Qué está pasando?'

Se preguntaba si debería abrir los ojos.

"No."

Fue entonces cuando escuchó una voz aguda desde arriba.

Seol Jihu dudó de sus oídos.

Él no había hablado.

Y tampoco era la voz de Baek Haeju.

Nunca había escuchado esta voz antes. No, espera. ¿Lo había hecho? Por alguna razón, la voz le parecía familiar.

"Ese tipo detrás de ti, no merece estar aquí todavía. Regresa."

Seol Jihu abrió los ojos.