Reciente

sábado, 25 de julio de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 166

Capítulo 166. Palacio del Rey Mono (10)


"Gracias."

Yeon-woo asintió con la cabeza ante el vestigio del Rey Mono. No lo había ayudado realmente, pero le dio esta oportunidad.

Y Yeon-woo pudo aprender algo después de observar el vestigio. Que todavía tenía un largo camino por recorrer. También estaba seguro de que sería capaz de llegar a ese punto si continuaba entrenando.

"Sé que realmente no piensas eso."

El Rey Mono sonrió y lo despidió agitando la mano. El espacio se retorció y se abrió un portal rojo. 

"Entonces basta de hablar. A través de eso, puedes volver al lugar de donde viniste."

Yeon-woo estaba a punto de entrar en el portal, pero giró la cabeza después de recordar algo. 

"Uh, también."

"¿No me has escuchado? Las preguntas que..."

"¿No eran sólo las preguntas sobre la misión las que estaban limitadas?"

"¿Mm? ¿Es una pregunta sobre la misión?"

El Rey Mono inclinó su cabeza. Como si se estuviera preguntando que quería preguntarle. 

Yeon-woo se alejó del portal y extendió su brazo derecho hacia él.

"¿Sabes algo de este brazalete?"

"¿Brazalete?"

El vestigio del Rey Mono examinó el brazalete de Yeon-woo, pensando en golpearlo fuertemente si se trataba de una estupidez. 

No, no sabía si la palabra brazalete era apropiada. Tal vez 'esposas' sería mejor. La cadenas negra que cubría el brazo de Yeon-woo era muy llamativa. Tan negra como el cielo nocturno. 
 
El Rey Mono miró el brazalete con una expresión de interés, pero su cara se volvió rígida después de examinarlo de cerca. 

"¿Tú, esto?"

"Creo que está hecho del mismo material que el Ruyi Bang. ¿Estoy en lo cierto?"

"¿De dónde has sacado esto?"

Yeon-woo había decidido decirle la verdad, pero el vestigio del Rey Mono había hecho preguntas primero. Así que, se saltó las partes importantes y dijo que Astrape había tomado esta forma cuando estaba en la Tesorería del Olimpo. 

<< Nota: Recordemos que Astrape fue absorbido por la Desesperación del Rey Negro en el capítulo 76. >>

Y el vestigio puso una expresión inusual.

"¿Cuál es su función?"

"Creo que tiene que ver con las almas."

"¿Se ocupa de los muertos?"

"Sí."

"¿Y qué tan poderoso es?"

Yeon-woo agitó ligeramente su mano e invocó los Monstruos Excéntricos. Las sombras se extendieron y las criaturas monstruosas salieron. 

Los ojos del vestigio se estrecharon por completo, pensando profundamente. Era un poco incómodo verlo tan serio porque siempre había estado muy relajado. 

Pero Yeon-woo esperaba conocer el secreto del brazalete. Porque sólo entonces sería capaz de desbloquear las opciones restantes.

"Ni siquiera un Nigromante puede hacer esto. Tienes que estar al menos al nivel de..."

Había innumerables tipos de jugadores en la Torre, pero sería difícil encontrar a alguien que manejara hábilmente las almas. La línea entre la vida y la muerte estaba definida, e incluso si pudieran manejarla, había límites. 

Pero apenas el vestigio observó la Desesperación del Rey Negro, se dio cuenta de que se trataba de un artefacto que superaba la lógica.

Además, era un artefacto que incluso absorbió a Astrape, que según los rumores era una lanza que podía expulsar relámpagos. 

Tal vez, este brazalete podría estar cerca del Ruyi Bang.

Pero lo que más le interesaba era el material con el que estaba hecho el brazalete. Hierro Divino. Pensar que el extraño material utilizado para hacer el Ruyi Bang, también se había usado en el brazalete. Y estaba completamente hecho de ese hierro.

"En primer lugar, es Hierro Divino como dijiste."

Yeon-woo asintió con la cabeza. 

"Sin embargo, no sé lo que es, no importa cuántas veces lo examine. Algunas cosas que me vienen a la mente, pero su apariencia es completamente diferente. Y su nivel es alto. Esto es definitivamente el arma de un dios. Sin duda."

Yeon-woo estaba decepcionado por el hecho de que no había sido capaz de obtener información sobre el brazalete, pero sus ojos brillaron con sus últimas palabras.

El arma de un dios. 

Había supuesto que era algo similar desde el momento en que absorbió a Astrape, pero ahora estaba seguro. 

Podría ser comparado con Aegis... No, quizás sea más poderoso que Aegis. 

Entonces, ¿Quién era el Rey Negro?

"¿Dijiste que había dos artefactos más como este?"

"Sí."

"No sé quién llegó a esa conclusión, pero estoy de acuerdo. Cuello y pies. Hay artefactos adicionales. Y probablemente tienen una forma similar, como los objetos que utilizaría un prisionero."

El vestigio del Rey Mono cruzó sus brazos.

"¿Quieres saber algo gracioso?"

"¿Qué?"

"Se sabe que el hierro divino es tan raro que ni siquiera los dioses y demonios pueden usarlo, ¿Verdad?"

"Sí."

"¿Pero sabías que es lo contrario?"

"¿Qué quieres decir....?"

"No es algo que no puedan conseguir, es que en realidad le temen."

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron ante la inesperada sentencia. 
 
El Rey Mono se rió como si la expresión de Yeon-woo le pareciera graciosa y continuó hablando. 

"Este hierro es la única herramienta que puede sellar a los dioses y demonios."

"¡......!"

"El hierro divino se usaba para controlar a los dioses que hacían malas acciones. O para luchar. El Ruyi Bang se usó también para sellar a los Demonios Reyes".

Yeon-woo pensó en la leyenda del Rey Mono que había viajado con Tang Sanzang. En ese momento, los Demonios Reyes que se habían interpuesto en su camino fueron fácilmente repelidos. Eso estaba descrito en el Viaje al Oeste.

"Lo mismo ocurre con tu herramienta."

El vestigio del Rey Mono se acarició la barbilla. 

"Parece algo usado para atar a un prisionero. Y se convirtió en propiedad del prisionero a través de su vestigio porque estuvo atado con eso durante mucho tiempo. Creo que es alguien relacionado con la muerte. Pero eso es todo lo que puedo saber."

Yeon-woo asintió con la cabeza. Esto bastaba. 

Ahora estaba seguro de que el Rey Negro era alguien poderoso al que incluso los dioses temían, y que estaba relacionado con la muerte. 

Entonces, su rango de investigación se reducía. Sentía que podría averiguar quién era, si el rango se cerraba un poco más. 
 
Yeon-woo expresó su gratitud de nuevo. El Rey Mono agitó su mano como si no fuera nada. 

"Vi algo interesante por primera vez en mucho tiempo. No sabía que había alguien parecido a mi verdadero cuerpo. Ah, y si conoces mi cuerpo real, no lo muestres. Su codicia por los tesoros es extraordinaria".

"Tendré cuidado."

Y desapareció en el portal rojo.

Con eso, el mundo imaginario se cerró.

"Jejejeje. Un tipo interesante".

Los ojos del Rey Mono brillaron.

En realidad, desde que Yeon-woo había entrado, había estado espiando sus diferentes facetas.

"Despertó la energía de un dragón. Eso recuerda a alguien. ¿No te parece?"

El vestigio levantó su cabeza al cielo. El dios dragón lo miró y asintió con la cabeza.

Ya que su antiguo maestro había luchado de esa manera en el pasado. Sintió un extraño déjà vu. 

No lo expresó, pero el dios dragón le había dado a Yeon-woo muchos beneficios. Liberándolo de su cansancio con la piedra Cintamani y dejando que se relajara con la brisa.

El vestigio del Rey Monose dio la vuelta, sonriendo amargamente por los viejos recuerdos. 

Y algo le vino a la mente. 

Había dicho que no sabía qué era el brazalete, pero en realidad, sí lo sabía. Simplemente no lo reconoció de inmediato. 

Ese material y esa forma sólo se usaron en una persona, así que resultaba fácil reconocer su origen.

"Ese bastardo de Hermes, supongo que estará ocupado."

Y mientras murmuraba palabras misteriosas para sí mismo, el vestigio del Rey Mono sintió algo agudo estremeciendo su mente. 

El espacio estaba tratando de abrirse. 

Pensó que podría ser Yeon-woo porque dejó algo atrás. Pero al darse cuenta de que la longitud de onda no le resultaba familiar, su cara se volvió rígida. 

El dios dragón torció su cuerpo y empujó la piedra de Cintamani hacia adelante. Como consecuencia, la expresión en su rostro se suavizó.

Estaban en el mundo imaginario del vestigio del Rey Mono, que era como su territorio sagrado. 

No importaba que no fuera el Rey Mono, seguía siendo bastante fuerte. Así que sería imposible para los más grandes dioses del piso 98 entrar por la fuerza. 

Así que el hecho de que alguien entrara fácilmente significaba una cosa. 

Su cuerpo real se movía, o se trataba de 'algo' relacionado con él. Ya que nadie pediría permiso para entrar en su propia casa.

El espacio se dividió y un portal rojo se abrió. 

El vestigio del Rey Mono podía sentir una energía familiar más allá de portal. 

Era una energía aguda y pesada. Sólo su forma había cambiado, todo lo demás se sentía igual.

Entonces, un chico pequeño entró en el mundo imaginario. 

Una sonrisa traviesa, y una pequeña altura. Se arrodilló e inclinó la cabeza. 

En este momento, Kindred mostró un nuevo lado de sí mismo. Como si estuviera saludando al dios al que servía, habló con modales educados. 

"Otra cara del gran Rey del Cielo. He venido a servirte."


***


Cuando salió, todos los beneficios que recibió del dios dragón desaparecieron y pudo sentir de nuevo las limitaciones de la quinta montaña. 

Sin embargo, ya no le resultaba difícil sentir las cosas a través de la Percepción Extrasensorial.

Yeon-woo giró su cabeza. 

'¿Ya se han ido?'

Extendió su Percepción Extrasensorial a través de la mazmorra. Afortunadamente, no pudo sentir a Kahn y a Victoria. Puesto que no habían cuerpos, parecía que habían evitado el Ejército del Diablo. 

Kahn definitivamente se habría dado cuenta de que se trataba de una trampa de Kindred.

Si Victoria hubiera logrado recuperar su maná, habría podido ocultar sus presencias. 

Así que amplió el alcance de su Percepción Extrasensorial y buscó en el exterior de la mazmorra para comprobar si Kindred o el Ejército del Demonio seguían en el lugar. 

Parecía que se habían ido. No pudo encontrar ningún otro rastro. 

Entonces, ¿A dónde se habían marchado?

Yeon-woo entrecerró los ojos, pero sacudió la cabeza un momento después. Era algo bueno que se hubieran ido. Aunque si estuvieran aquí, no sería difícil esconderse de ellos.

En este momento, bastaba con que Kahn y Victoria hubieran escapado a salvo. 

Suspiró aliviado y se dirigió hacia donde estaba el cuerpo de Rebecaa. Resultaba difícil reconocer su figura ensangrentada.
 
Yeon-woo se sintió triste. A pesar de que no se conocían, pudo darse cuenta de que ella era responsable y sabía cómo cuidar de sí misma. 

Además, aunque ella no estaba en las mejores condiciones, trató de salvar a Victoria que estaba en peligro. El hecho de que fuera la apóstol de Cernunnos hizo que se interesara aún más en ella. 

El dios de la caza. Su nombre no era tan conocido, pero sabía que estaba entre los dioses más grandes. 

'¿Hay alguna forma de recuperar el alma de esta persona?'

El Brazalete Negro sólo le permitía tomar las almas de los que mataba. Ella no estaba incluida en eso. 

Y su alma no estaba en este lugar. Probablemente ya había regresado a Cernunnos. 

Yeon-woo dudó por un momento, y puso su cuerpo en el Intrenian. 

Había un método que podía probar, aunque a ella no le gustara. Si ella se negaba, él podía devolverla a su estado original. 

Luego, mientras caminaba, sus llamas azules comenzaron a extenderse. 

Engulleron todos los fragmentos de las estatuas gigantes y estatuas con cara de mono, e hicieron que la estela que contenía las 72 Artes se volviera ilegible.
 
Durante ese proceso, también purificó todos los vestigios que quedaban. Los rastros del Rey Mono en las paredes y en el techo, también desaparecieron. 

'No hay necesidad de dejar nada atrás'.

Yeon-woo planeaba borrar todo antes de irse.

El vestigio del Rey Mono lo había dicho. Que las piezas del Ruyi Bang estaban esparcidas por toda la Torre, y que había muchos sucesores tratando de buscarlas. 

Entonces tenía suficiente. No necesitaba nuevos rivales. 

Y más que nada, no podía dejar que nadie más tomara las Cosas del Cielo para sí mismo. 

Especialmente el Ejército del Demonio. 

Entonces, ese día. 

La mazmorra ubicada durante mucho tiempo en la quinta montaña, fue derrumbada. 

Después de todo, Yeon-woo entró en el portal al piso 21.