Reciente

martes, 28 de julio de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 37

Capítulo 37. ¿Me Concedes Este Baile? (2)


"Byun Gyongbaek de Oberde", ella saludó, "Es un placer verte". Le dio con sus palabras una sonrisa brillante. Él estaba lleno de confianza, y Leah podía ver por qué.

Todo su conjunto consistía en seda púrpura, que lo cubría de la cabeza a los pies. No pudo evitar sentir que era un gran desperdicio que Byun Gyongbaek llevara una ropa rara y costosa, en lugar de cualquier otro.

Su cara estaba notablemente sonrojada a pesar de que apenas estaba empezando el banquete, y el color púrpura sólo le hacía parecer más ridículo de lo que era. Leah trataba de contenerse y mantener su expresión.

'Esto es un poco desagradable', pensó Leah pensó Leah mientras lo examinaba rápidamente. 'Es la imagen misma de la codicia'. Ella reflexionó antes de forzarse a pensar en un cumplido para adaptarse a la situación.

"Qué atuendo tan agradable tienes". Ella finalmente dijo eso con una sonrisa gentil, y él sólo sonrió con orgullo.

"Por supuesto que sí, me esforcé por estar presentable para ti." Presumió, y Leah supuso que si le daba la oportunidad, le enviaría un vestido que combinara con ella. Leah sólo se rió a medias cuando recordó los acontecimientos de la noche anterior

A pesar de que todos sus guardias fueron diezmados, Byun Gyongbaek no parecía afectado por ello. Sin embargo, parecía que le quería restregar en la cara a Ishakan que Leah era suya. 

De repente, el hecho de que Byun Gyongbaek había mencionado esa noche que conocía prostitutas que se parecían a ella apareció en su mente, y se contuvo de fruncir el ceño. Y luego sus pensamientos se dirigieron a los actos igualmente traicioneros que ella también había hecho.

"¿Puedo tener el honor de bailar contigo?" Finalmente se lo pidió, ofreciendo su mano. A pesar del deseo de decir, 'no gracias', Leah no tiene otra opción que aceptar. Después de todo, a los ojos del público, Leah le pertenecía.

Ella le tomó la mano, con un disgusto expertamente disimulado. Al momento siguiente, él la sorprendió cuando hizo que se entrelazaran sus dedos. Leah miró hacia abajo a sus manos entrelazadas.

Si ahora le resultaba difícil tomarle la mano, odiaba pensar en cómo se sentiría cuando llegara la temida luna de miel. Ella dejó escapar un suspiro.

Mientras bailaban, la alegre música del festival se detuvo de repente. Las conversaciones cesaron poco después, al igual que las risas, y todos los hombres que estaban bailando se mantuvieron parados imponentes frente a su pareja de baile.

Ishakan había estado esperando el momento perfecto para tenderles una emboscada. Se acercó y se detuvo justo delante de ellos, extendiendo su mano de manera atrevida, desafiando a la princesa a rechazarlo.

"¿Me permite al menos una canción, princesa?", preguntó con una sonrisa encantadora. Estaba ignorando la etiqueta de Estia.

Leah sabía que la estaba provocando, sus costumbres exigían que su primer baile fuera con los miembros de su familia o con su prometido. Ni siquiera había esperado a que terminaran cuando intervino a propósito para pedirle uno.

Leah miró fijamente la mano que le ofreció, pensando en las implicaciones de cada respuesta. Al considerar que tardaba demasiado en responder, Byun Gyongbaek frunció el ceño a Ishakan.

"El Rey de los Kurkan". Dijo y los ojos de Ishakan, como los de un halcón, se dirigieron hacia él.

Byun Gyongbaek retiró su mano de Leah, y la envolvió alrededor de su cintura, acercándola a él en una demostración audaz.

"Me disculpo, pero la princesa es mi prometida." Señaló en un tono cortés, e Ishakan se rió secamente antes de que sus labios hicieran una mueca de desprecio.

Byun Gyongbaek estaba encantado con el claro disgusto que vio en la expresión de Ishakan. ¡Sentía como si acabara de dar un gran golpe al orgullo del Rey Bárbaro! En un tono engreído, Byun continuó frotando la sal en la herida...

"Es costumbre en Estia, que el primer baile de la princesa me pertenezca." Dijo con una sonrisa, "Espero que lo entiendas". Estaba tan seguro de sí mismo que pasó por alto un simple hecho.

No se trataba de un hombre ordinario con el que estaba luchando, sino el Rey de lo Kurkan. Y como rey, era lo suficientemente civilizado como para dejar que terminara de provocarlo, pero él sería el último en reír.

"¿Es así?" Simplemente bromeó, y Byun Gyongbaek lo miró confundido, "Pensé que todo este banquete se había organizado en nuestro honor". Ishakan mencionó, mirando a su alrededor para enfatizar, y Byun pudo sentir su sangre hirviendo de frustración.

"Rey o no, la tradición dicta..." se detuvo, cuando Ishakan dio un paso adelante. Ishakan continuó mirándolo fijamente. La gente cercana también miraba absorta, deseando ver lo que pasaría a continuación.

"¿De esta manera Estia trata a sus estimados invitados?" Preguntó levantando su barbilla. Su tono de voz era bajo y tranquilo, pero el viento lo llevó sin esfuerzo.

Incluso los Kurkan se detuvieron en medio de sus actividades. Miraban de forma fulminante a Byun Gyongbaek, que estaba en un acalorado intercambio de palabras con su rey.

Sintiendo sus miradas desde atrás, Byun Gyongbaek podía sentir la sofocante atmósfera. Otros nobles fueron lo suficientemente sabios como para proceder con sus actividades en silencio, conscientes de sus extraños invitados. Podía sentir el sudor rodar por sus sienes mientras intentaba mantenerse firme.

Ishakan dirigió su atención a Leah... "¿Princesa? ¿Qué tienes que decir?" Le preguntó con una amplia sonrisa.

Notando que estaba acorralada, Leah sintió que la multitud la miraba fijamente y, resignada, aceptó el baile, poniendo su mano en la suya que estaba extendida. Ella notó inmediatamente lo cálidas que estaban sus manos.

Apretando los dientes en una furia silenciosa, Byun Gyongbaek renunció a su control sobre ella. Los miró a ambos por última vez antes de alejarse echando humo.

La multitud se dividió mientras Ishakan y Leah se movían hacia el centro del salón de baile. La figura pálida y el cabello blanco plateado de Leah, que fluía suavemente con cada movimiento, en contraste con el cabello castaño oscuro y la piel bronceada del Rey, cautivó sus miradas.

Incluso sus túnicas contrastaban enormemente, pero combinaban muy bien juntas.

Cuando comenzaron a bailar con gracia entre la multitud, los nobles cercanos volvieron a sus asuntos a medida que el ambiente bullicioso y alegre regresaba.

A pesar de estar tan cerca físicamente, puesto que Leah prácticamente se aferraba a sus hombros mientras Ishakan agarraba a su cintura, el resto del baile se hizo en completo silencio.

Pero este silencio no duró mucho tiempo ya que algunos de los Kurkan gruñeron hacia la dirección donde se encontraban los músicos, quienes, con miedo, inmediatamente comenzaron a tocar una vez más.

Era una música sólo para ellos dos.