Reciente

viernes, 31 de julio de 2020

I Raised A Black Dragon - Capítulo 75

Capítulo 75.  Regreso del Mayordomo


"Entonces, cuéntalo todo." Park Noah se atrevió, apretando los dientes, y luego soltó el cuello de la camisa de Adrian.

Adrian le agarró el brazo y se quejó: "Oye, me he estado encargando de todo para ti en estos últimos días, ¿Y me estás devolviendo mi generosidad siendo tan cruel? Ni siquiera quiero mucho. Sólo una vez a la semana. ¿Tampoco te agrada eso?"

"......"

"Vamos a reunirnos y hacer algo divertido. Vamos a acompañarnos en nombre de traer recuerdos."

"......"

"¿Por qué me miras como si fuera un tipo asqueroso? Estoy tratando de ofrecer una negociación en la que todos salgan ganando. Puedo observar al dragón de cerca, y tú aprenderás de mí a cómo controlar tu maná."

El balbuceo de Adrian le pareció divertido a Park Noah. Sospechando, preguntó. "¿Realmente lo necesitas? ¿Por qué te gusta tanto Mu?"

"Todos los magos temen a los dragones. Es un dragón que regresó al mundo después de quinientos años de desaparición. ¿Cómo podría no estar interesado en esa criatura como el Ministro del Departamento de la Magia de Laurent?" Sonrió, dando una suave caricia en la mejilla de Park Noah.

"¿Qué dices, un segundo trato?" Extendió su mano.

En la esquina, Kyle Leonard estaba parado con los brazos cruzados, observando su intercambio 'secreto'. Park Noah miró brevemente por encima de su hombro y luego murmuró.

"...Lo pensaré. Así que mantén tu boca cerrada por ahora."

"Bueno, de acuerdo con sus órdenes."

Aunque no hubo una confirmación explícita, los ojos de Adrián brillaban de triunfo mientras las comisuras de su boca se enroscaban en una ligera sonrisa como si hubiera conseguido lo que quería.

"Si mi cara y mi nombre aparecen mañana en la primera página del periódico, será todo culpa tuya. Nunca verás la cola de dragón, y mucho menos un dragón. ¿Entiendes?" Park Noah lo amenazó, estrechando sus ojos hacia él.

"Mi Ellie también tiene una cara bastante amenazadora. Está bien, lo prometo." Adrian levantó la mano derecha de Park Noah y presionó sus labios suavemente contra el dorso de la palma de su mano. Luego, la soltó antes de que pudiera arrebatarle la mano y se despidió.

"Te veré en Tezeba, entonces, Eleonora. Oh, no me mires tan ferozmente. Señor Leonard, ya puedo volver a Lunazel."

"Por favor, regresa tan rápido como puedas. Habrá un coche esperando fuera." Kyle Leonard respondió formalmente.

Park Noah suspiró con alivio. Sin embargo, no pudo durar mucho tiempo.

"...Entonces, Señorita Noah. Déjeme aclarar algo."

"Sí, sí..."

Poco después de que Adrian se fuera, el frío investigador cambió su actitud y comenzó a dar un montón de sermones.

"No importa cuán desconectada haya estado del mundo, ni siquiera ha mirado el periódico en los últimos dos años... Los rostros de los ministros de cada departamento aparecen en la primera página del periódico todos los días. ¿No ha visto su cara? ¿Eres una incivilizada?"

"...¿Sabes que me siento como una basura cuando hablo contigo?"

"¿Y si te pasara algo? Sólo quería que llegaras a Battuanu sin ningún problema, pero... Normalmente, no te gusta mover ni un dedo, entonces, ¿Por qué te suceden tantos acontecimientos?"

'Si me quedo quieta, tendré este reproche durante un mes', pensó Park Noah. Rápidamente frunció el ceño y se tocó la frente. "Oh, mi cabeza..."

"Eso ya no funciona."

"He estado sintiendo frío desde la mañana. Sólo quiero que el mayordomo me cuide."

"......"

"Realmente he estado enferma. ¿No sientes la fiebre?" 

Ella agarró su mano, la presionó contra su mejilla y luego, contra la parte posterior de su oreja. Era la forma habitual del investigador para comprobar su temperatura.

Kyle Leonard hizo una pausa por un momento y no mucho después, exhaló un suspiro. Entonces, sujetó la parte posterior del cuello de Park Noah con una mano, sintiendo el calor. "¿Has estado en el hospital?"

"Sí, tengo la medicina, pero no funciona."

"Mano".

"¡Mano!" Park Noah repitió, estirando su brazo.

Kyle Leonard la agarró de la muñeca y comprobó el flujo de maná. Park Noah, también, podía sentir su pulso irregular.

"Usaste la magia de Mu. ¿Qué pasó con el Ministro...?" Kyle Leonard entrecerró los ojos, mirando directamente a Park Noah.

"¡Oh, no pude evitarlo! Si no tomaba prestado el poder de Mu, iba a ser asesinada. Tiempo después, fui atrapada en mi habitación, así que me vi obligada a pedirle ayuda a Mu para tratar de someterlo. Eso es todo."

"Si no sabías que era el Ministro, ¿Quién demonios creías que era?"

"No lo sé, pero era mi compañero de cama."