Reciente

miércoles, 22 de julio de 2020

I Raised A Black Dragon - Capítulo 71

Capítulo 71. Sabor De La Ley


Los oscuros ojos rojos del dragón brillaron ante la orden de su ama. Su palabra había sido suficiente. En un rápido momento, el cuerpo de Adrian fue arrastrado hacia afuera por una fuerza invisible.

"¡......!"

¡Bang! La puerta de la habitación se cerró de golpe en su cara. El humo negro salió de la puerta, emanando una débil amenaza, pero sólo duró un momento.

"...Hmm, este es otro descubrimiento inesperado." Adrian se paró en el pasillo desierto y ordenó sus pensamientos. Debe haber una razón por la que el marcado aún no está completo, reflexionó. "...Vamos a profundizar un poco más."

De repente, un pensamiento cruzó su mente. Era mejor quitar el marcado antes de que estuviera completo.

Bip. Bip. El reloj sonó de nuevo, pero fue ignorado una vez más.


*


Ya han pasado seis días desde que llegaron a Battuanu y los trenes todavía están fuera de servicio. Según el periódico de la mañana, la vía férrea había sido sometida a un poderoso hechizo desconcertante.

Una magia tan poderosa se había aplicado en todo el continente. Sin embargo, había muy pocos magos que podían deshacer el hechizo.

Un par de magos veteranos residieron en Laurent, uno de los cuales era Eleonora Asil y el otro, el actual ministro de magia. Pero ya se presumía que la bruja más infame no sería de ayuda.

"¿Dónde diablos está el ministro?" El personal de la cafetería, al que se le había hecho la misma pregunta durante seis días, se encogió de hombros.

"No lo sé. Dice que está en unas largas vacaciones. He escuchado que han perdido el contacto. Y de hecho... he oído que hay otra razón por la que este trabajo dura tanto tiempo."

Park Noah sorbió su bebida de cacao y levantó la cabeza, "¿Por qué?"

"Lo escuché del guardia de seguridad. Dijeron que querían resolverlo internamente en la Oficina de Seguridad de Investigación. Pero era más grave de lo que pensaba. Por eso pidieron la cooperación del departamento de la magia hace tres días. Ya han pasado cinco días desde que la red ferroviaria se paralizó."

Park Noah entonces recordó su llamada telefónica con Kyle Leonard. Había escuchado a algunas personas hablando en el fondo que alguien del departamento de la magia había sido descubierto en contacto con Yulem. 'Oh, Dios mío, ¿Hasta dónde llega esto?'

"De hecho, me gustaría que se suspendiera unos días más. El negocio va bien debido a la multitud de clientes."

El personal tenía razón. Para cuando Park Noah llegó en su primer día, había menos de diez comensales en la cafetería, pero ahora parecía haber más de treinta. La repentina suspensión de los servicios ferroviarios obligó a todos los viajeros a usar ferry, haciendo difícil la adquisición de boletos ahora.

Ella intentó contactar de nuevo a Kyle Leonard para comprobar si estaba en camino o no, pero repetidamente no pudo comunicarse con él. Al final, se quedó atascada en una situación en la que no podía hacer nada.

Para empeorar las cosas, su condición se había vuelto peor cada día que pasaba. Pero no podía echarle la culpa al tren solamente. Resultaba evidente que su cuerpo se debilitaba cada vez que Muell usaba un pequeño truco de magia. Sin embargo, Park Noah no tuvo otra opción ayer.

Mientras un profundo suspiro escapaba de sus labios, el personal le habló al chico de cabello rizado con afecto.

"¿Quieres un poco de chocolate también, bebé?"

"Deberías aceptarlo, Mu. Dale las gracias."

El niño rió como un ángel y respondió. "Gracias..."

"...Bien hecho."

Park Noah se puso el sombrero en la cabeza. Al momento siguiente, una voz brillante resonó desde atrás con una sincronización fantástica.

"Hola, Ellie. Buenos días."

"...Buenos días, maldito acosador."

"¿Sigues enfadada?" Adrian sonrió tan alegremente que ninguna persona ordinaria podría enfadarse ante semejante imagen. Pero por supuesto, la inocencia fingida nunca funcionaría en una mujer astuta.

Ella dobló el periódico por la mitad y se levantó de su asiento. Luego, encaró al hombre, mostrando una sonrisa en su rostro.

"¿Sabes qué? ¿Por qué no eliges una de las razones más probables por las que te infiltraste en una habitación donde dormían una chica y un niño? Número uno, para apoderarse de una mujer. Número dos, para secuestrar a un niño. Número tres, para robar."

"Número cuatro, estoy preocupado por una mujer que no ha comido en todo el día y está atrapada en su habitación. ¿No tienes esa opción?"

"Sí. No existe tal cosa."

La percepción de Park Noah de que Adrian Rossinell era de alguna manera útil, había desaparecido sin dejar rastro. Parecía un ángel enviado desde el cielo, pero cuando vislumbró el núcleo, era un depravado. Ella estiró su brazo al acosador lascivo.

"Dame tu mano, Adrian."

"¿Mano?"

Sin demora, Adrian puso su mano en la de ella, aún con una brillante sonrisa. Parecía un perro inocente con ese gesto. Park Noah sonrió con igual afecto al hombre rubio. Entonces, de repente, sacó una cuerda, que bloqueaba el flujo de maná, que había escondido bajo su abrigo, y le ató los brazos de inmediato.

"Eh..."

"Eh, ¿Qué 'eh'? Sígueme. Tienes que probar el cosquilleo de la Ley Imperial. Mu, no matas a alguien, lo atrapas de esta manera, y lo entregas a un guardia de seguridad o a un investigador como Kyle. ¿De acuerdo?"

Era natural que los acosadores fuesen castigados con violencia. 'Si pensaste que te dejaría ir después de anoche, ¡Fue un gran error de cálculo!'