Reciente

martes, 14 de julio de 2020

I Raised A Black Dragon - Capítulo 66

Capítulo 66. Un Encanto No Tan Irresistible


¿Hay alguna mujer capaz de no enamorarse de un hombre apuesto que la seduzca? Bueno, hay una, Park Noah. Ella simplemente suspiró, arreglándole el cabello a Adrian, y luego colocó su palma sobre su rostro mientras él intentaba besarla.

"No pronuncié ni una palabra que implicara que quería empezar de nuevo contigo."

"Han pasado menos de tres segundos desde que te pedí que no me alejaras demasiado. ¿Lo estás haciendo porque acabo de decírtelo?"

"Eres más guapo cuando mantienes la boca cerrada". Park Noah le dio la espalda a Adrian y se distanció de él. Cuando el espacio entre ellos creció cinco pasos de nuevo, Adrian arrastró sus pies. Dio lentamente el primer paso, pero rápidamente se apresuró, sacudiendo la cabeza con una sonrisa en los labios.

"De todas formas soy guapo, ¿No?"

"Mantén una distancia como mínimo de dos pasos. No te creeré hasta que vaya a Tezeba y confirme todas tus coartadas."

"No seas demasiado dura conmigo. Sabes, ¿Por qué no nos tomamos un descanso en Battuanu? Estamos en la playa, así que los mariscos son realmente deliciosos. ¡Ellie, ven conmigo!"

Pero Park Noah estaba demasiado agotada para cualquier actividad de esparcimiento. Sólo quería llegar a un hotel y dormir justo después de llegar a su habitación.

Y eso fue lo que hicieron, el hombre rubio todavía arrastrándose como un cachorro perdido.


*


Muell miró fijamente al hombre que comenzó a seguirlos desde hace tres días. Llevaba una cabellera dorada, que era tan hermosa que incluso el pequeño dragón no podía dejar de admirarla.

Al principio, Park Noah era extremadamente precavida y desconfiaba del hombre. Sin embargo, después de unos días, renunció a sus dudas y recorrió toda la ciudad con Adrian a sus espaldas.

Ella fue al hospital a tomar algún medicamento, cenó, se detuvo en las fuerzas de seguridad, regresó al hotel y durmió como una persona muerta por una noche.

Al día siguiente, volvieron a la estación de tren. Park Noah estaba ansiosa por dirigirse a la capital inmediatamente, pero tristemente, las cosas no salieron como ella quería.

"¿Por qué? ¡Ya reservé el boleto ayer!"

"Lo siento, dama. El ataque al tren en Central Edman ha causado que se paralizara la red ferroviaria nacional de Laurent, obligando a la suspensión temporal de las operaciones de los trenes."

"¿Qué?" Park Noah tuvo una larga pelea con el empleado de la estación en la taquilla de la estación central de tren en Battuanu, mientras Muell estaba sentado en el mostrador, murmurando sobre los dulces que Park Noah le había dado, y escuchando su conversación.

"El accidente ocurrió en Edman, ¿Por qué está Battuanu afectado?"

"Aunque el ataque ocurrió en el tren que se dirigía a Central Edman, existe la posibilidad de que el culpable también se haya infiltrado en el tren a Battuanu... Nos vemos obligados a examinar todo de nuevo. No podemos evitarlo, Dama."

"Haaa... ¿Entonces cuándo se reanudarán las operaciones?"

"Eso... Hay una suspensión temporal ..." El trabajador de la estación sudaba intensamente y sus palabras se volvieron borrosas. Era evidente que estaba harto de las protestas de los pasajeros que habían estado lloviendo desde la mañana.

"Lo entiendo. ¿Puedo usar el boleto más tarde? ¿O un reembolso? Mejor, entonces, por favor, devuélvame el dinero..." Park Noah dijo, suspirando profundamente.

Mientras ella le devolvía el boleto, unos cuantos gruñidos que se le escaparon de los labios. A lo lejos, Adrián miraba un reloj con la espalda apoyada contra un pilar. Cuando el reloj sonó una alarma, tocó un botón y cerró la tapa. La alarma dejó de sonar.

"Vamos, Mu. Creo que deberíamos quedarnos aquí unos días más". Park Noah suspiró profundamente y dejó la estación, arrastrando su maleta.

El de cabello rizado la siguió, sus zapatos hacían un suave chirrido cada vez que caminaba. Mientras ella caminaba lo suficientemente lento como para igualar el ritmo de un niño de tres años, murmuró para sí misma.

"¿Debería realmente tomar un barco...? Oh, no quiero marearme. Esperemos al mayordomo. Esperemos un día más..."

Cuando terminó de hablar, volvió a suspirar una vez más. Ella sacudió la cabeza y le compró unas manzanas a un vendedor ambulante. Muell agarró una manzana más grande que sus dos puños juntos. Park Noah tomó una y la tiró detrás de ella sin mirar.

"Hey, acosador. Come tú también."

"Gracias."

Muell sujetó la manzana con fuerza y miró hacia atrás de Park Noah. El hombre rubio sostenía un reloj de bolsillo dorado en una mano mientras con la otra jugaba con una manzana, lanzándola al aire.

Cuando sus ojos se encontraron, el hombre sonrió suavemente y bajó la mirada ligeramente. Era un gesto inconfundible.