Reciente

jueves, 9 de julio de 2020

I Raised A Black Dragon - Capítulo 63

Capítulo 63. ¿Otro Mayordomo En Proceso?


Park Noah comenzó a cortar el pie que trajo de la posada, disfrutando del silencio momentáneo en su cabina. "Esto es muy delicioso. ¿Verdad?"

<< Nota: Pie - es un pastel o tarta que generalmente está hecho de una cubierta de masa de hojaldre que contiene un relleno de varios ingredientes dulces o salados. >>

"Sí, pero él me dijo que no dejara que Noah comiera alimentos no saludables. Si lo haces, no cenaré."

"No. Tú también vas a cenar. Ahora si no consumo tres comidas al día, me enfermo rápidamente."

Adrian Rossinell escuchaba su conversación, su barbilla descansaba en la palma de su mano. Frente a él, Muell terminó su porción, lamiendo la punta de sus dedos con deleite.

Park Noah abrazó al niño y apoyó su cabeza contra la ventana. 'Creo que estoy mejorando debido al azúcar, o tal vez no...'

Entonces, Muell, que había estado mirando por la ventana, haló a Park Noah. "Noah."

"Sí". Ella inhaló profundamente y cerró los ojos. Luego abrió la boca para hablar con el hombre que la miraba fijamente.

"Adrian, tú. Dijiste que habías roto conmigo. Hace dos años."

"Sí, tuvimos una gran pelea en la capital."

"¿Todavía sientes algo por mí?"

"Bueno, no estoy seguro que es este sentimiento persistente". Adrian Rossinell respondió sin un ápice de humor en sus palabras.

Park Noah estrechó su mirada. "Si queda algo, ya sea amor o arrepentimiento, no puedo darte lo que quieres."

"¿Y si no me importa?"

"Pero no quiero que me persigas."

"Lo siento, pero no puedo dejar de hacerlo. Creo que ahora estoy más interesado en ti que nunca..." Él respondió, su voz se volvió ronca cuando las últimas palabras salieron de sus labios. Él apoyó sus brazos en el marco de la ventana, imitando a Park Noah.

"Pareces diferente de antes, así que me siento más atraído. Quiero profundizar en cada detalle de lo que tienes en tu mente."

"No tienes intención de matarme, ¿Verdad?"

"No eres tan débil como para morir en mis manos, ¿Verdad? ¿Por qué sigues preguntándome cosas sin sentido?"

Contrariamente a la mirada seria del hombre, en sus ojos se reflejaba una cansada Park Noah con los labios agrietados.

"Te daré mi permiso especial. Para que me sigas."

"Ho". Adrian Rossinell levantó la ceja, sorprendido por su comentario.

"Pero no es gratis. No me siento bien ahora mismo, así que déjame pedirte un favor". Ella desvió su mirada hacia la ventana, observando las sombras del atardecer.

"Salga y ocúpese de esos asesinos por mí".

Hace poco, Muell le había hecho una señal de advertencia. Pero Park Noah no estaba segura de si los asesinos de Yulem subieron al tren después de descubrir que habían fallado su objetivo en el tren con destino a Central Edman o si otra organización también estaba detrás de su cuello.

Detrás de la puerta de la cabina, podía sentir la presencia de otra persona tratando de entrar a hurtadillas. Ciertamente, Adrian Rossinell debe haberlo notado también y vio a Park Noah reaccionar sin pánico.

Ella lo miró fijamente en silencio. 'Un hombre fuerte que se interesa por mí, que no tiene intención de atacarme, y que me seguirá por un tiempo'. 

Después de pensarlo un momento, Park Noah decidió asignarle un rol al hombre. "Si vas a seguirme, deberías encargarte de los tipos que están merodeando por los alrededores."

Parecía que Adrian Rossinell había escuchado algo sorprendente. Por otro lado, Park Noah dirigió sus ojos hacia afuera y murmuró, "Si no quieres, aléjate de mí ahora mismo. Pero, si quieres, no hagas daño a otros pasajeros y ocúpate de ello en silencio. Toma tu decisión rápidamente." 

'Date prisa. No duraré ni un segundo si me enfrento a esos tipos. Estoy exhausta'.

Cerró los ojos, esperando la respuesta del hombre. Después de un breve silencio, habló lentamente.

"Entonces di mi nombre, una vez más."

"......"

"Rápido. Luego, me desharé de todo ellos ahora mismo".

'Sólo tengo algo que decir'.

"El pago se hará después de la tarea completada."

Adrian Rossinell se levantó en silencio. Entonces, el sonido de la puerta abriéndose y cerrándose le siguió. Un silencio pacífico se produjo en la pequeña cabina. El sonido de las gotas de lluvia golpeando suavemente la ventana le causó somnolencia.

Park Noah esperaba que cuando se despertara, su resfriado desapareciera. No mucho después, ella se sumió en un sueño dichoso.