Reciente

lunes, 29 de junio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 363

Capítulo 363. Los Que Se Reúnen Finalmente Se Despiden, Mientras Que Los Que Se Han Separado Se Encuentran De Nuevo


Amaneció.

Kim Hannah bajó al vestíbulo del hotel para desayunar, pero se detuvo sorprendida cuando vio a Seol Jihu comiendo alegremente.

Una enorme pila de platos estaba apilada frente a él.

El hombre que apenas fingía comer el primer día, ahora parecía una persona completamente diferente.

"Oh, ¿Quieres sentarte?"

'¿Qué ha pasado?'

Kim Hannah examinó de cerca a Seol Jihu antes de sentarse enfrente.

"Te ves un poco cansada hoy. ¿No has dormido bien?"

'Es todo culpa tuya bastardo'. Kim Hannah casi gritó cuando se sentó.

Es cierto que tuvo una noche difícil, debido a que tuvo que pensar en nuevos juegos porque Seol Jihu obtuvo el primer lugar en todas las categorías el día de ayer.

"Oh sí, hay algo que me da curiosidad."

Kim Hannah se puso tensa. Tenía la sensación de que Seol Jihu probablemente preguntaría cuándo empezarían los juegos hoy.

"¿Hay un hospital especializado en Corea como el de Hawái?"

Kim Hannah se sorprendió. Regularmente la cabeza de Seol Jihu solo estaba llena con pensamientos de volver al Paraíso.

"¿Eh? Sí, lo hay... ¿Pero por qué?"

"Supongo que no hay forma de que no haya uno."

"¿Por qué? ¿Quieres hacer un contrato con ellos? Conozco un buen hospital en Seúl. Puedo poner una carta de recomendación si quieres."

"Sí, eso sería genial. En realidad he estado pensando en cosas diferentes."

Las mejillas de Seol Jihu se hincharon cuando tomó una cucharada de huevos revueltos.

"Anoche fui al hospital especializado de Hawái. El Maestro Jang me dijo que incluso la gente que se prepara para su muerte en el Paraíso a menudo muere en la Tierra. Además, dijo que las posibilidades de muerte aumentan drásticamente cuanto más tiempo estés activo en el Paraíso."

"Por supuesto. Regresar a la Tierra periódicamente y firmar con un hospital especializado son las cosas más básicas. Puede que no sea tan importante cuando estás en un nivel bajo, pero cuanto más tiempo permanezcas en el Paraíso, más preparativos tendrás que hacer. No puedes conformarte con la preparación básica."

Seol Jihu estuvo totalmente de acuerdo.

Ian comentó que se esforzó en describir en su diario hábitos y gestos que sólo él conocía para poder distinguir a simple vista que era el escritor.

Trabajar a tiempo parcial como Phi Sora podría ser otro método también.

"Creo que necesito encontrar mi propio método..."

En realidad, ya tenía uno preparado.

Su familia.

Probablemente no había nada más que dejara una fuerte impresión de la Tierra en su mente.

Incluso ahora, los recuerdos de su última visita a casa estaban vivos en su mente.

"Bueno, no espero saciarme con la primera cucharada. Planeo hacer las cosas paso a paso..."

"¿Quieres que los llame? Puedo concertar una cita ahora mismo."

Kim Hannah ya estaba marcando los números en su teléfono.

Esta no es una oportunidad que se presenta fácilmente. Ella quería sellar el trato mientras tuviera la oportunidad.

"¿Por qué tienes tanta prisa? Sólo espera hasta que volvamos. ¿Estás segura de que estamos de vacaciones?"

Seol Jihu se rió.

"... ¿Eh? Pensé que te ibas a dirigir al Paraíso tan pronto como volvieras a Corea."

"No es que vaya a tomar tanto tiempo. Dijiste que estaba en Seúl, ¿Verdad? Estoy seguro de que sólo necesitaremos un día o dos."

La mandíbula de Kim Hannah cayó.

"Sólo preguntaba. Estamos en Hawái para divertirnos, ¿Cierto? Concentrémonos en eso por ahora."

Kim Hannah se levantó de su asiento. Seol Jihu continuó.

"Oh sí, no puedo cenar esta noche. Me voy a encontrar con alguien. El Maestro Jang también viene conmigo. Será igual hasta el día en que regresemos... ¿Qué estás haciendo?"

"Cielos, cielos, mi bebé... finalmente estás... aaah."

Kim Hannah parpadeó. Cuando recobró el sentido, se encontró abrazando a Seol Jihu y dándole suaves palmadas en la espalda.

"Oh sí, jugaremos más juegos hoy, ¿Verdad?"

Seol Jihu empujó suavemente a Kim Hannah hacia atrás y sonrió de forma sospechosa. Era el tipo de sonrisa que hacía que la gente se preocupara.

"Lo dijiste. Que el premio por el primer lugar era un deseo."

"Lo sé. Pero, ¿Qué deseo estás tratando de pedir?"

"No te preocupes por eso. Es algo que puedes conceder de manera factible."

"¿Eh? ¿Me vas a obligar a hacer algo?"

"Sí. ¿Cómo era? ¿El padre de Jinah?"

Seol Jihu sonrió fríamente.

"¿Te atreves a contraatacar con bromas? ¡Te haré pagar esta humillación!"

Kim Hannah estaba sorprendida.

"De todas formas, ya que hemos llegado a esto, convirtámonos en la Madre y el Padre de Jinah."

"... Estás bromeando, ¿Verdad?"

"No, en realidad estabas demasiado guapa con esas gafas de sol negras y monokini."

Seol Jihu se rió mientras dejaba su cuchara.

Se levantó de su asiento después de apilar los platos que había terminado uno encima del otro.

Kim Hannah tartamudeó.

"Estás... estás bromeando, ¿Verdad?"

"¿Parece que estoy bromeando?"

Seol Jihu sonrió antes de salir del café.

Kim Hannah se quedó sentada durante un rato, antes de salir.

Sin embargo, Seol Jihu ya no se veía por ningún lado.

Cuando salió corriendo a la terraza y miró hacia abajo.

"¿Quién quiere visitar a Ala Moana conmigo?"

<< Nota: Ala Moana - es un distrito comercial, minorista y residencial ubicado en Hawái. >>

"¿Eh? Tú, querido, ¿Estás sugiriendo que vayamos a algún sitio? ¡Yo! ¡Quiero ir!"

"Planeo comprar algunos regalos para mi familia."

Kim Hannah pudo observar a Seol Jihu hablando alegremente con otros miembros.

"Ah, ¿Alguien más va?"

"Señorita Phi Sora, no permitamos que nadie nos acompañe a los dos. Será una linda cita."

"¿Huuuh? ¿De qué estás hablando de repente? ¿Estás interesado en mí?"

"Hey, no seas tan desconsiderada. ¿No es evidente que quiero decirte algo en privado?"

"Bueno, si es sólo que..."

"Muy bien, vamos entonces. Apúrate."

"Ah, ¿Por qué me tomas ¡Estás haciendo que esto parezca una cita de verdad!"

Seol Jihu se marchó mientras agarraba fuertemente de la mano a Phi Sora. Incluso cuando ella protestó, él simplemente se encogió de hombros.

"... Joder."

Kim Hannah se cubrió la cara con las manos.

Seol Jihu pudo haber estado bromeando, pero no lo pareció en absoluto.

Además, Seol Jihu es el tipo de hombre que hace algo cuando se lo propone.

Aunque sólo estuviera jugando, resultaba evidente cómo podría usar este deseo en el futuro en contra de ella.

Fue entonces cuando Kim Hannah se culpó por su descuido.

'¡No puedo permitir que eso suceda...!'

Kim Hannah gimió mientras se devanaba los sesos. Tenía que pensar en una forma de evitar que Seol Jihu quedara en primer lugar.

...
...

... Pero el deseo de Kim Hannah no se hizo realidad.

Ella ideó un plan encubierto para realizar los juegos por la tarde una vez que Seol Jihu y Jang Maldong se marchaban, pero debido a que todos se alternaron en el primer lugar, Seol Jihu, que arrasó en los cinco juegos del primer día, obtuvo automáticamente el primer lugar en general.

"¡Los humanos pueden idear planes, pero son los cielos los que los conceden!"

Kim Hannah miró al cielo y lamentó la ironía de la situación.

"...¿Qué pasa con esa persona? ¿De repente se está deprimiendo porque sus vacaciones están terminando?"

Oh Rahee, que estaba secando su cabello mojado, inclinó su cabeza.

Eun Yuri, que estaba descansando su barbilla en el dorso de su mano y sorbiendo un cóctel, se encogió de hombros con indiferencia.


*


El viaje llegó a su fin.

Seol Jihu se despidió de algunos miembros del grupo y se subió al avión de regreso.

A pesar de haber estado reacio a venir, ahora sentía un poco de pesar al irse.

Fue por Ian.

Seol Jihu habló con él todos los días e hizo muchos recuerdos con él, pero aún así sintió que le faltaba algo.

Por supuesto, eso no significaba que pudiera quedarse en Hawái para siempre.

Le prometió a Ian que vendría a visitarlo de nuevo.

El viaje de regreso en avión estuvo tranquilo.

La mayoría de los miembros cayeron rápidamente en un sueño profundo, tal vez por la fatiga acumulada por tanto jugar.

Jang Maldong miró sospechosamente a Kim Hannah mientras se sentaba aturdido con la expresión de alguien cuyo país había sido destruido.

Luego dirigió su mirada a Seol Jihu. La mayoría de los miembros estaban acostados con sus asientos reclinados hacia atrás, pero sólo Seol Jihu estaba ocupado en su pequeña mesa de asiento, dibujando algo en un pedazo de papel.

'Eso es...'

Jang Maldong echó un vistazo, sus ojos se iluminaron en un instante.

'¿Un calendario?'

Seol Jihu estaba haciendo un calendario.

Sólo que era un poco extraño para ser considerado el calendario de la Tierra.

Un día no tenía 24 horas, sino que estaba separado en ocho.

'¡Está haciendo el calendario del Paraíso!'

Jang Maldong se dio cuenta instantáneamente de que se trataba.

Un día en la Tierra equivalía a tres días en el Paraíso. Dado que el flujo del tiempo era diferente, el calendario también sería diferente.

Como los calendarios dibujados a mano no son equipos electrónicos, pueden ser llevados al Paraíso. ¿Pero por qué razón Seol Jihu estaba haciendo un calendario de repente?

"¿Maestro?"

Seol Jihu giró la cabeza, sintiendo la mirada de Jang Maldong.

"No, nada. Sigue adelante."

Jang Maldong se puso una venda en los ojos con su asiento inclinado un poc hacia atrás.

Seol Jihu inclinó su cabeza antes regresar su mirada al papel.

Pronto, Jang Maldong levantó ligeramente la venda y miró fijamente a Seol Jihu, que estaba ocupado haciendo su calendario.

Una risa inaudible se escapó de su boca.


*


Después de llegar al aeropuerto de Incheon, los miembros del Área 1 prometieron reunirse en el Paraíso y volver a casa.

Cuando Seol Jihu regresó a su apartamento, desempacó sus pertenencias y se tomó un descanso por el resto del día.

Al día siguiente, recibió la llamada de Kim Hannah y firmó un contrato con el hospital especializado de Corea.

El contrato que firmó con el famoso Hospital Soyoung de Corea era similar a un plan de seguros. Aunque la tarifa inicial y los pagos mensuales eran varias veces más caros que el costo de pérdida, pudo obtener un ligero descuento gracias a que era un graduado de la Universidad de Soyoung.

Después de leer los detalles del contrato minuciosamente, Seol Jihu lo firmó sin dudarlo.

Después de eso, no regresó al Paraíso de inmediato.

Un día, se reunió con Seol Wooseok y le dio los regalos que compró en Hawái, y otro día, se detuvo en un centro comercial y compró regalos para llevar al Paraíso.

Por supuesto, tampoco olvidó llamar a su madre.

"Sí, sí, me divertí. Hicimos varios juegos con un premio para el primer lugar, y gané, Jajaja. Ah, ¿Te gustó el regalo?"

"No hay problema. Por supuesto, te llamaré a menudo... Ah."

"Lo siento, pero eso podría ser un poco difícil para los próximos meses. Algo importante está por venir acabo de recordarlo."

"Bueno, es como cuando te aíslas del mundo exterior cuando estás estudiando para el SAT. Hay un proyecto secreto en la compañía. Los teléfonos, o la electrónica en general, están prohibidos. Creo que va a tomar unos meses..."

<< Nota: SAT - es la prueba estandarizada de acceso a la universidad en Corea del Sur. >>

"Sí, sí, es sólo para mantener el proyecto en secreto. No es nada peligroso."

"Gracias por la comprensión. Te llamaré tan pronto como termine."

Una vez que la llamada terminó, Seol Jihu dio un profundo suspiro.

Él lo lamentaba, pero la decepción de su madre sería demasiado grande si decía que llamaría y no lo hacía. Era preferible decir la verdad desde el principio.

Además, planeaba usar 'eso' una vez que regresara al Paraíso y terminara la reforma organizativa de Valhalla, así que realmente no había otra opción.

Porque en el momento en que lo usara, no podría volver a la Tierra o incluso al Paraíso por un tiempo.

"Con eso, creo que las cosas están en su mayoría hechas..."

De repente, mientras Seol revisaba su teléfono, recordó a alguien que había olvidado hasta ahora.

"Señorita Yun Seora..."

Seol Jihu se mordió los labios y pensó con una sonrisa, 'Bueno, supongo que haré un recuerdo más antes de volver'.

Pero no hubo respuesta ni siquiera cuando le envió un mensaje de texto.

Yun Seora solía responder inmediatamente en el pasado, así que esto fue una pequeña sorpresa.

Él trató de llamarla también, pero ella no contestó.

'¿Está molesta? ¿O está en el paraíso?'

Tal vez sólo ha sido un mal momento.

"Supongo que no se puede hacer nada."

Seol Jihu conectó su teléfono al cargador y tomó las bolsas de compras que estaban en el centro de la habitación.

Tampoco se olvidó de agarrar su calendario hecho a mano.

Luego, sacó un pequeño trozo de papel de su bolsillo y lo rompió.


*


Al mismo tiempo.

Un viejo de cabello blanco estaba sentado en una librería destartalada en Hawái.

Aunque la televisión estaba encendida, los ojos del viejo no miraban a la pantalla.

Miraba aturdido a las calles como si estuviera esperando a alguien.

Sin embargo, la persona que estaba esperando no apareció.

En realidad, él sabía por qué.

Hace unos días, el joven ya le había dicho que tenía que volver.

Aunque lo sabía, no podía evitar la sensación de vacío que brotaba en su corazón.

Un toque de soledad se reflejaba en el rostro del viejo.

Pronto, cuando el tono del atardecer alcanzó su color más denso, el viejo se frotó la nariz y cerró el cuaderno en su mano.

Tal vez por su expresión sin ánimo, parecía al menos diez años mayor que antes.

Subiendo la escalera dentro de la vieja librería, abrió la puerta que daba al ático.

Una cuerda con un nudo de ahorcado estaba atada al techo del polvoriento ático y una silla estaba colocada justo debajo.

Ian fue el que preparó personalmente estas cosas.

Aunque hablaba de leer su diario o escribir una novela, había un límite para hacer esas cosas. Cuando una sensación de vacío como la que acaba de experimentar lo golpeaba, subía al ático y miraba impotente ambos objetos.

A veces, estaba en conflicto durante horas y horas.

Pero la razón de que aguantara hasta ahora se debía a un apego persistente.

Si el contenido del diario era cierto, quería conocer al joven en cuestión.

Quería conocerlo y explicárselo.

Sin embargo, este vínculo desapareció hace unos días.

"......"

Ian se subió lentamente a la silla.

Agarró la cuerda que estaba justo a la altura de sus ojos.

En el siguiente momento...

¡Tddk! Tdddk!

El extremo de la cuerda cayó al suelo.

Ian había tirado de la cuerda y la había quitado del techo.

La razón era simple.

Un nuevo vínculo se formó después de que el joven se fue.

Seol Jihu dijo que lo visitaría de vez en cuando.

Que lo ayudaría a volver a ese lugar.

Aparentemente, una persona que muere en ese lugar puede revivir una vez.

Por supuesto, revivir a alguien no sería barato, pero Seol Jihu le hizo una firme promesa.

Excepto, con una condición.

|No puede ser ahora mismo. Ese lugar no es seguro todavía. Si te revivo y mueres de nuevo...|

|No puedo garantizar nada, pero lo prometo. Cuando la Reina sea afrontada y la paz vuelva a ese lugar, te llevaré de vuelta.|

Ian sonrió después de recordar las palabras de Seol Jihu.

¿Lo llevaría de vuelta a ese lugar?

Sería capaz de experimentar lo que sólo podía leer en su diario...

Sólo de pensarlo hizo que su corazón palpitara de emoción.

Ian rompió la cuerda en pedazos y la tiró a la basura, luego procedió a romper la silla.

Después de bajar al primer piso, se sentó frente a su mesa con una mirada renovada.

"Veamos... ¿Fue aquí donde lo dejé?"

Encendiendo la luz y poniéndose las gafas de leer, abrió su cuaderno y mojó su pluma con tinta.

Luego miró de un lado a otro entre el cuaderno y la nota que tomó antes de continuar escribiendo el contenido de su novela.

『—Probablemente también quieras preguntar. ¿Qué me hace especial? ¿Por qué todos se sacrificaron por mí? ¿Valgo la pena?

—Entonces te responderé. Como representante de todos...

—Sí.

—Ciertamente vale la pena proteger una Estrella que hasta la Reina Parásita teme.

—Yo, no me arrepiento.』

"¡Cielos! ¿Qué tan genial fui?"

Ian se rió mientras movía su pluma estilográfica de izquierda a derecha.

"No es bueno que un autor tenga un ego exagerado... Necesito un amigo que pueda revisar mi trabajo. ¡Oh, claro, este amigo, Dylan, estaba en el hospital!"

Murmuró para sí mismo y se tocó la barbilla con la pluma estilográfica.

"Tendré que hacerle una visita mañana. Es bastante aburrido este lugar de todos modos. ¡Será bueno hacer un nuevo amigo!"

Ian tarareó felizmente y continuó moviendo su pluma estilográfica.