Reciente

jueves, 25 de junio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 359

Capítulo 359. Lo Que Significa Cambiar (1)


La puerta del dormitorio principal no se abrió durante un tiempo.

Las personas que esperaban ansiosamente afuera, preguntándose sobre la conversación que tenía lugar en el interior, salieron de la sala de estar uno por uno.

La madre se dirigió a la cocina diciendo que necesitaba un vaso de agua para calmarse, y Yoo Seonhwa subió las escaleras diciendo que iría a hablar con Seol Jinhee. Yoo Seunghae también siguió a su hermana arriba.

Dejado solo, Seol Wooseok miró nerviosamente a la puerta del dormitorio.

La ausencia de noticias a veces es una buena noticia, pero estaba demasiado tranquilo.

Esperaba que las cosas se pusieran bastante escandalosas en el interior y estaba preparado para correr dentro para detener a su padre, así que no podía evitar preguntarse qué estaba pasando.

Mirando afuera, notó que el cielo se había vuelto oscuro. Las farolas estaban iluminando los caminos oscuros.

Eran las 9:47 p.m.

La cena terminó alrededor de las 7:30, y Seol Jihu entró en la habitación alrededor de las 8, así que habían pasado casi dos horas desde entonces.

'¿Debería ir a fumar?'

Seol Wooseok, que se cansó de esperar, abrió la puerta de la terraza. Fue entonces.

Click.

El sonido que había estado esperando finalmente se escuchó.

Seol Wooseok se giró como un relámpago.

Seol Jihu salía del dormitorio principal, cerrando lentamente la puerta tras él.

Tenía la mirada perdida como si estuviera absorto en un sueño.

Seol Wooseok preguntó de inmediato.

"¿Y qué?"

Seol Jihu agitó la cabeza.

"¿Qué pasó?"

Cuando Seol Wooseok preguntó por segunda vez, Seol Jihu sacudió su cabeza de nuevo. En lugar de decir que no funcionó, parecía querer decir que no lo sabía.

"No dijo nada."

"¿Le diste una explicación?"

"Iba a hacerlo, pero pensé que debía disculparme primero."

"Bien. Eso es bueno."

"Creo que estuve arrodillado por una o dos horas. Luego dijo que lo había entendido y me dijo que me fuera, así que..."

Seol Jihu se rascó la cabeza.

"Hmm". Seol Wooseok cruzó sus brazos.

Después de mirar a la puerta del dormitorio, hizo un gesto hacia la terraza y agitó el paquete de cigarrillos en su mano.

"Bueno, vamos."

Seol Jihu no se negó.

Poco después, los dos hermanos se pararon uno al lado del otro y fumaron cigarrillos.

"No estés tan deprimido."

Seol Wooseok habló.

"Conoces la ardiente personalidad de papá, ¿Verdad?"

"Por supuesto."

"El hecho de que no haya dicho nada en dos horas probablemente significa que tiene mucho en su mente. Esto no es algo que pueda resolverse de inmediato de todos modos."

Seol Jihu asintió sin responder.

"Tienes que arreglar la relación paso a paso. La última vez te dijo que tomes el dinero y te vayas a la mierda. Esta vez sólo te dijo que te fueras, ¿Cierto?"

Seol Jihu sonrió amargamente.

Tendría que esperar para comprobar si Seol Wooseok tenía razón o si su padre decidió borrarlo de su vida.

Dicho esto, estaba bien con cualquiera de los dos resultados.

No, no es que estuviera bien, sino que ya había fortalecido su mente.

"Aunque nunca me perdonen..."

Seol Jihu murmuró en voz baja.

"Voy a seguir rogando por el perdón por el resto de mi vida."

Seol Wooseok miró a Seol Jihu con los ojos ensanchados.

Luego, sonrió.

"Estoy orgulloso de ti. Pero hacerlo por el resto de tu vida es demasiado."

"......"

"No importa lo que hayas hecho en el pasado, sigues siendo el hijo de papá. Dudo que te trate como un criminal para siempre cuando te disculpas sinceramente y pides perdón."

Seol Jihu no dijo nada.

Sería genial si fuera como dijo su hermano mayor, pero no quiso olvidar la promesa que hizo hoy.

"Gracias. Por creer en mí."

Aún así, Seol Jihu no se olvidó de darle las gracias.

"Fue todo gracias a ti, Hyung, que pude llegar tan lejos."

"No lo menciones."

Seol Wooseok respondió despreocupadamente, y luego preguntó de manera casual.

"Recuerdas lo que dije en el café la última vez, ¿Verdad? Que si nos traicionas de nuevo, todos en la familia no podrán soportarlo de nuevo."

"Sí, lo recuerdo."

"... Está bien, está bien siempre y cuando lo recuerdes."

Seol Wooseok apagó el cigarrillo frotándolo contra el cenicero y luego le dio una suave palmada en el hombro a Seol Jihu.

"Bueno, si estás tan agradecido, hazme un poco de ramen."

"¿Ramen?"

Seol Jihu se giró hacia un lado, sorprendido por la repentina petición de Seol Wooseok.

Seol Wooseok se lamió los labios y se masajeó el estómago.

"Me siento un poco congestionado porque estaba nervioso cuando estaba comiendo antes. Creo que me sentiré mejor si como tu ramen."

"Claro, eso es bastante fácil."

"¿Sí? Entonces hazme dos".

Seol Wooseok dijo encantado.

Fue entonces.

¡Bzzz! El bolsillo de Seol Jihu vibró.

Sacó su teléfono apresuradamente y vio el nombre de Kim Hannah en la pantalla.

"Déjame ocuparme de esto primero."

Seol Jihu contestó el teléfono.

Seol Wooseok se fue, diciendo que sacaría los paquetes de ramen.

"¿Hola?"

—Mm, empleado Seol Jihu. ¿Te encuentras bien?

Una voz familiar sonó a través del teléfono.

Seol Jihu sonrió.

"Sí. ¿Y tú, Gerente Kim?"

—También estoy bien.

"Me alegra escuchar eso... pero ¿Qué pasa? Para que estés llamando a esta hora."

—¿Oh? Te has vuelto atrevido, eh. ¿Te cambiaste a un equipo de trabajo diferente?

"Hey, no seas tan tensa."

—¿Cómo no voy a hacerlo? Jinah se muere por ver a su padre.

Seol Jihu parpadeó.

—Sería encantador hacer un viaje familiar, pero el papá de Jinah ni siquiera regresará a casa. Está muy ocupado, trabajando.

"Ah, sí..."

Seol Jihu se sorprendió. Tardó en darse cuenta, que ella estaba hablando en clave.

—¿Estás en casa?

"Sí."

—¿Te has reunido con tus padres?

"Sí, lo hice."

—No hay duda en tu voz. Bien hecho. El trabajo es importante, pero no debes olvidar pasar algo de tiempo con tu familia. ¿Tienes idea de lo preocupado que estaba nuestro asesor ejecutivo por ti?

"Sí, sí."

—Bien, te veré pronto.

Tk. La llamada colgó.

Seol Jihu miró su teléfono con indiferencia antes de darse la vuelta.

Entonces, vio una oreja cualquiera.

Seol Wooseok, quien pensó que se había ido, estaba asomando su oreja en la terraza.

"... ¿Hyung?"

El de la oreja, entró.

"¿Qué estás haciendo?"

"Escuchar a escondidas."

"¿Escuchar a escondidas?"

"Soy un tipo curioso. De todos modos, este padre de Jinah no es tan buen padre, eh. No parece estar pensando en su esposa e hija."

Seol Wooseok se fue mientras murmuraba.

Seol Jihu quedó aturdido antes de arrojarse sobre una silla de la terraza.

Pensó que Kim Hannah sólo estaba bromeando con él, pero resultó que estaba siendo considerada.

'Estuvo cerca...'

Todos los Terrícolas tenían el deber de crear y mantener un ambiente seguro para entrar al Paraíso.

Seol Jihu recién ahora comprendió que esto no era tan fácil como parecía.

"Cielos."

Seol Jihu sonrió suavemente antes de poner su teléfono en una mesa cercana y terminar su cigarrillo.

Una brisa fresca sopló.

No estaba mal.

Disfrutar del viento fresco de la noche en la Tierra, en casa, no estaba nada mal.


*


Aunque era tarde, Seol Jihu decidió volver a su apartamento.

Su madre intentó que se quedara a pasar la noche, pero Seol Jihu aún no sentía que fuera apropiado.

Después de consolar a su llorona madre, diciendo que la contactaría más a menudo, se inclinó una vez y luego salió de la casa. Yoo Seonhwa dijo que lo despediría y se fue con él.

Por supuesto, no olvidó hacer ramen para su hermano mayor antes de irse.

La televisión del dormitorio principal, que estaba pasando una película durante varias horas, estaba apagada.

El padre ya no estaba acostado en la cama.

Estaba parado en la ventana, mirando al patio delantero a través de un pequeño hueco entre las cortinas.

Sus ojos estaban fijos en la espalda de Seol Jihu cuando abrió la puerta y se fue con Yoo Seonhwa.

Su mirada se mantuvo hasta que desapareció por el callejón iluminado por las farolas.

Luego soltó un profundo suspiro y giró hacia atrás.

Miró hacia el lugar donde Seol Jihu se arrodilló con la frente pegada al suelo.

A decir verdad, me regañaron. Incluso me dieron una paliza

|Dijo que no debería tomar una decisión tan desvergonzada cuando casi arruiné la vida de otras personas...|

|Que me ponga en sus zapatos...|

Una risa insípida se escapó de su boca.

Un viejo abuelo en su lugar de trabajo, ¿Verdad? Parecía saber algunas cosas, quizás debido a su edad.

Sin embargo, lo que más persistía en la mente del padre era otra cosa.

|Así que, finalmente estoy listo.|

|Frente a mi familia, estoy listo para vivir como un criminal por el resto de mi vida.|

La forma en que Seol Jihu rogaba por el perdón usualmente seguía un patrón establecido.

Siempre decía que era de verdad, que debían confiar en él sólo una vez más.

Estaba lleno de excusas.

Pero en esta ocasión fue diferente.

No exigió su perdón.

|Lo... siento mucho... Padre.|

Su sinceridad se podía sentir sólo con esas dos palabras.

Más que en cualquier otro momento.

'Vivir como un criminal por el resto de su vida...'

El padre siguió mirando el lugar donde su segundo hijo se había arrodillado antes de abrir finalmente la puerta del dormitorio.

Cuando llegó a la cocina, vio a su hijo mayor saboreando cada bocado de ramen.

"¿Por fin has salido?"

Seol Wooseok fingió notarlo.

"Debes estar hambriento. Me pregunto si queda algo de comida... Madre preparó todo para Jihu."

"Realmente..."

"¿Quieres un poco de ramen?"

Su padre tosió y se sentó.

Seol Wooseok empujó su tazón hacia él.

"Toma. Iré a buscar en la nevera. Si no hay nada, traeré un nuevo tazón y un par de palillos."

Se levantó como si estuviera siendo extremadamente generoso.

Sin embargo, esto fue un error crítico.

Cuando regresó con unas pocas sobras empaquetadas, un nuevo tazón, y un par de palillos, se congeló.

No habían pasado ni unos minutos desde que se fue, pero los fideos habían desaparecido por completo.

"Es como dicen, el hambre es la mejor salsa. Estaba buena."

El padre dejó los palillos con satisfacción.

Luego vio a Seol Wooseok mirándolo aturdidamente y frunciendo el ceño.

"¿Qué sucede?"

"... ¿Cómo puedes comerlo todo?"

"Es sólo un tazón de ramen. Ya has cenado, ¿No? ¿Por qué, quieres que te haga otro?"

"Ese... Jihu lo hizo para mí."

Seol Wooseok murmuró como si su mundo se hubiera desmoronado.

Su padre se estremeció.

"Pensé que lo habías logrado."

"Hace años que no lo comía..."

"Me preguntaba por qué estaba tan bueno."

"Incluso lo convencí para que hiciera dos porciones... Estaba comiendo con moderación también."

"... Dejé la sopa."

"Así que al menos te queda algo de conciencia."

Seol Wooseok dijo en un raro tono crítico.

"Será un éxito si alguna vez abre una tienda de ramen."

Su padre dijo y luego se levantó con una tos seca.

"Oh, sí."

Se detuvo antes de abrir la puerta del dormitorio.

"¿Dijiste que los tienes?"

"¿Tener qué?"

"Sus estados de cuenta bancarios y su desglose de salarios."

Seol Wooseok, que estaba poniendo arroz en el tazón de ramen con una expresión sombría, giró la cabeza.

"¿Padre?"

"Tráemelos. O puedes dejarlos en la mesa mañana temprano."

Tang. La puerta se cerró.

Seol Wooseok miró fijamente la puerta del dormitorio durante mucho tiempo.

Luego miró fijamente el tazón de ramen y se puso a pensar.

Quizás estaba pensando demasiado, pero no estaba seguro de si el cambio de actitud de su padre se debía a la sinceridad de Seol Jihu o a este absurdamente delicioso ramen.


*


Al mismo tiempo.

Kim Hannah estaba sosteniendo su teléfono.

"Parece que realmente fue. Es fácil saber cuando está mintiendo. Su voz sonaba bien."

—Estaba preocupado, así que me alegro de escuchar eso.

Una voz envejecida fluía desde el otro lado del teléfono.

—Perfecto. No nos demoremos más y procedamos de inmediato.

"Uh... ¿Estará bien?"

—Probablemente no.

Jang Maldong dijo claramente una vez que Kim Hannah mostró dudas.

—Jihu ha reemplazado su adicción a las apuestas con ese lugar. El placer que proviene de las apuestas es similar al de las dr#gas. El hecho de que las dejara sin síntomas de abstinencia significa que Jihu está sintiendo más placer por otro lado. No hay manera de que esté bien.

"Entonces necesitaremos estar completamente preparados."

—La gracia salvadora es que Jihu dio el primer paso correcto. Pero todavía hay un largo camino por recorrer. Incluso dejar de fumar es notoriamente difícil. Escapar del placer de las apuestas va a ser aún más difícil.

"Jihu tuvo un severo caso de adicción..."

Kim Hannah suspiró.

"Lo entiendo. Entonces te veré en el aeropuerto."

—No lo olvides. Jihu está ahora en la línea de salida. Aquí es donde todo comienza.

"Sí, lo tendré en cuenta."

—Y no olvides lo que te dije en aquel entonces.

"Por supuesto que no."

—Excelente. Te veré en el aeropuerto.

La llamada terminó.


*


Seol Jihu caminó durante mucho tiempo después de separarse de Yoo Seonhwa.

Por alguna razón, se sintió aliviado de todas sus preocupaciones.

Sus pies se calentaron después de caminar por docenas de minutos, por lo que inmediatamente tomó un taxi.

"Gracias."

Después de bajar y entrar en su apartamento, Seol Jihu se desplomó en su cama.

En el pasado, volvía a casa con una sensación amarga cada vez que iba a visitar a su familia. Pero ahora, se sentía libre y sin compromisos mientras miraba al techo.

Sin embargo, frunció el ceño al momento siguiente mientras ponía su mano en el bolsillo.

"Ah, mierda."

No pudo agarrar su teléfono.

No lo dejó en el taxi.

Pensándolo bien, parecía haberlo dejado en la mesa de la terraza.

"¡Qué torpeza!"

Se ridiculizó a sí mismo y se revolcó en la cama.

Sus ojos brillaron cuando un pequeño pedazo de papel se deslizó hacia afuera.

Aunque no era su intención, no tenía ninguna forma de contactar con nadie en este momento.

Ya que había visitado a su familia, ¿No estaría bien si regresara un momento?

'O tal vez debería esperar hasta mañana...'

Seol Jihu se mordió los labios al pensar de repente en su madre.

Ya estaba muy de noche.

¿No sería lo correcto esperar hasta mañana y avisar a su madre antes de volver?

¡Ding-dong!

El timbre sonó repentinamente mientras Seol Jihu dudaba seriamente.

¿Pero quién podría ser a esta hora de la noche?

"¿Quién es?"

—Soy yo.

"¿Quién es yo?"

—500 won si tienes curiosidad.

'... ¿Quién es esta loca persona?'

Seol Jihu sacó una moneda de 500 won y abrió la puerta con una expresión de confusión.

"¿Quién...?"

Se detuvo enseguida cuando un grupo entró en cuanto abrió la puerta.

"Vaya, está limpio."

"Hnng, es más simple de lo que pensaba."

Eun Yuri y Oh Rahee comentaron mientras miraban alrededor de la habitación de su apartamento.

No fueron las únicas.

Yi Seol-Ah y Yi Sungjin vinieron también. Además, la mamá de Jinah, que parecía ser la líder del grupo, también estaba presente.

"Deja de bloquear el camino y hazte a un lado. ¿Por qué vives en un lugar tan pequeño? ¿No tienes dinero?"

Incluso Phi Sora entró con dos maletas.

Por un momento, Seol Jihu no los reconoció porque llevaban equipaje y usaban su ropa informal.

"¿Qué están haciendo aquí?"

Seol Jihu salió de su aturdimiento y preguntó.

"¿Qué estamos haciendo aquí?"

Kim Hannah dijo con una cara relajada.

"Esto."

Chak, chak. De repente aplaudió dos veces.

Los cinco intrusos restantes se giraron hacia ella y se miraron entre ellos de forma extraña.

Justo cuando Seol Jihu sintió que algo estaba mal.

"¡Atrápenlo! ¡Encuéntrenlo rápido!"

"¡Waaaah!"

"Déjame fuera de esto. No quiero que se enfade conmigo..."

"¡Ah, hey! ¡Al menos sujétalo!

Cuatro personas, incluyendo a Phi Sora, se abalanzaron sobre él.

Eun Yuri abrazó a Seol Jihu por la espalda, y Phi Sora lo tomó en sus brazos.

Seol Jihu se quedó aturdido hasta que sintió que una mano le llegaba a los bolsillos y se dio cuenta de lo que intentaban hacer.

"¡Ah, mierda!"

Trató de retorcerse, pero la mano de Yi Seol-Ah ya había sacado el pequeño trozo de papel de su bolsillo.

"¡Lo encontré!"

Ella gritó con una sonrisa radiante.

"Buen trabajo. Ahora tráelo aquí."

Kim Hannah extendió su mano y habló.

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron rápidamente.

Sin ese pedazo de papel, no podría ir al Paraíso.

Al darse cuenta de que había sido robado, un fuego se encendió en su interior.

"¿¡Qué demonios fue eso!?"

Un rugido estalló y resonó en la pequeña habitación del apartamento. Fue tan fuerte que Yi Seol-Ah, que estaba a punto de entregar el papel a Kim Hannah, retrocedió.

No sólo ella sorprendió. Todos los demás también lo estaban.

Los ojos de Seol Jihu brillaban con furia. No parecía que estuviera bromeando en ese momento.

"Ah."

"Oh, Dios."

Seol Jihu arrojó a Eun Yuri y a Phi Sora, luego caminó pisando fuertemente hasta Yi Seol-Ah.

"Entrégalo."

"Espera. Hay algo que tengo que decirte."

"No me importa. Entrégamelo mientras sigo siendo amable."

"Escucha... ¡Aaaah!"

Kim Hannah se acercó rápidamente y extendió su brazo, pero en el momento siguiente frunció el ceño.

Seol Jihu había agarrado su brazo con fuerza.

Mientras ella caía de rodillas gimiendo de dolor, Seol Jihu volteó su mirada como un demonio.

Asustada, las lágrimas brotaron de los ojos de Yi Seol-Ah.

"Lo... lo siento..."

"Ah, ¿Por qué gritaste? ¡La asustaste!"

Sintiendo que la atmósfera se estaba poniendo conflictiva, Phi Sora gritó y se interpuso entre ellos.

"¡Mira, la hiciste llorar! ¿Esto es algo por lo que te debas enojar tanto?"

"Unni, es mi culpa. Lo siento, lo siento..."

Una vez que Phi Sora levantó la voz, Yi Seol-Ah comenzó a sollozar.

Seol Jihu frunció el ceño.

Se sentía bien después de llegar a casa, pero todo se arruinó, gracias a cierta persona.

Seol Jihu miró a Kim Hannah, que estaba mordiendo su labio inferior.

"Como sea, me voy de aquí."

¡Kwang!

La puerta se cerró de golpe.

Un silencio abrumador llenó la habitación del apartamento que Seol Jihu dejó.

"Sabía que esto pasaría."

Oh Rahee sacudió su cabeza.

"Quiero decir, entiendo por qué está enfadado, pero ¿Cómo puede hacernos eso? ¡Nos ha hecho bromas incontables veces!"

Phi Sora gritó con una voz sombría.

"... ¿Qué debo hacer? Nunca he visto a Oppa tan enfadado."

Preguntó Eun Yuri, mordiendo sus labios.

"... Huu."

Kim Hannah sonrió amargamente.

"¿Por qué es tan difícil...?"

Ella se quejó con las manos en la cintura.

Recordó a Seol Jihu y se mordió los labios.

"Papá de Jinah, mi trasero. Tú eres la verdadera Jinah, hijo de perra."


*


Seol Jihu no fue muy lejos.

Se sentó junto a una mesa en una tienda cercana y fumó un cigarrillo tras otro.

El trío de Kim Hannah, Oh Rahee y Eun Yuri asomaban sus cabezas desde la esquina del callejón mirándolo.

Ya habían pasado 30 minutos.

"No pensé que estaría tan enojado..."

Eun Yuri inclinó su cabeza, sin saber la historia completa de trasfondo.

Kim Hannah chasqueó su lengua.

La predicción de Jang Maldong fue acertada.

La reacción que Seol Jihu mostró hace un momento fue la misma que cuando alguien le impidió acudir al casino.

Por eso se puso a atacar.

En cualquier caso, sólo observándolo no obtendría ninguna ganancia.

Kim Hannah finalmente lo llamó. Pensó que eso sería mejor que hablar con Seol Jihu en persona.

—¿Hola?

Los ojos de Kim Hannah se agrandaron.

Seol Jihu no contestó.

Además, la persona que contestó el teléfono era una mujer.

"Disculpe, ¿No es este el teléfono de Jihu?"

—Sí, lo es. Lo dejó en casa. El identificador de llamadas dice Gerente Kim Hannah. ¿Es usted quizás su superior del trabajo?

'Este bastardo'. Kim Hannah cerró los ojos, pero habló rápidamente.

"¡Ah, sí! Sí, lo soy. Y tú debes ser..."

—Soy su amiga de la infancia. Lo llamaste bastante tarde. ¿Pasó algo?

"No, no. Ya me he reunido con Jihu."

—¿A esta hora?

"Hay un taller en el extranjero, así que tenemos que conseguir un boleto de avión, pero Jihu dice que no tiene su pasaporte."

—Ah, no es que no lo tenga. Es sólo que no sabe dónde está. Deberías ser capaz de encontrarlo en el segundo compartimiento de su cajón.

Esta amiga de la infancia de Seol Jihu parecía conocerlo mejor que el propio Seol Jihu.

Kim Hannah frunció el ceño antes de recordar los antecedentes familiares de Seol Jihu.

Amiga de la infancia. Debe ser su ex-novia.

Una vez que sus pensamientos llegaron a este punto, preguntó por si acaso.

"Gracias. Se lo haré saber de inmediato."

—No hay problema. Puede que le falte algo en algunas áreas, pero por favor cuide de mi Jihu.

"Por supuesto. Ah, por cierto..."

—¿......?

"Hay algo que me gustaría preguntarle si le parece bien. Hubo un pequeño problema, verás..."

Kim Hannah tomó en cuenta la postura de Seol Jihu e ideó una historia apropiada.

Una vez que la explicación terminó, una voz nerviosa sonó.

—¿Jihu está enfadado?

"Sí."

—Es un poco infantil, pero no se pone de mal humor con tanta frecuencia... ¿Se ha molestado mucho?

"Salió furioso. Ah, no me malinterpretes. Fue claramente nuestra culpa."

—¿Se ha marchado? ¿Sin decir nada?

'¿Por qué se sorprende?' Kim Hannah puso una expresión de curiosidad.

—¿Realmente no dijo nada? ¿Cómo se veía su expresión? ¿Fría?

"No estoy segura, pero no estaba completamente callado. Gritó un poco y parecía claramente enfadado. Cualquiera habría sido capaz de saberlo con una simple mirada."

—Ah... eso no es tan malo entonces.

Un suspiro de alivio sonó, aunque Kim Hannah todavía estaba confundida.

—Sólo está medio enfadado.

"... ¿Medio enfadado?"

Kim Hannah frunció el ceño. Luego, mostró una expresión de perplejidad ante la siguiente explicación.

Seol Jihu aparentemente tenía cinco etapas de enfado: diminuto, pequeño, medio, grande y súper.

—Me alegro. Creí que había entrado en erupción con un enfado grande por primera vez en catorce años... El último tomó un año y dos meses para resolverlo...

Kim Hannah quiso preguntar si tenía que separar el nivel de enfado de Seol Jihu en etapas, pero se contuvo.

—De todas formas, me alegro. El enfado medio ocurre una vez cada año o dos, pero es fácil de resolver con una llave especial para engañar.

"¿Llave especial para engañar?"

—Sí. ¿Hay alguien cercano en quien confíe Jihu?

Los ojos de Kim Hannah se posaron en Oh Rahee y Eun Yuri.

"... No."

—Supongo que no hay otra opción. Déjame hablar con él.

"¿Estás segura?"

—Estaré bien. No digas nada y ponlo al teléfono.

Kim Hannah hizo lo que dijo.

Después de pedir prestado el teléfono de Eun Yuri, se acercó cuidadosamente a Seol Jihu y puso su propio teléfono contra su oreja.

"¿Qué es lo que...?"

Seol Jihu, que estaba a punto de atacar de nuevo, se sorprendió mucho.

"¿Seon, Seonhwa? ¿Por qué estás...?"

Seol Jihu miraba a Kim Hannah con severidad mientras hablaba. Por otra parte, ella presionaba los botones del teléfono de Eun Yuri.

"Bien, bien, fui un poco brusco. Lo prometo. No, en serio."

—¿Acabas de gritarme?

"No, no grité. Está bien, no gritaré."

Seol Jihu apenas terminó la llamada, giró la cabeza.

"Argh... Hey, Kim Hannah."

Antes de que pudiera decir algo, Kim Hannah le puso otro teléfono en la oreja.

-¿Eres tú, Jihu?

La voz de Jang Maldong se escuchó.

Seol Jihu apretó los dientes.

"... Sí, maestro."

—Es la primera vez que hablamos en la Tierra, ¿No es así?

"Es lo mismo que en el Paraíso."

—Escuché que fuiste a visitar a tus padres.

"Sí, regresé no hace mucho tiempo."

—¿Y qué tal?

"Me he reunido con los dos."

—Buen trabajo. De verdad, buen trabajo.

El mal humor de Seol Jihu disminuyó un poco con el cumplido de Jang Maldong.

—Ahora estás pensando que deberías haber ido antes, ¿No?

"Sí, jaja..."

—De todas formas, escuché que había un problema...

"No, ellos sólo..."

—No seas demasiado duro con ellos. Les dije que lo hicieran.

"¿Lo hiciste?"

—Con tu personalidad, me imaginé que entrarías en el Paraíso de inmediato. Pero ahora que lo pienso, ha sido un poco duro. Lo siento.

"No, no necesitas disculparte, sé que estás pensando en lo mejor para mí."

Jang Maldong soltó una leve risa.

—De todas formas, deberías venir con nosotros. Será una buena oportunidad para descansar un poco. Además, ¿Realmente crees que sólo voy a divertirme?

"¿Perdón?"

—Lo sabrás cuando llegues al lugar. Hay algo que quiero mostrarte y alguien a quien quiero presentarte también.

Seol Jihu no podía negarse con Jang Maldong poniéndolo de esta manera. ¿No fue él quien le aconsejó que visitara a su familia también?

"... Entiendo. Siento haber causado problemas."

—Tú, mocoso, ¿Has cambiado de opinión en tan poco tiempo?

Jang Maldong se rió.

Después de prometer que se encontrarían en el aeropuerto, Seol Jihu soltó un profundo suspiro mientras sostenía el teléfono en su mano.

Kim Hannah simplemente silbaba mientras miraba a lo lejos.

Una vez que Seol Jihu la miró fijamente, dejó de silbar y habló en voz baja.

"... Lo lamento."

"¿Qué lamentas?"

"Lo lamento. Me disculpo."

"Ni siquiera sabes por qué estoy enfadado, ¿Verdad?"

Seol Jihu le respondió.

"Entiendo tu intención, pero si estabas tan preocupada, podrías haberlo pedido. ¿Por qué intentarías robarlo?"

"Vale, lo siento. No lo haré de nuevo."

Mientras Kim Hannah se disculpaba repetidamente, Seol Jihu dejó de discutir y extendió su mano.

Kim Hannah obedientemente sacó un pedazo de papel de su bolso y lo entregó.

"Devolveré esto, ¿Pero puedo preguntar algo?"

"¿Qué?"

Seol Jihu contestó bruscamente mientras ponía el trozo de papel en su bolsillo.

"Si te hubiera explicado la situación y te lo hubiera pedido, ¿Me lo habrías dado?"

"¿No es obvio?"

"¿Puedes jurarlo?"

"......"

Seol Jihu no respondió.

"Démonos prisa y regresemos. Debo disculparme con los demás."

Kim Hannah miró de reojo mientras veía a Seol Jihu irse.

Al mismo tiempo, una duda surgió en su mente. Esperaba que causara un alboroto como un toro salvaje. Sin embargo, fue controlado con bastante facilidad.

'Amiga de la infancia... Yoo Seonhwa, ¿Verdad?'

Esta amiga de la infancia parecía saber mucho sobre Seol Jihu. Con gran detalle, nada menos.

Tal vez no es que Seol Jihu no pudiera ser controlado, sino que ya estaba perfectamente controlado por otra persona.

Kim Hannah no pudo evitar pensar que tal vez por eso no podía controlarlo.


*


Seol Jihu abrió la puerta de su apartamento tosiendo.

Había tres personas sentadas dentro.

Yi Seol-Ah estaba sentado en el suelo, sollozando, y Yi Sungjin consolaba a su hermana que lloraba.

En cuanto a Phi Sora.

¡Tak! ¡Tak!

Estaba de rodillas, doblando cuidadosamente la ropa de Seol Jihu.

Hablando de eso, su armario y sus cajones estaban abiertos.

Incluso las medicinas de emergencia, el cepillo de dientes y la pasta de dientes estaban metidos en bolsas Ziploc, dentro de una maleta.

Parecía que ella le estaba haciendo la maleta.

Phi Sora miró hacia la puerta principal mientras empacaba la ropa interior de Seol Jihu en el equipaje.

"... ¿Has vuelto?"

Ella parecía un poco dócil.

"¿Estás menos enfadado ahora?"

"......"

"Lamento haber revisado tu habitación sin permiso, pero tenemos poco tiempo, así que pensé en empacar de antemano."

"Debería haberlo hecho..."

"En realidad me sorprendió bastante. Tienes casi todas las necesidades básicas para vivir. Todo lo que no sea tu ropa también estaba bien embalado. Tú no hiciste esto, ¿Verdad?"

Cuando Phi Sora habló como si nada hubiera pasado, Seol Jihu se sintió aún más arrepentido.

"... Lo siento."

Él se rascó la cabeza.

Phi Sora se encorvó.

"Bueno, yo también lo siento. No pensé que reaccionarías con tanta intensidad."

"......"

"Aún así, ¿Cómo puedes gritarle a estos niños de esa forma? Sobre todo, como representante de la organización. También eres como el padre del grupo. Como normalmente no eres así, la asustaste aún más. Sólo mírala."

Phi Sora lo regañaba una y otra vez.

"O-Oraboniiiiii..."

Yi Seol-Ah llamó a Seol Jihu mientras sollozaba.

"Lo, Lo sientoooo..."

Seol Jihu inmediatamente bajó la cabeza.

"Realmente me disculpo. Me he vuelto loco..."

"Papi dice que lo lamenta. Tú también deberías dejar de llorar."

Yi Seol-Ah asintió con la cabeza y se limpió los ojos.

Una vez que Seol Jihu la consoló, su cara se iluminó un poco.

"Hah."

Una burla sonó.

Kim Hannah estaba apoyada contra la puerta principal con los brazos cruzados.

"¿Cuándo formaste otra familia?"

"¿Qué diablos significa eso?"

"Me llamaste la mamá de Jinah, pero ¿Qué es esto? ¿Ya has tenido otros dos hijos?"

La cabeza de Phi Sora se giró ante las palabras de Kim Hannah.

"Papá de Jinah, aclara si no quieres que te entregue el papel del divorcio en la puerta de tu casa. ¿Soy yo o esa perra?"

"¡Jajaja!"

Al final, Phi Sora se echó a reír.

"¡El papá de Jinah, dice! ¡Qué nombre! ¡Jajajaja!"

Seol Jihu sonrió amargamente cuando vio a Phi Sora reírse histéricamente.


***

Temprano esa mañana, una camioneta que transportaba a Seol Jihu llegó al Aeropuerto Internacional de Incheon.

El grupo formado por Seol Jihu y otros seis se subieron al avión hacia Hawaii.

Después de unas ocho horas y media de vuelo, el avión llegó a su destino.