Reciente

lunes, 22 de junio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 356

Capítulo 356. Un Héroe en el Paraíso, pero en la Tierra (1)


Kim Hannah aclaró su mente mientras Jang Maldong la miraba fríamente.

La sonrisa de su rostro desapareció, y se volvió instantáneamente inexpresiva.

Se mantuvo erguida y apretó los dientes mientras miraba fijamente al enfurecido Jang Maldong.

Justo cuando Jang Maldong estaba a punto de considerar su silencio como una afirmación, Kim Hannah habló.

"Eso es... un malentendido."

"¿Un malentendido?"

"Sí. Sé lo que intentas decir, pero te equivocas."

Kim Hannah dijo con firmeza y sin rodeos.

Jang Maldong se burló.

"No pensé que fuera tan incompetente, Señorita Kim Hannah."

"Aprecio su cumplido, pero..."

"Por supuesto, Seol Jihu es el que gastó el dinero de forma descuidada. Pero, ¿Era tan difícil darle un consejo? ¿Que debería llevarse sólo un poco a casa porque su familia podría sospechar?"

"Eso es..."

"Bien. Supongamos que no sabías que Jihu actuaría tan imprudentemente. Cierto, podrías sentir que estás siendo injustamente acusada. Pero quiero saber. Ese incidente empeoró la mala relación de Jihu con su familia, así que, ¿Cuál fue la razón por la que le obligaste a visitarlos con vino?"

"Admito que la forma en que abordé el problema estuvo mal. Pero..."

"Sí, estuvo mal. Estuvo muy mal. Pero eso no es lo que estoy preguntando."

Jang Maldong dijo con una voz furiosa.

Había una razón por la que Jang Maldong la presionaba tanto.

El paso más importante para resolver un problema es la forma en que se maneja inicialmente.

En cierto modo, el problema de la relación de Seol Jihu con su familia podría haberse resuelto sin problemas. Incluso si no hubiera sido fácil, al menos podría encontrarse en un estado mucho mejor que el actual.

Pero debido a que Seol Jihu dio un primer paso equivocado, su relación familiar se había deteriorado a un estado casi irreversible.

Examinando por qué se deterioró tanto, se podía encontrar la causa en la intervención de Kim Hannah.

Por supuesto, ella podría ser inocente.

Pero Jang Maldong debía sospechar de ella al menos un poco porque sabía lo meticulosa que solía ser.

Que tal vez, Kim Hannah hizo que la situación empeorara con algún propósito.

"En ese momento, pensé que era lo mejor."

Kim Hannah habló en ese momento.

"¿Recuerda el incidente del Laboratorio del Ducado de Delphinion?"

Jang Maldong levantó una ceja ante la repentina mención de un evento pasado.

Ciertamente sabía del incidente pero no podía entender por qué lo mencionaba.

"En realidad, no fue sólo ese incidente. La expedición del Bosque de la Negación, la operación de cebo en el Valle Arden, la misión de infiltración del Laboratorio del Ducado de Delphinion... Jihu se puso constantemente en situaciones de peligro extremo en las que otros Terrícolas de bajo nivel ni siquiera pensarían. Sin siquiera decírmelo, su Invitadora."

La voz de Kim Hannah sonaba tranquila mientras contaba el pasado, y continuó con una voz firme.

"Podría haber sido una coincidencia la primera o la segunda vez. Pero cuando lo mismo sucede una tercera vez, ya no puede ser una coincidencia. Mientras se adaptaba rápidamente al entorno desconocido, Jihu estaba cayendo en el Paraíso más rápido que nadie. Desde el principio."

"¿Así que dices que hicisteporque tenías miedo de su adicción al Paraíso?"

"Porque lo que temía se hizo realidad."

Kim Hannah se mordió los labios y respondió.

"Le dije una y otra vez que el Paraíso no estaba donde debía estar, pero no me escuchó. De hecho, cada vez que volvía a la Tierra, parecía que quería volver al Paraíso lo más rápido posible."

Kim Hannah suspiró.

"Fue complicado. Jihu actuó descuidadamente y aumentó la gravedad del problema, pero luego evitó el problema e intentó regresar al Paraíso. Juzgué que su relación con su familia se volvería irreparable si no hacía nada, así que lo obligué a visitarlos usando el aniversario de bodas como excusa. Porque en ese momento, su familia era el único lugar en la Tierra donde podía encontrar paz."

Jang Maldong la miró de forma fulminante, pero aún así escuchó en silencio.

"Puede que piense que ha sido demasiado precipitado, Maestro Jang, pero Jihu no mostró ningún síntoma de abstinencia que los adictos experimentan a menudo. Ni siquiera mencionó nada sobre las apuestas después de experimentar todo lo que pasó en el Paraíso. Era como si nunca hubiera sido un adicto al juego para empezar..."

Kim Hannah decía que el ritmo al que Seol Jihu se hizo adicto al Paraíso estaba más allá de la imaginación de cualquiera.

"Jihu se resistía a irse una vez que entraba en el Paraíso. Pensé que sería mejor si se tomaba un tiempo para acercarse a su familia, con la necesidad de un lugar de descanso en la Tierra. Al final, decidí que sería lo mejor para él reunirse con su familia en lugar de alejarse más."

"......"

"Por supuesto, admito que me apresuré demasiado. Ese fue mi error."

"Entiendo lo que dices."

Jang Maldong levantó la barbilla y miró a Kim Hannah.

"¿Pero me equivoco al pensar que estás tratando de empaquetar lo que pasó a tu favor?"

"Maestro Jang."

"Incluso un mono puede caerse de un árbol, ¿Pero la Señorita Zorra se equivocó? Me resulta demasiado difícil creerlo."

"Yo también soy humano. No digo que lo que hice esté bien, pero no puedo ser perfecta todo el tiempo. De otra manera, todavía estaría manteniendo mi posición en Sinyoung en vez de estar en este lugar ahora mismo."

Kim Hannah sonrió levemente.

"Siempre he cometido errores cuando se trataba de Jihu."

Se aclaró la garganta y continuó.

"Si puedo revelar mis verdaderos pensamientos... tienes razón. Traté de controlar a Jihu."

"¿Controlar?"

"No lo consideres algo muy malo. El Jihu de entonces tenían un montón de problemas tanto en el Paraíso como en la Tierra."

Kim Hannah continuó.

"Sé que el actual Jihu ha logrado grandes cosas que lo hacen comparable a las leyendas del Paraíso. Pero si dejas de lado esas cosas y sólo lo miras como a una persona más, Jihu es el tipo de persona que necesita un meticuloso cuidado.  Estoy segura de que entiendes lo que quiero decir como su maestro."

Entonces, Kim Hannah sonrió amargamente.

"Pero, Jihu no podía ser controlado."

"......"

"Lo sentí en mis entrañas el primer día que llegamos a Eva. Que Jihu no podía ser controlado. Mi error fue darme cuenta de esto demasiado tarde."

Kim Hannah soltó un profundo suspiro. Jang Maldong no dijo nada. Simplemente mantuvo su mirada sobre Kim Hannah.

"... Estoy seguro de que lo sabes."

Jang Maldong habló después de un momento de silencio.

"Pero no puedo verla con buenos ojos, Señorita Kim Hannah."

"Sí, he tenido la sensación de que no te agrado."

"Estoy seguro de que sabes por qué. Cuando te aliaste con las Tríadas y actuaste sin decirle una palabra a Jihu, no dije nada porque sabía que lo hacías por su propio bien. Pero siempre me sentí incómodo al respecto."

"Entiendo. Hay otros miembros que también me odian por eso. Lo hice, plenamente consciente de las consecuencias."

"Sí. Sé lo que has hecho por Jihu hasta ahora, así que pasaré por alto el asunto con su familia como algo que juzgaste que sería lo mejor para él. Pero debes saber que esta será la última vez."

Jang Maldong enfatizó que no habría una próxima vez.

Que había llegado a su límite y que no se quedaría quieto si ella intentaba interferir de nuevo.

Kim Hannah no era tonta, y rápidamente comprendió su intención.

"Si quieres probar tu inocencia, tendrás que demostrármelo con tus acciones. Especialmente cuando se trata del asunto de la familia de Jihu."

"No tienes que preocuparte por eso. Jihu ya me dijo la última vez que se ocuparía de ello por su cuenta. Yo también estuve de acuerdo con él."

"Espero que te responsabilices de esas palabras."

Eso fue todo.

Jang Maldong apartó los ojos de Kim Hannah una vez que ella afirmó que no se metería en el asunto familiar de Seol Jihu.

Él se dio la vuelta y continuó caminando.

Tuvo sentimientos encontrados todo el camino hasta que llegó al edificio de Valhalla.

Seol Jihu era lo único que tenía en mente.

Fue entonces.

Jang Maldong vio a alguien cuando entraba en el edificio, aún estaba pensado profundamente.

Phi Sora estaba sentada en el vestíbulo, comiendo un sorbete.

Una idea debió de surgir dentro de la cabeza de Jang Maldong en ese momento, cuando de repente levantó la voz.

"¡Sora!"

"¿¡Qué!?"

Cuando de repente gritó, la alegre Phi Sora tiró la cuchara en su mano del susto.

Se giró hacia un lado, frunció el ceño y suspiró.

"¿Abuelo?"

"Acércate un momento."

"¿Por qué gritaste? ¡Me has dado asustado demasiado!"

"¿Desde cuándo te asustas tan fácilmente? De todos modos, ¡Ven! Necesito decirte algo."

"Ugh, estaba de buen humor, ¿Qué trabajo molesto me vas pedir esta vez ..."

Phi Sora se quejó, pero aún así se levantó obedientemente y siguió a Jang Maldong.

"Entonces, ¿Qué es?"

"Hazme un favor."

"¿Un favor? ¿Tú? ¿De mi parte?"

"Escucha."

Jang Maldong explicó lentamente, y Phi Sora no pudo ocultar su sorpresa.

"¿Qué?"

"¿Crees que puedes hacerlo?"

"Bueno, no es que no pueda pero, ¿Por qué yo?"

Phi Sora estaba a punto de protestar cuando observó la mirada ardiente de Jang Maldong y cerró la boca.

"... Argh, ¡Maldita sea! ¡Pero me peleé con ese hijo de perra!"

Phi Sora se rascó la cabeza y frunció el ceño.


*


Seol Jihu se levantó de la cama bastante tarde a la mañana siguiente.

No pudo dormir toda la noche.

Lo que Jang Maldong le dijo se le quedó grabado en la mente.

No podía evitar tener pensamientos inmaduros como 'pero ganamos la guerra' o 'trabajé más duro que nadie'. Pero Seol Jihu finalmente se sacudió esos pensamientos.

Jang Maldong le había enseñado desinteresadamente hasta ahora, y lo que dijo tampoco estuvo mal.

De todas formas, ya había pasado un día y tenía que volver a la Tierra.

"... ¡Hombre!"

Suspirando, Seol Jihu subió las escaleras cuando de repente vio a una hermosa mujer de cabello rojo bajando.

Coincidentemente, sus ojos se encontraron.

"Eh..."

Los ojos de la mujer se agrandaron.

Una leve sonrisa se extendió por el rostro de Seol Jihu.

Sólo mirar a Phi Sora lo animó un poco.

Se sentía un poco deprimido, y ahora tenía a la persona perfecta para hacer bromas.

Por supuesto, Phi Sora reaccionó de una manera completamente diferente. Inmediatamente frunció el ceño. Entonces, justo cuando intentaba actuar con indiferencia y pasar por su lado, Seol Jihu se aferró a ella.

"Señorita Phi Sora."

"No jodas."

"Hey, Señora Phi, ¿Por qué está tan enfadada?

"Te dije que te fueras a la mierda."

Phi Sora respondió con un tono agudo.

Sin embargo, Seol Jihu no se retractó.

Squeeze, Squeeze.

Masajeó hábilmente los hombros de Phi Sora y la aduló.

"¡Detente! ¿Dónde crees que te estás tocando? ¡Quítame las manos de encima ahora mismo!"

"Hey, ¿Por qué estás enfadada? Tan mezquino."

"¿Qué?"

"Ahora, ahora, ¿Has desayunado? No lo has hecho, ¿Verdad? Vámonos."

Agarró la mano de Phi Sora y la arrastró por las escaleras.

Phi Sora se fue con él, fingiendo que se rendía. Seol Jihu se acercó a Phi Sora justo cuando ella se preguntaba cómo debería entablar una conversación con él.

Llegaron al décimo piso.

Como era la hora de desayunar, varias personas estaban sentadas juntas, charlando ruidosamente.

Seol Jihu llevó a Phi Sora a un asiento, y luego fue directo a la cocina.

Poco después, salió con un plato.

Un tazón de ramen humeante fue colocado en la mesa.

Seol Jihu colocó un pequeño plato de kimchi y un tazón de arroz blanco, para terminar el Ramen Especial de Seol Jihu.

Phi Sora se sorprendió.

"Oh, cierto, avanzaste al Nivel 6, ¿Verdad?"

"... Sí."

"Felicitaciones. ¿Cuál es el nombre de tu clase? Sé que solía ser Guardia Real..."

"Es Duque General."

"Cielos, es un nombre genial. Ah, los fideos se van a poner babosos. Adelante."

Con una sonrisa tonta, Seol Jihu empujó el tazón de ramen hacia ella.

Phi Sora parecía notablemente incómoda, pero su cuerpo era honesto.

Gulp. Con el sonido de la saliva, cedió a la tentación y recogió los palillos.

"Maldición, ¿Le agregas dr#gas al ramen o algo parecido? ¿Por qué es tan jodidamente bueno?"

Refunfuñó mientras cogía una poco de ramen con sus palillos.

Slurp, slurrrp.

Seol Jihu sonrió radiantemente cuando vio a Phi Sora comer con un sabroso sonido.

Encontrando esta mirada incómoda, Phi Sora levantó la vista y miró a Seol Jihu.

"Voy a decir esto por adelantado."

Ella hablaba con indiferencia con sus mejillas rellenas de ramen.

"No creas que esto es todo lo que se necesita para calmar mi ira."

"¿Significa eso que no quieres comer mi ramen a partir de ahora?"

"Agh, joder, eso no es lo que quiero decir. Digo que deberías mostrar algo de sensibilidad después de enfadar tanto a alguien."

Phi Sora corrigió a Seol Jihu como si la perspectiva de no volver a comer su ramen la aterrorizara.

Seol Jihu ladeó la cabeza.

"¿Sensibilidad?"

"Sí, sensibilidad. Por ejemplo..."

Phi Sora miró de reojo.

"Tú y yo nos encontramos en la Tierra una vez en el pasado, ¿Verdad?"

"Sí, en el 'Buen Lugar de Panza de Cerdo'."

"Grandioso. Entonces haz un pequeño pícnic conmigo".

"... ¿Repítelo?"

"¿No vas a ir a la Tierra de todos modos? Deberías acompañarme en un viaje mientras estás en ella. Veamos, ¿Dónde quiero ir...?"

Phi Sora recordó la conversación que tuvo con Jang Maldong anoche mientras fingía pensar.

|Hay un lugar al que tienes que llevar a Jihu.|

|Es...|

"Siempre he querido ir a Hawái​."

Phi Sora se encogió de hombros.

"Debería ser verano en la Tierra ahora mismo. ¿Por qué no vamos juntos a la playa? Hay un lugar llamado Waikiki que es famoso por sus centros turísticos de playa."

La sonrisa en la cara de Seol Jihu desapareció tan pronto como Phi Sora dijo esto.

Su expresión se volvió espantosamente rígida como si acabara de escuchar tonterías.

'Supongo que es cierto que odia regresar a la Tierra'.

Phi Sora estaba internamente asombrada.

"... ¿Hawái​? ¿De la nada...?"

Tan pronto, como Seol Jihu habló con una sonrisa.

"¿Qué, qué? ¿Están hablando de un viaje a la playa? ¡Quiero ir!"

"¡Yo también! ¿A dónde van?"

Hugo y Chohong aparecieron de la nada, uniéndose a la conversación.

"Ya hemos decidido un lugar. Hawái​. El abuelo lo decidió, en realidad."

"¿Eh? ¿Ese viejo lo hizo? ¿En serio? Entonces esta será la primera vez que lo vea en la Tierra."

Antes de que alguien se diera cuenta, más y más gente comenzó a reunirse alrededor de Seol Jihu.

Seol Jihu miraba aturdido mientras charlaban con emoción.

"Seol, Seol, tú también vas, ¿Verdad? ¿Nos reuniremos en la Tierra por primera vez?"

Hugo preguntó con una sonrisa radiante.

Seol Jihu no respondió.

"¿Seol?"

"......"

"¿Seol? ¡Seol! ¿Qué sucede? ¿Estás enfermo?"

Hugo le dio un codazo.

"Ah."

Seol Jihu finalmente salió de su aturdimiento y respondió.

"No sé..."

"Hey, no te escapes. ¡Esta es una actividad de unión de grupo! ¡Deberías estar presente como representante de Valhalla!"

"Actividad de unión de grupo, eh. No sé si necesitamos reunirnos en la Tierra. Ni siquiera podemos hablar el mismo idioma allí."

"¿A quién le importa? Funciona una vez que se encuentran. Ya me he encontrado con Dylan y Chohong antes, eso es lo que pasó."

"Es una buena idea, ir de vacaciones juntos. Todo el mundo va a regresar a la Tierra de todos modos. Oportunidades como esta no se presentan a menudo."

Kim Hannah también intervino.

"¡Jajaja! ¡La Señorita Kim realmente sabe de lo que habla!"

"Hawái tiene un hospital especializado para los Terrícolas, así que puedo hacer los preparativos de inmediato. Conozco a un conocido en dicho hospital. Por supuesto, eso es sólo si el Representante me da permiso..."

Todos se voltearon hacia Seol Jihu al escuchar las palabras de Kim Hannah.

Seol Jihu sonrió.

"Simplemente no lo entiendo."

"¿No entiendes qué?"

"Quiero decir, ustedes siempre se van de vacaciones después de que algo grande sucede. ¿Realmente lo necesitan?"

"Bueno, no es que lo necesitemos..."

Chohong se encogió de hombros.

"Pero, ¿No es sólo parte de la diversión?"

"¿Te diviertes?"

"Sí. ¿Hay algo mejor que divertirse para olvidar los malos recuerdos?"

'¿Malos recuerdos?'

Seol Jihu frunció el ceño. Su mirada parecía pedir una explicación.

"Piensa en ello. Acabamos de tener una gran guerra. ¿Cuántas veces casi morimos? ¿Puedes olvidarlo todo?"

"......"

La respuesta fue no.

La guerra no es algo cotidiano, y con lo impactante que fue, Seol Jihu nunca sería capaz de olvidarla.

Tal vez hasta su último aliento.

"Pero ganamos."

"Dejando a un lado el hecho de ganar... Lo importante es que el Paraíso nos dejó recuerdos inolvidables, ya sean buenos o malos."

Chohong continuó.

"Así que tenemos que hacerlos borrosos antes de que se arraiguen realmente en nuestras cabezas. Con los recuerdos de la Tierra, por supuesto. Reemplazarlos con otros recuerdos del Paraíso no sería bueno."

"......"

"Y en realidad, puede que necesites esto más que nadie. Por supuesto, no necesitas hacer un viaje. La gente tiene diferentes maneras de prepararse para la muerte en el Paraíso. Entonces, ¿Hay algo que hagas en particular?"

Seol Jihu cerró la boca. De repente recordó cómo Phi Sora trabajaba a tiempo parcial para recordar su vida en la Tierra.

¿Pero qué hay de él?

"Si no lo haces, sólo ven con nosotros en este viaje a la playa. Será divertido vernos en la Tierra aunque sea una vez. Podemos maldecirnos todo lo que queramos ya que no podremos entendernos de todas formas."

"¡Bien, bien! ¡Es más divertido de lo que crees! ¿Y qué? Vas a ir, ¿Verdad, Seol?"

Hugo interfirió sin tacto.

Seol Jihu se lamió los labios hasta soltar un profundo suspiro de frustración.

Entendió lo que decían, pero no podía empatizar con ello en absoluto.

De hecho, las dudas surgieron dentro de él.

"... No debe gustarles tanto la vida en el Paraíso, eh."

Un murmullo silencioso fluyó.

Chohong frunció el ceño, y la sonrisa del emocionado Hugo se desvaneció.

"Eh, no es eso lo que queremos decir."

"Sí, sí, entiendo lo que quieren decir. Un viaje a la playa suena bien. La gente que quiere ir debería. Prepararse para el peor de los casos también es bueno. Lo reconozco."

Seol Jihu adoptó una forma indirecta de decir que no debían forzar a alguien para que fuera si no quería.

"... Oh, cierto, no les he dicho nada sobre la fruta y la divinidad, ¿Verdad?"

Seol Jihu asintió con la cabeza y cambió el tema con una voz brillante.

"Escuchen. Es difícil decir algo sobre la divinidad, pero la fruta es asombrosa. El efecto de esta cosa es..."

Sin embargo, tuvo que detenerse mientras todos lo miraban fijamente. Algunos tenían miradas aturdidas, y otros miraban de forma sospechosa.

Eso no era sorprendente dada la extraña actitud de Seol Jihu.

Incluso Hugo notó que Seol Jihu estaba tratando de cambiar de tema.

"Uh... Seol."

Hugo habló cuidadosamente después de un breve momento de silencio.

"¿Odias regresar a la Tierra?"

"... No, no es que lo odie."

"¿Entonces no quieres vernos?"

"Hugo."

"Yo sólo... hemos pasado mucho tiempo juntos en el Paraíso... así que también quería conocerte en la Tierra..."

Hugo murmuró abatido.

Seol Jihu cerró los ojos con fuerza.


*


Al final, se decidió que Seol Jihu regresaría a la Tierra.

Aunque no dio una respuesta definitiva sobre si haría el viaje, parecía que casi todos los demás estaban de acuerdo.

Kim Hannah regresó a la Tierra, diciendo que haría los preparativos.

Cuando el sol se ocultó en el horizonte, el edificio de Valhalla se volvió ruidoso.

Seol Jihu y los demás abandonaron el edificio después de terminar unos asuntos en el Paraíso.

En el camino al templo.

Todos estaban ocupados charlando sobre el próximo viaje, pero sólo Seol Jihu permaneció en silencio.

En realidad, todos lo sabían.

Seol Jihu, que había estado corriendo después de la guerra haciendo bromas a diestra y siniestra, ahora estaba muy serio. Incluso parecía un poco enfadado.

Aunque las miradas furtivas le molestaban un poco, Seol Jihu no lo demostró.

Reconoció la necesidad de regresar a la Tierra.

Pero ser presionado a hacerlo...

'No'.

Seol Jihu sonrió amargamente mientras las palabras de Jang Maldong seguían apareciendo en su mente.

Él no podía negarlo.

Porque la misteriosa rabia y la ansiedad que sentía ahora, eran las mismas emociones que sentía cuando no tenía dinero y no podía apostar.

A menos que se le obligara como ahora, probablemente ni siquiera pensaría en regresar a la Tierra.

Él reconoció esto...

Seol Jihu caminó mientras reprimía su disgusto, y antes de que se diera cuenta, había llegado al templo.

"Si vas directo a Hawái en el Área 4, establece tus coordenadas de acuerdo a ello. En cuanto al resto, envíanos un correo, ¿De acuerdo?"

Phi Sora agitó su mano frente al portal.

"¡Nos vemos en Hawái!"

Hugo gritó emocionado.

Seol Jihu no dijo mucho. Suspiró por enésima vez y subió las escaleras.

Aunque escuchó a alguien llamándolo por su nombre, no miró hacia atrás y se metió en el vacilante portal de color mar.

Era su cuarto viaje de regreso a la Tierra.