Reciente

domingo, 21 de junio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 355

Capítulo 355. Confesión (2)


"¿Apuestas?"

Los ojos de Jang Maldong se agrandaron.

"Sí, las apuestas."

Seol Jihu miró a Jang Maldong con nerviosismo. Parecía un niño que había sido atrapado con las manos en la masa.

"Apuestas, eh..."

Jang Maldong murmuró.

Un adicto a las apuestas. Podía imaginarse el pasado de Seol Jihu en cuanto lo escuchó, pero no dijo mucho.

"Bueno, es mejor que ser un asesino."

Él sólo sonrió amargamente y habló.

Afrontar los defectos de uno ya es bastante difícil. Revelarlos a los demás sin omitir nada es algo que requiere una gran cantidad de coraje.

Desde la perspectiva de Jang Maldong, Seol Jihu acababa de llegar a la línea de salida. Si lo criticaba, Seol Jihu podría retroceder y nunca dar el siguiente paso.

Por eso Jang Maldong no dijo nada.

Asintió con la cabeza y le prometió a Seol Jihu que lo escucharía.

Reuniendo su coraje ante la actitud de Jang Maldong, Seol Jihu comenzó lentamente a contar todo lo que había sucedido en el pasado.

El recuerdo de cuando era un adicto a las apuestas aún estaba vivo en su mente.

Recordó cómo su familia intentó de todo corazón sacarlo del mundo de la adicción a las apuestas.

También, recordó cómo su relación se desmoronó después de repetidas decepciones y traiciones.

Finalmente, recordó cómo se desarrolló su relación después de entrar en el Paraíso.

Aunque no podía hablar de sus Nueve Ojos con Kim Hannah presente, no ocultó nada más.

Kim Hannah intentaba decir algo de vez en cuando, pero Jang Maldong la silenciaba y le impedía intervenir.

Así, Seol Jihu pudo hablar durante mucho tiempo sin interrupción.

Había mucho de qué hablar, así que cuando terminó, el callejón estaba empezando a oscurecer.

Un sentimiento de novela surgió dentro de Seol Jihu mientras derramaba su corazón en la narración. Estaba incómodo al principio, pero esa sensación desapareció rápidamente mientras continuaba hablando.

Incluso se sintió más ligero, como si se hubiera levantado una enorme piedra que le presionaba el pecho.

Por otro lado, la cara de Jang Maldong se estaba volviendo cada vez más incómoda. Pensaba que Seol Jihu simplemente se había entregado a las apuestas y se había arruinado a sí mismo por ello, pero las cosas eran más graves de lo que pensaba.

No sólo se perjudicó a sí mismo. También había causado daño a los que lo rodeaban.

Jang Maldong cruzó los brazos y frunció el ceño cuando escuchó lo que Seol Jihu le hizo a sus padres.

Agarró con fuerza su bastón cuando escuchó cómo Seol Jihu entabló una pelea con su hermano mayor, que acudió a arrastrarlo fuera del casino, pero al final, dejó al hombre adolorido en el suelo mientras entraba de nuevo en el casino.

Además, cuando escuchó cómo Seol Jihu robó la tarjeta de crédito de su novia mientras ella lloraba y le rogaba que no se fuera, su cuerpo tembló mucho.

A Seol Jihu se le habían dado muchas oportunidades, y había gente a su alrededor que quería ayudar. Sin embargo, había rechazado su ayuda no una o dos veces, sino docenas de veces.

Jang Maldong se había preparado para lo peor, pero no pudo evitar que su ira se desbordara. Cuando Seol Jihu terminó su historia, él estaba bebiendo licor directamente de la botella.

Seol Jihu, que estaba absorto en contar su historia, no se dio cuenta de nada de esto.

"Para ser honesto, entiendo por qué Jinhee se comporta así. En cierto modo, En cierto modo, lo siento más por ella que por Seonhwa, especialmente por ese tiempo en el área de descanso de la autopista..."

<< Nota: Área de descanso - es una instalación pública cercana a una autopistas, en la que los conductores y los pasajeros pueden descansar, comer o recargar combustible. >>

"¿Qué ha sido eso, mocoso?"

Jang Maldong explotó al final.

Seol Jihu se estremeció por el sonido de una botella casi rompiéndose.

Jang Maldong, que había golpeado la botella de licor sobre la mesa, lo miraba con un cuello tembloroso. Su cara estaba roja hasta el punto de que resultaba claramente visible.

"Imbécil..."

Jang Maldong se tragó su saliva.

"Tu hermana menor creyó en ti incluso después de toda la mierda que has hecho, ¿Pero qué? Le dijiste que finalmente dejaste de apostar e ibas al casino a solicitar una prohibición de entrada, luego la convenciste de que fuera contigo porque no podías hacerlo solo, ¿Y luego qué?"

Keuk. Jang Maldong gruñó mientras temblaba.

La ira reprimidaen su interior debe haber explotado finalmente cuando levantó su bastón.

"¡Maldito idiota!"

"¡Ma... Maestro!"

Si Kim Hannah no lo hubiera detenido, realmente habría golpeado a Seol Jihu.

"Por favor... Estamos aquí para escucharlo."

"¡Se ha pasado de la raya! ¡Lo que dijo ha sido insoportable!"

"Lo sé, pero... Pero..."

"Fuiste al área de descanso, le dijiste a tu hermana que tenías hambre y que comprarías comida, ¿Y qué? ¿Robaste el coche y te fuiste mientras ella te perseguía en estado de shock? Incluso cuando ella se cayó porque tropezó y empezó a llorar, ¿Hiciste la vista gorda? Hijo de... ¡Ah, suéltame!"

Jang Maldong peleó con Kim Hannah antes de bajar el brazo, descontento.

Luego respiró varias veces como si estuviera luchando para calmarse.

Seol Jihu bajó la cabeza.

"Maldita sea, ¿Qué clase de personas hay en tu familia? ¿Los santos budistas reencarnaron en una familia?"

El gruñón Jang Maldong recobró gradualmente el aliento.

Si lo que Seol Jihu dijo era cierto y realmente hizo esas cosas en el pasado, Jang Maldong tendría que cuestionar si el Seol Jihu que conocía era la misma persona.

Así de grande es la diferencia que había entre el Seol Jihu actual y el pasado.

"Uf, está bien, así que..."

Pero no importaba ahora, Seol Jihu había cambiado. Viendo cómo revelaba todo esto con sinceridad, Jang Maldong se obligó a calmarse.

"¿Qué planeas hacer de ahora en adelante?"

Una vez que la voz de Jang Maldong se atenuó, Seol Jihu habló mientras lo miraba constantemente para comprobar su estado de ánimo.

"Por ahora... planeo ir a verlos de nuevo..."

"¡Eso es un hecho! ¿Y?"

"Voy a rogar por el perdón, pero no creo que lo acepten. Como la última vez que fui a casa."

"Uf, bien. ¿Y?"

Jang Maldong preguntó, permitiendo que Seol Jihu terminara.

Seol Jihu continuó mientras tartamudeaba.

"Como dije... los lastimé demasiado, tanto que podrían no superarlo nunca..."

"¿Y qué vas a hacer?"

Cuando Jang Maldong respondió, Seol Jihu tragó su saliva.

"Si no me aceptan, pensé que sería mejor que desapareciera de sus vidas para siempre. Después de todo, está el Paraíso."

Fue entonces.

"... ¿Qué? ¿Hay un Paraíso después de todo?"

El rostro suave de Jang Maldong se endureció.

"Mi hermana dijo que eso es lo que debería hacer si realmente lo lamento. Así que pensé más en ello, y..."

Seol Jihu se detuvo, viendo a Jang Maldong estremecerse una vez más.

"Tú... idiota arrogante..."

Jang Maldong echó un vistazo a Seol Jihu mientras temblaba. Parecía como si estuviera mirando una basura que no tenía igual en el mundo.

"Si no te aceptan... desaparecerás para siempre... ¿Y qué pasa si te aceptan?"

"......"

"Decir algo tan ridículo... ¿Estás en posición de tomar esa decisión...?"

Su voz salió temblorosa.

"No, Maestro. No digo que me he decidido con seguridad."

Seol Jihu trató de decir algo, sintiendo lo furioso que estaba Jang Maldong, pero...

¡Tak!

"¡Cállate!"

Un bastón de madera lo golpeó en la cabeza en un instante, seguido de un fuerte grito.

Seol Jihu soltó un quejido y se agarró la cabeza.

Sin embargo, Jang Maldong no se detuvo ahí, las emociones que reprimió estallaron.

"¡Bastardo, hijo de perra! Casi arruinas la vida de los demás como si tu vida no fuera suficiente, ¿Y qué dices?"

¡Tak! ¡Tak! Mientras el bastón de Jang Maldong golpeaba consecutivamente la cabeza de Seol Jihu, Seol Jihu gritó y rodó por el suelo.

"¿Hay un paraíso después de todo? ¿Así que querer quedarse en el Paraíso sin volver a la Tierra para huir?"

"¡Maestro! ¡Espere!"

"¡Te dije que te callaras! ¡Hijo de perra! ¿Cómo te atreves a fingir ser la víctima, eh? ¿¡Eh!?"

"¡Espera! ¡No estaba fingiendo ser la víctima!"

¡Tak! Incapaz de contenerse, Seol Jihu agarró el bastón de Jang Maldong.

Jang Maldong se estremeció.

Seol Jihu también parecía nervioso.

Pero ahora que estaba en eso, decidió que también podía hablar.

"¡No conoce la historia completa, Maestro! ¡En aquel entonces, yo...!"

"¿En ese entonces?"

Las cejas de Jang Maldong se elevaron. Una voz fría salió.

"En aquel entonces yo, ¿Qué? ¿Yo? ¿¡Ves eso!? Les causaste tanto dolor durante años, ¡Pero ni siquiera piensas en sus sentimientos y sólo piensas en ti mismo! ¡Tú...!"

Jang Maldong sacudió su brazo con fuerza y levantó su bastón de nuevo. Pero después de mirar a Seol Jihu apretando los dientes, se mordió el labio inferior con fuerza.

Arrojó el bastón al suelo.

"Idiota, ¿Crees que tu familia te abandonó?"

"......"

"Maldito tonto. Piensa en lo que dijo tu padre cuando te fuiste a casa."

"¿Cuando yo... me fui a casa?"

"¡Lo que tu padre dijo la última vez que fuiste a su casa! ¿¡No lo has contado tú mismo!?"

Jang Maldong se levantó de su asiento. Apartando a Kim Hannah, que le pidió que se calmara, y gritó.

"¿Crees que el pasado ha desaparecido ahora que has devuelto el dinero? ¿Quieres volver a actuar como un hijo?"

Seol Jihu respiró profundamente y parpadeó rápidamente.

Sintió como si hubiera escuchado las mismas palabras antes.

Ahora que lo pensó.

|¿Quieres hablar de dinero? Está bien.|

|¿Crees que el pasado ha desaparecido ahora que has devuelto el dinero? ¿Quieres volver a actuar como un hijo?|

|Desvergonzado hijo de perra... ¿Crees que el dinero es el problema? ¿Crees que todo se acabó después de tirarnos un sobre de dinero sin una simple explicación?|

"¿Por qué no te pones en sus zapatos, bastardo?"

Jang Maldong se golpeó el pecho.

'¿Ponerme en sus zapatos?'

Seol Jihu miró fijamente a Kim Hannah, que estaba pacificando a Jang Maldong.

Se imaginó a los dos teniendo a una hermosa hija llamada Seol Jinah.

Que pasaría si la chica alegre se convirtiera en adicta a las apuestas y causara estragos en la familia antes de desaparecer de la faz de la tierra.

Entonces un día, encuentra un sobre de dinero que ella llevó a su casa.

¿De dónde sacó de repente tanto dinero? ¿Por qué se fue tan rápido? ¿Malas personas se estaban aprovechando de ella? ¿Dejó de apostar? ¿Estaba comiendo bien?

'... ¿Eh?'

Seol Jihu quedó aturdido.

'¿Estoy enojado...?'

Observando la expresión de Seol Jihu, Jang Maldong habló.

"¡Un hijo siempre es un hijo, no importa lo inútil que sea! ¡De repente llevaste una montaña de dinero y desapareciste sin dar una explicación adecuada! Entonces, ¿Cómo puedes...?"

Jang Maldong no terminó, pero Seol Jihu sintió que sabía lo que su maestro quería decir.

Seol Jihu estaba aturdido.

No tenía excusas que ofrecer.

"¡No entiendes los sentimientos de tus padres ni un poco...!"

Un repentino silencio descendió después del lamentable suspiro de Jang Maldong.

El restaurante se quedó en silencio y ni siquiera se escuchó el sonido de una respiración.

¿Cuánto tiempo pasó?

"... No diré más."

Después de un momento de silencio, Jang Maldong dijo firmemente.

"Vuelve a la Tierra mañana."

"¿Mañana?"

"¡Para ser completamente honesto contigo, no entiendo como tu familia actuó de esa manera! ¡Si fuera por mí, te habría golpeado hasta dejarte sin nada y te habría echado a la calle! Sin embargo, todavía te tratan como a un hijo..."

Jang Maldong se mordió el labio.

"Bueno, debe ser porque te conocen desde antes de que cayeras en el mundo de las apuestas. Por eso se aferran a una pizca de esperanza. Elegiré pensar eso dado lo que he visto de ti."

"......"

"¡Así que ve a visitar a tus padres! ¡Suplica por su perdón! ¡Y al menos dales una explicación adecuada antes de volver al Paraíso!"

"Pero..."

"¡Pero, pero, pero! ¡Si no puedes, inténtalo hasta que funcione! ¡Y ni siquiera pienses en volver al Paraíso antes de hacerlo!"

La mandíbula de Seol Jihu se abrió lentamente.

Jang Maldong frunció el ceño.

"¿No hay respuesta?"

"No... um... ¿No deberías al menos darme algo de tiempo para prepararme...?"

"¿Prepararte? Hazlo una vez que vuelvas a la Tierra. No obtendrás nada quedándote en el Paraíso día tras día."

Seol Jihu dudó.

¿Volver a la Tierra mañana?

Eso es demasiado apresurado.

Mejorar su arma, elevar su nivel, averiguar el nombre de su clase, comer la fruta del Árbol del Mundo... había tantas cosas que quería hacer.

Jang Maldong frunció aún más el ceño, notando la vacilación de Seol Jihu.

"¡Todavía no te has recuperado...!"

Después de refunfuñar durante mucho tiempo, Jang Maldong de repente soltó un profundo suspiro y tomó su bastón.

No se volvió a sentar.

"Lo dije claramente. Si te niegas a escuchar..."

Mirando a Seol Jihu, habló con fuerza detrás de sus palabras.

"Pensaré que ya no me consideraras tu maestro."

Jang Maldong se fue después de ese ultimátum.

De esa manera, sólo Kim Hannah y Seol Jihu se quedaron en el restaurante.

"... ¿Por qué no dijiste que sí?"

Kim Hannah habló cuidadosamente mientras miraba constantemente a Seol Jihu.

"Ya es momento de que te vayas de todos modos, y el cumpleaños de tu madre se acerca. Iba a mencionarlo cuando tuviera la oportunidad..."

Seol Jihu se levantó lentamente, y luego sacudió su cabeza.

Respondió con una voz débil, "Lo sé, lo sé."

Tomando esto como una señal de que quería que lo dejaran en paz, Kim Hannah se levantó en silencio de su asiento.

Después de acercarse al dueño del restaurante, que temblaba de miedo, pagó la cuenta y se fue.

Cuando miró hacia atrás por última vez, Seol Jihu todavía estaba sentado en su asiento.


*


Jang Maldong caminó rápidamente hacia Valhalla después de salir del restaurante.

"Ese tonto..."

Se enfadaba cuanto más pensaba en ello.

Planeó escucharlo, pero había un límite de lo que podía contener.

"¿Desaparecer? ¡Ja! Qué montón de mierda..."

Puede que lo haya dicho de una manera agradable, pero ¿No estaba diciendo que se sentía incómodo viendo a sus padres y por eso se mudaría al Paraíso?

¿Cómo podría Jang Maldong no estar enfadado, viendo a Seol Jihu tratando de huir sin resolver la raíz del problema?

Al mismo tiempo, se sentía traicionado.

|Porque me gusta este lugar|

|Porque este es el lugar al que pertenezco.|

|También es el lugar que me dio un nuevo comienzo... No se me ocurre nada más que decir aparte de que me gusta estar aquí.|

Porque Jang Maldong sintió que finalmente entendía el verdadero significado de sus palabras en ese entonces.

'No'.

Jang Maldong sacudió la cabeza.

No podía decir que Seol Jihu tuviera motivos ocultos para hacer todo lo que había hecho hasta ahora.

El problema radicaba en el propio Seol Jihu.

Dijo que había dejado de apostar, y Jang Maldong se impresionó cuando escuchó esto por primera vez.

Si se clasificaran los placeres primitivos de los hombres, las apuestas estarían en lo más alto. Hasta el punto de que se recomendaba apostar a los drogadictos como último recurso.

Desde que Seol Jihu dijo que había eliminado las apuestas de su vida, Jang Maldong estaba algo orgulloso. Pero realmente no fue así.

Aunque era cierto que había dejado de apostar, el Paraíso simplemente lo había reemplazado.

Y el Paraíso era mucho más peligroso que las apuestas.

Esto significaba que Seol Jihu ya se había hundido en el pantano llamado Paraíso.

De repente, Ian pasó por la mente de Jang Maldong. No sólo él, sino muchos Terrícolas que participaron activamente en el Paraíso durante mucho tiempo hasta morir.

Sólo entre las personas que conocía, siete u ocho de cada diez se suicidaron en la Tierra.

¿Seol Jihu?

Jang Maldong no tenía dudas. Si Seol Jihu llegaba a morir en el Paraíso, se suicidaría en la Tierra sin durar más de unos pocos días.

Lo que resultaba más problemático eran las acciones pasadas de Seol Jihu.

El Paraíso no es un mundo seguro.

Eso es evidente considerando la guerra anterior.

Pudo haber muerto fácilmente al menos en tres ocasiones diferentes.

Aunque se las arregló para volver vivo por milagro y suerte, no había garantía de que lo mismo sucediera la próxima vez.

Además, estaba reemplazando claramente su adicción a las apuestas por la sensación de logro que obtenía al arriesgar su vida y alcanzar un objetivo imposible, por lo que sin duda se lanzaría de nuevo al peligro tarde o temprano.

Jang Maldong no podía permitir que esto continuara.

Tenía que hacer algo.

Justo cuando Jang Maldong terminó de organizar sus pensamientos.

"Fuiste demasiado duro."

Se dio la vuelta rápidamente.

Kim Hannah estaba parada detrás de él con una sonrisa amarga.

Seol Jihu no estaba con ella.

"¿Qué?"

Jang Maldong dejó de caminar.

"¿Fui demasiado duro?"

"Sí. Jihu también lo intentó cuando..."

"Déjame preguntarte algo."

Jang Maldong se dio la vuelta, interrumpiendo a Kim Hannah.

Aunque su voz sonaba tenue, parecía un volcán a punto de entrar en erupción.

"¿Por qué hiciste eso?"

Cuando preguntó como si la hubiera atrapado con las manos en la masa.

"¿Perdón?"

Kim Hannah instintivamente enderezó su postura y abrió los ojos.

"No finjas que no lo sabes."

"No estoy seguro de lo que quiere decir, señor..."

"Si vas a actuar de esa manera, seré directo."

Jang Maldong miró a Kim Hannah con una mirada ardiente.

"¿Por qué le diste la cantidad perfecta de dinero para pagar sus deudas en su primer regreso a la Tierra, y luego usaste el aniversario de bodas de sus padres como excusa para que volviera a casa con un regalo?"

La Señorita Zorra, la astuta zorra, sonrió amargamente.