Reciente

sábado, 20 de junio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 354

Capítulo 354. Confesión (1)


Seol Jihu gritó a todo pulmón.

No es que pidiera fama, riqueza o algo parecido. Todo lo que quería era que la diosa no pusiera la palabra 'maná' en el nombre de su clase.

Incluso mientras los rayos continuaban descendiendo, él seguía golpeando la pared inquebrantable con los puños cargados de maná.

Fue una lucha desesperada.

Su lucha finalmente llegó a su fin cuando la asustada Luxuria intervino.

Sólo después de que Luxuria prometiera persuadir a Gula incluso si los cielos se dividían por la mitad, Seol Jihu dejó de golpear la pared y abandonó el templo.

Mientras tanto, una inoportuna celebración estaba ocurriendo en Valhalla. Los miembros que habían regresado del templo se reían y charlaban entre ellos.

Todos estaban ocupados presumiendo de sus nuevas clases, pero cuando vieron a Seol Jihu entrando en el vestíbulo, sus sonrisas se transformaron en una mirada de confusión.

En la reunión de la mañana, se veía limpio y ordenado. Pero ahora, después de una visita al templo, de repente estaba carbonizado de pies a cabeza.

Su suciedad podría definitivamente ganarse un lugar entre los mendigos.

"¿Qué...? ¿Por qué tienes ese aspecto? ¿Te ha alcanzado un relámpago o algo así?"

Chohong murmuró sorprendida. Aunque no lo decía en serio, su conjetura fue acertada.

"Acabo de tener una pelea."

"¿Una pelea? ¿Con quién? ¿Quién es tan estúpido como para pelearse contigo en Eva?"

"Con Gula."

"... ¿Qué?"

"Ah, lo que sea. Tenía algunas dudas, pero... Ugh. Tal vez aproveche esta oportunidad para cambiar realmente a mi dios. En serio no puedo soportarlo más."

La voz de Seol Jihu se atenuó mientras se esforzaba por respirar.

Chohong agitó la cabeza y lo sacudió para quitarle el polvo.

"En primer lugar, creo que estás mintiendo. Pero si no lo haces, estás seriamente loco. ¿Tu pelea con la Reina Parásito te hizo perder la cabeza?"

"No pude decir el nombre de mi clase en voz alta hasta el Nivel 5 porque estaba demasiado avergonzado. ¿Qué sabes sobre este dolor?"

Seol Jihu se quejó, y luego miró a Chohong de arriba a abajo.

Chohong mostró una amplia sonrisa.

"... Esa sonrisa me dice que has tenido éxito."

"¡Claro que sí! ¡He subido de nivel!"

Ella levantó su barbilla e hizo una señal de paz con sus dedos.

"Escucha bien. De ahora en adelante, no soy sólo un Templario, sino un Alto Templario."

¿"Alto Templario"? ¿Significa eso que puedes usar Tormenta Psiónica ahora?"

<< Nota: Psiónica - hace referencia a poder paranormales o psíquicos. >>

"Ah, deja de ser tan coreano."

Chohong le dio a Seol Jihu una ligera palmada en el hombro y se rió.

"Alto Templario, Alto Templario..."

Seol Jihu murmuró para sí mismo, claramente envidioso.

A ella le gustaba la atención, pero su reacción parecía un poco exagerada. Chohong le preguntó con curiosidad.

"¿De qué estás tan celoso? Me convertí en Nivel 6, pero, ¿No obtuviste más recompensas que yo? Ya que eres el que nos llevó a la victoria y todo eso."

"Es verdad, pero me da vergüenza decírtelo. Tal vez me cambie a Ira."

Seol Jihu respondió débilmente y volteó su mirada a un lado. Entonces, observó a Hugo haciendo un giro hacia adelante, gritando con toda su voz.

"¡Uooooooong!"

Él rodó hacia adelante, luego movió sus brazos y piernas hacia el techo. Luego rodó de nuevo de lado a lado. Expresaba su alegría con todo su cuerpo.

"... ¿Qué le pasa?"

"¿Qué piensas? Finalmente se convirtió en un Alto Ranker."

"Ah. Cierto, Hugo estaba en el Nivel 4."

"Sí. Solía ser un Bárbaro. Ahora es... ¿Cómo se llamaba? Campeón Bárbaro."

"Campeón Bárbaro..."

El nombre de esta clase tampoco estaba mal.

Ira parecía tener un buen sentido del nombre.

Seol Jihu estaba considerando seriamente cambiarse cuando de repente...

"Oppa~"

Una voz nasal interrumpió su línea de pensamiento como si no tuviera suficientes cosas en su mente.

Levantó la vista y miró a una chica rubia de mejillas gordas,  retorciéndose su cuerpo con las manos detrás de la espalda.

"¿Señorita María?"

"¡Oppa! ¿Sabías que también subí de nivel?"

"Ah, felicitaciones. Eras una Sumo Sacerdote, así que eso debe significar que ahora eres una Sacerdote Principal."

"¡Sí! Ahora soy una Sacerdote Principal del Nivel 5. Hablando de eso..."

María golpeó el suelo con el pie izquierdo, y luego extendió sus manos con una sonrisa radiante.

Ella sostenía un pedazo de papel.

Las cejas de Seol Jihu se arrugaron.

"... ¿Renovación del contrato?"

"Sí, sí. Pero no me malinterpretes. Es sólo que como ahora soy un Alto Ranker, y una valiosa Sacerdote Principal, estaba pensando que tal vez podríamos deshacernos del viejo contrato y firmar otro que sea apropiado para mi nuevo..."

De repente, la voz de María se quebró y se desvaneció.

Sus ojos temblaron débilmente cuando miró por encima del hombro de Seol Jihu.

Ahí, Kim Hannah la miraba fijamente con frialdad.

Una esquina de los labios de Kim Hannah se inclinó hacia arriba, dibujando lo que parecía una mueca de desprecio en su cara.

El rostro de María se retorció con el ceño fruncido.

"¡Joder!"

"¿Perdón?"

"¡Ah, nada! Así que escribí este nuevo contrato, ¿Pero a quién le importa? ¡Un contrato, siempre es un contrato! ¡Maldita sea, te veré cuando termine mi período de contrato!"

María desapareció rápidamente, gritando un montón de cosas que Seol Jihu no podía entender.

"Ella nunca cambia, ¿Verdad? Para ella, todo es cuestión de dinero. Es bastante sorprendente cuando lo piensas."

Audrey Basler sonrió divertidamente mientras entraba en el vestíbulo.

Debe haber escuchado su conversación, porque es una Arquera y tiene buenos oídos.

"¿Qué pasó?"

"Me convertí con éxito en un Tirador de Nivel 5. Se siente un poco extraño porque no he hecho mucho."

"Debes haber ganado muchos puntos por tu participación en la expedición del Reino de los Espíritus."

"No lo sé. Normalmente lo que haces importa más que la participación en sí misma. Bueno, desde el Reino de los Espíritus hasta la Fortaleza Tigol, he matado tantos enemigos como he podido. Así que creo que me las arreglé para lograrlo por poco."

"Aún así, felicitaciones por convertirse en una Alto Ranker."

"Gracias. Todo es gracias a ti, Representante. La verdad es que ya había renunciado a convertirme en alguien de Nivel 5."

Audrey Basler murmuró tímidamente, sintiendo aún la situación algo irreal.

De repente, miró hacia la puerta.

"Ah, es cierto. El Arquero de Acero y el Arquero Golondrina también subieron de nivel con éxito. Ambos parecían estar en la luna. Suelen ser muy tranquilos, así que eso ha sido algo nuevo."

Seol Jihu reconoció el apodo de Arquero de Acero y asumió que el Arquero Golondrina al que Audrey se refería era Kazuki.

"¿Por casualidad has escuchado los nombres de sus clases?"

"No estoy segura del Arquero de Acero, ya que tiene una clase única. El niño bonito solía ser un Gran Explorador, así que supongo que se convirtió en un  ArchiRanger."

<< Nota: Archi - Prefijo de origen griego que entra en la formación de adjetivos con el significado de 'muy', 'demasiado' y que aporta un valor de intensificación. Ranger - soldado especializado en la vigilancia y cuidado de un territorio específico. >>

Francotirador, ArchiRanger...

Seol Jihu se esforzó para no sentirse amargado.

Sabía que debía celebrar su ascenso, pero no podía evitar envidiarlos.

"¡Soy... el gran... Campeón Bárbaro...! ¡Vengan a mí!"

Hugo seguía saltando de alegría, claramente ajeno a los sentimientos de Seol Jihu.

Chohong miró a Hugo con una cara amarga, y luego resopló.

"Bien, Nivel 5."

Hugo se detuvo.

"¿Qué?"

"¿Qué quieres decir con 'qué'? Soy del Nivel 6."

Chohong se rió.

"Simplemente no entiendo por qué Ira te reconoció como un Alto Ranker. Eres tan tonto como un burro."

"Vete a la mierda. No quiero escuchar eso de alguien que tuvo que cambiar de Sacerdote a Guerrero porque no pudo memorizar ni un solo hechizo sagrado."

"Uh-huh~ Tú eres Nivel 5~ Yo soy Nivel 6~"

"... ¡Perra!"

Hugo apretó los puños y los dientes.

Parecía estar listo para atacar en cualquier momento.

"Mira quién habla."

Fue entonces cuando una voz áspera los interrumpió.

"¿Nivel 6? Como si no me hubiera sorprendido lo suficiente cuando te convertiste en Nivel 5. Podría tener un ataque al corazón por la conmoción."

"¿Qué? Maldita sea. ¿Quién dijo eso? ¿Quieres morir?"

Chohong agarró la Espina de Acero que estaba apoyada en una pared y miró a su alrededor.

Pero entonces se detuvo inmediatamente porque un viejo con un traje marino la estaba mirando con un palo de madera en la mano.

Jang Maldong miró la maza.

"¿Vas a golpearme con eso?"

"¿Viejo?"

Asustada, Chohong escondió la Espina de Acero detrás de su espalda.

"No eres diferente a él, pero te jactas de ti misma..."

"Vamos, ¿Por qué tienes que decirlo de esa manera? Admito que me dieron una buena paliza, pero aún así arriesgué mi vida."

"Y Hugo puso su vida en juego también."

Jang Maldong respondió. Chohong se sonrojó de vergüenza y soltó un gruñido.

"¡Tiene razón!"

Hugo comenzó a masajear los hombros de Jang Maldong con una gran sonrisa en su cara.

"Por la forma en que hablas, uno pensaría que eres un Ranker Único."

Jang Maldong chasqueó la lengua y apartó los ojos de Chohong.

Fue entonces cuando se dio cuenta del joven que estaba parado frente a él, y el ceño fruncido de su cara se desvaneció lentamente.

Lo mismo ocurrió con Seol Jihu.

Una brillante sonrisa se extendió por su sombrío rostro.

"¡Maestro!"

"Mm-hmm."

"¿Cuándo volviste?"

"Acabo de llegar. Cuando me enteré de que regresabas, me fui inmediatamente de Haramark. Por cierto."

Jang Maldong se detuvo y parpadeó.

Apuntó con su bastón a Seol Jihu.

"Tú, ¿Por qué te ves así? ¿Te ha impactado un relámpago o algo parecido?"

"......"

Seol Jihu se rascó la cabeza.


*


El vestíbulo estaba tan ruidoso que Seol Jihu y Jang Maldong tuvieron que irse a otro lugar.

Seol Jihu estaba muy contento de ver a Jang Maldong, ya que no había visto a su maestro desde su última visita a Haramark.

"He escuchado el rumor. ¿Dejaste una larga cicatriz en la cara de la Reina Parásito?"

"Fue sólo un rasguño. Cuando la lanza salió de mi mano estaba seguro de que podía atravesarla, pero luego levantó la cabeza en el último minuto..."

"Jajajaja. 'Sólo un rasguño', dices, incluso después de herir a un dios. Bueno, dime cómo te sientes. Estoy listo para escuchar el discurso del gran héroe de guerra."

"Oh, vamos. Usted también no, Maestro. Todos están exagerando. Lo primero que hice hoy cuando me desperté esta mañana ha sido agradecer a Dios por estar vivo."

"Jujuju. Supongo que no es una gran sorpresa, considerando todo lo que ha pasado."

Seol Jihu y Jang Maldong se sonrieron el uno al otro.

Sea cual sea la razón, hablar con su maestro calmó a Seol Jihu.

"Por cierto, ¿Hay algo que te preocupa?"

Seol Jihu se estremeció.

Estaba teniendo cuidado para no revelar sus preocupaciones, pero Jang Maldong pudo percibirlo.

"Acabas de ganar una guerra muy difícil y has conseguido todo lo que querías. Así que no debería haber mucho de lo que preocuparse en este momento."

"Es complicado."

Seol Jihu murmuró, apartando lentamente la mirada.

"¿Complicado cómo? Dímelo."

Jang Maldong presionó mientras lo miraba con curiosidad.

Después de un momento de vacilación, Seol Jihu le contó el incidente del templo.

"Hmm..."

Jang Maldong golpeó ligeramente con el dedo en el reposabrazos antes de inclinar la cabeza.

"Tienes razón. La esencia del Árbol del Mundo está bien, pero no estoy seguro de cómo podemos utilizar la divinidad de Templanza."

"¿Verdad? Necesitamos un tremendo poder sagrado para revivir a un dios, pero no creo que podamos reunir la cantidad necesaria."

"Si los Siete Dioses se sienten agobiados por la cantidad, debe ser realmente mucho. Tal vez deberíamos guardarla por ahora. Podríamos encontrarnos con ofrendas que contienen grandes cantidades de poder sagrado más tarde. O podría ser útil cuando necesitemos una gran cantidad de puntos de contribución en un corto período de tiempo."

"Estoy de acuerdo con usted. Lo discutiré con el resto y la guardaré."

"Debes vigilar la divinidad de cerca. No puede volver a caer en manos de los Parásitos nunca más."

"Por supuesto. Voy a guardarla en el almacén del templo".

Seol Jihu asintió con la cabeza a Jang Maldong.

"Eso debería ser lo suficientemente seguro. De todas formas, sobre tu nivel..."

Jang Maldong se acarició la barbilla.

"Puedo entender por qué estás preocupado. No has dominado completamente el Nivel 5, y de repente el camino al Nivel 7 se abrió. Tu mente y tu cuerpo siguen siendo los mismos, pero tu técnica está subiendo infinitamente."

Seol Jihu sonrió amargamente.

Eso no era lo que le molestaba.

Pero no podía decirle a su maestro que estaba molesto por el nombre de su clase.

Además, el problema que Jang Maldong señaló era realmente grande.

"Pero ese problema se puede arreglar."

Seol Jihu se enderezó y juntó sus manos.

Jang Maldong entrecerró los ojos.

"Para que hables con tanta confianza, ¿Estás planeando usar eso?"

"Sí, creo que es el momento adecuado. La guerra me convenció de que lo necesitaba. ¿Qué opinas?"

Seol Jihu preguntó con cautela.

"No es una mala idea."

Contrariamente a las expectativas de Seol Jihu, Jang Maldong respondió sin dudarlo.

"De hecho, estaba pensando lo mismo. Habría sido un desperdicio usarlo en un nivel más bajo. Pero ahora que eres un Ranker Único, las cosas son diferentes."

"¿Tú crees?"

"Sí, pero debes prepararte."

Jang Maldong continuó.

"De Nivel 5 a Nivel 7. La prueba será proporcionalmente difícil porque el poder que buscas es muy grande. ¿Serás capaz de soportarla?"

"¿Tengo elección? En realidad, me gustaría pasar un tiempo preparándome para la prueba, pero no estoy seguro por donde empezar."

Seol Jihu miró a Jang Maldong con ojos que ardían de pasión.

Buscaba consejo.

"Esto es lo primero que debes hacer."

Jang Maldong sonrió un poco.

"Necesitas descansar."

"¿Perdón?"

"¿Qué?"

"Nada. Se siente raro escucharte decir que necesito descansar..."

"¿No te he dicho muchas veces que el descanso es también una parte esencial del entrenamiento?"

Jang Maldong sonrió débilmente.

"Por supuesto que hay veces en las que debes esforzarte más allá de tus límites. Pero ya has hecho bastante. Durante toda la guerra, hasta hace sólo unos días."

"......"

"Te ves bien por fuera, pero sabes que no es así. Estás agotado tanto física como mentalmente. ¿Me equívoco?"

Seol Jihu permaneció en silencio.

Jang Maldong lo miró fijamente, y luego volvió a enfatizar.

"Si continúas tirando de una cuerda que ya está muy apretada, acabarás rompiéndola. Necesitas aflojarla un poco y darle tiempo de recuperación. De esa forma, se puede extender más la próxima vez que tires de ella. Entonces, por ahora, descansa. El entrenamiento viene después de eso."

Seol Jihu dejó escapar un profundo suspiro.

Quiso refutar pero no pudo encontrar las palabras adecuadas.

"Y has estado aquí demasiado tiempo. ¿No deberías visitar la Tierra?"

Seol Jihu se estremeció ante el inesperado comentario.

Su reacción fue pequeña y breve, pero Jang Maldong la notó.

"¿Tierra?"

"Sí. ¿Cuándo fue la última vez que volviste? Ha pasado un tiempo, ¿No?"

"Uh, quiero decir, por supuesto que como Terrícola tengo que establecer un entorno de acceso seguro. Pero creo que ya he hecho suficiente. Umm...."

Jang Maldong fingió una sonrisa mientras examinaba cuidadosamente a Seol Jihu.

"Lo está haciendo de nuevo."

No es la primera vez que Seol Jihu tiene una reacción de este tipo.

Siempre que Jang Maldong mencionaba la Tierra, Seol Jihu parecía dudar.

Incluso cuando Jang Maldong lo envió de regreso a la fuerza, regresó al Paraíso tan rápido como pudo.

Descubrió que Seol Jihu era adicto al Paraíso durante la Guerra del Valle de Arden, pero sus síntomas parecían haber empeorado desde entonces.

Seol Jihu actuó como si se hubiera olvidado completamente de la Tierra. Jang Maldong esperaba sinceramente que todo hubiera sido un malentendido.

La adicción no tiene un siguiente paso.

Seol Jihu podría estar cerca del punto de no retorno.

Desde hace un tiempo, Jang Maldong tenía la intención de hablar con Seol Jihu sobre este asunto.

Determinado, preguntó el viejo.

"¿Has comido?"

"¿Qué? No. Todavía no."

"Bien, entonces vayamos a comer. ¿Por qué no comemos afuera hoy? Hace tiempo que no lo hacemos. Con suerte, me invitarás, ya que no nos hemos visto en mucho tiempo."

Fue todo muy repentino.

La aturdido mirada de Seol Jihu siguió a Jang Maldong mientras el viejo se levantaba de su asiento con una sonrisa.

"¿Por qué me miras así?"

"Hoy estás un poco extraño, Maestro..."

"¿Extraño cómo? Tendremos algo de comida y vino, acompañado de una buena charla. ¿O no quieres pasar tiempo con un viejo como yo?"

"Por supuesto que no. Compraré la comida. Yo invito. Pero primero, tengo que prepararme. No estoy en el estado más agradable en este momento, como puedes comprobar."

"Hazlo rápido. He estado comiendo sólo carne seca y pan durante días. Me gustaría comer comida de verdad."

Jang Maldong se dio la vuelta, diciendo que esperaría a Seol Jihu en la entrada.


*


Seol Jihu se dio una ducha rápida pero pronto se encontró con un problema inesperado.

Necesitaba dinero para comer fuera.

Pero no tenía.

Para ser precisos, tenía toneladas de dinero en el almacén del templo, pero no podía acceder a ese dinero porque tenía prohibido entrar en el templo.

Por supuesto, existía la posibilidad de que Jang Maldong tuviera algo de dinero, pero Seol Jihu no quiso retractarse de sus palabras después de anunciar con orgullo que pagaría la comida.

Así que no tuvo otra opción que pedir prestado.

"Kim Hannah."

Cuando abrió la puerta, Kim Hannah, que trabajaba en su escritorio, lo miró con frialdad.

"Aquí tienes."

Dejó escapar un suspiro, luego se quitó el abrigo y se lo tiró.

"Toma eso y ve a jugar afuera. Estoy trabajando, así que no me molestes."

"No, no es para eso que estoy aquí."

"¿Hmm?"

"Dame algo de dinero."

Seol Jihu extendió sus manos.

Kim Hannah frunció el ceño.

"¿Ahora? ¿Cuánto necesitas? Es algo aterrador que estés pidiendo dinero."

"Sólo lo suficiente para pagar una comida. Voy a salir con el Maestro."

Kim Hannah parpadeó rápidamente.

"... Es verdad lo que dicen de los ricos, son egoístas y tacaños."

"No es así. Es sólo que no tengo dinero encima ahora mismo."

"Entonces ve a visitar el templo."

"Temporalmente lo tengo prohibido..."

"¿Prohibido? ¿Del templo de Gula? ¿Tú?"

Kim Hannah parecía aturdida.

"Tú, ¿Realmente tuviste una pelea con Gula? ¿No estabas bromeando sobre eso?"

"No."

"Jesús, yo no puedo encontrar las palabras para decirte algo."

Kim Hannah sacudió la cabeza.

Se levantó lentamente de su asiento y se inclinó hacia Seol Jihu.

"Papá de Jinah, ¿Qué estás haciendo, peleando con la diosa a la que sirves? Por favor, actúa por el bien de nuestra futura hija, ¿Lo harás?"

"Está bien, pero necesito un poco de dinero. ¿Sacrifico tanto por esta familia, y ni siquiera puedes darme suficiente dinero para pagar una comida?"

"Ya basta con el estúpido juego de roles. Cielos."

Kim Hannah agarró su bolso suspirando.

Luego tomó el abrigo que le tiró a Seol Jihu, lo puso alrededor de sus hombros y comenzó a caminar hacia la puerta.

"¿A dónde vas?"

"Dijiste que ibas a cenar con el Maestro Jang. Déjame ir también."

"¿Pero pensé que estabas trabajando?"

"Ahora que lo pienso, aún no he comido."

"Sólo íbamos a ser nosotros dos."

"Siento que debería unirme. Vas a estar hablando de algo importante, ¿Verdad? Conozco un lugar agradable y tranquilo."

"......"

"¿Qué pasa con esa cara? Ningunos de los dos disfruta de la bebida. Pero ahora vas a beber a mediodía. Así que asumí que se trata de una excusa para hablar de algo importante."

Su ingenio es inigualable.

'Tal vez es una zorra con sus nueves colas escondidas bajo su ropa. Quizás es realmente un Hombre Bestia'.

Seol Jihu pensó para sí mismo.


*


Cuando Kim Hannah le preguntó a Jang Maldong si podía acompañarlos, el viejo no la rechazó. Más bien, dio su consentimiento.

"Acompáñanos. Sucede que también tengo una pregunta para usted, Señorita Kim Hannah."

Kim Hannah los llevó a un restaurante tranquilo. El trío pidió comida y bebida.

Su pedido llegó en breve.

Fue entonces.

"¿Por qué odias regresar a la Tierra?"

Seol Jihu, que estaba vertiendo vino en la copa de Jang Maldong con ambas manos, levantó rápidamente la cabeza.

Sabía que no había escuchado mal.

Hoy, Jang Maldong actuaba de forma extraña desde el momento en que se encontraron.

Aún así, no esperaba que su maestro fuera tan directo.

Jang Maldong retiró su vaso.

Luego agarró la botella en las manos de Seol Jihu y vertió la bebida en los vasos de Seol Jihu y Kim Hannah.

Sin decir una palabra, levantó su vaso y se tomó la bebida.

Sorprendido, Seol Jihu también bebió de su vaso. Luego miró a Jang Maldong con una mirada desconcertada en su rostro.

Jang Maldong estaba esperando la respuesta de Seol Jihu.

"Maestro. No odio particularmente regresar."

"Pero lo haces."

La voz de Jang Maldong no titubeó en lo más mínimo.

"Mi edad es un símbolo de sabiduría, y te he visto lo suficiente para distinguir tus mentiras. Y lo que es más importante."

Cough.

Jang Maldong soltó una tos y miró de reojo.

"La que te invitó al Paraíso tampoco parece oponerse. Parece que está de acuerdo conmigo."

Jang Maldong añadió en voz baja.

Cuando Seol Jihu la miró, Kim Hannah desvió su mirada.

"¿Por qué piensas eso?"

"Eso no tiene importancia. Lo importante es la razón por la que te niegas a regresar a la Tierra."

Seol Jihu respiró hondo y apretó los dientes.

De repente se sintió expuesto.

"¿Hay alguna razón por la que no debería odiar regresar?"

"Estaría bien si tuvieras una razón válida. Por ejemplo, si tu vida está siendo amenazada en la Tierra. En ese caso, lo entenderé y con gusto te ayudaré. Pero sabiendo que la Señorita Zorra es su invitada, no creo que sea el caso."

"......"

"Ahora que hemos llegado a esto, seré directo."

Jang Maldong dijo en un tono sincero.

"Eres extraño. Es como si quisieras establecerte en el Paraíso permanentemente."

"El paraíso es un gran lugar."

"Sabes que eso no es lo que intento decir."

Jang Maldong continuó pacientemente.

"Si viajaras entre el Paraíso y la Tierra regularmente como lo hacen todos los Terrícolas, no estaría aquí hablándote de este asunto ahora mismo. Pero tú eres diferente. Parece que no tienes la más mínima intención de regresar."

Sus palabras dieron en el clavo.

Acorralado en una esquina, Seol Jihu se quebró.

"¿Es malo que no quiera regresar?"

"Sí, es malo."

"¿Por qué? ¿Porque nací en la Tierra? Pero me gusta más el Paraíso. Me gusta más este mundo, y quiero vivir aquí. ¿Hay algún problema con eso?"

"El paraíso es un mundo extremadamente peligroso en este momento."

A pesar del tono rebelde de Seol Jihu, Jang Maldong mantuvo la calma.

"En este mundo, tu vida está en constante peligro. Si mueres en el Paraíso, no sólo tú, sino también tus amigos y familiares sufrirán mucho cuando vuelvas a la Tierra."

"¡Yo...!"

'... derroté a los Parásitos.' era lo que Seol Jihu iba a decir a continuación, pero se las arregló para contener sus palabras.

Es cierto que los derrotó, pero puso su vida en peligro muchas veces mientras lo hacía.

Por encima de todo, era muy consciente de lo que realmente preocupaba a Jang Maldong.

"... Jihu".

Jang Maldong dejó escapar un largo suspiro.

"El día que decidí regresar al Paraíso, Ian dijo esto."

"¿Maestro Ian?"

"Sí. Dijo que necesitabas a alguien que te enseñara y te guiara por el camino correcto."

La cara de Seol Jihu cambió cuando escuchó el nombre de Ian.

"¿Piensas en mí como tu maestro?"

Seol Jihu asintió sin decir una palabra.

"Si realmente lo crees, entonces por favor cuéntame. Como tu maestro, deseo entender y ayudar a mi estudiante favorito, el más preciado."

"......"

"Por favor."

Ante la sinceridad de Jang Maldong, Seol Jihu no podía seguir siendo obstinado.

Se mordió los labios durante un tiempo antes de bajar la cabeza.

Y murmuró.

"Me siento como basura."

"¿Basura?"

"Sí. Basura."

Seol Jihu levantó lentamente su cabeza.

Su rostro no parecía travieso, tampoco serio.

Sus ojos apagados parecían vacíos de vida.

"Soy basura. No lo esperabas, ¿Verdad?"

"Basura..."

Escuchando la arrepentida confesión de su discípulo, Jang Maldong se acarició la barbilla.

"... ¿Es eso cierto?"

Él dio una pequeña sonrisa.

El evitador finalmente había dicho lo que pensaba.

"¿Mataste a alguien?"

"No."

Una amarga sonrisa apareció en los labios de Seol Jihu.

"No sé de tu pasado o lo malo que es."

"Maestro, yo..."

"Claro. Tal vez realmente eras basura como dices. No diré que el pasado se queda en el pasado. Las malas acciones del pasado siguen siendo malas acciones. Pero incluso si cometiste un pecado terrible, si aprovechas la oportunidad de aprender de tus errores puedes ser reciclado. Ahora, si sigues siendo el mismo, eso te convierte en una basura."

"......"

"Y creo que ya has sido reciclado."

Los ojos de Jang Maldong penetraron en Seol Jihu.

"Porque..."

El viejo continuó solemnemente, asegurándose de pronunciar cada palabra.

"El hombre llamado Seol Jihu, a quien yo, Jang Maldong, he presenciado con mis propios ojos en el Paraíso, es un hombre que sabe cómo afrontar sus miedos como una roca, cómo ser decisivo como una ola cuando es necesario, cómo desafiar lo imposible incluso cuando otros se oponen a ello, y cómo sacrificarse hoy por un mañana mejor. Es un gran joven."

'Aunque a veces es demasiado terco e infantil...'

La expresión solemne de Jang Maldong se transformó en una sonrisa pesada.

Seol Jihu permaneció aturdido.

Pero a diferencia de antes, una luz parpadeó en sus ojos.

Aparentemente se sorprendió al escuchar las inesperadas palabras de su maestro.

"Por eso yo..."

Una suave sonrisa se extendió por el rostro arrugado de Jang Maldong.

"... Me gustaría verte superar tu pasado. Si sientes que no puedes hacerlo solo, con gusto te ayudaré. Soy tu maestro, después de todo."

Seol Jihu cerró los ojos.

Sentía que ya no podía huir de Jang Maldong.

O mejor dicho, no quería huir.

Porque sabía que su maestro realmente lo entendería y lo ayudaría.

"......"

Pero dejar la debilidad de uno al descubierto requiere mucho valor.

"......"

Jang Maldong ya no presionó a su alumno.

Sólo esperó pacientemente.

Y así, después de un largo silencio...

"Yo..."

Seol Jihu finalmente habló.

"Estaba loco por las apuestas. Así es, era un adicto a eso."

Estaba perdido en el mundo de las apuestas.

Le dio la espalda a su familia e incluso traicionó a su pareja.

Desperdició todos los días de su vida.

Era la vida de una basura.