Reciente

miércoles, 3 de junio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 338

Capítulo 338. ¡Congélate, Mundo! (2)


Al mismo tiempo.

Una mujer y dos hombres miraban el campo de batalla desde la cresta de una montaña.

La mujer, con un grueso abrigo, era la Estrella de la Pereza, Taciana Cinzia.

Los dos hombres a su lado eran la Estrella del Orgullo y la Estrella de la Ira.

"¡Es un primer ataque bastante dulce!"

Un hombre corpulento que llevaba una gran espada en la espalda, el Ejecutor de Ira, no podía ocultar su asombro.

La caballería liderada por Teresa estaba masacrando unilateralmente al ejército de los cadáveres.

La caballería liderada por Teresa estaba masacrando unilateralmente al ejército de cadáveres.

Sin embargo, Cinzia estaba desinteresada mientras mordía el cigarrillo en su boca.

Si bien es cierto que la caballería estaba ganando, el enemigo es sólo el ejército de los cadáveres, la carne de cañón de los Parásitos.

La fuerza principal del enemigo aún no había hecho ningún movimiento.

"Dudo que los Parásitos se queden quietos..."

Pensando lo mismo que Cinzia, la Estrella del Orgullo miraba atentamente el campamento enemigo.

En ese momento, los tres Ejecutores notaron un cambio.

La imagen holográfica en el cielo se movía mucho. Dentro de la pantalla ondulante, la Reina Parásito gritaba algo mientras se agitaba.

No podían escucharla debido a que estaba tan lejos, pero podían juzgar por su apariencia.

"¿Qué? ¿Está enfadada?"

La Estrella de la Ira habló con los ojos abiertos.

Sin embargo, esto fue sólo el comienzo del cambio.

Inmediatamente después de observar la furia de la Reina Parásito, los movimientos del enemigo se desordenaron. No, ¿Debería decir que los Parásitos actuaron con urgencia?

"Los Nidos están palpitando a un ritmo más rápido. La especie madre también se está reproduciendo el doble de rápido que antes."

El Ejecutor de Superbia, el dios que supervisa la clase de Arquero, rápidamente transmitió la situación.

"Parece que van a empezar una guerra total..."

Pronto, se demostró que su predicción era acertada.

"¡Los Comandantes del Ejército están llegando!"

Con el ejército no-muerto de Humildad Desagradable a la cabeza, un total de cuatro Comandantes del Ejército comenzaron a moverse.

La mandíbula del hombre corpulento se abrió de par en par.

El ejército Súcubo y Banshee volaban simultáneamente. Por otra parte, debajo de ellos, los Golems Sangrientos perseguían a los Caballeros de la Muerte.

Sin mencionar que todo tipo de Parásitos salieron corriendo del campamento de los Parásitos.

Como él dijo, los Parásitos estaban comenzando un ataque total.

"¿No es esto extraño?"

Mientras el hombre corpulento se quedaba sin palabras, la Estrella del Orgullo frunció el ceño.

"Incluso con nosotros tres en este lugar, los Parásitos deberían tener la ventaja. Dudo que la Reina Parásita no conozca la situación."

Luego, él miró de reojo.

"Entonces, ¿Por qué ella de repente actúa de esa manera?"

"... ¿Quién sabe?"

Cinzia sacó el cigarrillo de su boca y dejó salir una larga bocanada de humo.

"Quizás se ha cansado de jugar a las casitas y está planeando terminar con esto de una vez por todas."

Incluso mientras hablaba con indiferencia, apartó la mirada y observó el papel que tenía en la mano izquierda.

Fue entonces.

"¡¡Uuuuuhh!!"

El hombre corpulento gritó.

El ejército de Humildad Desagradable estaba a punto de chocar contra la caballería bien alineada de la humanidad.

Entonces.

"¿Pasaron a través de nosotros?"

Sin atacar a la caballería, se volvieron instantáneamente translúcidos y los atravesaron.

Fluidización. Fue una de las Autoridades de Humildad Desagradable, ser capaz de convertir su ejército en un estado entre líquido y gas.

Debido a esto, el segundo ataque de las cuchillas bumerán falló, y los caballeros, que estaban decididos a morir luchando, quedaron vivos.

Eso no fue todo. Los ejércitos de Castidad Vulgar y Paciencia Explosiva también pasaron entre los refuerzos de la humanidad. Incluso los Golems Sangrientos tomaron un camino tortuoso para evitar el ejército humano.

La confusa caballería intentó detener el avance de los Parásitos, pero no tuvieron más remedio que observar cómo el ejército de los Parásitos se marchaba mientras eran atacados inmediatamente por los Parásitos que volaban tras ellos.

Los principales ejércitos que habían pasado por la caballería sólo tenían un destino; la Fortaleza Tigol.

Los ojos de Cinzia se entrecerraron. La decisión de los Parásitos no resultaba muy extraña.

Pero, como lo dijo la Estrella del Orgullo, su repentino cambio de táctica es algo que había que cuestionar.

"Eh..."

El hombre corpulento parpadeó rápidamente.

"¿Es este el final?"

No sabía cuántos Truenos quedaban en la fortaleza, pero probable que tuviera razón.

La batalla anterior había dejado a las fuerzas de la Federación debilitadas y deterioradas. Aunque sólo cientos de Nidos habían apoyado al ejército de Parásitos y cadáveres que atacaban, la Federación apenas pudo mantener su posición contra ellos.

No había manera de que pudieran resistir el ataque simultáneo de los cuatro ejércitos de los Comandantes.

A menos que el Árbol del Mundo volviera a la vida en este instante.

De esa manera, la Fortaleza Tigol estaba en una situación peligrosa una vez más.

La silenciosa observadora Cinzia levantó lentamente su mano izquierda.

Observatio Vitae, un contrato que revela la vida del contratista.

El contrato que Teresa le dio estaba en un estado lamentable. No hubo un solo momento en el que no estuviera ardiendo. Hubo múltiples casos en los que Cinzia se preocupó de que se quemara por completo.

El papel ardiente se había quemado hasta alcanzar el tamaño de un pulgar. Pero desde entonces, había vuelto a su aspecto original, ya no se quemaba.

Si Seol Jihu hubiera muerto, este contrato se habría convertido en un puñado de cenizas. El hecho de que se recuperara reveló que estaba a salvo.

Por lo tanto, no resultaba tan difícil entender lo que debió haber pasado en el Reino de los Espíritus.

"Hmm...."

El cambio repentino en las acciones de los Parásitos y la recuperación del contrato fueron pruebas más que suficientes.

La Reina Parásito estaba enfurecida, y los Parásitos comenzaron un ataque total. Los cuatro Comandantes del Ejército también condujeron sus ejércitos al campo de batalla, incluso pasando por delante de los refuerzos humanos como si no existieran.

Casi como si fueran perseguidos a tiempo.

En esa situación, ¿Qué significado tendría que el contrato volviera a su aspecto original? La respuesta estaba clara.

"......"

Por supuesto, actualmente no hay razón para que Cinzia participe en la guerra.

La condición para que se uniera a la guerra aún no se había confirmado. En otras palabras, el Árbol del Mundo no había revivido.

Sin embargo, Cinzia no era tonta. Tenía suficiente perspicacia para saber lo que le pasaría a la Federación y a la humanidad una vez que se perdiera la Fortaleza Tigol.

También sabía qué posición tendrían la Federación y la humanidad, si el Árbol del Mundo reviviera y derrotaran con éxito a los Parásitos.

De este modo, Cinzia se dio cuenta de que se encontraba en una encrucijada de extrema importancia.

"Ha."

Y en el momento en que este pensamiento cruzó su mente, no pudo evitar reírse.

El hecho de que tuviera este pensamiento mostraba que veía una pizca de esperanza en esta situación. El progreso de la guerra había cambiado su pensamiento anterior, 'No importará incluso si me uno a la guerra'.

|Sólo quería que supieras. Esa es la única esperanza que nos queda.|

De repente, recordando lo que Teresa le dijo, Cinzia sonrió.

Ya sea la única esperanza o la última oportunidad, ella lo reconoció al final.

"Bueno, supongo que lo estaba esperando desde que dejé ir a Agnes."

Cinzia puso el contrato doblado en el bolsillo. Luego, habló.

"Tengo una pregunta."

Los dos Ejecutores se voltearon hacia ella simultáneamente.

"Supongamos que están en un juego de cartas y se encuentran a punto de perder. Pero si aguantan sólo un poco, tienen garantizado conseguir la carta que revertirá la situación. ¿Qué harían?"

"¿Qué?"

"¿Se rendirán? ¿O esperan un poco más?"

"No sé por qué nos preguntas eso, pero en mi caso esperaría."

"Ya veo. Eso pensé."

La Estrella del Orgullo respondió casualmente a la repentina pregunta. Por otro lado, el hombre corpulento frunció el ceño.

"¿De qué estás hablando? ¿Qué vas a hacer al respecto?"

"¿Qué voy a hacer?"

Cinzia sonrió y giró su dedo índice izquierdo.

"¿No es evidente?"

Entonces, rápidamente cantó un hechizo.

Los dos Ejecutores, que parpadeaban sus ojos confundidos, rápidamente levantaron sus miradas.

Un enorme círculo mágico se estaba formando sobre la cabeza de Cinzia.

Por supuesto, también estaba sobre sus cabezas.

La Estrella del Orgullo murmuró conmocionado.

"¡Tú...!"

Cinzia se encogió de hombros y habló.

"Se los explicaré más tarde."

Al mismo tiempo, el círculo mágico giró y descendió sobre los tres Ejecutores.

La teletransportación fue activada.


**


Humildad Desagradable avanzaba a toda velocidad.

Desde el momento en que se puso a la vanguardia, ignoró todo lo demás y sólo se precipitó hacia adelante.

La presión que se escondía en el rincón de su corazón se negaba a desaparecer.

Lo que dijo Paciencia Explosiva no estaba mal. La Reina Parásito no es emocional al tomar sus decisiones. Debió tener una razón para instar la captura de la fortaleza.

Preocupada de que esta razón estuviera relacionada con ese espantoso demonio, la Humildad Desagradable reforzó su determinación.

La Reina Parásitoa poseía una personalidad indomable y siempre evaluaba la situación con frialdad.

Ella es especialmente de esa forma en la guerra.

Si no hubiera una oportunidad de victoria, les habría ordenado retirarse sin dudarlo. El hecho de que ordenara un ataque total significaba que aún tenían una oportunidad.

Una vez que sus pensamientos llegaron a este punto, la Humildad Desagradable vació su mente por completo.

A partir de este punto, sólo había una cosa que necesitaba hacer.

Se estaba acercando al muro de la fortaleza.

No había necesidad de destuirlo todo.

Simplemente podía avanzar por fases.

Luego, subiría al puesto de mando y...

"¿Hmm?"

Fue entonces.

Con sólo cien metros de distancia hacia la puerta de la fortaleza, un círculo mágico apareció de repente delante de él. Al mismo tiempo, el círculo se multiplicó instantáneamente.

Antes de que Humildad Desagradable pudiera hacer algo al respecto, Valkirias salieron de cada círculo mágico. ¡Instantáneamente se pusieron en formación y simultáneamente se precipitaron hacia la Humildad Desagradable!

"¡...!"

El sorprendido Humildad Desagradable movió su larga espada apresuradamente.

Aunque se defendió de un par que volaban hacia él, pronto no tuvo más remedio que tirar de las riendas de su montura mientras los Caballeros de la Muerte se enfrentaban a las Valkirias.

Al escuchar los gritos de los caballos espectrales que resonaban a su alrededor, Humildad Desagradable miró hacia el frente.

Luego cerró la boca, viendo a la mujer parada frente a la puerta, vistiendo un grueso abrigo.

"... No pensé que fueras tan tonta."

Fingiendo estar tranquilo, Humildad Desagradable rechinó sus dientes.

"¿Realmente crees que detenerme en este punto logrará algo?"

"¿Hubiera venido a este lugar si no lo hiciera?"

Mientras Cinzia respondía con ironía, Humildad Desagradable apretó su agarre en su larga espada.

"Qué arrogante de tu parte. ¿Te has olvidado de tu lamentable derrota en la guerra del valle?"

"¿Cómo podría?"

"Tampoco veo a tu servidora de ese entonces. Me pregunto de dónde viene tu confianza."

"No es que no la haya traído a propósito. Ella no puede estar en este lugar ahora mismo."

Sonriendo suavemente, Cinzia llamó a las Valquirias y se pusieron en formación de nuevo.

"Bueno, estoy agradecida de que te preocupes por mi inteligencia. Pero no es que me falte capacidad de aprendizaje."

Humildad Desagradable se estremeció justo cuando estaba a punto de avanzar. Fue porque Cintia levantó los brazos y señaló a ambos lados.

Inmediatamente después, dos hombres aterrizaron en el suelo junto a ella.

La Estrella del Orgullo y la Estrella de la Ira.

"Pensé que no sería suficiente, así que llamé a estos dos, ¿Qué te parece? ¿Esto es suficiente para satisfacerte?"

Cinzia guiñó un ojo y luego reveló sus dientes con una sonrisa.

"... Maldición, mejor que des una explicación adecuada más tarde, Taciana Cinzia."

El joven con el sombrero apretó los dientes y colocó una flecha encadenada en su arco.

"Estoy seguro de que una mujer tan calculadora como tú, tiene una buena razón."

El hombre corpulento también tenía una expresión de incredulidad, pero pronto sacó la gran espada de su espalda.

"......"

Clack, clack, clack. El ruido de los dientes sonó una vez más.

"... También hay otros Comandantes del Ejército."

Aunque hablaba con calma, su expresión se oscureció lentamente.

Por alguna razón, los engranajes que deberían estar girando en perfecta sincronía parecían estar desviándose en cada momento importante.

"¡Llegan demasiado tarde!"

...

¡Tang! Gabriel golpeó el muro de la fortaleza mientras miraba hacia abajo.

Ella estaba en conflicto observando a Humildad Desagradable avanzando implacablemente. Justo cuando estaba a punto de explotar de la frustración por la negativa de los Ejecutores a actuar, finalmente hicieron un movimiento.

Dejó salir el aliento que había estado conteniendo, pero la sensación de alivio sólo duró un momento.

Pronto, abrió los ojos bruscamente y miró al cielo.

Humildad Desagradable pudo haberse detenido, pero no es el único Comandante del Ejército que estuvo presente.

Caridad Aborrecible lo seguía de cerca. Y aún más importante, Castidad Vulgar y Paciencia Explosiva no tenían obstáculos mientras volaban por el cielo.

La única esperanza en esta situación es que podían usar los pocos Truenos que quedaban para una intercepción aérea.

Entonces, justo cuando estaba a punto de ordenar el ataque, un Hada del Cielo se acercó a ella.

"¡Noticias Urgentes!"

"¿Qué?"

Gabriel reaccionó temperamentalmente porque estaba al límite.

El Hada del Cielo se estremeció pero pronto continuó con una voz clara.

"¡Las tropas de la humanidad han llegado a la puerta trasera de la fortaleza! ¡Hay cientos de soldados, y una persona que se proclama como la reina de Eva ha solicitado que la dejen entrar!"

"... ¿Qué?"

La voz de Gabriel se suavizó ligeramente.

El Hada del Cielo rápidamente terminó su explicación mientras Gabriel fruncía el ceño.

"Ella llevará... ¿Qué?"


**


"Ya está."

Roselle habló de repente mientras miraba al cielo.

Eun Yuri, que estaba sentada con las piernas cruzadas en meditación, abrió los ojos.

"¿En serio, Maestra?"

"Sí, estoy segura."

Roselle señaló el cielo.

"Mira. La estrella que se volvió roja por la invasión está recuperando su tono azul."

Eun Yuri asintió con la cabeza.

"No es fácil para una estrella muerta volver a la vida."

Roselle sonrió brillantemente.

"Recuperar su luz de una manera tan espléndida sólo puede significar que el Árbol del Mundo creció hasta la edad adulta y recuperó el control del Reino de los Espíritus. Los Espíritus deben haber recuperado su fuerza y volver a la vida ahora."

La cara de Eun Yuri se iluminó.

"¡Entonces!"

"Lo único que queda es conectar con el Mundo Medio."

Roselle sacudió la cabeza, incapaz de ocultar su admiración.

"Increíble. Verdaderamente increíble. Pensar que realmente tendrían éxito..."

Entonces, de repente inclinó la cabeza.

"Pero es extraño. Considerando la situación que describiste, debería haber sido casi imposible de lograr. A menos que los Parásitos hicieran algo completamente descerebrado..."

No es como si Roselle no tuviera preguntas, pero el éxito seguía siendo un éxito.

Con esto, las condiciones que estaban fuera de su control se cumplieron.

Lo único que les quedaba es hacer lo que estaba dentro de su control.

Apartando su mirada del cielo, Roselle miró a Eun Yuri. Ella ya se había levantado y estaba recuperando el aliento.

"Yuri, tu cuerpo y la este..."

"Ya deberían haber llegado a la Fortaleza Tigol."

"Charlotte debe haber hecho un buen trabajo."

Roselle se estiró.

"Grandioso. Esta maestra hará contacto con el Árbol del Mundo. Deberías volver y prepararte."

"... ¡Si!"

"No te pongas muy nerviosa. Sólo haz lo que aprendiste, y este maestra se encargará del resto. Jujuju."

Con una risa suave, los ojos de Roselle se volvieron tenebrosos.

"Estoy deseando que llegue. Verás, mi espíritu competitivo ha estado ardiendo desde que me enteré de ellos. Quería luchar y comprobar lo fuertes que son..."

"......"

"Jujujuju, eso no es todo. ¡Esos hijos de perra destruyeron el plan de venganza que preparé durante cientos de años! ¡Jejeje, jeje!"

Sus ojos brillaban mientras cacareaba siniestramente.

Eun Yuri sólo asintió. Al menos por hoy, los ojos llenos de locura de Roselle se sintieron increíblemente confiables.

"Oh, perdón por mi lenguaje. Mis verdaderos sentimientos salieron, Jojojo."

Roselle salió de su locura momentánea y se rió como una dama.

Luego levantó las manos mientras miraba fijamente a Eun Yuri, que estaba parada ansiosamente.

"Ahora entonces."

Mientras sus dos manos se unían con un sonido de aplauso, Roselle hizo un lindo guiño.

"¡Nos vemos en el Mundo Medio!"

Entonces.

¡Chak!

En el momento en que ella aplaudió.

"¡......!"

Los ojos de Eun Yuri se abrieron de golpe.