Reciente

lunes, 1 de junio de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 336

Capítulo 336. Los Engranajes Giratorios


Seol Jihu cerró los ojos inmediatamente cuando un enorme destello de luz surgió enfrente junto con el aliento retumbante. Sonidos crepitantes de los alrededores. No podía escuchar nada más que este sonido.

Pronto, Seol Jihu abrió los ojos lentamente.

¡Kwaaaaaaaa!

El aliento seguía siendo disparado. Sin embargo, no llegaba al equipo de la expedición.

¿Medía unos ocho metros de largo? La parte superior de su cuerpo, que incluía su cuello, era larga como la de una jirafa, y la parte inferior era delgada como la de un ciervo. Tenía una larga cola de cinco colores que se extendía como la cola de un pavo real. Su pico parecía el de un pollo.

Este hermoso y noble ave parecida a un fénix flotaba frente al equipo de la expedición. Cubriéndose con sus alas, recibía el aliento aterrador y lo soportaba.

"¡Hemos vuelto!"

En ese momento, una voz que le faltaba el aliento llegó a sus oídos.

"¡Perdón por llegar tarde! ¡Pero intentamos volver lo más rápido posible...!"

Marcel Ghionea jadeaba de rodillas, con sudor goteando de su cabeza como la lluvia.

Esto sólo podía significar una cosa.

'¿Ese es el Pequeño Polluelo?'

Seol Jihu parpadeó rápidamente.

Bondad Retorcida agitaba sus grandes alas de hueso, mirando con asombro.

—¿Quién demonios...?

No pudo terminar de decir su frase.

La situación es simplemente demasiado absurda.

Al darse cuenta de que capturar ambos conejos sería demasiado difícil, había elegido centrarse en Seol Jihu. Aunque atacó con un poco de prisa, seguía estando al borde del éxito.

—….

Sin embargo, justo en el último momento, un ave había aparecido de la nada y lo bloqueó.

—Mier...

Esta no fue la primera vez, ni siquiera la segunda, que algo parecido sucedió. ¿Cómo pueden ocurrir semejantes coincidencias en el mundo?

—Maldito infierno...

En este punto, empezaba a preguntarse si este planeta llamado Paraíso se ponía realmente del lado de este hombre.

Estaba tan aturdida que detuvo su respiración inconscientemente.

El enemigo todavía estaba en buena forma. Aunque la mitad de su cuerpo se tiñó del color de su aliento, este color rápidamente fue devorado por las llamas escarlatas.

Entonces, los ojos del ave fénix se agudizaron, y luego se precipitó hacia Bondad Retorcida agitando enérgicamente sus alas.

—¡Keuk!

Mientras Bondad Retorcida aceptaba con renuencia el desafío, dos poderosas existencias chocaron en el aire.

Bondad Retorcida, elevándose en un instante, exhaló de nuevo. Al mismo tiempo, descendió repentinamente y se estrelló contra el fénix.

¡Koong!

La tierra saltó del fuerte impacto.

Sin embargo, a pesar de haber golpeado con éxito al fénix, Bondad Retorcida sintió que sus piernas se calentaban.

Ella no estaba equivocada. El cuello largo del fénix, parecido a una jirafa, se vislumbró. Girando la cabeza y mirando a Bondad Retorcida, abrió la boca. Luego, una ola de llamas de color rojo brillante salió de su pico.

—¿¡...!?

Bondad Retorcida estaba muy sorprendida. Sus huesos, envueltos por las llamas, se derretían mientras desprendían vapor blanco.

Incluso cuando trató de extinguirlas por miedo, se encendieron de nuevo en el instante siguiente y la atormentaron sin cesar. Aunque ella había vuelto a su verdadera forma en un estado debilitado, aún resultaba demasiado difícil de creer.

—¡Tú...!

Bondad Retorcida voló apresuradamente hacía atrás y azotó su cola con fiereza.

[¡Ack!]

El fénix también gritó. Por supuesto, no se quedó simplemente recibiendo el ataque.

[¡Eso dolió, maldita lagartija parásita!]

Balanceando su ala ardiente, se agarró a Bondad Retorcida.

¡Chiiik! Una buena cantidad de vapor salió de los huesos dañados.

—¡Maldita sea!

Después de luchar tan cerca, Bondad Retorcida exhaló una vez más y voló rápidamente. Mientras tanto, miró al suelo, preguntándose si podría matar a Seol Jihu. Sin embargo, se vio obligada a rendirse en el siguiente momento.

Fue porque el fénix se dio cuenta de su intención y le bloqueó el camino instantáneamente. Para empeorar las cosas, el equipo de la expedición comenzó a moverse una vez más. Seol Jihu salió de su aturdimiento y ordenó al grupo que ayudara al fénix.

Con un aspecto muy amargo y resentido, Bondad Retorcida miró al fénix con intención asesina.

Sin embargo, aceptó una verdad innegable. El extraño ave no es una simple Bestia Espiritual. Podía distinguir al menos esto de su breve intercambio.

Su atributo inmortal es una cosa, pero lo que más le molestaba es que su energía se encontraba en el polo opuesto de la suya.

Como alguien que se había convertido en un Dragón Óseo en el proceso de aceptar el atributo maldad, el ave fénix es un oponente casi perfecto para ella.

Sería una historia diferente si ella luchara contra el fénix desde el principio en su mejor condición. Sin embargo, en su actual estado desgastado, no era un oponente que pudiera eliminar en un corto período de tiempo.

Volando hacia un lado para esquivar otra oleada de llamas, Bondad Retorcida pensó inconscientemente en retirarse. Al darse cuenta de esto, sus dientes rechinaron de amargura, pero no pudo negar esta realidad.

Ahora, sólo había una cosa de la que estaba segura. Es que los recursos de sus oponentes superaban los suyos con la aparición del fénix.

Cualquier otro día, ella habría elegido escapar sin siquiera pensarlo. Pero la razón por la que se quedó incluso sabiendo que no podía alcanzar a ese hombre era simplemente porque no podía creerlo.

—¡Keuk!

'¿Tengo que huir con la cola entre las piernas sin haber logrado nada? ¿En serio?'

Incapaz de deshacerse de su resentimiento, Bondad Retorcida dio vueltas en el aire y miró a Seol Jihu.

Cambiar la situación en un momento crítico debería ser algo que cualquiera pudiera hacer. Incluso unos pocos segundos estaban bien. Si aparecía una pequeña apertura, aprovecharía la oportunidad y le daría un golpe mortal a Seol Jihu.

Fue entonces.

Bondad Retorcida, que estaba mirando al suelo mientras se concentraba en esquivar los ataques del fénix, de repente se detuvo en su vuelo.

No tuvo elección ya que cada célula de su cuerpo reaccionó a la ondulación de energía que venía desde muy lejos.

Un poder aterrador que rivalizaba con un dios invadió lentamente la tierra como para reafirmar su propiedad original sobre ella.

Este fenómeno sólo podía significar una cosa.

—¡Ah...!

El Árbol del Mundo había revivido completamente. Para ser precisos, ¡Debería haber terminado su evolución a la edad adulta!

Había asumido todo tipo de peligros para deshacerse de Templanza Furiosa. Como resultado, no podía hacer nada contra un solo fénix y estaba ocupada esquivando sus ataques. 

Pero, ni siquiera terminaría con eso.  Como el Árbol del Mundo recuperó su energía, los Espíritus Reyes y los Espíritus restantes deberían recuperar pronto su fuerza.

Una vez que los pensamientos de Bondad Retorcida llegaron a esa conclusión, inmediatamente tomó una decisión.

Retirarse.

Ahora que las cosas habían llegado a esto, no había nada en que pensar. Si dudaba más, escapar no sería una opción, ya que el Árbol del Mundo seguramente lo impediría después de recuperar el dominio sobre este mundo.

—¡Uuuuuuggghhh!

Entonces, despertó su energía para abrir la puerta del Paraíso, pero se estremeció de nuevo. Un pensamiento cruzó repentinamente su mente.

—¡Ah!

Había una cosa que tenía que hacer sin importar lo que pasara. Aunque, no pudo conquistar el Reino de los Espíritus. Aunque, no pudo matar o incluso detener a Seol Jihu. Aunque tuviera que retroceder, no podía hacerlo sin recuperar la 'divinidad' de Templanza Furiosa.

De lo contrario, ella sentiría demasiada vergüenza para presentarse ante la Reina Parásito.

—¡Argh...! ¡¡No eres de ayuda ni siquiera en la muerte!!

Recordando a Templanza Furiosa, Bondad Retorcida apretó sus dientes.

—¡Maldita sea! ¡Maldita sea!

Mientras tanto, ella giró su cuerpo, culpándose por no haber matado a Seol Jihu cuando tuvo la oportunidad.

Ella estaba en una posición ventajosa en cuanto a la distancia. Sería demasiado absurdo que no pudiera lograr ni siquiera esto. Por eso, se abalanzó en picada, dirigiéndose hacia la divinidad de Templanza Furiosa a máxima velocidad.

Seol Jihu, que perseguía a Bondad Retorcida con sus ojos, frunció el ceño. Parecía estar apuntando hacia él hace un segundo, pero ahora de repente estaba volando en la dirección opuesta.

'... ¿Eh?'

Los ojos de Seol Jihu se ensancharon después de mirar en la dirección a la que volaba Bondad Retorcida.

Fue donde Templanza Furiosa pereció.

En ese lugar, había algo que emitía una luz pura.

La luz brillante se veía claramente incluso con la distancia entre ellos.

En ese instante, por alguna razón desconocida.

"¡DETÉNGANLA!"

Seol Jihu gritó a todo pulmón e incluso activó el Pendiente Festina.

Tenía la sensación de que debía detenerla sin importar lo que pasara.

Aunque corría con el Pendiente Festina activado tres veces, no podía alcanzar a Bondad Retorcida, que ignoraba todo lo demás y volaba a su máxima velocidad. De hecho, ella estaba ampliando la distancia poco a poco.

Sin embargo, en ese momento.

*Retumbar*

La luz del amanecer se abrió paso cuando el cielo se partió en dos. De la brecha, surgieron deslumbrantes grupos de luz.

Nivel 8, Santa de Atera - Réquiem de Estrellas..

Las luces estelares invocadas por Seo Yuhui, cayeron como una lluvia de meteoritos. Las luces estelares que llovían caían perfectamente delante del camino de Bondad Retorcida.

¿Atravesar o retroceder?

Bondad Torcida eligió lo primero.

Protegiéndose lo más posible con magia, avanzó directamente a través de las luces estelares.

—¡Keeeeuuuu!

Un dolor desgarrador surgía dondequiera que las luces estelares golpeaban, pero ella resistió el dolor con su resistencia sobrehumana y no dejó de volar. Sin embargo, no pudo evitar frenar.

Soltando un quejido, Bondad Retorcida extendió su mano.

¡Zwoooong!

Entonces, un espacio frente a la divinidad de Templanza Furiosa se abrió, y el oscuro cosmos se reveló.

Su plan era simple. Continuaría su camino, recuperaría la divinidad de Templanza Furiosa, e inmediatamente escaparía de este mundo.

—¡Sólo un poco más...!

Al observar a Bondad Retorcida pasando a través de las luces estelares, los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe.

"¡Por favor...!"

Deteniendo sus desesperadas piernas, lanzó la Lanza de la Pureza con todas sus fuerzas.

—¡...!

Sintiendo la lanza apuntando a la parte trasera de su cabeza, Bondad Retorcida rápidamente retorció su cuerpo. Como no se trataba de un ataque de área de efecto como el Réquiem de Estrellas, juzgó que no había necesidad de cambiar su trayectoria.

¡Whoooosh!

Tal como ella esperaba, la Lanza de la Pureza pasó a su lado por un pequeño margen. Sin embargo, su cuerpo estaba inclinado hacia un lado, y una lanza verde que voló en el momento siguiente golpeó su ala.

—¡Aaaaack!

Bondad Retorcida soltó un grito.

La persona que lanzó la lanza fue Baek Haeju. Después de mirar la lanza de Seol Jihu, predijo el movimiento de Bondad Retorcida y lanzó su propia lanza, haciendo todos los cálculos en una fracción de segundo.

Como resultado, el ala de 'Bondad Retorcida' se desgarró, y se inclinó bruscamente hacia un lado.

El ave fénix que la perseguía locamente no perdió esta oportunidad de oro. Se abalanzó y se estrelló contra el Dragón Óseo.

Como ella le había hecho a él.

[¡Prueba tu propia medicina!]

—¡Kuaack! ¡Kuaaaack!

El precio de ser golpeada por el inesperado ataque de la lanza fue enorme. Incluso cayó al suelo. 

Aunque ella no se dio cuenta, los hilos que contenían el poder sagrado se enrollaron alrededor de sus piernas.

Todo el equipo de la expedición estaba obstruyendo a Bondad Retorcida.

"¡No dejen que se lleve esa cosa!"

Seol Jihu se retrasó un poco por haber lanzado su lanza, así que le gritó a los Arqueros que corrían adelante de él.

Al escuchar esto, Bondad Retorcida se impacientó más.

—¡KUAAAAAAAAH!

Luchando ferozmente, se sacudió al ave fénix que la estaba atacando ferozmente y se levantó. Al no tener tiempo de lidiar con sus oponentes, planeó dirigirse directamente a la divinidad. Sin embargo, vio a la Lanza de la Pureza, haciendo un giro en U, y volando hacia ella.

—¿Qué?

¡Thwack! Colisionando con la lanza, la cabeza de Bondad Retorcida se inclinó hacia atrás.

—¡Kkeuk!

Ella trató de avanzar incluso en ese estado, pero sus piernas se negaron a escuchar. Agnes lo estaba dando todo, tirando de los hilos conectados a las piernas del Dragón Óseo.

Por supuesto, no bastaba para hacer que Bondad Retorcida no se moviera, especialmente considerando la diferencia de su peso y poder, pero ciertamente la retrasó por un momento.

—¡Uwaaaaaah!

¡Snap, snap! Usando su fuerza para cortar las cuerdas, Bondad Retorcida pisó fuertemente el suelo. Sintió varios impactos en su espalda, pero no miró hacia atrás. Acercándose a la divinidad que brillaba en el suelo, se abalanzó hacia adelante, reuniendo cada gramo de fuerza que le quedaba en el cuerpo.

—¡Casi... ahí...!

Y en el siguiente momento, antes de que las puntas de sus dedos alcanzaran la luz.

"¡Uryaaaaa!"

Algo cortó en diagonal y se acercó a su mano como una tormenta.

Bondad Retorcida apretando su mano y la tormenta pasando por un pelo de ancho ocurrió simultáneamente.

—¡Ah...!

Bondad Retorcida, que planeaba cruzar al espacio con el poder de la inercia, se detuvo en el último momento.

Mirando hacia atrás con prisa, observó a una mujer de cabello corto rodando por el suelo y alejándose.

"¡Uhyahya! ¡Eso sí que es emocionante!"

Nivel 6 Arquera, Hoshino Urara.

Ella hizo un salto mortal y revisó la mano que se estaba sobre su pecho. Algo estaba sentado dentro de la luz que irradiaba su mano.

Viendo esto, Hoshino Urara sonrió brillantemente y le hizo un gesto al aturdido Dragón Óseo moviendo su pulgar hacia arriba.

Luego, habló solemnemente.

"Estabas realmente cerca, oh Poderoso Dragón."

—Tú...

"¡Pero el ganador final soy yo! ¡Hoshino... Urara!

Entonces, ella levantó la mano.

"... ¿Lo quieres?"

—¡¡Dame eso en este instante!!

Bondad Retorcida gritó sin querer.

"¡NO!"

Pero Hoshino Urara hizo un puchero.

Abriendo los ojos con odio, ella extendió su mano como para mostrar el objeto que estaba sosteniendo.

"Lo arrebaté~ lo arrebaté~"

Bondad Retorcida la miró bruscamente.

"No puedes tenerlo~ No puedes tenerlo~"

Hoshino Urara comenzó a bailar sobre una pierna.

—¡Esta perra...!

Bondad Retorcida estalló en un ataque de rabia.

"¡Jejejeje! ¡Todos! ¡Vengan aquí y miren! ¡Hay una lagartija esquelética haciendo un berrinche!"

Hoshino Urara giró su cuerpo y escapó mientras cacareaba ruidosamente.

Bondad Retorcida perdió completamente los estribos y quiso perseguir a Hoshino Urara. ¡No se contentaría hasta que recuperara la divinidad de Templanza Furiosa y bebiera la sangre de esa malvada muchacha!

¡Crack, craaack!

Si el sonido de la distorsión del espacio no la hubiera detenido, realmente podría haberlo hecho.

Mirando hacia atrás, Bondad Retorcida apretó sus dientes. El portal que había abierto a la fuerza se estaba arrugando y cerrando.

—¡El Árbol del Mundo...!

El fénix y el resto del equipo de la expedición también llegaron desde todas las direcciones.

Ahora claramente no era el momento de centrarse en una sola perra trastornada.

—¡Uwaaaaarrgh! ¡Uwaaaaaaargh!

Al final, Bondad Retorcida golpeó su cabeza contra el suelo en señal de frustración antes de precipitarse hacia el portal que se cerraba.

"¡Ah, espera! ¡Ven aquí! ¡Sólo estaba jugando! ¡Puedes quedarte con esto!"

Hoshino Urara intentó molestarla una vez más, pero Bondad Retorcida no se dejó provocar por segunda vez.

—¡No olvidaré esto! ¡No lo olvidaré!

Ella entró en el portal a toda prisa.

—¡Especialmente tú...!

Luego desapareció con esas últimas palabras.

Al mismo tiempo, la grieta espacial se cerró completamente.

De esa manera, los dos Comandantes del Ejército que casi arrasan con el Reino de los Espíritus desaparecieron.

El Cuarto Comandante del Ejército, Templanza Furiosa, pereció. 

La Séptima Comandante del Ejército, Bondad Retorcida, se retiró.

Con eso, los engranajes del destino que giraban bajo el plan de la Reina Parásito se salieron de lugar por segunda vez.


**


En ese mismo momento.

[¿...?]

La Reina Parásito, que estaba sentada en su trono viendo la guerra en la Fortaleza Tigol, se estremeció.

[¿Qué?]

Un sentimiento inquietante recorrió su cuerpo. Si tuviera que describirlo, lo llamaría un movimiento débil.

La Reina Parásito, que no había quitado sus ojos de la proyección, inclinó su cabeza hacia atrás por primera vez.

[No me digas...]

Mirando hacia los cuerpos celestiales, el rostro de la Reina se desvaneció.

Había una clara razón por la que la Reina Parásito había enviado a Bondad Retorcida al Reino de los Espíritus.

Es porque estaba preocupada, incluso con el Cuarto Comandante del Ejército presente. Aunque las posibilidades eran escasas, quería eliminar cualquier variable que obstaculizara sus planes.

Excluyéndose a sí misma, Bondad Retorcida es digna de ser considerada la existencia más fuerte en el Paraíso.

Ella creía que la Comandante del Séptimo Ejército sería suficiente para encargarse de cualquier variable inesperada.

Pero ahora mismo.

[... ¿Qué pasó?]

Algo que no debería y no podía ocurrir, sucedió.