Reciente

lunes, 29 de junio de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 142

Capítulo 142. Tres Nornas (1)


"¿Vas a subir, Oraboni? Estaría bien ir juntos."

"Exactamente. ¿Cuál es el apuro?"

Mirando a Edora, que estaba molesta, y a Phante, que se quejaba con una mueca.

Yeon-woo sonrió inconscientemente viendo a los hermanos.
 
Eran monstruos que daban miedo a los otros jugadores. Pero para él, parecían corderos inocentes, y se sentían como sus verdaderos hermanos.

Después de que el Rey Marcial anunciara que ya no tenía nada que enseñarle, Yeon-woo comenzó a prepararse para subir a la Torre de inmediato.

Por supuesto, el Rey Marcial probablemente todavía tenía algunas cosas que enseñar a Yeon-woo.

Pero pensó que era más importante que Yeon-woo aprendiera y experimentara cosas por su cuenta para su crecimiento.

Ya que había establecido unos cimientos sólidos, le correspondía a Yeon-woo construir sobre ellos.

Así que Yeon-woo comenzó a moverse como el Rey Marcial le ordenó,

Sin embargo, Phante y Edora no podían moverse porque su trabajo para terminar de crear una Bestia Legendaria no había terminado todavía.

Si querían simplemente terminar la prueba, podían irse fácilmente, pero se requiere de muchas cosas para crear una Bestia Legendaria, así que no podían renunciar a ella.

Así que mientras los dos permanecían en la aldea para cuidar de sus huevos, también planeaban ponerse a entrenar, algo que habían pospuesto hasta ahora.

Viendo a los Rankers, a la Reina del Verano y al Dios de la Espada luchando, sintieron la necesidad de trabajar más duro.

Aún así, Phante y Edora no querían dejarlo marcharse fácilmente.

Mirándolos, Yeon-woo se rió. Le dio una suave palmada en el hombro a Phante y habló.

"Subiré lentamente, así que vengan rápido".


***


Yeon-woo dejó atrás los deseos de buena suerte de los miembros de la Tribu de un Solo Cuerno, salió de la aldea.

Pero Yeon-woo no se dirigió directamente a la Torre.

Se desvió hacia el mercado fuera de la Torre.

Más allá de la multitud, el lugar al que llegó era una humilde herrería decorada con martillos y yunques.

No estaba muy diferente de la última vez que la vio.

Sin embargo, a diferencia de la apariencia del pasado, ahora sonaban fuertes ruidos ocasionados por un martillo y el calor saliendo de la puerta.

'Terminé viniendo a este lugar. ¿Debería volver?'

Yeon-woo se quedó quieto frente a la puerta y estaba muy pensativo.

Se encontraba frente a la herrería de Henova.

En realidad, cuando había dejado este lugar antes, no tenía intención de volver.

Pensando en el peligroso camino que tenía por delante, no quería hacer daño a Henova, como le sucedió con su hermano.

Pero la razón por la que regresó era simple.

'Espero que le vaya bien'.

Porque tenía curiosidad.

Y pensó que podría estar afligido por la muerte de Bahal.

Henova dijo que había cortado los lazos, pero Bahal era uno de sus discípulos a los que había enseñado a manipular el metal y el fuego. Por lo tanto, así como había sido amable con su hermano, también lo había sido con Bahal.

Yeon-woo había matado a ese Bahal. Y la noticia de que Bahal había muerto en la batalla en la guerra con Cheonghwado ya se había extendido por todas partes. Henova definitivamente habría escuchado la noticia.

Incluso si no podía confesar lo que le hizo a Bahal, no podía evitar preocuparse por si Henova estaba afligido o no.

Así que se había apresurado a venir hasta la herrería. Pero al llegar, dudó.

Yeon-woo agarró y soltó repetidamente la manilla de la puerta, hasta que finalmente se dio la vuelta suspirando.

Pensó que nada bueno saldría de su encuentro.

Sin embargo.

Creak...

La puerta se abrió de repente, y Henova salió portando su pipa.

"¿Qué es esto? ¿Qué estás haciendo ahí?"

Henova frunció el ceño.

Yeon-woo se rascó incómodamente la mejilla con una mirada incómoda bajo la máscara. Era una situación muy extraña.

"Ha pasado un tiempo, Henova."


***


"Bueno, en realidad no tengo nada que dar a los visitantes. Así que bebe esto."

Henova sentó a Yeon-woo y puso una taza en la mesa. El café recién tostado estaba humeante.

Yeon-woo aceptó la taza y miró a su alrededor.

Definitivamente el lugar estaba diferente a la última vez.

La polvorienta mesa ahora brillaba con nuevas herramientas y el suelo relucía como si acabara de limpiarlo.

Había un montón de nuevas armas.

"Ha cambiado mucho."

Yeon-woo sabía que Henova no era alguien muy ordenado.

¿Alguien lo está ayudando?

Henova se sentó frente a Yeon-woo con sus cortas piernas y resopló.

"¿Recuerdas a los tipos con los que peleaste la última vez?"

"¿Estás hablando de la Guardia Nocturna?"

Un clan oscuro que a veces estropeaba la herrería de Henova por orden del Dragón Rojo.

Yeon-woo les había advertido que cuidaran de la herrería.
 
"A veces vienen y limpian las cosas. No sé por qué están siendo tan molestos. Ya me estoy volviendo loco por el hecho de que se han extendido rumores de que me he unido a ellos. Bastardos locos."

Parecía que habían seguido ayudándolo desde entonces.

"¿Así que has reabierto la tienda?"

"Ya que no hay nada más que pueda hacer. Empecé a hacerlo porque estaba aburrido."

Pero trabajaba en demasiadas cosas como para decir que lo hacía porque estaba aburrido.

Yeon-woo pensó que se trataba de algo lógico.

Henova era uno de los 5 artesanos más hábiles de la Torre, aunque la gente lo evitaba por su relación con Arthia.

Más bien, era extraño que la tienda de semejante persona estuviera vacía hasta ahora.

Sobre todo, antes de Arthia, Henova solía hacer artículos tan caros que casi nadie podía comprarlos. 

Así que incluso ahora, con su tienda abierta de nuevo, sólo aceptaba pequeños trabajos, y parecía estar dedicándose a ellos.

"Pero, ¿Cuándo bajaste?"

"No ha pasado mucho tiempo."

"Hiciste un gran alboroto estos días."

"No es nada."

"¡Humph! ¿Por qué actuas tan diferente? Sólo compórtate como lo haces normalmente."

Tal vez porque había llegado con el corazón pesado, se sentía como si hubiera una distancia entre ellos que no existía antes. 

¡Tak!

Henova golpeó su pipa contra la mesa como si estuviera sintiendo lo mismo. Mantuvo el ceño fruncido.

Luego volteó la pipa para sacar las chispas y cenizas que quedaban, entrecerrando los ojos.

"Si has venido a preguntarme cómo estaba, vuelve. No necesitas perder tu tiempo aquí ."

Yeon-woo se rascó la mejilla torpemente. 

Era difícil preguntar sobre Bahal directamente. También, era difícil saber lo que Henova estaba pensando porque no suele expresar sus pensamientos o sentimientos internos.

Así que mientras Yeon-woo estaba perdido en sus pensamientos, algo más vino a su mente. 

Hanryeong. Necesitaba nueve sables para dárselas. Lo que estaba en Intrenian definitivamente no sería suficiente.

Así que preguntó. 

"Quiero pedir un sable, ¿Es posible?"


***


"¿Largo?"

"Creo que esto es suficiente."

"¿Material?"

"No hay nada que busque en particular. Pero sólo quiero que tenga más durabilidad que la mayoría."

"Así que cuanto más ridículamente robusto, ¿Mejor?"

"Sí."

"Entonces, ¿Por qué no buscas un mazo entonces, por qué estás pidiendo un sable?"

"Porque también quiero que esté afilado y que sea de alto nivel."

"¿Qué? ¿Un sable de alto nivel?"

"¿Es demasiado difícil? Mm. Escuché que eras uno de los 5 mejores artesanos de Seseungnim, supongo que es más difícil para ti ahora considerando tu edad."

"¡Este bastardo! ¿Por qué diablos estás hablando de mi edad? ¿Tus ojos son sólo de decoración? ¿No puedes mirar estos músculos?"

"Son tan pequeños que no puedo verlos."

"¿Este tipo todavía está...?"

La distancia que sintieron al principio se redujo rápidamente. 

Yeon-woo se burló traviesamente de Henova como en el pasado y Henova saltó de un lado a otro mientras gritaba con rabia.
 
Y cuando pidió que se hiciera nueve de las sables, Henova puso una expresión incrédula.

"¿Qué? ¿Nueve?"

"Supongo que es demasiado."

"¡Este bastardo, no soy tan viejo todavía! Aparte de eso, ¿Por qué necesitas tanto? ¿Estás intentando montar una tienda?"

"No, señor."

"Entonces, ¿Por qué necesitas tantos? ¿Un tipo que ni siquiera puede manejar bien las espadas?"

Henova miró a Yeon-woo con incredulidad. 

Había visto a muchos jugadores a lo largo del tiempo, y a sus ojos, Yeon-woo tenía cierta habilidad, pero no lo consideraba un 'maestro'.

Así que no entendía por qué necesitaba tantos sables de alto nivel de diferentes tipos y estilos.

Además, Yeon-woo tenía a Vigrid y a la Bayoneta Mágica, ninguno se quedaba corto ni siquiera cuando se comparaban con otros artefactos.

Mirándolas ahora, parecía que estaban bien cuidadas. Eso significaba que estaba usando las habilidades que le enseñó.

¿Pero por qué?

"Sólo porque lo necesito. Pero supongo que es demasiado pedir."

"Este bastardo, hasta el final....."

Henova apretó el puño. Luego se acercó a la mesa de nuevo y encendió la pipa de nuevo.

Él todavía tenía la asombrosa habilidad de hacer que alguien se sintiera extremadamente molesto.

Henova se calmó aspirando el humo profundamente. 

Cuanto más lo pensaba más se molestaba, sólo dijo eso después de visitarlo. Ni siquiera preguntó cómo estaba. Llegó a la conclusión de que era una persona bastante inmutable.

Al exhalar el humo, Henova abrió lentamente su boca de nuevo.

"¿Es una orden urgente?"

"Cuanto más rápido, mejor."

"Entonces. 10 días."

"¿......?"

Mirando al confundido Yeon-woo, Henova frunció el ceño en respuesta. 

"Vuelve en 10 días, tonto."

Los ojos de Yeon-woo se agrandaron. 

Hacer nueve sables, especialmente de alto nivel no es una tarea fácil. Es difícil incluso hacer una cada día.

"¿Es eso posible? Probablemente también estés atrasado en otros trabajos..."

"Humph. Lo que acepte hacer primero depende de mí. Yo decido las órdenes para hacer mis artículos, así que ¿Quién me va a decir algo? Si no les gusta, pueden irse."

Yeon-woo sonrió amargamente por la actitud de Henova. Por otro lado, estaba agradecido de que Henova tratara de ayudarlo de esta manera. 

"Gracias."

"¡Hmp! ¿De verdad?"

"Entonces, ya que estás haciendo esto, solicitaré un Rompedor de Espadas. No hará mucha diferencia añadir uno más, ¿Verdad?"

"¿Este bastardo?"

Después de hablar tardíamente sobre el arma de Shanon, Henova lese agarró la trasera de la cabeza.

"No te alteres demasiado. Estás en la edad en que podría ser peligroso para ti."

"Ughhh. Este bastardo realmente hasta el final."

Henova rechinó los dientes. En el borde de su pipa, había marcas de mordeduras. 

Luego Henova le preguntó más detalladamente sobre las armas que solicitó, así que Yeon-woo entregó los deseos de Shanon y Hanryeong que recibió a través del Brazalete Negro. 

Y Henova sacó papel para dibujar los planos. 

De esa manera, Yeon-woo se sintió más cómodo mientras pedía los detalles específicos.

Cuando terminaron, el sol se había ocultado.

"Dijiste que no sería mucho, pero ¿Por qué tienes tantas peticiones? Nunca he visto a un tipo tan meticuloso como tú."

Henova sacudió la cabeza mirando el papel abarrotado de trazos.

Pero tenía una mirada peculiar.

A diferencia de otros clientes que sólo pedían artefactos con las mejores opciones, todas las armas que Yeon-woo pidió tenían su estilo único.

No eran simples armas de alto nivel.

Si las hacía de acuerdo a sus instrucciones, estaba claro que serían monstruosas.

Pensando que sería capaz de hacer algo interesante, Henova podía sentir que sus manos le picaban.

Normalmente, los maestros o los Altos Rankers pedían este tipo de armas detalladas.

Tenía curiosidad por saber cómo Yeon-woo sabía de ellas.

"¿Diez días son realmente suficientes?"

"¡Diez días y dos más! Hay un montón de extrañas medidas. Ven a verme entonces."

"Sí. Entiendo. Gracias. El diner....."

"Déjalo en algún lugar y vete."

Henova encendió el fuego como si ya estuviera planeando comenzar. Le hizo un gesto a Yeon-woo para que se fuera.

Yeon-woo sonrió suavemente, y dejó una bolsa en una mesa cercana.

Estaba llena de raras joyas obtenidas del Intrenian. 

Todo lo que había en el Intrenian tenía mucho valor. Así que, sería más que suficiente para hacer las armas que pidió. 

'Es un alivio que le vaya bien'.

Yeon-woo suspiró aliviado debido a que parecía que la muerte de Bahal no había afectado a Henova.

Y cuando estaba abriendo silenciosamente la puerta para salir.

"Oh, también."

"¿......?"

Hizo una pausa cuando Henova habló.

Yeon-woo miró hacia atrás. Henova tenía su mirada fija en el metal, ni siquiera lo miraba.

"No tienes que venir en el futuro. A esta edad, la despedida es normal. No te molestes en volver la próxima vez."

"......"

Los ojos de Yeon-woo se ensancharon un poco. Inclinó su cabeza y dejó en silencio la herrería.

Esa noche.

Henova colgó un cartel en la puerta.

『Cerrado.

No se aceptan clientes por el momento.』