Reciente

domingo, 21 de junio de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 134

Capítulo 134. Despertar (4)


Yeon-woo abrió sus ojos un tiempo después.

Su mente turbulenta se había tranquilizado.

No hubo ninguna vacilación en sus movimientos cuando se volvió a poner la máscara.

Yeon-woo usó la Daga Vampírica de Bathory tanto en Leonte como en Bahal.

La energía absorbida aumentó sus estadísticas, y sus almas fueron incorporadas a la colección de su Brazalete Negro.

Su Brazalete Negro se sacudió violentamente.

No sólo estaba Bahal y Leonte, sino también de todos los demás miembros de la Bestia de Fuego y los guardias del Dios de la Espada. Su colección se sentía llena.

Sentía como si estuvieran peleando entre ellos, pero a Yeon-woo no le importaba.

Sabía que no podían escapar del Brazalete Negro sin importar lo que hicieran.

'Y también tengo mucho que preguntarles después'.

Yeon-woo planeaba interrogar a Bahal y Leonte sobre los antecedentes de esta guerra.

Porque podría haberse perdido de algo.

'También debería averiguar sobre el uso de la piedra'.

Originalmente, Yeon-woo no estaba interesado en la piedra.
 
El hecho de que las vidas de tantos jugadores se sacrificaran para elaborarla había sido el motivo de su desinterés, y no estaba seguro de controlarla en caso de usarla.

Pero si se trataba de un artículo lo suficientemente especial para que el Dragón Rojo fuera a la guerra, necesitaba averiguar exactamente lo que hacía aunque no la usara.

Además, tenía curiosidad sobre porque Chirpy descansaba en esa zona.

Después de eso. Sería un suplemento bueno para Shanon o Boo. O podría dárselo a los Monstruos Excéntricos.

Yeon-woo se levantó lentamente.

Con esto, claramente había terminado sus objetivos.

Atrapó a Bahal y Leonte. También, empeoró la lucha entre el Dragón Rojo y Cheonghwado. Ya sea que Dragón Rojo perdiera, o Cheonghwado terminara derrotado, el daño a ambos lados sería colosal.

No había nada más en lo que Yeon-woo tuviera que involucrarse.

Más bien, si se quedara en el mismo lugar más tiempo sería sospechoso.
 
Había mucha gente dentro de los dos clanes de la que no podría encargarse todavía. Ser demasiado codicioso podría ponerlo en peligro.

Aún no es el momento de revelarse.

Yeon-woo sacó dos Monstruos Excéntricos, enviándolos a Phante y Edora, junto con su mensaje.

"Díganles a esos dos que nos vamos de aquí."


***


[¿Podría ser... esto?]

La Reina del Verano entrecerró los ojos en vez de derramar su Aliento hacia el Dios de la Espada, que empuñaba una espada contra ella, sin siquiera saber del tema.

Debido a que estaba en su forma de dragón, no se notó. Pero la Reina del Verano estaba bastante sorprendida en este momento.

A través del 'Contrato Dracónico', podía sentir las emociones de cada uno de sus 81 Ojos.

Podía saber fácilmente dónde estaban.

Pero, una de las conexiones se cortó de repente. Y se trataba de la conexión con Bahal, que había enviado hacia Leonte.

Según el Contrato Dracónico, el contratado no puede cortar la conexión por voluntad propia. Los 81 Ojos son como sus apóstoles.

Sólo hay un significado sobre el hecho de que la conexión se haya cortado.

Significaba que Bahal había muerto.

Ella no sabía lo que había pasado. Pero sí sabía que Bahal había estado persiguiendo a Leonte y que la Bestia de Fuego, que había estado ayudando a Bahal, también había desaparecido.

Con esto, la ubicación de la 'piedra' había desaparecido.

Es una situación crítica para su Corazón de Dragón que estaba a punto de romperse.

Así que la Reina del Verano estaba enfadada.

Se había forzado a usar el escaso maná que le quedaba para venir. Había apostado, y lo había perdido todo.

La ira brotó en ella.

Y el Dios de la Espada también se sorprendió como la Reina del Verano.

Mientras controlaba sus cuatro espadas, un brazalete blanco se envolvió alrededor de su brazo derecho.
 
Gungnir. La 'espada' que le había prestado a Leonte había vuelto. Es un artefacto que siempre vuelve a su dueño, pero el Dios de la Espada no esperaba que Gungir volviera.

Sólo habría una razón para ello. La muerte de Leonte. La ubicación de la piedra se ha desvanecido en el aire.

[¡Estos bastardos, hasta el final.....!]

Bajo la máscara de león, los ojos del Dios de la Espada estaban inyectados de sangre.

Para el Dios de la Espada, los bastardos del Dragón Rojo sólo merecían ser destrozados hasta la muerte.

Anunciaron la guerra, usaron al Dios del Sable logrando que desapareciera el Neidan de las Bestias Legendarias, y ahora tomaron la piedra.

Con este ataque, Cheonghwado había sufrido demasiado. La mitad de sus fuerzas se habían perdido, y dos Dioses Marciales habían muerto.

Fue el mismo daño que habían recibido en la guerra con Arthia.

No, el daño en esta ocasión ha sido mucho peor. De sólo pensarlo se sentía aún más enojado y frustrado.

Sobre todo.

No pudo contenerse después de suponer que la 'piedra' había sido obtenido por el otro bando.

El Dios de la Espada decidió usar a Gungnir. Al menos necesitaba capturar a la Reina del Verano para conseguir la piedra de nuevo.

[Liberaré a Gungnir ahora. Por favor, ayúdenme.]

El Dios de la Espada expresó sus pensamientos al Dios de la Lanza y al Dios del Arco.

A diferencia de cuando Leonte la había usado, tomaría mucho tiempo usar apropiadamente a Gungnir. Eso es necesario para poder usar el maná e interferir en las leyes.

Le estaba pidiendo al Dios Lanza y al Dios Arco que le consiguieran algo de tiempo.

No obtuvo una respuesta, sino acciones.

El Dios de la Lanza sacó otra lanza con su mano izquierda.

En su mano derecha, tenía una lanza larga, y en su mano izquierda, tenía una lanza corta. De esa manera, se precipitó hacia la Reina del Verano.

Él presumía de un elegante manejo de las lanzas y atacaba sin cesar a la Reina del Verano.

Por otro lado, el Dios del arco tomó el papel de cubrirlos.

Disparó sus flechas para que la Reina del Verano no pudiera atacar al Dios de la Lanza o al Dios de la Espada. Sus ataques contenían mucha fuerza.

Cada vez que el Dios de la Lanza balanceaba su lanza, el aire se dividía a su alrededor.

Con el sonido de algo rompiéndose, el cuerpo de la Reina del Verano se transformaba en un montón de sangre. Se las arregló para evitar algunos ataques con sus pies o su cola.

El Dios del Arco continuó tensando su arco y disparando.

Cada vez que disparaba una flecha, se dividía para crear decenas de filamentos de luz que volaban sin una dirección en particular.

Cientos de filamentos de luz, se arremolinaron alrededor de la Reina del Verano, cubriendo su visión. 

El Dios de la Lanza se quedó pensando mientras miraba los hilos de luz.

El Dios del arco estaba usando una la habilidad de la leyenda que había hecho caer al Sol. El Arco de las Cuatro Direcciones.

Eso sería suficiente para hacer un agujero en la parte trasera de la cabeza de la Reina del Verano antes de que Gungnir fuera completamente liberada.

La luz que la rodeaba comenzó a condensarse y a liberar calor.

Como si un nuevo sol se hubiera levantado en el cielo, emitió calor y luz, luego explotó por orden del Dios del Arco.

Una columna de luz dividió la atmósfera.

El resplandor dificultaba mantener los ojos abiertos.

Entonces, la columna de luz pasó de cerca de la Reina del Verano y se dirigió hacia el Dios de la Espada.

El Dios de la Espada, que estaba concentrando en liberar a Gungnir, no pudo bloquear la columna de luz.

No, ni siquiera esperaba que volara en su dirección.

Nadie adivinó lo que haría el Dios del Arco. Incluso el Dios de la Espada, que siempre tiene varias estrategias en su cabeza.

Afortunadamente el Dios de la Espada fue capaz de girar instintivamente su cuerpo para evitarlo.

Sin embargo, no del todo. Su brazo izquierdo terminó siendo desprendido y se derritió completamente hasta desaparecer.

La máscara de león que llevaba puesta se desmoronó y se reveló el atractivo rostro lleno de conmoción, de un hombre de mediana edad.

El maná que había estado reuniendo para Gungnir se dispersó.

"¡Diooosss del Arcoooooo!"

El Dios de la lanza se dio cuenta tarde de la situación y gritó.

Todas las preguntas de su cabeza habían sido respondidas en este momento.

La razón por la cual el Dios del Sable se había enfadado de repente. Le había informado secretamente al Dios del Sable que Leonte tenía la piedra, además le hizo llegar el dedo y el ojo de su hijo.

¡Pensar que había sido el Dios del Arco...!

Pero sólo porque las piezas estaban en su lugar, nada cambiaría. No, más bien, cuando el Dios de la Lanza se giró hacia el Dios del Arco y apartó la mirada de la Reina del Verano, expuso un punto ciego.

La Reina del Verano no perdió la oportunidad y movió su cola como un látigo.

¡Kwang!

El Dios de la Lanza salió volando, incluso rebotó. Su cuerpo y sus órganos recibieron un inmenso daño. La sangre brotó de su boca.

La Reina del Verano echó su cabeza hacia atrás y reunió fuerzas.

Aliento, la quinta etapa de la Autoridad del Dragón. La autoridad de condensar un elemento especial, y expulsarlo a través de una exhalación. 

Energía pura y destructiva, barrió al Dios Lanza y al Dios de la Espada.

El Dios de la Lanza apenas pudo exprimir su maná para desviar el Aliento y escapar.

Pero aún así recibió quemaduras, y sus intestinos se quemaron.

Sintió como si su cuerpo estuviera siendo desgarrado.

Pero en esa condición el Dios de la Lanza se acercó a donde estaba el Dios de la Espada.

El Dios de la Espada se había derrumbado en su lugar tosiendo sangre. Estaba soportando, los daños causados por el Arco de las Cuatro Direcciones y el Aliento, más las reacciones negativas que habían resultado del fracaso de reunir el maná para Gungnir.

Sufrió muchos daños internos debido a una reacción violenta en la circulación de su maná. Sentía como si fuera a explotar. Había perdido el control de su maná.

Había usado todas sus fuerzas para bloquear el Aliento con sus cuatro espadas. Estaba en una condición crítica, a punto de perder la conciencia en cualquier momento.

Si el Aliento se activaba en esta situación, todo terminaría realmente.

'No. Tú no...'

El Dios de la Lanza no podía permitir que eso sucediera.

El Dios de la Espada es el centro y el rey de Cheonghwado. Además, es el salvador que lo había traído a este mundo mucho más amplio.

Ante todo, eran amigos irremplazables.

Aunque otros lo juzgaban por ser cruel e indiferente, el Dios de la Lanza no podía quedarse quieto mientras veía morir a su amigo.

Aunque muriera en este lugar.

Entonces, el Dios de la Lanza apretó sus dientes.

Todos sus huesos estaban rotos en pedazos, incluso su columna vertebral, así que es una locura que se haya podido moverse. 

Pero el Dios de la Lanza usó todo lo que tenía para correr. Apoyó al Dios de la Espaday le dijo que debían escapar.

Si ese Dios de la Espada podía vivir.

Si tan solo pudiera sobrevivir.

Cheonghwado podría levantarse de nuevo.

También. Cuando tomó la decisión de abandonar la Tribu de un Solo Cuerno con el Dios de la Espada, pensó que podría lograr el sueño que tenían.

El Dios de la Lanza creía en eso, y puso toda la fuerza vital que le quedaba en ello.

"¡Deténganlos! ¡Usando cualquier medio!"

Al grito desesperado del Dios de la Lanza. Todos los jugadores de Cheonghwado corrieron hacia la Reina del Verano.

Incluso si estaban luchando contra alguien, o estaban a punto de colapsar porque su maná se había agotado.

Cambiaron la dirección de las espadas y usaron sus habilidades hacia la Reina del Verano.

Miles de jugadores desafiaron a la Reina del Verano como si fueran polillas atraídas por una llama.

Obtener tiempo de alguna manera. Siguieron fielmente las últimas órdenes del Dios de la Lanza para que pudiera escapar junto con el Dios Dios de la Espada de alguna manera escapar.

[Se atreven. ¡Estos microbios se atreven!]

La Reina del Verano estaba enojada por el hecho de que simples jugadores apuntaran sus espadas hacia ella y exhaló su aliento de nuevo.

No podía dejar que la ubicación de la piedra desapareciera con el Dios de la Espada y el Dios de la Lanza. Si los perdía, no sabía cuándo podría encontrar la piedra.

Cientos de jugadores fueron derretidos. Entre ellos también había jugadores Rankers.

[¡Muévanse! ¡Dije que se muevan!]

La Reina del Verano intentó furiosamente perseguir a los dos Dioses Marciales, pero quedó detenida por las polillas y no pudo avanzar.

Mientras tanto.

El Dios de la Lanza continuó corriendo sosteniendo al Dios de la Espada.