Reciente

sábado, 20 de junio de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 132

Capítulo 132. Despertar (2)


Mientras la Reina del Verano soplaba su Aliento hacia los Tres Dioses Marciales. Los otros Rankers del Dragón Rojo se dispersaron por el resto de la base de Cheonghwado.

Las explosiones surgieron, seguidas por el olor a quemado y a sangre.

Los jugadores de Cheonghwado trataron de detenerlos de alguna manera. Pero se trataba de un ataque sorpresa, y aquellos que estaban presentes sólo se habían reunido para detener al Dios del Sable junto a su grupo, por lo que se encontraban indefensos.

Y encima de todo eso, el Aliento de la Reina del Verano influyó negativamente en ellos.

Dragón Rojo no desaprovechó esa debilidad, y aplastaron a los de Cheonghwado.

A diferencia de las expectativas de que había muchos jugadores competentes en Cheonghwado, ellos sucumbieron fácilmente ante Dragón Rojo.

De esa manera, Cheonghwado fue capaz de entender, el por qué se consideraba que el Dragón Rojo controlaba la Torre. 

Además, por qué podían decir que atraparían a AllForOne. 

Aunque sólo una parte de sus fuerzas estaban en su base, ya estaban dominando a Cheonghwado.

¡Kwakwakwang!

Entre ellos, el Equipo 2 de la Legión Extranjera, liderado por Phante y Edora estaban contribuyendo mucho.

¿Quizás porque habían practicado la Formación de Espada hasta la muerte? Estaban presionando constantemente a Cheonghwado.
 
En el centro, Edora alternativamente gritó órdenes de 'Izquierda y Derecha' para guiarlos, mientras Phante estaba en el frente haciendo estallar su trueno.

Sólo cenizas quedaron a su paso.

En medio de ese caótico campo de batalla.

Sujetando su espada llamada Shinmado, Edora estaba agradecida de que la Tribu de un Solo Cuerno no estuviera en la base de Cheonghwado todavía.

Si su padre hubiera estado presente, el daño para ambos bandos habría sido inmenso.

Por otra parte, estaba un poco preocupada por Yeon-woo, que se había ausentado.

|Me gustaría que te quedaras aquí por un momento.|

Sin darle la oportunidad de responder, desapareció repentinamente.

¿Qué estaba tratando de hacer?

Edora odiaba un poco a Yeon-woo por esconder tantas cosas, pero decidió concentrarse en la lucha por ahora.

Y para ocultar el hecho de que había estado ausente, tenían que liderar la lucha hacia la victoria.


***


Swoosh.

Yeon-woo se movió rápidamente por el campo de batalla.

Debido al maná del Neidan de las cuatro Bestias Legendarias y su Cuerpo de Dragón, mientras avanzaba usando Shunpo sólo dejaba imagenes borrosas.

Los jugadores ni siquiera podían leer los movimientos de Yeon-woo.
 
Porque desaparecía rápidamente y se encontraban concentrados en lo que estaba sucediendo. Estaban un poco sorprendidos por la energía emanada de su fuego, pero no pensaron demasiado en ello considerando que se trataba de un remanente causado por las explosiones.

De ese modo.

Yeon-woo pudo moverse hacia su destino, siendo libre de hacer lo que quisiera.

'Salgan'.

El Brazalete Negro emitió una energía negra momentáneamente y se esparció a su alrededor.

Con sus sensibles sentidos, podía percibir unas 30 presencias cerca de él.

[Maestro.]

[Sus órdenes.]

Había 'Monstruos Excéntricos' como Knoll y Ka.

De la misma manera que Yeon-woo había evolucionado a Shanon en un caballero de la muerte y a Boo en un Lich, cambió a los otros Espíritus Familiares.

[Monstruos Excéntricos]

[Una forma evolucionada del Espíritu Familiar. Tienen algo de conciencia, así que son capaces de comunicarse.]

[Están acechando en las sombras, y pueden tener un cuerpo físico cuando lo desean. Generalmente, están muy influenciados hacia el mal, y son lo suficientemente codiciosos como para comerse las almas débiles que deambulan por los alrededores.]

El título 'El Que Lidera La Muerte' facilitó la evolución de los Espíritus Familiares. Y fue capaz de añadir 20 más, a sus 10 originales.

Y los Monstruos Excéntricos que se crearon eran extremadamente útiles en muchos sentidos.

No sólo podían cambiar fácilmente su forma, sino que su fuerza no se podía comparar a cuando eran simples Espíritus Familiares.

En su forma de alma, podían ocultar fácilmente su presencia. Y en su forma física, tenían una fuerza ligeramente menor a un Semi Ranker.

Además, a medida que su conciencia aumentaba y crecía su capacidad de comunicación, podían tomar sus propias decisiones.

Eso significaba que podían manejar su poder en detalle.

Su fuerza no se podía comparar con la que tenían cuando destruyeron la alianza de clanes.

Además.

'Dispérsense'.

Yeon-woo no planeaba detenerse ahí.

Estaba en un campo de batalla. La muerte estaba en todas partes, y las almas preciosas estaban vagando por el lugar.

Era un buffet para los recién desarrollados Monstruos Excéntricos.

Tan pronto como mencionó su orden, desaparecieron en las sombras como si la hubieran estado esperando.

Iban a comer hasta saciarse.

No había un jugador común en esta batalla. Cada uno de ellos poseía la suficiente habilidad para estar en un gran clan, y algunos Rankers habían muerto por descuido.

Sólo debían comerse a esas personas. Estaba claro que experimentarían un crecimiento extraordinario.

E incluso si se involucran en una batalla, podrían acabar con las vidas de los jugadores moribundos.

A medida que ellos crecieran gradualmente, y también reuniera almas, estaba claro que su colección estaría llena de tipos útiles.

Así que Yeon-woo se rió felizmente.

No podía hacer ningún ruido porque necesitaba moverse en secreto, pero estaba muy agradecido con Dragón Rojo y Cheonghwado que le prepararon este escenario.

Se rió de los estúpidos que estaban peleando entre ellos.

Por supuesto, era demasiado pronto para celebrar.

Aún quedaban Leonte y Bahal. No podía aliviar su tensión hasta que esos dos hombres fueran asesinados.

Así que Yeon-woo comenzó a disminuir un poco su velocidad mientras se acercaba a Leonte. Ocultó su presencia tanto como pudo. Mientras se movía en secreto, se preparaba para atacar a Leonte por la espalda.

No sólo Leonte estaba en ese lugar. Había un grupo que lo defendía, y otros que intentaban llevárselo. En definitiva, una batalla.

Entre ellos, estaba la presencia de Bahal.

'Está aquí para atrapar a Leonte también'.

Yeon-woo se había encontrado con Bahal por primera vez en el Distrito Exterior. Después de que Bahal se despidiera de él, atacó inmediatamente a Leonte.

En ese momento, Yeon-woo se preguntaba el motivo.

Pensando que no había razón para que el Dragón Rojo le declarara la guerra a Cheonghwado.

Ni siquiera esperaba que la razón estuviera relacionada con Leonte.

Pero ahora. Él sabía precisamente la razón.

'La Piedra'.

La piedra que Leonte había estado tratando de crear sacrificando multitudes de jugadores. No conocía el nombre o la información sobre ella, pero estaba claro que Bahal estaba tratando de poner sus manos en el misterioso objeto.

Debido a que había sido capaz de leer la carta que fue enviada al Dios del Sable, en ese momento estaba a un lado de Bahal.

Yeon-woo no sabía de dónde Bahal obtuvo la información sobre la piedra y para qué propósito quería usarla. Pero sabiendo que él tenía la piedra que los bastardos estaban buscando, pudo deducir los movimientos de Bahal y Leonte.

Leonte, que es un hombre ingenioso, sabía muy bien que estaba expuesto a un gran peligro e intentaría escapar de algún modo.

Podía pedir prestada la fuerza del Dios de la Espada, o usar su poder. Lo que sea que eligiera, estaba claro que haría todo lo posible para protegerse.

Mientras que Bahal perseguía a Leonte.

Ahora que ha sido acorralado a esta situación, pensaba que Leonte usaría la piedra.

Teniendo en cuenta la personalidad de Leonte, eso es lo que haría. Porque valoraba su vida más que nada.

'Obviamente, ese sería el caso si Leonte tuviera la piedra'.

Así que Leonte se preparaba contra Bahal, que lo perseguía. Como no tenía la piedra, tenía que disponer del poder para defenderse.

Por eso, Leonte y Bahal se enfrentaban. Si se pelearan por una piedra que no tenían, aunque uno saliera victorioso, el daño para ambos lados sería inmenso.

Y detrás de ellos.

'Los apuñalaré por la espalda'.

Yeon-woo planeó atacar justo después.

Junto con los Monstruos Excéntricos que se habían hecho más fuertes vagando por el campo de batalla.

Con su Cuerpo de Dragón, y con la cara de su hermano.

Y como esperaba, Leonte y Bahal estaban luchando.


***


¡Boom! ¡Boom!

"¡Maldita sea....!"

Leonte no pudo reprimir su ira y maldijo.

Bahal parecía un demonio que expulsaba fuego.

Algunos de los mejores equipos de Cheonghwado lo protegían, y entre ellos había algunos jugadores hábiles que Cheonghwado había estado escondiendo del público hasta ahora.

Pero Bahal los apartó como si no fueran nada.

Los destruyó.

Haciéndole honor a su nombre, Puño de Fuego, avanzaba de forma desenfrenada.

La distancia entre ellos siguió disminuyendo.

"¿Vas a aguantar hasta el final, amigo? No sabía que eras tan terco. ¿Hm?"

Leonte gritó ante el comentario sarcástico de Bahal.

"¡Maldita sea! ¡No la tengo! La piedra que ustedes están buscando, ¡Desapareció! ¡Desapareció! Si la tuviera, la habría usado, ¡Por qué no la usaría ahora!"

En condiciones normales, la habría escondido hasta el final. En el momento en que reconociera que había hecho una piedra como esa, su gran sueño se desmoronaría. Resulta evidente que sería tomada por el Dios de la Espada y que castigado por ello.

Pero por su culpa la guerra comenzó. Además, se sentía agraviado porque los otros Reyes Marciales lo miraban con desprecio.

Simplemente no pudo contenerse por más tiempo. El Dios del Sable lo amenazó por la piedra, el Dios de la Espada le ofreció protección a cambio de la piedra y ahora el Dragón Rojo lo atacaba para obtener la piedra.

Si realmente tuviera la piedra, habría sido menos injusto.

Tanto si fuera robada del Dios del Sable, como si fuera tomada por el Dios de la Espada, hubiera podido mantenerse seguro.

Pero la piedra se había evaporado en el aire. Y siguieron amenazándolo por la piedra. Incluso si decía la verdad de que no la tenía, la respuesta seguía siendo la misma.

Incluso deseaba que le leyeran la mente y mostrarles todo lo que pensaba para revelar la verdad. 

Sin embargo, no podía, y sentía que se estaba volviendo loco.

Incluso quienes fueron asignados para protegerlo estaban más cerca de estarlo vigilando.

"Así que seguirás así hasta el final. Muy bien. Hagámoslo, entonces."

Bahal miró a Leonte y consideró que debía atraparlo ahora.

Pensaba que tal vez la piedra había desaparecido realmente, pero necesitaba hacerla aparecer inmediatamente.

También estaba acorralado.

No sabía cuánto tiempo la Reina del Verano podría retener a los tres Dioses Marciales. Así que no tenía mucho tiempo.

No había mucho que pudiera hacer con un Corazón de Dragón roto.

Bahal necesitaba evitar que el mundo descubriera que ella tenía problemas. Debía encontrar la piedra para arreglar el Corazón de Dragón y convertirla en la más fuerte de la Torre.

Así que Bahal estaba planeando capturar a Leonte usando cualquier método posible.

Si no tenía la piedra, podría hacer que la creara de alguna manera. Porque el Dragón Rojo podía conseguir cualquier material que necesitara.

Gente, elixires, lo que fuera. Podrían obtenerla sin problemas.

Pero Leonte apretó los dientes, se sintía enojado por todo lo que había pasado.

"Sí, iré hasta el final... ¡Terminemos esto, Bahal!"

Leonte explotó todo el maná que tenía. A pesar de que las consecuencias podrían ser graves, sintió que necesitaba destrozar al tipo que tenía delante para sentirse mejor.

Leonte convocó una gran tormenta de maná. Fue esa tormenta la que le dio el apodo de Portador de Tormentas.

Definitivamente, en comparación con Bahal y los Dioses Marciales, en términos de fuerza no se quedaba atrás.

Bahal se sorprendió ante el repentino cambio de Leonte y entrecerró los ojos ante el maná familiar.

"¿Eso es... dragón mítico? ¿Te tragaste el Neidan? ¿Cómo lo conseguiste?"

Pertenecía a la bestia mítica de su antiguo amigo. ¿Pero cómo estaba esto en posesión de Leonte, si se sabía que había desaparecido cuando murió?

Pero Leonte sólo siguió emitiendo una poderosa tormenta como si no quisiera responder. Los vientos de la tormenta eran considerablemente fuertes.

Además, la bestia mítica tenía la fuerza para devorar todos los atributos que se interponían en el camino.

Debido a eso, fue capaz de absorber fácilmente la Lluvia de Fuego de Bahal.

Y no sólo eso.

Se comenzó a crear un círculo mágico alrededor de Leonte. Se trataba de una magia de protección que el Dios de la Espada había establecido para proteger a Leonte del Dios del Sable.

A medida que todos se abrieron, los buffs beneficiaron a Leonte.

˂˂ Nota: Buff - Efecto positivo que mejora alguna de las características de un personaje, generalmente de manera temporal, como aumentar la velocidad, la salud, la fuerza de ataque, entre otros. ˃˃

Por otra parte, Bahal recibió una serie de debuffs y maldiciones que afectaban su desempeño. Fueron seguidos por la ceguera, pánico, y luego desapareció

˂˂ Nota: Debuff - Efecto negativo que empeora alguna de las características de un personaje, generalmente de manera temporal, como aumentar la velocidad, la salud, la fuerza de ataque, entre otros. ˃˃

Mientras todos colisionaban y el conflicto continúaba creciendo.

La Bestia de Fuego se precipitó hacia adelante. Cada vez que movía sus dedos, el fuego crepitaba de sus dedos y se evaporaba el aire.

Leonte también recibió muchos daños. Ya que estaba en un campo de batalla, donde un parpadeo podía llevar a la muerte.

Pero incluso en esa situación, ninguno de los dos retrocedió, y finalmente Leonte estaba justo en frente de Bahal.

Bahal se detuvo sorprendido.

Hasta ahora, sólo había sido el cazador. Pero extrañamente, Leonte se sentía ahora como el cazador, como si él se hubiera convertido instantáneamente en la presa.

Y en el momento en que vio los ojos de Leonte, instintivamente supo que estaba en peligro.

Pero era demasiado tarde. Leonte retorció su cuerpo y sacó su arma secreta.

El brazalete que estaba fuertemente envuelto alrededor de su brazo se desenredó rápidamente y se estiró.

Era una 'espada'.

No, también era una 'lanza', o un 'hacha', o un 'látigo'.

Era un artículo que el Dios de la Espada le había confiado a Leonte para que lo usara cuando estuviera en peligro.

El arma que no quería tener que sacar hasta el último momento.

Gungnir

Se trataba del arma que utilizaba el dios Odín para castigar a sus enemigos. El arma tan poderosa, que no podía ser medida por ningún rango, llenó su visión.

"Muere."

Con el grito decidido de Leonte.

¡Boom!

¡Roa! ¡Kwakwang! 

*Desmoronarse*

La explosión se extendió en todas las direcciones. No, se rasgó el espacio a través de un tornado.

Bahal, la Bestia de Fuego, y el resto de los guardias colocados por el Dios de la Espada volaron.

En el medio, Leonte gritó.

Casi había agotado el Neidan del dragón mítico, pero al pensar que había acabado con ese maldito bastardo, se sintió feliz.

Si tan solo tuviera este poder, no necesitaba la piedra. No, ¿Qué pasaría si tuviera este poder y la piedra? Con esos pensamientos, se comenzó a enojar de nuevo.

Con sus agudos sentidos, sintió que algo salía volando de la explosión.

"¡Leonteeee!"

Bahal se le acercaba con una expresión amenazante. Sus ojos estaban llenos de ira y con una determinación de matar a Leonte.

Leonte se rió.

Tenía a Gungnir. Habría estado seguro aunque el Dios del Sable lo atacara. En este caso, pensó que Bahal era como una polilla siendo atraída por una llama.

Así que tenía que atacar con Gungnir de nuevo. Agotaría todo el Neidan del dragón místico, pero no podía evitarlo.

También pensó en lo agradable que sería usar a todos los jugadores presentes para hacer una piedra.

Encontraré una manera. Con esos pensamientos, extendió a Gungnir. En el momento en que estaba a punto de mover el arma que estaba infundida con el Neidan del dragón místico.

¡Whoosh!

Leonte se estremeció por un golpe repentino desde su espalda. Gulp. La sangre brotó de su boca. A medida que la fuerza se drenaba de su cuerpo, el maná que rodeaba a Gungnir se desvanecía lentamente.

Con ojos temblorosos, miró hacia abajo. En su pecho izquierdo, había una espada que nunca había visto antes. La mancha de sangre crecía a lo largo de la armadura.

Cuando giró la cabeza para mirar atrás.

Observó unos ojos fríos bajo una máscara negra, estaba agarrando la espada con firmeza.

Leonte pensó que estaba sonriendo bajo su máscara.

También.

Por alguna razón le resultaba familiar.

"Finalmente nos encontramos."

Yeon-woo dijo fríamente.