Reciente

jueves, 18 de junio de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 130

Capítulo 130. Preparación para la Guerra (5)


Los ojos del líder del equipo de Madodan temblaron. Una ilusión.

Se dio cuenta de que todo el alboroto que habían visto hasta ahora se trataba de una trampa. Incluso las llamas fueron parte de la ilusión.

No lo sabían y entraron solos en la guarida de un lobo. En el suelo junto a los jugadores que aparecieron, estaban las cabezas de los miembros de Shindodan y Jindodan.
 
[Pensé que quizás deberíamos darte una oportunidad. Eres el primer amigo con el que trabajé junto con Lanza. Pero no podías esperar y llegaste tan lejos. ¿Tenías que hacer esto?]

El Dios de la Espada miró al Dios del Sable con sus brillantes ojos.

Como si todo fuera culpa suya. Que por haberlos traicionado, todos ellos habían muerto.

Pero el Dios del Sable miró a sus subordinados muertos de forma indiferente. Luego, abrió lentamente la boca para hablar.

"Tú que juzgas todo con cálculos, probablemente no puedas entender. Seguramente ellos murieron sonriendo. Compadecerse es como maldecirlos."
 
El Dios del sable terminó de hablar y abrió la tapa de la caja de hierro que traía consigo.

"Y quiero que sepas una cosa más."

Los ojos del Dios del Sable destellaron fríamente.

"Ya sean uno o cientos. Sólo hay un tipo que estoy tratando de capturar."

Su mirada se centró en Leonte que estaba detrás del Dios de la Espada. 

Ese fue el comienzo.

Los nueve sables que estaban en la caja salieron volando. El Dios del Sable tomó la más grande y la más pequeña, luego corrió hacia Leonte con ellas.
 
"¡Protejan al maestro! ¡Asegúrense de que nada pueda molestarlo!"

Madodan bloqueó los alrededores para que el Dios del Sable pudiera moverse libremente. Los jugadores se precipitaron hacia ellos gritando.

¡Boom!

Como se esperaba de Madodan, que estaba entre los tres mejores de Cheonghwado; no dudaron en matar a sus camaradas. Más bien, porque eran más fuertes, los hicieron retroceder.

Mientras tanto. El Dios de la Espada y el Dios del Sable intercambiaban ataques.

Cuando el maná concentrado explotaba, los sables volaban alrededor, creando una tormenta.

¡Crash!

El sonido del aire desgarrándose sonó. Cada vez que el Dios del Sable sacaba uno de los sables plantados en el suelo, ocurre una explosión de maná que crea ondas continuamente. La tormenta se hizo más grande y obligó al Dios de la Espada a retroceder.

[Remolino de Sables.]

[Tumba de Nueve Sables.]

Esas dos habilidades del Dios del Sable son conocidas por casi todos en la Torre.

El remolino, que se forma sacando los sables del suelo en orden, hacía que todo a su alrededor se volviera un desastre.
 
El viento era tan poderoso que desgarraba todo a su paso.

Además de eso, había sacado el 'Nueve' que tanto amaba. Con el Neidan de las Cuatro Bestias Legendarias, resultó en una fuerte ráfaga de viento.

Incluso el Dios de la Espada parecía un bote en medio de un tifón.

Pero el Dios de la Espada no se rindió. Más bien, se dirigió directamente a la tormenta como un tiburón. Y cada vez que lo hacía, sus cuatro espadas giraban para romper la tormenta.

Sus espadas atravesaron la tormenta, cortando todo lo que se interpuso en su camino.

Sus espadas, conocidas como 'Muerte Sagrada', siguieron las órdenes del Dios de la Espada para abrirle un camino, y pronto se acercó al Dios del Sable.

El Dios del Sable se sorprendió de lo rápido que se acortó la distancia entre ellos. Pero pronto sonrió, mostrando sus colmillos.
 
Fue un estúpido que entró caminando por su cuenta.

El Dios del Sable no podía desperdiciar esta oportunidad, así que sacó un sable que estaba cerca y atacó al Dios de la Espada. Sin embargo.

Justo antes de que hiciera contacto con su cuerpo, fue detenida.

El sable estaba siendo sostenido firmemente entre el dedo pulgar e índice del Dios de la Espada.

Una situación imposible.

El Dios del Sable estaba sorprendido, no pensaba que su ataque sería bloqueado con tanta facilidad. Mientras tanto, el Dios de la Espada presionó con más fuerzas sus dos dedos.

El sable se rompió, y sus pedazos se esparcieron. Su sable que se llamaba por el nombre de un demonio, se quebró de forma absurda.

Justo después, el Dios de la Espada apuñaló con una espada que llegó a su mano.

El Dios del Sable retrocedió, para evitar el ataque y sacó un sable del suelo.

Estaba planeando de alguna manera alejar al Dios de la Espada.

¡Clang!

Pero, la espada del Dios de la Espada lo atacó y rompió ese sable también. Lo mismo ocurrió con su siguiente sable, y el sable que lo siguió.

El sable que tenía el nombre de un dios, y el sable que había sido usado por un héroe en el pasado no pudieron seguir el ritmo de las espadas del Dios de la Espada.

Cuando el noveno sable se rompió, la espada del Dios de la Espada se incrustó en su muslo derecho.

Entonces, como si hubieran estado esperando, el resto de las espadas se insertaron en el cuerpo del Dios del Sable. Su cuerpo tembló, y vomitó sangre, cayendo de rodillas.

"¿Có... cómo?"

El Dios del sable tenía una expresión incrédula y miraba al Dios de la espada con ojos temblorosos.

Definitivamente tenía más maná y sus habilidades eran más poderosas que nunca.

Pensó que su aura estaba igualada con la del Dios de la Espada.

Sin embargo. Los resultados fueron demasiado unilaterales.

Ni un rasguño le hizo al Dios de la Espada, y tuvo que enfrentar la humillación de que sus nueve sables se rompieran. Todas sus habilidades fracasaron apenas fueron usadas.

El Dios de la Espada habló con una mirada espeluznante.

[Te lo advertí.]

"¡......!"

El Dios del Sable ensanchó sus ojos. Y sonrió amargamente.

Recordó por qué se había unido a Cheonghwado.

Cuando vagaba sin rumbo, anhelando hacerse más fuerte. Se encontró con el Dios de la Espada, y perdió. Después de superar la conmoción, lo siguió para aprender.

No obstante, a medida que el tiempo pasaba, la brecha entre ellos sólo se hizo más grande. El maná y los artefactos no podían compensarlo. 

Sin embargo, el Dios de la Espada, conoció a su amante y tuvo un hijo, descuidando el entrenamiento. Es natural que mientras estuviera concentrado en eso, no se hiciera más fuerte. Sus sentidos debieron haberse debilitado.

'Así que, finalmente...'

El Dios del Sable pensó. Puso todo en juego para salvar a su hijo. Pero fue inútil.

La motivación se desvaneció de sus ojos. Mientras su cabeza caía con tristeza.

[Sin embargo. Te estoy agradecido.]

Las palabras de Dios de la Espada lo confundieron.

"¿De qué... estás hablando?"

[Debido a que mezclaste exitosamente el Neidan de las Cuatro Bestias Legendarias, todo lo que me queda es sacarlo.]

El Dios de la Espada respondió de forma irónica. Su voz sólo fue escuchada por el Dios del Sable.

"¡Tú.....!"

[Estoy muy agradecido. Nunca imaginé que sería capaz de conseguirlo tan pronto. ¿Debería agradecerle al Dragón Rojo por esto?]

"¡......!"

El Dios del Dable se dio cuenta rápidamente de las verdaderas intenciones del Dios de la Espada.

¿Por qué le había dicho que atrapara a las Cuatro Bestias Legendarias sin pedirle nada? Quería que el Dios del Sable digiriera todo primero para después tomarlo.

¿Por qué trató de proteger a Leonte hasta el final? Él no sabía exactamente de que se trataba esa piedra, pero probablemente estaba relacionada con el Maná.

Él sigue siendo igual.

El Dios de la Espada siempre planeaba unos cuantos movimientos, para conseguir fácilmente lo que quería. Este fue uno de ellos.

"¡Ja! ¡Jaja! Jajajaja!"

El Dios del Sable no pudo evitarlo y se rió.

De cualquier forma, solo fue utilizado como una marioneta. Por Dragón Rojo y Cheonghwado.

Aunque otros lo honraron como Rey Marcial y lo elogiaron por ser Alto Ranker, había sido fácilmente desechado por sus enemigos.

Pero no tenía ninguna manera de arreglar lo que lamentaba. Ha sido herido, y su hijo estaba muriendo.

[Ven a mí.]

El Dios de la Espada abrió su mano derecha y la puso en el pecho izquierdo del Dios del Sable. Estaba claro que planeaba sacarle el corazón y el Neidan.

En ese breve instante. El Dios del Sable comenzó a pensar en lo que podría hacer.

Odiaba la idea de morir sin hacer nada. Si moría, su hijo también moriría porque ya no sería de utilidad.

Su hijo, que había vivido luchando contra el dolor toda su vida. Las flores no deberían morir sin florecer adecuadamente. Quería salvar a su hijo por lo menos. 

Pero, para eso, él necesitaba crear una ventaja.

¿Qué le daría una buena ventaja? ¿Qué le gustaría al Dragón Rojo? Pensó en la nota que recibió.

Pensó en la nota que llegó con el ojo de su hijo. Junto con las palabras 'traiga la piedra', había algo más. Coordenadas.

Esas coordenadas indicaban donde se encontraba la base del Dragón Rojo. No sabía por qué estaban en la nota, pero ahora lo entendía.

Después de volverse loco pensando en ello, los ojos del Dios del Sable comenzaron a brillar una vez más.

Sus ojos ardiendo como el fuego del infierno lo hicieron parecer como en los viejos tiempos.

"Espada. Cometiste un error."

[¡Qué...!]

"No deberías haberme dicho. Que el Neidan estaba mezclado."

El Dios del Sable sonrió con satisfacción. El Dios de la Espada trató de atravesar rápidamente su corazón, pero en ese momento.

¡Boom!

El Dios del Sable usó el maná en su interior, y destruyó su propio corazón. Entonces, el Neidán alojado, fue liberado.

La rápida expansión de Maná, hizo estallar el cuerpo del Dios del Sable como si fuera un globo. Luego, el maná se elevó hacia el cielo.

Y comenzó a formar un patrón en el aire.

Siguiendo los últimos pensamientos del Dios del Sable, el poder de las Bestias Legendarias se unió como una telaraña.

Cuando se dio cuenta de lo que era, el Dios de la Espada amplió sus ojos. Gritó el verdadero nombre del Dios del Sable.

[¡Hanryungggggggg!]

Pero antes de que pudiera hacer algo, el círculo mágico se extendió y se creó un gran portal.

Por encima del Dios de la Espada y de Cheonghwado se abrió un gigantesco portal verde. A través del portal, se reveló una brillante cabeza de escamas rojas.

Ojos verticales y dientes afilados, acompañados de un aura que presionaba todo a su alrededor. Miedo al Dragón.

Dragón.

Los raros dragones rojos que se extinguieron en la Torre. La Reina del Verano. Fue el momento en que ella aterrizó en medio del territorio de Cheonghwado.


***


Después de la Reina del Verano, los jugadores del Dragón Rojo cayeron como la lluvia. Yeon-woo estaba entre ellos.

Él abrió sus Ojos Dracónicos y levantó su cabeza. Pudo notar el poder de las Bestias Legendarias a lo largo del portal, tratando de dispersarse.

Sin embargo, ya estaban mezclados, así que no se dispersarían fácilmente. Eso fue obra del Dios del Sable.

Yeon-woo extendió su mano izquierda hacia su dirección, pensando que había sido lo mejor.

La Daga Vampírica de Bathory se abrió de golpe. Comenzó a absorber toda la energía que cubría el cielo.

[Ha comenzado a absorber el maná de las Cuatro Bestias Legendarias. El título de 'Sucesor de las Bestias Legendarias' ha sido aplicado y está acelerando el proceso.]

[Tu maná ha aumentado en 5.]

[Tu maná ha aumentado en 10.]

…..

[La competencia del 'Circuito de Maná' se ha incrementado drásticamente. 55, 56…61, 62…..68%…..]

…..

[Su recipiente se ha expandido. El crecimiento de tu alma ha sido confirmado. El proceso de sucesión detenido se reanuda para llenar las secciones en blanco.]

[Progreso actual: 100%]

[El proceso de sucesión ha terminado.]

[Tu Cuerpo de Dragón está siendo despertado.]