Reciente

sábado, 13 de junio de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 125

Capítulo 125. Misión (5)


Como esperaba, un grupo de soldados que estaba adentro lo atacó repentinamente. Eran soldados que el Dios del Sable había reunido en ese lugar para proteger a su hijo.

Pero Yeon-woo ya había percatado de su presencia y utilizó Shunpo para escapar de ellos. Simultáneamente usó el Cheonik Gong para introducir poder mágico en Vigrid.

Entonces, balanceó la espada esparciendo el Fuego Sagrado a lo largo de la cuchilla de Vigrid.

Una serie de suaves explosiones atravesaron el aire y sus cabezas fueron cortadas.

Fue un corte limpio. Los mercenarios que habían estado mirando abrieron los ojos.

Sabían qué tipo de soldados el Dios del Sable habría colocado en el lugar. Así que no podían creer que Yeon-woo se ocupara de ellos tan fácilmente. Se veía más fuerte que la mayoría de los Semi Rankers.

Pero en cierto modo, eso se podía suponer. Había absorbido el poder de Cuatro Bestias Legendarias, y casi había completado el Cuerpo de Dragón.

Con su Puño de Ocho Extremos y el Cheonik Gong mejorado, sería extraño si no fuera tan poderoso.

Yeon-woo actuaba de forma indiferente mientras entraba en la habitación 13. Más allá de los cadáveres negros quemados, había otra puerta en el interior. La abrió de golpe. Y en ese momento, un olor entró en su nariz.

Yeon-woo frunció el ceño.

'¿Dr#gas?'


***


"Hmmmhmmm."

Laplace llegó por un portal, tatareando una canción.

Las miradas de múltiples Guardianes se dirigieron hacia él. Pero pronto, desviaron su mirada hacia sus trabajos notando que Laplace tenía esa expresión otra vez.

Conocían ese estado de emoción de Laplace. Cuando estaba muy emocionado, lo mejor es evitar sus ojos.

Laplace pasó entre los Guardianes hacia su propia oficina. Abrió la puerta y entró.

Pero en ese momento, entrecerró los ojos hacia la persona que estaba sentada en su silla.

"Yvlke. ¿Qué estás haciendo aquí?"

Si Lapalace tuviera que elegir a la única persona en el mundo con la que más peleara, esa sería Yvlke.

Yvlke ajustó su monóculo y se rió ligeramente.

"Ohyohyo. Estaba por los alrededor. Y como la oficina de Laplace estaba cerca, decidí venir. Escuché un rumor divertido."

Laplace estaba disgustado en su interior. Ese viejo astuto.

Había rumores de que no interfería con los asuntos que estuvieran fuera del tutorial y la zona de principiantes. Pero parecía que Yvlke tenía ojos en todas partes.
 
Al viejo no le interesaba nada más. Incluso no parpadeaba cuando un suceso impactante sucedía. ¿Por qué le interesaba esto?

Laplace tenía que ocultar sus emociones y arreglar con calma su cara.

Para que ese monóculo no captara nada sospechoso.

Y entonces Yvlke abrió lentamente la boca.

"Escuché que un demonio estaba interesado en los pisos inferiores, y que nuestro compañero Laplace estaba involucrado. ¿Puedo preguntar qué piensas al respecto?"


***


Era un olor familiar para Yeon-woo.

Cuando estuvo en África, muchas de las bases rebeldes que estuvo combatiendo, formaban parte de una red de 0pio.

Incluso había atrapado a varios de sus subordinados consiguiendo dr#gas en secreto y los había echado.
 
Entonces, con el sonido de una puerta abriéndose, un adolescente levantó su cabeza junto a la parte superior de su cuerpo.

"¿Hm? ¿Quién es usted, señor? Nunca lo había visto antes. Jejejeje. Bueno, no importa. ¿Qué pasa con las chicas? ¿Trajiste algunas? Estas están demasiado cansadas ahora. Cámbiamelas."

La habitación estaba hecha un desastre. Como si hubiera habido una fiesta sexual, había un hombre desnudo y varias mujeres desnudas entrelazados. Las mujeres no parecían estar completamente en sus cabales, mirando confundidas a su alredor.

El fuerte humo blanco en la habitación indicaba la cantidad de dr#gas que habían aspirado.

Una figura delgada. Púpilas oscuras. Rasgos estaban bien definidos. Todo le parecía familiar a Yeon-woo. Porque se veía exactamente como el Dios del Sable.

'Hanbin'.

El único hijo del Dios del Sable.

"¿Eh? Joder. Señor, ¿No me entiende? ¿Por qué no veo ninguna chica? ¿Qué es esto? ¿No trajiste ninguna?"

Hanbin miró a Yeon-woo de arriba a abajo, como si no le agradara.

Yeon-woo lo ignoró y entró lentamente en la habitación. Luego, se agachó para observar el estado de una chica.

La chica que hubiera sido bastante bonita estaba babeando con sus ojos desenfocados. Había múltiples signos de lucha en su cuerpo.

"La ataste y la forzaste a hacerlo. Además, la obligaste a consumir dr#gas también. ¿La secuestraron? ¿Verdad?"

La fría mirada de Yeon-woo se dirigió hacia la puerta. Los frenéticos sumos sacerdotes y sacerdotes habían venido corriendo.

Sus rostros estaban pálidos.

"Espera, hay una explicación..."

"Bloqueen la puerta y no dejen entrar a nadie."

"¡Por favor, sólo una oportunidad para explicarlo!"

Los mercenarios patearon a los sumos sacerdotes y sacerdotes que intentaban entrar. Algunos actuaron como si fueran a cortarlos con sus espadas en cualquier momento.

Antes no atacaban, porque probablemente no se sentían muy cómodos agrediendo al templo. Pero ahora, no se contenían. No sentían la necesidad de hacerlo.
 
Sólo un tonto no se daría cuenta de la realidad.

Había dispositivos de tortura y señales de relaciones sexuales por todas partes. Además, mirando las marcas dejadas en las chicas, es fácil imaginar lo que había pasado.

Incluso si eran mercenarios que no se detenían ante nada para conseguir lo que querían. Todavía existía una línea que no cruzaban.

"¡Oye! ¿Por qué estás tocando mis cosas? ¿Quieres morir? ¿Eh?"

A pesar de la situación, Hanbin sólo le gritó a Yeon-woo, sin darse cuenta de lo que estaba pasando.

"Tráiganlo."

Dos mercenarios superiores del Equipo 2, Dylan, y June arrastraron a Hanbin a la fuerza.

Su cara se desmoronó.

"¡Ackkk! ¡Suéltame! ¡Déjame ir! ¿Sabes quién soy...?"

Hanbin siguió gritando y se desmayó cuando una mano en forma de cuchilla golpeó la parte posterior de su cuello.

Yeon-woo sacudió ligeramente su mano en el aire.

El fuego sagrado quemó todo el humo blanco de la habitación. También se introdujo en el cuerpo de las chicas, dispersando los efectos de la dr#ga.

'Dios del Sable. El amor por su hijo lo dejó ciego'.

Podía adivinar por qué pasó esto.

Hanbin había tenido que sufrir durante toda su vida debido a su incapacidad. Y las dr#gras son la forma más fácil de escapar de ese dolor.

Evidentemente, a medida que su resistencia a las dr#gas aumentaba, tenía que seguir aumentando su consumo.
 
Y después de eso, probablemente había recurrido al sexo, mientras buscaba algo más estimulante. Probablemente, el secuestro o el tráfico de seres humanos fue lo siguiente.

Tal vez, ni siquiera el templo de Skuld habría podido interferir.

Se trataba del hijo del Dios del Sable. No sabían lo que les podía suceder si se negaban a escuchar sus órdenes, así que probablemente tuvieron que seguir ocultando esta atrocidad.

¿Pero de dónde venían estas chicas? Si las conseguían de fuera, habría surgido un rumor, así que probablemente usaron a las creyentes de las diosas.

'Un templo que usa a sus seguidoras como esclavas sexuales. Bastardos locos'.

Estaban conspirando con Hanbin. Quizás se aprovecharon del hecho de que las Tres Nornas no podían interferir físicamente.

"Mmm."

"¿Dónde...es...estoy....?"

Yeon-woo se aseguró de que las chicas se despertaran, luego salió de la habitación con los mercenarios. Hanbin estaba inconsciente en la espalda de Dylan.

Los sumos sacerdotes y sacerdotes temblaban ante la situación.

Los creyentes estaban gritándoles, como si los rumores de lo que había en la habitación que estaba dentro de la habitación 13, se hubieran difundido.

El Sumo Sacerdote de rostro demacrado estaba mirando a Yeon-woo.

Estaba en un pocisión respetada, pero ahora caería hasta el fondo. La noticia de lo que ocurrido se iba a extender por toda la Torre en menos de un día.

La reputación de los Tres Diosas Sentadas también caería.

Pero Yeon-woo se rió ligeramente, porque sabía que la reputación del Dios del Sable y de Cheonghwado, también se desplomaría.

El Sumo Sacerdote cambió su expresión, pensando que Yeon-woo se estaba riendo de él.

Yeon-woo lo ignoró, sacó el boleto y lo rompió.

Poco después de atravesar el portal junto a los mercenarios, la base del Dragón Rojo del piso 11 apareció.

"Oraboni."

"Hyung-nim, ¿Estás aquí? ¡Parece que has hecho un gran desastre de nuevo!"

Edora y Phante, que lo habían estado esperando, se pusieron de pie.

Bahal, que también había estado esperando en un rincón, se levantó lentamente.

Con una expresión de alegría, se acercó a Yeon-woo. Su mirada se fijó en Hanbin, que estaba a la espalda de Dylan.

"¿Es él?"

Yeon-woo asintió.

"Sí."

"Claramente. Se ve exactamente como el Dios del Sable. Si se le hacen algunas arrugas, ¡Podría creer que es el Dios del Sable! ¡Jajaja!"

Bahal se rió.

Cualquiera que conozca al Dios del Sable, pensaría en él viendo la cara de Hanbin.

Al conseguir esta carta sin mover un dedo, se sintió feliz.

'Conocer a Caín este año ha sido mi mayor suerte. Lo dudaba, ¿Pero quién hubiera pensado que podría atrapar un pez gordo como este?'

La Reina del Verano estaba buscando un reemplazo porque su Corazón de Dragón estaba roto. Necesitaba atraer a Leonte. Mejor dicho, a la piedra. Y para eso, tenía que hacer las cosas meticulosamente. 

Así que, de hecho, tenía un plan. Lo reportó a la Reina del Verano, y obtuvo su aprobación.

'Si estoy en lo cierto, la piedra de Leonte está incompleta. Si hay una manera de completarla, incluso ese bastardo desconfiado saldrá corriendo para encontrarla'.

Ya había preparado en secreto los materiales para terminar la piedra.

Iba a 'accidentalmente' dejar escapar la información, y atraer a Leonte. Ya que su obsesión con la piedra no era normal.

Pero había una debilidad en su plan. Leonte sospechaba del Dragón Rojo y de Bahal, así que es muy propable que solo actuara después de comprobar los ingredientes personalmente. 

Así que necesitaba hacer que se moviera. Y de repente, el hijo del Dios del Sable apareció.

El Dios del Sable es suficiente para presionar a Leonte para que saque la piedra.

Mientras tenga a su hijo, el Dios del Sable es la marioneta de Bahal.

Por supuesto, podía abandonar a su hijo y elegir Cheonghwado.

Pero Bahal sabía que eso no iba a suceder. Si el Dios del sable estaba dispuesto a compartir su maná para proteger a su hijo, definitivamente su obsesión por su hijo superaba su obsesión por su clan y sus artes marciales.

"Despertémoslo primero."

Dylan que había estado esperando su orden le dio dos bofetadas a Hanbin.

Quedaron marcas rojas en su cara.

Hanbin abrió los ojos de golpe y prestó atención.

No fue capaz de evaluar la situación y comenzó a gritar.

"Se lo voy a decir a mi padre y los va a matar..."

Pero Hanbin no pudo terminar sus palabras.

En el momento en que sus ojos se encontraron con los de Bahal, su conciencia borrosa, que aún no se había despejado del todo debido a las dr#gas, volvió a la normalidad.

La primera emoción que sintió fue miedo. Se dio cuenta instintivamente. La persona que estaba que tiene delante, es alguien que podía matarlo como si fuera una hormiga. Incluso su padre, que es uno de los más fuertes de la Torre, no sería capaz de ocuparse de él fácilmente.

Entonces abrió los ojos a su entorno. La bandera ondeando sobre sus cabezas. Era el símbolo del Dragón Rojo.

Estaba en medio del territorio enemigo.

"Así que te pareces un poco a tu padre en que puedes reconocer a la gente. No eres completamente retrasado."

Bahal vio la cara de miedo de Hanbin y se rió. Realmente era el hijo de esa bestia.

"Ya que eres muy rápido para entender, probablemente sabes lo que estoy a punto de hacer. ¿Verdad?"

Bahal tenía una sonrisa maliciosa en su cara.

"Empecemos con el dedo meñique de la mano izquierda. ¿Qué te parece?"


***


Yeon-woo sólo miró silenciosamente a Bahal. Con esto, el aceite había sido vertido. Ahora, es momento de que el fuego se extendiera.


***


"¡Oh mi! ¡Ha, Hanbin!"

Cuando el Dios del Sable escuchó la noticia de que el Dragón Rojo había destruido el templo de Skuld, pensó que el cielo se le estaba cayendo encima.

La mujer que se le había acercado cuando pensaba que no iba a tener ninguna mujer en toda su vida. Su hijo es el único remanente que tenía de ella desde que cerró los ojos.

Y ese hijo fue tomado. Por su enemigo, el Dragón Rojo.

Quería encontrar a su hijo, pero como no sabía dónde estaba exactamente.

Aún así, planeaba dirigirse a cualquier lugar, llevando su caja de hierro con él. Incluso estaba listo para dar su vida.

Pero, en el momento en que fue a buscar su caja de hierro. Dentro de donde estaba, había una pequeña caja. Junto con una carta anónima.

『Si quiere encontrar a su hijo. Traiga la 'piedra'.』

Una carta con una sola frase.

No sabía lo que significaba, pero la cabeza del Dios del Sable se quedó en blanco.

Con una mano temblorosa, abrió la caja. Adentro, había algo que nunca hubiera imaginado.

Un dedo meñique que parecía ser de su hijo.

Por primera vez en su vida, el Dios del Sable gritó de horror.