Reciente

viernes, 5 de junio de 2020

Second Life Ranker - Capítulo 121

Capítulo 121. Misión (1)


¡Bang!

"¿Cuál es el significado de este Hyung-nim?"

El Dios de la Lanza abrió bruscamente la puerta donde se alojaba el Rey Marcial.

Estaba furioso después de escuchar que Yeon-woo, Phante y Edora se habían ido a Dragón Rojo.

Además, debieron llevarse información secreta de Cheonghwado con ellos, porque estaban sufriendo contraataques formidables del Dragón Rojo. Muchas de sus organizaciones y tropas también sufrieron daños considerables. Debido a que la fuente de esa catástrofe fueron el discípulo y los hijos de su propio hermano, se sentía aún más enojado por su traición.

Todos los que estaban adentro dirigieron sus miradas hacia él. Eran rostros que el Dios de la Lanza conocía.

Los ojos de la gente dentro de la oficina se enfocaron inmediatamente en él. Eran rostros familiares que el Dios de la Lanza conocía. 

Otros tal vez sólo conozcan al Rey Marcial como el gobernante de la Tribu de un Solo Cuerno. Pero, en realidad hay otra fuerza que es respetada por los miembros de la Tribu de un Solo Cuerno además del rey.             

Los Ancianos. 

"¿Flann? ¿Qué estás haciendo? Esta es una reunión oficial. Aunque seas el hermano del Jefe, debes cuidar tus modales. No, especialmente porque eres el hermano del Jefe, debes saber cómo comportarte respectivamente durante una reunión oficial"  

Entonces, un anciano que daba la impresión de erudito levantó su cabeza y lo regaño.

El Anciano Jefe. El Dios de la Lanza no se sentía particularmente cómodo a su alrededor desde su infancia. No, todos se sentían incómodos alrededor de su estricta personalidad excepto el Rey Marcial por sabía como manejarlo.

Su Mugong es conocido por rivalizar con el del Rey Marcial, así que el Dios de la Lanza se intimidó.

"Ah, olvidé que con ese contrato, dejaste de lado toda tu autoridad en la Tribu de un Solo Cuerno. Debes ser tratado como el Dios de la Lanza de Cheonghwado. Así que, Dios de la Lanza, por favor, sé cortés durante nuestra reunión oficial."

"......"

El Dios de la Lanza se mordió el labio inferior. Se había olvidado de su posición porque estaba ciego por la ira.

La razón por la que la Tribu de un Solo Cuerno abandonó su neutralidad en los asuntos de la Torre, es por la promesa que el Dios de la Lanza había hecho con ellos.

La promesa del Cuerno.

La promesa de renunciar al Cuerno.

Los miembros de la Tribu de un Solo Cuerno tenía una confianza absoluta y un orgullo hacia su Dios Fundador, Soho Geumcheon.

Soho Geumcheon bendijo a la Tribu de un Solo Cuerno con abundancia y un inmenso poder para aumentar su estatus en la Torre a través del Mugong. Debido a esto, los miembros de la Tribu de un Solo Cuerno tienen un gran respeto hacia los miembros directos de la familia real porque son descendientes de Soho Geumcheon.

Por supuesto, cuando estaban juntos, sus interacciones no se dividían por clases, pero aún así había un respeto y orgullo indescriptible hacia las familias reales. Por otro lado, la familia real también tenía muchas obligaciones que imponían muchas restricciones a su comportamiento. 

Esa misma condición aplicaba al Dios de la Lanza.

Aunque sus restricciones se redujeron mucho desde que el Rey Marcial tomó su posición oficial como rey, su título y su deber como hermano del rey seguían vigente.

El Dios de la Lanza declaró que se quitaría su título real y sus beneficios. Incluso ni siquiera se consideraría de la orgullosa Tribu de un Solo Cuerno.

Esa es la Promesa del Cuerno.

Por supuesto, a cambio de recibir el Cuerno Real, la tribu debe pagar el precio correspondiente. Por eso la Tribu de un Solo Cuerno se unió al lado de Cheonghwado, rompiendo su neutralidad.

Pero incluso con ese tipo de compromiso, el hecho de que fueran forzados a participar en la guerra no cambia. Eso hizo que muchos no tuvieran una buena actitud hacia el Dios de la Lanza, considerando que había sido él quien decidió abandonar la Tribu de un Solo Cuerno.

Por eso el Dios de la Lanza decidió no provocarlos más y se calmó. Respiró profundamente para controlar su ira.

El Rey Marcial lo miró en silencio con una sonrisa desde su asiento. El Dios de la Lanza se dio cuenta de que su hermano no lo ayudaría. Un recuerdo del pasado vino a su mente.

El Rey Marcial solía ser la persona más respetada en el mundo, pero el Dios de la Lanza siempre sintió que su hermano era inalcanzable. Por eso decidió seguir al Dios de la Espada al mundo exterior y formó Cheonghwado con él.

No se arrepintió de esa decisión ni siquiera hoy.

Entonces decidió actuar de forma civilizada.

"Lamento mi grosera acción durante la reunión oficial. Como el Dios de la Lanza de Cheonghwado que dirige estas operaciones de guerra, tengo algo que preguntar al Rey Marcial". La voz del Dios de la Lanza se quebró ligeramente al final.

"Las cosas que ocurrieron en la guerra, ¿Sabía el Rey Marcial sobre las acciones del Acaparador, Phante y Edora?"

El Rey Marcial se rió alegremente. 

"Por supuesto. Si no pudiera lo que mis hijos y mi discípulo están haciendo, me avergonzaría."

El Dios de la Lanza apretó sus puños. Sus venas brotaron.

"¡Pero cómo pudiste dejar que eso suceda...!"

El Dios de la Lanza miró fijamente al Rey Marcial con los ojos enrojecidos. Tenía ganas de gritar. Pero lo sabía. No importaba cuanto se quejara, no funcionaría. Más bien, necesitaba usar esta oportunidad para encontrar alguna forma de resolver esto.

El Rey Marcial abrió sus ojos aún más, como si estuviera orgulloso de que el Dios de la Lanza estuviera conteniendo su ira. Su hermano había madurado a lo largo de los años.

"Lo que haga con mi discípulo y mis hijos depende de mí. Es desafortunado que haya afectado a Cheonghwado, pero su desviación es algo que debemos resolver bajo nuestros propios términos. No tienes porque preocuparte por eso."

"......"

"Además, sabes que nuestra tribu no interviene en las decisiones individuales. Cada persona es responsable de sus propias acciones, no responsabilidad de la Tribu de un Solo Cuerno."

El Dios de la Lanza se quedó en silencio por un momento. El Rey Marcial insinuaba que esto no había sido diferente de cuando dejó la Tribu de un Solo Cuerno para irse con el Dios de la Espada. Pero también se dio cuenta del otro significado detrás de sus palabras. El Dios de la Lanza entrecerró los ojos.

"... ¿Eso significa que si me encuentro con tus hijos durante la guerra, puedo matarlos?"

"Como dije, cada persona es responsable de sus acciones. No interferimos en eso."

"Confiaré en que no te retractarás de lo que acabas de decir."

El Dios de la Lanza miró a su hermano fijamente y se giró para irse.

¡Bang!

El edificio tembló ligeramente por la fuerza con que se cerró la puerta. El Rey Marcial sonrió.

"Pensé que había madurado. Pero nadie puede hacer nada con su temperamento."

Los ancianos se quedaron en silencio. El Anciano Jefe ajustó sus lentes y le preguntó al Rey Marcial.

"Así que, aparte de Flann. ¿Realmente planeas dejar a Caín, Phante y Edora en paz?"

Después de que Jang perdió patéticamente, Phante se destacaba como el candidato a próximo Rey. También había mostrado su progreso en el ataque a Kuram, haciendo que los ancianos tuvieran una opinión positiva de él.

Pero resultaba preocupante que se hubiera unido a los enemigos. Pero el Rey Marcial seguía siendo el mismo de siempre.

"La regla no cambia, viejo."

"Hm."

El Anciano Jefe entrecerró los ojos mientras miraba al Rey Marcial. Luego sonrió cuando se le ocurrió un pensamiento.

"Después de más batallas, Phante sería más capaz como candidato a Rey. Eso es lo que estás pensando."

El Rey Marcial sólo sonrió misteriosamente. Pero el Anciano Jefe estaba satisfecho. Ya que podía entender lo que pensaba el Rey Marcial incluso sin palabras.

"Está bien. Como quieras, no hablaremos más de esto. Pasando al siguiente tema. Se trata de..."

Su reunión continuó.


***


"A la izquierda. Un paso."

"¡Urr!"

"A la derecha. Espada."

"¡Chahh!"

"Otra vez, repitan."

Los mercenarios se movieron al unísono siguiendo las órdenes de Phante. 

La vista de 250 mercenarios parados en una fila ordenada y siguiendo las órdenes de Phante impresionaba a cualquiera que lo presenciara. Incluso los mercenarios que pertenecen al otro equipo los miraban con expresión desconcertada.

Los mercenarios suelen seguir sus propias reglas. Aunque estaban dentro de la Legión Extranjera, seguían intentando establecer su propia autonomía.

En sólo unos pocos días, los mercenarios cambiaron completamente. Sus ojos eran más agudos y seguían las órdenes de Phante con una disciplina tan perfecta como si pertenecieran a tropas militares.

Sin embargo, Phante seguía frunciendo el ceño como si hubieran hecho algo mal.

"¿Por qué no pueden hacerlo bien? ¡¿Quieren volver a rodar?! En formación de nuevo. Golpeen."

"¡¡Uoohh!!"

"¡¡Uoohh!!"

Los mercenarios asustados gritaron más fuerte. Movieron sus armas con más poder y determinación.

Y en un lugar donde se podía observar todo, Yeon-woo y Edora estaban sentados juntos.

Sin embargo, sólo Edora estaba viendo el entrenamiento. Yeon-woo estaba leyendo un libro en silencio.

"Aunque sólo han pasado cuatro días desde que empezaron a entrenar, creo que han mejorado bastante."

Yeon-woo levantó la cabeza de su libro por el comentario de Edora. Examinó brevemente al equipo con Ojos Dracónicos y asintió con la cabeza.

"Definitivamente. Se han vuelto útiles."

Lo que Phante le enseñaba a los soldados era una versión modificada de la Formación de Ocho Espadas que la Tribu de un Solo Cuerno usaba para enseñar a los guerreros de nivel inferior, llamada Formación de Espada. La Formación de Espada se basa en estrategias como la defensa y la ofensiva. Es capaz de ser aprendida rápidamente.

Es especialmente útil en una batalla donde ocurren varios eventos, porque permite reaccionar rápidamente según la situación en la que se encuentre. 

Por eso Yeon-woo le pidió a Phante que se la enseñara al Equipo 2. Pero sus resultados fueron mucho mejores de lo que esperaba.

'Ese tipo tiene la habilidad de enseñar a la gente de manera efectiva, sin tan solo pudiera controlar ese temperamento. No, creo que es más adecuado decir, que tiene la habilidad de dirigir a la gente'.

Se dio cuenta de por qué Phante era un candidato a Rey. Al principio, no entendía cómo una persona tan simple y violenta podía convertirse en el rey de una tribu. Pero tenía buenas cualidades que superaban esas debilidades. Liderazgo y carisma.

Yeon-woo había liderado tropas en África, así que pudo reconocer el talento de Phante a simple vista.

No es algo que Phante pudiera aprender fácilmente en poco tiempo. Debido a que había nacido como hijo del Rey Marcial, pudo estudiar los deberes y las reglas de la familia real. Además, poseía una gran confianza en sí mismo.

'Puedo relajarme y dejárselo a Phante a partir de ahora'.

Pensó que podría entregar toda su autoridad del Equipo 2 a Phante durante su estadía en Dragón Rojo. 

Por supuesto, si Phante se enteraba, se quejaría. Pero, planeaba enviarlo de vuelta a Kuram si se negaba. 

Yeon-woo continuó observando su entrenamiento por un tiempo, y miró su libro de nuevo. Edora se acercó a él.

"Pero, ¿Qué has estado mirando?"

"La segunda parte del Puño de Ocho Extremos."

Los ojos de Edora se agrandaron ligeramente. Sabía que memorizó completamente la primera mitad, pero nunca pensó que había recibido la segunda y última parte del Rey Marcial. Eso demostraba lo mucho que el Rey Marcial confiaba en Yeon-woo. Edora se sentía orgullosa por alguna razón.

"¿En serio? Pero parece que esta parte es un poco difícil para Oraboni. Sigues mirando el libro incluso después de cuatro días."

Edora sonrió levemente ante el hecho de que incluso el monstruo de Yeon-woo tenía un aspecto humano.

El Puño de Ocho Extremos es uno de los mejores Mugongs que hizo el Rey Marcial. Es más difícil de aprender, y se necesita una considerable cantidad de tiempo para ello. Toma varios años entenderlo adecuadamente.

Algunos de los Ancianos trataron de aprenderlo pero no pudieron entenderlo. También parecía ser el caso de Yeon-woo. Había mostrado un rápido crecimiento, aunque sólo había comenzado hace poco con el Mugong. Resultaba evidente que le llevaría tiempo. Por otro lado, Edora estaba feliz de poder ayudarlo.

Ella había dominado el Puño de Ocho Extremos hace mucho tiempo y podía ayudar libremente a Yeon-woo puesto que el Rey Marcial no había dicho que no podía hacerlo. Pensó que podía quedarse a su lado para ayudarlo. Sólo ellos dos. Acogedoramente.

Sin embargo.

"No. He memorizado la forma, y estoy estudiando los pasos poco a poco. Sólo trato de verificar si lo entendí bien. Comprobando si no me he perdido nada."

"¡......!"

Edora se sorprendió de que sus pensamientos estuvieran completamente equivocados. Ahora, Yeon-woo parecía un monstruo.

'¿Él... terminó de memorizar eso?'

La segunda mitad del Puño de Ocho Extremos estaba compuesta por 32 y 16 movimientos, respectivamente. Se hacía aún más difícil a medida que avanzaba. ¿Pero lo había memorizado en 4 días?

Entonces Edora recordó que Yeon Woo es un monstruo que hizo su propio Mugong en sólo cuatro días. Incluso después de presenciar escenas similares repetidamente estando cerca de Yeon Woo, todavía no podía acostumbrarse.

'Phante-oppa se arrancará los pelos cuando se entere de esto'. 

Edora sacudió la cabeza cuando imaginó la reacción de su hermano.

Pero al contrario de lo que Edora pensaba, Yeon Woo no estaba tratando de comprender completamente el Puño de Ocho Extremos. En su lugar, lo estaba incorporando a su Cheonik Gong.

'El Puño de Ocho Extremos es un excelente Mugong. Pero como la fuente de mi poder es diferente, tengo que encontrar una manera de adaptarlo con mi Circuito de Maná. Necesito hacerle algunas modificaciones para que pueda encajar conmigo'.

Esto sólo es posible porque Yeon-woo podía comprender completamente el contenido del Puño de Ocho Extremos. Puede ser sorprendente para los demás, pero para Yeon Woo, es natural.

Con la ayuda del 'Conocimiento del Dragón', característico de las especies dracónicas, y la habilidad de observar las fallas usando sus Ojos Dracónicos, entender el Puño de Ocho Extremos se convierte en algo fácil.

Pero para conseguirlo, se requiere motivación y tenacidad.

Gracias a esto, Yeon-woo seguía viendo los mismos mensajes durante los últimos días.

[Los Dioses y Demonios del piso 98 te observan con interés.]

[Algunos Dioses y Demonios del piso 98 están hablando de ti.]

[Hermes te está mirando con orgullo.]

Los Dioses y Demonios lo estaban observando desde el piso 98. Incluso había un nombre familiar entre ellos.

'Hermes'.

Pensó en Hermes, a quien había conocido en la tesorería, y sacudió la cabeza. Al principio, le parecía interesante, pero ahora sólo resultaba molesto.

Ahora, lo importante es hacer completamente suyo el Puño de Ocho Extremos. Necesitaba centrarse más en el libro. Sin embargo, le molestaban los mensajes que venían del piso 98.

"¡Oh! Lo estás haciendo mucho mejor de lo que pensaba." 

Yeon Woo cerró el libro cuando sintió una presencia conocida cerca y giró la cabeza hacia la voz. 

Observó a Bahal acercándose al lugar donde se encontraban. Miró hacia el entrenamiento de los mercenarios y a Yeon-woo con una sonrisa.

Todos estaban nerviosos por la repentina aparición del Comandante Supremo. Los mercenarios se pusieron erguidos y los otros líderes de los equipos se apresuraron a saludarlo. Pero Bahal agitó su mano como indicando que no era necesario, y se giró para mirar a Yeon-woo.

"Escuché que tenías un fuerte control sobre los mercenarios. Parece que te estás adaptando bien."

"Gracias."

"Claro. ¿Qué piensas? ¿Podrían tus tropas llevar a cabo una operación de inmediato?"

Yeon-woo podía comprender perfectamente la verdadera intención de Bahal. Le estaba dando la orden de empezar a moverse ahora que había conseguido controlar la legión.

'Eso significa que es momento de comenzar'.

Es el momento de continuar con su plan. Yeon-woo asintió con la cabeza.

"Podemos movernos en cualquier momento."

"Perfecto. Hay un lugar secreto al que quiero que vayas..."

"Antes de eso, tengo algo que decir."

En lugar de enfadarse con Yeon-woo que se atrevió a interrumpirlo, Bahal mostró curiosidad. Yeon-woo es un amuleto de la suerte que produce cosas interesantes. Tenía curiosidad por lo que diría esta vez.

"¿Hm? ¿Qué es?"

Yeon-woo abrió lentamente la boca.

"¿Sabías que el hijo del Dios del Sable se aloja en el piso 16?"

"¡......!"

Los ojos de Bahal se agrandaron.