Reciente

domingo, 21 de junio de 2020

No Quiero Ser Amada - Capítulo 40

Capítulo 40. Danil Lyurik


"¡Rhia!"

Dimitri se abalanzó sobre Rihannan, abrazándola inmediatamente entre sus brazos y protegiéndola de un objeto desconocido.

Rihannan y Dimitri miraron hacia arriba, vieron piedras brillantes a su alrededor. Se dieron cuenta de lo que era y su expresión se endureció rápidamente.

Se trataba de un mineral llamado Piedra de Arco, estaba clasificado como uno de los minerales más raros del mundo. Cuando se quemaba, producía luz y calor sin olor. Todas las naciones querían adquirir Piedras de Arco. Por su utilidad, las masas titulaban al mineral Señor de la Luz.

Aparte de su propósito de encender luces, las Piedras de Arco tenían demasiados propósitos; uno de ellos incluía volar por el aire para revelar su objetivo. Aunque el problema radicaba en la rareza de las piedras. No resultaba fácil para la gente normal tener una en sus manos. Sólo los poderosos y ricos podían permitirse semejante lujo. Rihannan y Dimitri saben bastante bien quién ostentaba ese poder en Chrichton.

Unos minutos después, una docena de hombres aparecieron tras la luz. Un hombre se puso en medio para encarar a Rihannan y Dimitri.

Dimitri lo conocía.

"Danil."

Cuando Dimitri mencionó su nombre, Danil Lyurik, duque e hijo mayor del ayudante más cercano del príncipe heredero se adelantó.

Dimitri lo miró intensamente. Él y Danil nunca se habían llevado bien. Dimitri despreciaba en silencio su mala conducta y comportamiento. Por otro lado, Danil sentía lástima por Dimitri; lástima por su vida lejos del centro del poder a pesar de su linaje real.

"¿Sorprendido? Tenía el presentimiento de que una rata se escaparía esta noche."

Dimitri apretó los dientes mientras Danil sonreía.

"Nos buscaste por una razón, ¿Verdad? ¿No es para capturarnos y entregarnos al príncipe heredero?" Dimitri dijo.

Danil sonrió. "Sí. Sabía que harías un movimiento. No deberías haber mostrado un afecto tan evidente por tu prima. Bueno, ella es hermosa. Ya entiendo por qué."

"Como el perro del príncipe heredero, realmente moverás la cola", gruñó Dimitri.

"Ah, ah, ah." Danil movió su dedo. "Ten cuidado con lo que dices. Lo que le doy al Príncipe Heredero es lealtad, pero tú sólo has mostrado insultos y traición".

Dimitri apretó los dientes.

"¿Qué estás haciendo?" Danil lo miraba con arrogancia. "Amárrenlos."

Los soldados se apresuraron y siguieron sus órdenes. Dimitri intentó resistirse, pero pronto se rindió. La situación de Rihannan sólo empeoraría.

"Entonces llévame solo. Envía a Rihannan de vuelta a casa. ¡Esa chica sólo es culpable de haber sido forzada! Es evidente que tenemos guardias en nuestra casa. ¿Cómo pudo escapar?" Dimitri apeló a Danil desesperadamente.

La mirada de Danil se dirigió a Rihannan. Ya la había visto en el palacio. La impresión que recibió de ella fue la de una mujer hermosa y tranquila que siempre estaba al lado de la princesa. Ella contrastaba con el carácter vivaz de la princesa.

Pero pronto se dio cuenta de que ella era un poco diferente de lo que había pensado originalmente. Ella no se sorprendió, tampoco se puso a llorar. En lugar de llorar inútilmente, miró a Dimitri en silencio. 

Tenía los labios fruncidos lindamente. Luego, volteó su cabeza hacia él.

Por un momento, se sintió como si el frío cielo invernal descendiera.

"Llévame con el príncipe heredero. Tengo algo que decirle", dijo ella, mirando a Danil con sus ojos azul profundo.