Reciente

viernes, 19 de junio de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 29

Capítulo 29. Un Encuentro Desafortunado (2)


Mirando hacia la fuente de la voz, Leah jadeó sorprendida. Porque escondido en las sombras, había un hombre, que los estaba mirando.

Era un hombre delgado, y su mirada era tan aguda como la de un gato. Se dirigió rápidamente hacia ellos, y señaló rápidamente hacia el callejón antes de desaparecer una vez más.

Frunciendo el ceño, Ishakan volvió a salir para ver qué estaba pasando. Leah sintió que su corazón se hundía mientras lo seguía.

Había un hombre de mediana edad, coqueteando con algunos de los gitanos. Detrás de él había caballeros, vestidos con ropa casual, observando obedientemente mientras se reía divertido con los gitanos. Los ojos de Leah se entrecerraron al ver quién era el hombre.

Era su prometido, Byun Gyongbaek.

"Increíble," musitó  Ishakan, "¿No es ese Byun Gyongbaek?" Le preguntó, inclinándose más sobre Leah, mientras ella apenas había arreglado el borde de su capa.

Era un hecho bien conocido que Byun Gyongbaek era muy aficionado a cualquier forma de entretenimiento. Cada vez que se adentraba en el Distrito Real de Occidente, él, sin falta, se dirigía directamente al barrio rojo, cuyos callejones estaban llenos de alcohol y mujeres.

Sin embargo, ella no esperaba verlo aquí hoy.

Leah esperaba que ninguno de sus caballeros los notara, permitiéndoles escabullirse con facilidad. Pero parecía que eso no sucedería, porque ellos ya los habían visto.

Uno de los caballeros se acercó a Byun Gyongbaek, susurrándole suavemente.

Y el agarre de Byun Gyongbaek sobre la cintura de la mujer gitana se aflojó, su sonrisa se convirtió en un ceño fruncido cuando dirigió su mirada hacia ellos.

A diferencia de Leah, que estaba claramente cubierta y 'bien disfrazada'. Ishakan no lo estaba.

No podían correr. Seguramente los atraparían.

Leah se encontraba en una situación difícil. No había previsto que salir a hurtadillas del castillo a altas horas de la noche se convertiría en algo peligroso. En el peor de los casos, pensó que podría ser capturada por los guardias de la familia real, pero no esto.

"Es demasiado tarde para huir." Ishakan se lo dijo con calma, lo que contrastaba claramente con el pánico que ella estaba sintiendo en este mismo momento. Lo miró desesperadamente, observando cómo sus ojos brillaban peligrosamente como en las figuras cercanas. Era claro para ella, él no tenía intención de huir.

De repente, recordó la naturaleza hostil de los Kurkan. Y el hombre frente a ella era su líder.

Como si leyeran la mente del Kurkan, los caballeros agarraron simultáneamente las empuñaduras de sus espadas mientras se acercaban a él, Byun Gyongbaek liderando el séquito. Se detuvo frente a ellos.

"¿Qué es esto? ¿Un Kurkan?" Preguntó burlonamente, y Leah miró a su prometido, atónita. Le habló muy casualmente al rey. Pero aparte de Leah, a nadie le sorprendió la forma en que se dirigió a él.

Pero en lugar de tomar represalias, Ishakan se limitó a mirarlo fijamente.

Gyongbaek no era bajo, pero delante de Ishakan, bien podría serlo. Y debido a su inferioridad, Gyongbaek lo compensó, actuando más duro de lo que realmente es.

"¿Estás loco? ¡Debes estarlo! Paseando descuidadamente dentro de los muros del palacio." Gyongbaek comentó e Ishakan resopló.

"¿Cuál es el problema? No tengo intención de hacer ningún daño. Puedo pasear tan descuidadamente como quiera." respondió rápidamente con ingenio. Byun Gyongbaek resopló con disgusto, deteniéndose antes de tomar represalias cuando vio a la chica escondida detrás de Ishakan.

Levantó una ceja hacia ella, mirándola de arriba abajo, antes de concentrarse en sus uñas cuidadosamente cortadas.

"¿Dónde la encontraste?" Se mofó, "Es tan... pequeña y delgada. Me imagino que debajo de esa capa hay una mujer poca atractiva."

Fue entonces cuando Leah se dio cuenta de que la debió confundir con una prostituta. Lo cual fue un alivio. Rápidamente escondió sus manos debajo de su capa, para evitar que descubriera su identidad. Gyongbaek soltó una carcajada cuando ella ocultó sus dedos, y se giró hacia Ishakan.

"Te debe gustar mi prometida." Gyongbaek dijo burlonamente, "¿Por eso la elegiste?" Miró a Leah, "Oh, bueno, no sé dónde la conseguiste, pero conozco algunas que tienen un parecido sorprendente con ella, ¿Quieres que te las presente?" Se jactó, pero Ishakan solo resopló.

"Para compensar tu origen de una tribu bárbara, puedo permitirte probar la cultura avanzada que tenemos aquí en el Reino de Estia." Declaró con orgullo, "Considéralo un favor de mi parte." Guiñó un ojo, riéndose orgulloso, y sus caballeros lo siguieron.

Pero Ishakan permaneció inmóvil e inquebrantable, y solo les dio una breve sonrisa.

"Parece que eres tú quien se equivoca Byun Gyongbaek." Dijo Ishakan burlándose con decepción.

"¿Yo? ¿Equivocado? ¡¿De que estás coqueteando con una prostituta que se parece a una princesa?!" Preguntó incrédulo e Ishakan se encogió de hombros.

"Soy yo quien hace el papel de prostituto aquí." Declaró simplemente.