Reciente

domingo, 14 de junio de 2020

Matrimonio Depredador - Capítulo 26

Capítulo 26. Tomada Por Un Depredador Intrépido (1)


"......"

El cuerpo de Leah se congeló de repente. Cuando Blain la arrastró despectivamente fuera del jardín, aún podía recordar la boca de Ishakan artículando las palabras, '¿Necesitas ayuda?'

Pensó en su intención subyacente, ya sea un plan malvado o un movimiento político.

Sin embargo, en contraste con sus pensamientos complicados, el hombre frente a ella era bastante simple. Su intención era pura, de hecho, solo quería saber por qué ella no le pidió ayuda. Sus ojos, como los de un niño curioso, persuadiéndola para que respondiera.

En trance, los labios de Leah comenzaron a moverse. "Yo..."

Después de dudar varias veces, sus palabras prudentemente elegidas finalmente salieron de su boca. "¿No sabes la razón?"

¿No tiene idea? Existen diversas reglas, leyes, etiqueta y condiciones políticas que se requieren de una princesa real, había muchas razones por las que Ishakan no podía ayudarla. Como rey, debería saberlo.

Sin embargo, parecía confundido, probablemente fingiendo ignorancia.

"No lo sé." Su voz tranquila y relajada resonó. "Nosotros, los Kurkan, somos bastante simples. Si odiamos algo, decimos que no. Si nos gusta, decimos que sí. Es simple."

Leah parpadeó lentamente hacia la ventana. A través de la misma, el viento frío entró lentamente en su habitación, haciendo que las largas cortinas se balancearan rítmicamente. La habitación oscura, con solo ellos dos dentro, estaba iluminada por la luz de la luna.

En todo caso, este escenario le recordaba a aquella noche. Esa vez no tuvo que pensar en nada y solo sucumbió a sus puros instintos.

Pensando en ello, su boca se sintió seca. Leah evitó su mirada penetrante y dijo con voz severa, "Vete."

Ishakan sonrió, no se ofendió ni un poco de que ella lo echara. "Bien. Si ese es tu deseo."

Su respuesta despreocupada trajo alivio a Leah, pero no duró mucho. En el siguiente segundo, Ishakan la levantó bruscamente con una mano, agarrándola por las nalgas.

Ella se congeló, pero finalmente abrazó a Ishakan por los hombros, temerosa de caer. Estaba aturdida. En un tono urgente, habló.

"¡Bájame!"

Como era de esperar, él no hizo caso a sus órdenes. Al ver que sus palabras por sí solas no podían detener sus acciones, ella luchó para mover su cuerpo con todas sus fuerzas.

Pero, ¿Cómo podría una mujer frágil estar a la par con la fuerza de una bestia? Sin esfuerzo, Ishakan la sostuvo, sujetándola con firmeza a su posición.

Al encontrarse con su rostro en medio de su lucha, fue recibida por sus dos ojos, que brillaban de alegría. Ishakan intencionadamente le acercó su rostro y le susurró.

"Me dijiste que me fuera."

Su cálido aliento tocó sus labios. Estaba tan cerca de ella que con un pequeño movimiento, se tocarían la nariz. Leah apresuradamente inclinó la cabeza hacia atrás y rápidamente habló.

"¡Bája... me!"

"No."

Entonces, Ishakan cruzó el dormitorio con pasos rápidos y ligeros, luego saltó ágilmente por la barandilla, de donde Leah siempre había querido saltar pero ni siquiera se había atrevido a hacerlo.

El rey de los Kurkan era un ser feroz. Con tal poder y fuerza, todos creían que no tenía miedo de casi nada, ni siquiera de secuestrar a la princesa del palacio.

Sosteniendo a Leah en sus brazos, su expresión no se encogió ni una vez. Era como si solo estuviera sosteniendo una pluma.

En medio de la noche, su figura se deslizó ágil y ligeramente por el suelo, antes de desaparecer finalmente detrás de las sombras de los árboles cercanos...

Ni siquiera la estricta seguridad del palacio se había convertido en un obstáculo para él. Atravesó la zona y tomó caminos no pavimentados, que no eran accesibles para los plebeyos.

A pesar del lugar plagado de guardias, los evitaba fácilmente. Con sus movimientos delicados, no hacía ni un solo sonido, una característica de cazador con la que nació su especie.

La damisela en apuros, Leah, pensó en gritar para que la dejara ir. Pero pensándolo dos veces, finalmente descartó esa idea, sabiendo que sufriría un gran daño una vez que fueran descubiertos juntos a estas horas de la noche.

Miró a su alrededor mientras Ishakan la sostenía. Atravesaron rápidamente el Castillo de Estia. ¡No podía imaginar que alguien pudiera atravesar tan fácilmente el palacio de esta manera! Parecía ridículo, imaginándose a sí misma luchando a través del pasaje secreto todo este tiempo.

El viento fresco le revolvió el cabello, enredándoselo. Las noches en Estia siempre habían sido frías, pero a pesar de estar en su delgado camisón, Leah se mantenía caliente gracias a la temperatura corporal natural de Ishakan.

Tan pronto como salieron del perímetro del palacio, sintió que su corazón se aceleraba. Temerosa de que él pudiera sentirlo, Leah presionó su mano contra su pecho. Ella siempre había actuado con dureza frente a él, poco dispuesta a parecer vulnerable, y no quería que los latidos de su corazón la delataran.

Ella suspiró internamente. Buscó refugio en su habitación, sin embargo, la fuente de su ansiedad vino a buscarla. No solo eso, su supuesta noche tranquila estaba ahora agitada en todos los sentidos.

Nerviosa y emocionada al mismo tiempo, se sentía como una niña portándose mal a espaldas de sus padres.

Pronto, llegaron al borde del bosque, e Ishakan bajó a Leah para que se pusiera de pie. Desde la distancia se podía ver el palacio; sus leves sonidos reverberaban y sus luces resplandecientes eran hermosas.

A diferencia de su hogar bien iluminado, el bosque estaba oscuro. Leah tuvo que parpadear para adaptarse a la oscuridad de su entorno. Ishakan miró fijamente su cabello plateado, brillando débilmente bajo la luz de la luna. El cabello plateado que representaba el Reino de Estia.

Luego, levantó la vista y extendió sus brazos en el aire. Al darse cuenta de esto, Leah se quedó atónita, más aún cuando él movió sus dedos.

¿Qué está haciendo? Quería preguntarle, cuando de repente, una capa cayó del cielo e Ishakan la agarró sin esfuerzo.

Con este extraño escenario sucediendo ante ella, Leah abrió ampliamente los ojos y escudriñó la copa del árbol más cercano.

Mirando hacia arriba, entrecerró los ojos, sin importarle si su cuello se rompería al estar en un ángulo tan incómodo. Pero, sin importar cómo mirara, no vio nada, ni siquiera un ligero movimiento.

Por lo tanto, solo pudo asumir que alguien se escondía en las sombras...

Fue entonces cuando sintió que una tela suave la envolvía. Ishakan colocó suavemente la capa sobre los hombros de Leah, que apenas estaba vestida con su camisón ligeramente transparente, y dijo brevemente. "Uno de mis hombres me sigue. Se les llama caballeros de escolta aquí en Estia, ¿Verdad?"

En su camino hasta aquí, no sintió que un caballero de escolta los siguiera. Parecía que sus sentidos estaban más allá del promedio.

Leah se cubrió el cabello con una cantidad considerable de tela, ya que era su atributo que probablemente llamaría la atención. Ella ató firmemente la cinta y estiró el dobladillo de la capa para ocultar completamente su figura. Revelarse ante cualquier espectador era lo último que necesitaba.

Solo después de que Ishakan estuvo seguro de que Leah estaba completamente cubierta habló.

"Quería recorrer la metrópoli real, pero no conozco exactamente este reino. Solo soy un pueblerino del lado este del desierto. Así que pensé que sería bueno verte de nuevo... y a Estia, por supuesto. Él sonrió y repitió, "Por supuesto."