Reciente

martes, 23 de junio de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 192

Capítulo 192. Conocer La Verdad (1)



McKenna levantó las cejas.

"¿Te atrapó?"

"No lo sé."

Heinley sacudió la cabeza.

Pero la suposición no era descabellada.

Ella primero le preguntó sobre la identidad de McKenna, luego le preguntó sobre la identidad de Reina y en ese momento, Navier pareció pensar que Reina era uno de sus subordinados, pero... esto se debió a que el propio Heinley estaba perplejo y reaccionó de forma sospechosa.

Pensé que no lo había descubierto porque no dije mucho. Sin embargo, ella repentinamente se volvió fría y ni siquiera hace contacto visual conmigo. Las probabilidades de que esté enfadada porque sabe la verdad son altas.

"Si te preocupa tanto, ¿por qué no se lo dices ahora?"

"¿Eres así siempre? ¿Si algo te preocupa, hablas de inmediato?"

"Yo... consulto con Su Majestad."

"Entonces, ¿qué digo?"

"Simplemente dile la verdad."

"Bien. Debo practicar mis palabras."

Heinley suspiró y se puso de pie. Era solo cuestión de tiempo, y de todas formas era algo que debía confesar.

"Quería que eligiéramos un vestido juntos..."

"Oh. ¿Fuiste a elegir un vestido y te echaron?"

Mientras la mano de Heinley agarraba lentamente la almohada colocada en la silla, McKenna dejó los papeles que tenía en sus manos y se apresuró a salir.

***

Después de que Heinley se fue, caminé nerviosamente de un lado a otro de la habitación y me arrepentí de mis acciones.

Por supuesto, lo hice sin querer, pero eso era solo desde mi posición.

Desde la perspectiva de Heinley, lo empujé de forma desconsiderada. Debió sentirse sorprendido y avergonzado. Además, había otras personas alrededor...

Presioné mis mejillas con ambas manos y respiré profundamente.

'Tengo que disculparme.'

"Señorita Rose."

"Sí, Su Majestad."

"... Iré a ver al Rey. ¿Puedes traerme algo de ropa para ponerme?"

Rose pareció aliviada cuando se lo pedí y rápidamente me trajo una capa amarilla. Le preocupaba que yo estuviera peleada con Heinley.

Pero antes de que saliera, Heinley me visitó primero.

Después de pedirle a mis dos damas de compañía que se retiraran... me sentí más arrepentida.

Incluso en medio de la noche, su ropa no era diferente a la del día. De seguro está tan avergonzado que ni siquiera ha podido cambiarse de ropa.

Nos miramos el uno al otro por un momento.

"Tengo algo que confesar."

Pero antes de que pudiera hablar, Heinley también habló primero.

"¿?"

¿Qué será?

Si vino a verme en medio de la noche, debe ser algo serio, ¿no?

Lo miré con nerviosismo.

No tenía ni idea de cómo reaccionaría por lo que le hice, lo que me puso aún más nerviosa.

"Soy Reina."

"..."

Pero lo que dijo Heinley fue diferente de lo que esperaba.

Pensé que expresaría más emociones negativas. No me dejaría solo por esto, pero si pensé que diría que estaba desilusionado hasta cierto punto. 

Por cierto, no puedo creer que me haya revelado su identidad.

"Al ver que tu expresión no ha cambiado, ya lo sabías." Heinley sonrió torpemente y murmuró.

"¡!"

"Lo siento, Reina. No quise engañarte."

Heinley se disculpó repetidamente, mirándome con sinceridad, como si tratara de hacerme saber que verdaderamente lo lamentaba.

Y de hecho, se veía terriblemente arrepentido.

"Reina, nuestro clan no puede revelar su identidad excepto a nuestra familia. Así que no podía decírtelo, pero no tenía intención de seguir engañándote. De verdad."

Sacudí la cabeza e intenté decirle que estaba bien.

También tenía que disculparme por haberlo empujado antes.

"Heinley."

Extendí mi mano hacia él.

Sin embargo, cuando Heinley se convirtió de repente en un gran pájaro, me detuve a mitad de camino.

¿Por qué cambió de repente a un pájaro?

Mientras estaba desconcertada, Heinley, que se había convertido en un pájaro, parpadeó lentamente y me miró a la cara.

Se veía muy lindo y encantador.

¿Piensa usar su linda apariencia como un arma para calmar mi 'enojo'?

Heinley, no, Reina, abrió ampliamente sus grandes ojos y me miró con diferentes expresiones bonitas.


Fue una vista encantadora. 

Cuando el apuesto Reina se me acercó vacilante y meneó su cabeza. Estaba a punto de abrazarlo por costumbre.

En un principio, pensé que Reina era uno de los subordinados de Heinley. Me preocupaba haber abrazado, besado y golpeado el trasero de un subordinado de mi esposo.

Tal vez porque estaba asumiendo lo peor, cuando descubrí que Heinley era Reina, no me enfadé mucho.

Entiendo que no podía decírmelo porque era confidencial. Sin embargo...

Me di la vuelta y dije, retirando mi mano con la que estaba a punto de abrazarlo.

"No estoy enfadada, Heinley. De verdad."

El calor se elevó de nuevo por mi rostro.

Aunque ahora Reina parece un pájaro lindo y encantador, sé que en un abrir y cerrar de ojos, esa figura se convierte en Heinley desnudo.

Sabiendo esto, no podía abrazarlo. Para mí sería como abrazar a Heinley... desnudo.

 — Gu...

"No estoy enfadada, es solo que..."

Al mirar hacia atrás, Reina tenía lágrimas en los ojos.

Eventualmente, a regañadientes, estiré la mano y le acaricié la cabeza, Reina cerró los ojos y frotó su pelo contra mi mano.

Fue tan encantador.

Me encanta cuando Heinley se frota la cabeza así...

¡Oh, Dios mío!

Retiré mi mano y le supliqué.

"Está bien, no estoy enfadada. De verdad. Pero vuelve a tu cuerpo original en un lugar donde no pueda verte."

 — !

Después de que Heinley se fue.

Me quedé sentada durante casi media hora, luego abrí la puerta y salí.

Rose le estaba enseñando algo a Mastas, y me preguntó sorprendida cuando salí sola.

"¿Su Majestad? ¿Por qué salió sola?"

Mastas rápidamente miró a mis espaldas y parecía desconcertada.

"Se fue por la ventana."

Cuando contesté, la expresión de ambas pareció de incredulidad, pero rápidamente se transformó en una de asombro cuando entraron en la habitación. 

"¡Oh, Su Majestad! La ropa del rey está aquí..."

"¡!"

"¡¿El rey realmente se fue por la ventana?!"

Mi mente aturdida volvió a la normalidad como si hubiera sido golpeada por un balde de agua fría.

'¡Heinley estaba tan sorprendido que no se llevó su ropa!'

Me apoyé de la pared y entré nuevamente a la habitación con pánico. 

La ropa de Heinley estaba esparcida por toda la alfombra. Tanto su ropa exterior como su ropa interior.

Rose se sonrojó, y Mastas preguntó, mirándome.

"¿Su Majestad se fue desnudo...?"

Rose, incluso el caballero de Heinley, Mastas, no parecían saber que Heinley podía convertirse en un pájaro.

Me revolví el cabello ante la incomodidad, era vergonzoso.

¿Qué puedo decir en respuesta a esta situación?

Peor aún, la cara de Rose estaba completamente roja, seguramente debe estar imaginándose algo terrible.

¿Debería decir algo al respecto? Pero, ¿qué?

¿Solo se quitó la ropa, pero no hicimos nada? ¿Simplemente se desnudó antes de irse?

Entre más lo pienso... más extraño parece.

"Hmm, está bien."

"¿Sí?"

"Estamos casados."

"¡¿Sí?!"

"..."

"Bueno... por supuesto, son una pareja casada, pero..."

Mastas miró a la ventana y murmuró en voz baja.

"Las personas con las que se encontrará el rey desnudo no están casadas con él."

Cuanto más hablaba, más extraños parecíamos Heinley y yo.

En lugar de responder, me acerqué rápidamente y abracé la ropa de Heinley.

Si fuera ropa normal, podría pedirle a las damas de compañía que la recogieran. Sin embargo, no podía hacerlo ya que también estaba su ropa interior.

Cuando abracé su ropa, olí el perfume que Heinley usaba a menudo.

En ese momento, me vino a la mente la expresión triste de Reina.

Algunos días antes de mi cumpleaños. 

Me trajo un pastel con mucho esfuerzo, pero cuando le dije que era demasiado porque tenía diversas joyas en su interior, estalló en lágrimas y se fue volando.

... Entonces, Heinley lloró. Por eso sus ojos estaban rojos cuando lo visité.

Heinley... debe tener un corazón sensible. ¿Quizá está llorando otra vez?

Una vez que lo pensé, me sentí muy arrepentida y preocupada.

.................

Nota: Las personas que se suscribieron directamente por PayPal, pueden disfrutar de los capítulos adelantados a través de este enlace. clic aquí.