Reciente

domingo, 7 de junio de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 186

Capítulo 186. Impresión (1)



Entré en pánico y miré atónita su cuerpo desnudo.

Su cuerpo estaba sumergido en la fuente de agua hasta los muslos, quedando todo lo de arriba expuesto.

Como había adivinado anteriormente, su cuerpo estaba repleto de músculos. Con ropa no lo parecía, pero al estar desnudo se veía mucho más fornido. 

Su abdomen, sus brazos, sus muslos, su clavícula, y su amplia espalda lo hacían parecer una escultura de un templo.

Su hermosa piel estaba empapada en agua, y su bello rostro se hizo completamente visible cuando se echó el cabello hacia atrás.

Las gotas de agua brillaban por todo su cuerpo bajo la luz de la luna, haciendo que pareciera un elfo, no un humano.

Sin embargo, también había una parte extraña en su cuerpo.

Esa enorme... parte ni siquiera estaba en las estatuas de los templos, y tampoco parece que la tuviera un elfo.

'Cuando se convierte en un pájaro, queda desnudo.'

Sospechaba que Reina era Heinley. Pero, comprobarlo en persona hizo que mi corazón latiera muy rápido. Sobre todo porque lo vi de una manera muy estimulante.

'Sospechaba que era un pájaro, pero nunca pensé que estuviera desnudo...'

Entonces, abracé, besé y le di palmaditas en el trasero a Heinley desnudo.

Para no gritar, me mordí la lengua con fuerza.

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 186

Con el cuerpo desnudo de Heinley delante de mí, estaba pensando en lo que había hecho cuando lo tenía en mis brazos.

Debería estar enfadada con Heinley por haberme engañado. Sin embargo, estaba tan perpleja que ni siquiera me enfadé. Además, estaba muy avergonzada.

Mordiéndose los labios, Heinley salió de la fuente y se fue a alguna parte.

Esperé un rato en el lugar, luego miré a mi alrededor y me apresuré a volver al anexo.

'Debería estar enfadada... enfadada.'

Tan pronto como volví a mi habitación, me senté en la cama e hice todo lo posible por estar enojada. Incluso si no lo demuestro, debería estar enfadada con él por haberme engañado. Era lo normal. Sin embargo, sin importar cuánto lo intentara, solo podía pensar en su cuerpo desnudo. 

Dejó... una fuerte impresión en mí. Seguía... viniéndome a la mente.

'¿Qué debo hacer?'

Quiero darle a Heinley una oportunidad para que sea honesto. 

Me había dicho que todo lo relacionado con la tribu de los pájaros era confidencial, así que probablemente tampoco me engañó intencionadamente. Ahora que estamos casados, quiero darle una oportunidad para que sea honesto.

Pero, ¿y si lo admite honestamente?

Naturalmente, pensará en mí abrazándolo y dándole palmadas en el trasero... De nuevo, el Heinley de la fuente apareció como una fantasía ante mis ojos.

Al final, enterré mi cabeza en una almohada.

'... debería fingir que no lo sé.'

***

Al día siguiente.

Noticias impactantes también llegaron a Sovieshu en el Imperio Oriental.

"Navier ya está en el Reino Occidental."

Al recibir un informe de su subordinado, Sovieshu sonrió y se tocó la frente.

"¿Estás seguro?"

"Sí, se instaló en el palacio real."

"¡Jajaja!" Sovieshu se rió como si estuviera leyendo un libro.

Con la distancia entre el Reino Occidental y el Imperio Oriental, deben haber pasado varios días desde que Navier se alojó en el Palacio del Reino Occidental.

Continuó riéndose sin sentido en un estado de abatimiento. El creciente sentimiento de traición lo hizo estremecerse.

No importa cuán enojada estuviera, ¿cómo... cómo llegó a ser la reina de otro país tan rápidamente?

No podía entenderlo en absoluto. 

A menos que estuviera enamorada de Heinley desde un principio, ¿podría volver a casarse tan rápido?

'Maldición.'

Se arrepintió de haber quemado las cartas que ella intercambió con Heinley. Tal vez había un mensaje secreto escondido en esas cartas aparentemente ordinarias.

Sovieshu reprimió su ira y ordenó a su subordinado que saliera. Tan pronto como se fue, rechinó los dientes y pateó la pared.

Navier había sido su esposa desde que eran muy jóvenes. No una amante, sino una esposa. Una mujer que siempre estuvo a su lado y debería seguir estándolo en el futuro.

Por otra parte, la Familia de Navier era una familia prestigiosa que había producido muchas emperatrices. 

Para evitar el incesto en los matrimonios, la emperatriz no viene siempre de la misma familia. Sin embargo, entre todas las familias, era una de las más prestigiosas, produciendo el mayor número de emperatrices.

'¿Una mujer de esa familia se casó con el Rey del Reino Occidental?'

Sovieshu apretó sus puños y golpeó repetidamente la pared.

Puede que haya estado enojada, pero aún así, ¿no hay una línea que no debe ser cruzada?

Las acciones de Navier estaban más allá de la 'línea' que Sovieshu pensaba.

"Marqués Karl."

Sovieshu había estado calmando su ira durante mucho tiempo, pero ya no pudo seguir controlándose y llamó a este último para darle una orden.

"Mi matrimonio con Rashta debe apresurarse."

"¿Ya... quieres decir?"

"Tenemos que casarnos antes de que nazca nuestro bebé. Las bodas también son agotadoras, por eso es mejor hacerlo antes de que el embarazo esté muy avanzado."

"Eso es cierto."

"La boda debe ser lo más grandiosa posible."

El Marqués Karl respondió que sí y miró con preocupación a Sovieshu. Solo ahora se dio cuenta de que Sovieshu estaba más agitado que de costumbre. 

El Marqués Karl también notó que el área alrededor de los ojos de Sovieshu estaba ligeramente enrojecida.

"¿Su Majestad...?"

"Navier tendrá que venir a la boda... haré que se arrepienta."

"Su Majestad..."

Sovieshu cerró los ojos con fuerza.

Navier aún no había celebrado su boda. Si va a tener una boda, las invitaciones también llegarían aquí.

Tenía la intención de realizar su boda primero, antes que la de Navier. Para que ella se arrepintiera al ver su espléndida y grandiosa boda.

Él sabía que esto era un poco tonto, pero necesitaba hacerlo para poder manejar su ira.

*Suspiro...*

Una vez que expresó para sí mismo sus verdaderos sentimientos, Sovieshu cerró los ojos y se calmó. Presionó con fuerza su afligido corazón y preguntó casualmente.

"¿Cuál es la opinión pública sobre Rashta ahora?"

"Siempre fue buena, pero ahora es mucho mejor debido al rechazo hacia Navier, producto de sus acciones."

"Sí, eso es un alivio."

Las personas de la alta sociedad intentarían quedar bien con Rashta, eso Sovieshu lo sabía. Sin embargo, en realidad lo hacen para quedar bien ellos mismos detrás de ella.

No es que esperaran que Rashta se convirtiera en la emperatriz. Por el contrario, incluso aquellos que son cercanos a Rashta probablemente se sorprenderían cuando ella dijera que se convertiría en la emperatriz.

Aunque no muchas plebeyas se convirtieron en emperatrices, los nobles siempre se les opusieron a aquellas que lo consiguieron.

Por supuesto, ahora tiene padres nobles, pero la primera imagen de ella no desaparecería tan fácilmente.

"La opinión pública es importante para Rashta, lo sabes perfectamente."

"Sí. Pero... no sé si la actual opinión pública se mantendrá cuando la Señorita Rashta diga que ocupará el puesto de Emperatriz."

"No lo creo."

Sovieshu, que había apretado y extendido sus puños repetidamente, finalmente se sentó en su escritorio y ordenó.

"Dale el puesto de honor apropiado a los padres de Rashta para cuidar su reputación."

***