Reciente

viernes, 5 de junio de 2020

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 185

Capítulo 185. El Hombre En La Fuente De Agua (2)



"¿Quién desea ser su dama de compañía?"

Heinley tosió mientras bebía un vaso de agua.

"Sir Mastas."

McKenna respondió con una mirada de vergüenza.

Heinley preguntó de nuevo, hundiendo su cara enrojecida entre sus manos.

"¿Por qué?"

"¿Por qué? Supongo que fue en busca de una oportunidad, después de todo está decidida a ser la Señorita Mastas."

Heinley frunció el ceño.

"¿Por qué está tan obsesionada con eso?"

Los hermanos April y Mastas eran miembros de la orden de caballeros clandestina, que Heinley formó con 'su propia' gente.

No eran simples miembros. April era el líder de la Orden, y su hermana, Mastas, era la líder del Grupo 2.

Aunque ahora oculta bajo un velo por su trabajo secreto, Heinley planeaba sacar a la superficie a la orden de caballeros clandestina y convertirla en parte de su séquito más cercano.

Ahora, la líder del Grupo 2 quería ser la dama de compañía de la reina...

Heinley tenía un dolor de cabeza y presionó su frente. Apreciaba a Mastas como su subordinada, pero no quería tenerla como la dama de compañía de su esposa.

Ella también era conocida por su brutalidad incluso dentro de la orden de caballeros clandestina, su apodo era 'mano de sangre'. 

Por cierto, ¿cortaría el filete de mi esposa con la mano que corta el cuello de sus enemigos?

McKenna chasqueó la lengua.

"Todo esto es por Sir April. Estaba tan obsesionado con Lord Koshar que lo seguía a todas partes. Al final, esto es lo que sucedió."

"Espera. ¿De qué estás hablando? ¿Quién se engancho con quién?"

"Sir April. Quería presentarle a su hermana a Lord Koshar, así que lo persiguió todos los días mientras Su Majestad estaba ausente."

"¡!"

"Debe haber usado su cerebro. Si su hermana se convierte en la dama de compañía de la reina, naturalmente tendrá la oportunidad de conocer a Lord Koshar. Para Sir Mastas, ser la dama de compañía de la reina la convertiría en la clase de dama que nadie podría ignorar. Apuesto que la persuadió."

McKenna refunfuñó ante el hecho de que parecía un oso, pero en realidad era un zorro.

Heinley se quedó perplejo.

Luego McKenna le preguntó a Heinley.

"Por otra parte, Su Majestad. ¿Va a entrenar esta noche? Debe estar muy cansado. ¿Quiere que lo cancele?"

***

Después de un día con Mastas, estaba aún más preocupada. Era pésima como dama de compañía, pero me gustaba mucho como persona.

Me dijo que tenía el título de caballero, era realmente genial en cada movimiento, al principio titubeaba un poco, pero en cuanto aprendió lo que hacía una dama de compañía, era buena para hacer recados.

Contrariamente a su apariencia feroz, tenía una personalidad muy gentil.

No sé por qué, pero cuando hablaba, me miraba con admiración.

Honestamente, era linda.

Si no le hubiera pedido que tuviéramos una 'simulación de una discusión de la alta sociedad,' la habría hecho dama de compañía a regañadientes. Sin embargo, después de la 'simulación de una discusión de la alta sociedad,' sabía que no debía dejar que Mastas fuera mi dama de compañía.

Menos de cinco minutos después de empezar la discusión, sacó su lanza y gritó.

"Juro por esta lanza, que digo la verdad. Si mis palabras son falsas, te daré mi cabeza, de lo contrario, me darás la tuya."

Hay veces en que las damas de compañía discuten en nombre de la emperatriz o de la reina. Por eso hice la simulación de una discusión y los resultados fueron evidentes, sus errores y su descontrol. Mi hermano también era alguien incontrolable, pero no podía tener una dama de compañía así.

Sin embargo, debido a lo que Mastas me confesó avergonzada, antes de irse, no pude rechazarla inmediatamente, diciéndole, 'No puedo dejarte ser mi dama de compañía.'

"Me preguntaba por qué mi hermano me pidió hacer esto repentinamente. Ahora, veo que la vida de una dama de compañía me gusta mucho."

"¡!"

"Ni siquiera la escuche decir que me cortaría los dedos por cometer un error... La reina es realmente cálida."

Me preocupaba del entorno que venía, donde si cometía un error, le cortaban los dedos.

Rose me aconsejó seriamente tan pronto como Mastas se fue.

"Las damas de compañía no se eligen con el corazón, Su Majestad. Nunca, nunca. Especialmente ahora, cuando la reina está siendo comparada con Christa. No debe quedar en ridículo por una dama de compañía."

"..."

"Tanto Sir April como Sir Mastas, son bichos raros a quienes se les otorgó el título de caballero, pero ni siquiera fueron aceptados por la orden de caballeros. No debe involucrarse con ellos, Su Majestad."

<< Nota: April y Mastas pertenecen a la orden de caballeros clandestina. >>

Aunque Rose no lo dijera, siempre he pensado en esto. Me preocupaba la etiqueta de mis damas de compañía. Ellas son como mis espejos, y a veces tengo que responsabilizarme de sus errores o fallos.

Laura, la más activa y habladora de mis damas de compañía, usaba la etiqueta propia de los libros de texto cuando era necesario.

Pero Mastas... era una carga.

¿Y si la convierto en mi dama de compañía y apuñala a alguien con su lanza en una fiesta?

Sin embargo, me seguía agradando. Tal vez sea porque no hay muchas personas de mi lado desde que llegué al Reino Occidental. No era como Rose, a quien traje conmigo planificadamente.

Después de todo, al no encontrar una respuesta, dejé el anexo en medio de la noche.

No tenía a nadie que me guiara, pero ya había memorizado los caminos. Sobre todo, esta área la memoricé a la perfección. No tenía que preocuparme por perderme, así que podía caminar sola y tomar el aire de la noche. Esto me ayudaba a calmar mi mente y a organizar mis pensamientos.

"...."

Por cierto, me pregunto cuánto llevo caminando.

Al escuchar un sonido de aleteo, levanté la vista y pude ver grandes pájaros volando en fila.

Parpadeé, me froté los ojos con las manos y nuevamente vi a los pájaros.

'¿Es una ilusión?'

¿Creo que Reina está en la bandada de pájaros...?

Habría estado segura si también hubiera visto al pájaro azul. No había ningún pájaro azul notable, así que me preguntaba si realmente era Reina.

Después de un momento de vacilación, seguí a los pájaros en la dirección en que se alejaban volando, llegando a un palacio abandonado del que se rumoreaba que 'salen fantasmas'.

Rose estaba muy asustada cuando me lo explicó. Al preguntarle por qué dejaron intacto el palacio abandonado del que circulaban tales rumores, me dijo que todos los trabajadores que intentaron destruirlo huyeron después de ver a los fantasmas.

Sin embargo, yo no le tengo miedo a eso, así que me adentré directamente.

Pero cuando oí un chapoteo en la fuente de agua del centro, involuntariamente me estremecí.

¿Realmente hay fantasmas?

Luego de esconderme detrás de un pilar, miré la fuente. Observándola, pude ver a un pájaro dentro del chorro de agua de la fuente.

'Oh, era un pájaro.'

Me reí al pensar que estaba demasiado asustada. Avergonzada por haber tenido miedo de los fantasmas, me mordí el labio y miré la fuente. El pájaro en su interior salpicaba el agua con sus alas. Eventualmente, se salió un poco del chorro de agua, logrando así ver perfectamente sus plumas y su cara.

Era Reina.

'Después de todo, tenía razón, realmente el pájaro que vi era Reina.'

Pero, ¿a dónde fueron los otros pájaros, y por qué solo está Reina aquí...?

Estaba desconcertada, pero continué observando.

Sorprendentemente, Reina sacudió su cabeza en el agua, y en un abrir y cerrar de ojos, se convirtió en un hombre. Literalmente se transformó en un parpadeo, sin crecer gradualmente ni nada parecido.

El pájaro, ahora un hombre, refunfuñó, echando hacia atrás su húmedo y delgado cabello dorado en su cara con una mano.

Me cubrí la boca cuando estaba a punto de gritar.

El hombre era... Heinley desnudo.

La Emperatriz Se Volvió A Casar - 185