Reciente

jueves, 28 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 333

Capítulo 333. Promesa (3)


Kazuki continuó hablando.

"Es eso... o ya los ha sacado. Casi como si tuviera que hacerlo. ¿No es un poco extraño atribuirlo a una simple costumbre?"

Los ojos de Philip Muller se entrecerraron.

Ahora que lo pensaba, Templanza Furiosa realmente liberó una porción de su divinidad a través de las Sombras Nocturnas cada vez que hizo un movimiento.

"Piensa en ello. No sólo lo que dijo ese Unicornio, sino también lo que dijo Bondad Retorcida".

Fue en ese momento que Templanza Furiosa liberó su energía una vez más.

Para confirmar la teoría de Kazuki, Philip Muller desplegó rápidamente sus hechizos. Mientras borraba la energía del Unicornio una vez más, la furiosa voz del Unicornio resonó.

"¡¡¡Bastardos!!!"

Por otra parte, no podía ocultar su frustración y parecía visiblemente inquieto.

No fue una idea tan sabia esperar a que naciera un nuevo Árbol del Mundo. La reacción del Unicornio ante el asesinato de sus Sombras Nocturnas apoyaba claramente la teoría de Kazuki.

"... Ahora que lo mencionas."

Philip Muller subió sus gafas. Reflexionando sobre las palabras de 'Bondad Retorcida' como dijo Kazuki, hubo algunos puntos que también le llamaron la atención.

"Trató de imitar a Bondad Retorcida y terminó con un efecto secundario negativo..."

"Eso probablemente significa que Templanza Furiosa tuvo un problema al tratar de absorber completamente su divinidad."

Kazuki terminó el pensamiento de Philip Muller.

"Mi suposición es que no pudo absorber completamente la divinidad, pero tampoco pudo deshacerse de su codicia."

Significado.

"Como perdería la oportunidad de recuperar la divinidad si formara un ejército con la energía remanente, debe limitarse a usar lo que pueda sin pasarse de la raya."

"¡Puha!"

Philip Muller se echó a reír. Al principio pensó que se trataba sólo de una teoría absurda, pero ahora, recordando cosas del pasado, todo tiene sentido.

La razón por la que las Sombras Nocturnas son tan débiles, y cómo Templanza Furiosa mostró inicialmente un poder explosivo instantáneo que podría incluso hacer volar a Baek Haeju.

"Ahora lo entiendo."

Philip Muller se rió.

Lo que Kazuki estaba diciendo era simple. El Cuarto Comandante del Ejército no había logrado absorber completamente su divinidad. Debido a que es demasiado pesada almacenarla toda dentro de él, debe liberar una parte hacia el exterior antes de usarla.

Lo que significa que serían capaces de contener a Templanza Furiosa si simplemente forzaran a la energía que emitía a regresar.

"Si tu teoría es correcta, entiendo por qué Bondad Retorcida lo trata como un completo tonto."

Si no tenía la capacidad de aceptar plenamente la divinidad, debería haber usado la energía remanente para crear un ejército propio como los otros Comandantes. Pero como se negaba a hacerlo por codicia personal, tenía sentido que Bondad Retorcida lo despreciara desde la perspectiva de un aliado.

"Egoísta. Desde la perspectiva de los Parásitos, esas palabras encajan perfectamente con Templanza Furiosa."

"¿No es raro que la Reina Parásita no hubiera hecho nada?"

"Bueno, Bondad Retorcida dijo que la Reina le tenía alta estima por sus ideas experimentales."

Kazuki sonrió con satisfacción.

Por otro lado, los ojos de Templanza Furiosa se encendieron de rabia cuando miró a los humanos parlanchines.

"¿Qué estás esperando? ¡Date prisa!"

Bondad Retorcida lo presionó en ese momento.

"¡Espera! ¡Tendré que ocuparme de estos gamberros primero...!"

Un fuerte resoplido salió de las fosas nasales del Unicornio.

"¡Keu! ¡Bien, los mataré a los dos primero!"

El cuerno del Unicornio que estaba apuntando al equipo de la expedición se dirigió hacia los dos hombres. Pero cuando estaba a punto de arrancar del suelo, se vio obligado a detenerse.

Esto se debió a que Philip Muller rápidamente creó un círculo mágico en el aire.

Era el hechizo de Teletransporte.

"¡Keeeeuu!"

Quería destrozarlos, pero todavía estaba afectado por la maldición dejada por Avaricia. A menos que esta maldición desapareciera, le sería imposible perseguir un hechizo de movimiento espacial.

Así que, mirando a los dos hombres ferozmente, el Unicornio fijó su posición. Entonces, una cantidad nunca antes vista de Sombras Nocturnas salió disparada de su cuerpo.

"¿Qué les parece esto?"

Una incontable cantidad de neblina salió volando hacia todas las direcciones.

Kazuki y Philip Muller las atacaron rápidamente, pero la cantidad de Sombras Nocturnas hizo imposible eliminarlas inmediatamente.

"¡Jajajaja! Veamos si pueden deten... ¿...?"

El Unicornio que de repente dejó de reírse.

"¿Eh?"

Un humo negro pasó por sus ojos de la nada. Cada vez que el humo volador pasaba por la neblina, las Sombras Nocturnas eran absorbidas por el cuerpo del Unicornio.

Así es. La rápida y perspicaz Flone había actuado con rapidez.

"¡Eeek...!"

Incapaz de hacer algo, el Unicornio sólo podía apretar sus dientes con frustración. Fue en ese momento que sintió una mirada penetrante. Mirando sigilosamente hacia atrás, vio a Bondad Retorcida observándolo con ojos furiosos.

"Eres... verdaderamente..."

A juzgar por su voz temblorosa, ella parecía haberse dado cuenta de que la debilidad del Unicornio había sido descubierta.

"Un maldito payaso inútil."

Después de pronunciar un comentario mordaz, Bondad Retorcida se giró de nuevo.

El Unicornio también volteó su mirada con un rostro de aturdimiento.

Kazuki y Philip Muller seguían a la espera. El humo negro también se arremolinaba a su alrededor. Su intención estaba clara. Devolverían las Sombras Nocturnas a su cuerpo en el momento en que las liberara.

Pronto.

"¡Ustedes...!"

El rostro del Unicornio se enrojeció.

Lo que dijo la Bondad Retorcida era una cosa.

"¡Ustedes...!"

Pero lo que era aún peor es que dos humanos insignificantes estaban encadenando su libertad. Esto hirió su orgullo más que cualquier otra cosa.

¿Cómo no sentirse humillado con su vergonzosa debilidad siendo revelada al mundo entero?

"¡Ustedeeessss...!"

Sin embargo, lo que más lo enfurecía es que no podía hacer nada al respecto.

Excepto por una cosa.

Fue entonces.

"¡Insectos insignificantes...!"

La cara del Unicornio se puso roja de rabia.

"¡Insectos insignificantes se atreveeeeen a hacer esto!"

Antes de que sus ojos repentinamente brillaran con una oscuridad mezclada con luz.

"Ahora que hemos llegado a este punto, ¡Qué se joda todo!"

Kazuki frunció el ceño ante el inesperado rugido. Y al ser testigo de lo que sucedió en el siguiente momento, su boca se abrió.

"¡Los mataré a todoooooss!"

Junto con un grito que sacudió el cielo y la tierra, el cuerpo del Unicornio se desgarró en pedazos como un pedazo de papel.

De los pedazos destrozados de su cuerpo, una figura oscura apareció. Al mismo tiempo, un gran vendaval se desató a su alrededor.

Este fenómeno sólo puede significar una cosa. ¡Templanza Furiosa había revelado su divinidad!

Kazuki y Philip Muller se vieron obligados a mirar hacia arriba cuando la oscuridad que emergió del cuerpo del Unicornio comenzó a expandirse.

¡Dos metros, cuatro metros, ocho metros, dieciséis metros...!

Creciendo a un ritmo exponencial, la cabeza de la figura alcanzó el cielo.

La forma final que apareció poco después es realmente la definición de bizarro.

¡Un gigante sombrío, cuyo cuerpo estaba hecho de una oscuridad ardiente!

No era sólo oscuridad. Una ordenada luz blanca fluía alrededor del gigante.

Pero incluso eso sólo duró un momento. Como si fuera afectada por la oscuridad ardiente, la luz comenzó a hervir lentamente antes de burbujear como la lava.

"¡Huaaaaaaaa!"

Un rugido ensordecedor estalló.

Kazuki se puso pálido. No esperaba que Templanza Furiosa llegara tan lejos como para revelar su divinidad.

Por supuesto, obtendrían el mejor resultado si aguantaban hasta que su divinidad se agotara. Pero enfrentándose directamente a esta imponente figura, Kazuki se dio cuenta de que sólo se trataba de un sueño inútil.

Los humanos son fundamentalmente diferentes de los dioses. Un mortal es incapaz de derrotar a un inmortal.

En este punto, la batalla llegó a una calma total.

"¡Kuaaaak! ¡Kuaaaaak!"

La oscuridad volvió a emitir un aullido ensordecedor, y luego golpeó su pie titánico contra el suelo para descargar su ira.

¡BOOM!

El suelo saltó.

Esto no fue una exageración. Mientras el pie golpeaba, la tierra se volcó, causando un gran terremoto.

*Retumbar*

Los miembros del equipo de la expedición perdieron el equilibrio ante el aterrador estruendo de la tierra y cayeron.

La intensidad incluso hizo que Bondad Retorcida vacilara. Inmediatamente después extendió sus alas y voló hacia arriba. Al elevarse los ojos de Bondad Retorcida se iluminaron.

"¡Oh!"

Mirando al altísimo gigante, exclamó con gran sorpresa.

"Es un poco tarde, pero por fin estás siendo útil."

Soltando un suspiro de alivio, Bondad Retorcida recuperó su compostura.

Como un Unicornio, Templanza Furiosa era un payaso que ni siquiera podía ejercer su divinidad sellada. Sin embargo, un dios seguía siendo un dios. Cuando desbloqueara completamente su divinidad, ni siquiera ella podría mirarlo con desprecio. Aunque sólo duraría unos pocos minutos, ¡Mostraría un poder absoluto!

Al ver esto, Bondad Retorcida se alejó volando. Su personalidad centrada en la eficiencia le hacía querer luchar junto a Templanza Furiosa, pero sabía que no podía hacerlo.

La Manifestación Divina del Cuarto Comandante del Ejército tenía un problema que estaba en un nivel esencialmente diferente al de la Manifestación Divina de los otros Comandantes del Ejército.

Los otros Comandantes del Ejército simplemente tardaban mucho tiempo en recuperarse después de abrir sus divinidades. Sin embargo, el Cuarto Comandante del Ejército tenía el efecto secundario de perder la razón por no haber absorbido su divinidad de manera normal.

En pocas palabras, enloquecía y atacaba indiscriminadamente tanto a aliados como a enemigos. Esta fue la razón principal de su título de 'Furiosa'.

Pero ese no fue el único efecto secundario. Una vez que Templanza Furiosa liberaba su divinidad, no podía controlar su energía sin la ayuda de otro Comandante del Ejército. Así que si se le dejaba solo, se enfurecería hasta que se le acabara el tiempo y luego perecería.

Por supuesto, Bondad Retorcida no tenía ninguna intención de ayudar a Templanza Furiosa a controlar su energía.

"Esto es perfecto."

Una sonrisa surgió en su rostro.

No necesitaba mirar para saber que el molesto equipo de expedición sería arrastrado por la abrumadora fuerza. Incluso si unos pocos lograban escapar, ella podía fácilmente perseguirlos y acabar con ellos.

Ya que esa vergüenza de Comandante del Ejército también se autodestruiría al final de todo, ¿Cómo no iba a estar contenta?

"Jejeje, al menos te animaré en tus últimos momentos."

Bondad retorcida levantó su mano.

*Retumbar*

El suelo se levantó una vez más. Un grueso muro se levantó de la tierra y rodeó al equipo de la expedición en un instante. Casi como estuvieran atrapados en un estadio circular.

"¿Krr?"

Un gruñido sonó desde el interior. El gigante oscuro escudriñó lentamente sus alrededores ante la repentina aparición del muro. Parecía un depredador en busca de su primera presa.

"... Corran."

Baek Haeju murmuró de repente.

"Tienes que corr..."

Sin embargo, cerró la boca en la mitad de su frase. Romper el muro y escapar no garantizaba la seguridad. Por alguna razón, Bondad Retorcida había desaparecido. Aunque Baek Haeju no sabía a dónde había ido, considerando el muro, estaba segura de que Bondad Torcida los estaba mirando. En ese caso, separarse y huir sólo haría que ella pudiera matarlos uno por uno.

El equipo de la expedición estaba realmente atrapado entre dos rocas, y se quedaron quietos en su aturdimiento.

La gente instintivamente le tiene miedo a lo desconocido. Además, el gigante oscuro estaba emitiendo una presión aterradora que amenazaba con aplastarlos con sólo estar a su alrededor.

Seol Jihu apenas logró girar su tembloroso cuello y volteó su mirada. Todo tipo de pensamientos pasaron por su mente, pero no estaba en una situación para estar analizando todas las opciones disponibles.

¡Lo que tenía delante era una existencia verdaderamente insondable! Al mirarlo, entendió en parte por qué los Comandantes del Ejército trataban a los humanos como 'insectos'.

Baek Haeju tenía razón. No podían luchar contra eso. Tenían que correr.

Entonces, mientras abría la boca para gritar.

"¡Todos...!"

La cabeza del gigante se giró repentinamente.

Seol Jihu se congeló en medio de la frase. No lo pudo evitar. El gigante lo había mirado fijamente. Con sólo mirarlo, su cuerpo se endureció como una rana frente a una serpiente.

La muerte. La muerte inevitable.

Por alguna razón, eso fue lo único que apareció en su mente.

Whoosh. Templanza Furiosa caminó hacia adelante. Con un solo paso, llegó frente a Seol Jihu.

Echó su brazo derecho hacia atrás.

"¡Kuaaaaaaaak!"

Con un rugido ensordecedor, lo balanceó a toda potencia. Su brazo vibrante descendió verticalmente como una montaña rusa en caída libre.

Mientras Seol Jihu decía "Ah", un poderoso vendaval lo rodeó. Mientras su flequillo se agitaba por el viento, los ojos de Seol Jihu se desvanecieron.

No podía esquivarlo. Incluso si lo hiciera, no tendría sentido.

El ataque con todo el poder de Templanza Furiosa es más que suficiente para destruir toda la tierra.

Por instinto, Seol Jihu apuntó su lanza al cielo. Aunque despertó su maná, seguía teniendo la misma cara devastada.

'Aguanté... hasta aquí...'

Ya estaba respirando de forma agitada.

'Llegué... hasta aquí...'

Sus ojos ensanchados perdieron fuerza y lentamente comenzaron a cerrarse.

'No puedo... morir...'

En el momento siguiente, la oscuridad cubrió su visión. Sintiéndose más cerca de la muerte que nunca, Seol Jihu cerró los ojos y deseó desde su más profundo subconsciente.

'¡No quiero morir...!'

¡Whoosh-!

En un instante, Seol Jihu sintió todo tipo de sentimientos indescriptibles. Si tuviera que compararlos con algo, sería la sensación de hacer puentismo.

Una aterradora brizna de viento pasó por todo su cuerpo, y su estómago se agitó como si fuera a explotar.

Entonces.

Para cuando el feroz viento se alejó y desapareció, esta sensación se había desvanecido por completo.

Su cabello revoloteando y su abrigo revoloteando lentamente se quedaron quietos.

Por un momento, todo tipo de pensamientos se arremolinaron dentro de su cabeza.

'¿Morí...?'

¿Murió sin sentir ni siquiera un ligero dolor porque el ataque había sido muy poderoso?

O...

'¿Estoy... vivo?'

Los ojos cerrados de Seol Jihu se abrieron lentamente. Luego, sus pupilas parpadeantes se tiñeron de confusión.

Todavía sólo veía la oscuridad. Pero cuando retrocedió, se dio cuenta de que la oscuridad era la mano del gigante.

Su puño estaba justo delante de él.

Sin embargo, todavía estaba vivo.

Esto sólo podía significar que por alguna razón, el puño se había detenido antes de que lo golpeara.

Mirando el puño con perplejidad, Seol Jihu pronto se dio cuenta de un pequeño cambio.

La luz exterior que se desprendía de la oscuridad desenfrenada del Cuarto Comandante del Ejército se calmó lentamente.

Retrocediendo a un ritmo rápido visible a simple vista, finalmente se contuvo como el agua de un río sereno.

Esto fue como si estuviera reaccionando a algo más.

¿Qué fue lo que pasó?

Seol Jihu, que estaba a punto de mirar hacia arriba, se estremeció. Acababa de ver una luz plateada siendo emitida debajo de su barbilla, iluminando la oscuridad.

Bajó su mirada para saber de dónde venía esa luz. Pronto, cuando encontró la fuente de la luz, su boca se abrió lentamente.

'¿Qué?'

En el cuello de Seol Jihu.

"... Mi collar..."

El collar que colgaba de su cuello brillaba con una luz plateada.