Reciente

sábado, 23 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 328

Capítulo 328. Despertar, la Última Resistencia (2)


El aura de 'Bondad Retorcida' cambió en un instante. La energía que la envolvía como una niebla se materializó de repente y comenzó a arder como si un cubo de aceite se hubiera vertido sobre el fuego.

Seol Jihu frunció el ceño, sintiendo una fuerte presión que aplastaba su cuerpo.

Su intención estaba clara. Estaba insinuando que ya no sería fácil para ellos.

Seol Jihu apuntó la Lanza de la Pureza hacia adelante y esperó un ataque. A decir verdad, el solo hecho de enfrentarse a Bondad Retorcida lo llenó de miedo. Estaba muy tentado a huir. Pero en el momento en que hiciera semejante acción, supo que todo lo que había construido hasta ahora se desmoronaría.

En medio de la desesperación, Seol Jihu se concentró en controlarse.

¿Cómo atacaría Bondad Retorcida? Parecía que tenía una habilidad especial además de su poder físico.

Pero, ¿Podría lidiar con Bondad Retorcida aunque ella sólo usara su poder físico?

Todo tipo de pensamientos cruzaron por la mente de Seol Jihu.

En ese momento, Bondad Retorcida despegó del suelo. Cerró la distancia entre ellos antes de que Seol Jihu pudiera siquiera parpadear.

Pero a pesar de estar asombrado por su velocidad, Seol Jihu se las arregló para balancear su lanza por reflejo hacia adelante, habiendo esperado este momento.

Sin embargo, Bondad Torcida esquivó el ataque girando ligeramente la cintura y extendió la mano como un relámpago.

"Tu primer movimiento fue muy decepcionante."

En el momento en que su voz llegó a sus oídos, Seol Jihu se agachó inmediatamente y esquivó la mano que intentaba agarrarlo. Al mismo tiempo, cortó verticalmente con su lanza.

Con la pequeña distancia entre ellos, pensó que sería imposible esquivar este ataque. Confiaba en que la Lanza de la Pureza daría en el objetivo esta vez.

Pero en el siguiente momento, Seol Jihu se dio cuenta de que sus ideas preconcebidas no tenían sentido. Fue porque Bondad Retorcida extendió sus alas instantáneamente y voló.

Su velocidad de reacción era demasiado impactante.

"Hmm. No hay manera de que Diligencia Eterna haya perdido con esto."

Mientras su sombra se proyectaba sobre Seol Jihu, él despertó su maná. La electricidad crepitó bajo sus pies.

Su cerebro envió señales de advertencia, diciéndole que se alejara, pero Seol Jihu las rechazó con fuerza. Ahora que había decidido luchar, retroceder no es una opción. Tenía que enfrentarse a su enemigo con todo lo que tenía.

Entonces, saltó con toda la fuerza y apuñaló con su lanza. Con un estruendo explosivo ¡Pang!, la figura de Bondad Retorcida desapareció.

Posteriormente, Seol Jihu sintió que algo se acercaba por detrás de él.

Seol Jihu rápidamente puso la Lanza de la Pureza detrás de él. Sin embargo, Bondad Retorcida con un rostro indiferente, esquivó deslizándose. De esa manera, se posicionó a un lado de Seol Jihu.

Seol Jihu se quedó aturdido, sintiendo que estaba luchando contra un fantasma. Aún así giró su cuerpo y reaccionó, pero Bondad Retorcida también movió su brazo.

En el momento en que Seol Jihu vio su antebrazo, sus costillas sufrieron un dolor sordo. Y para cuando sintió este dolor, se dio cuenta que el antebrazo de Bondad Retorcidad había roto la barrera alrededor de su caja torácica.

"Kuk-"

En ese instante, algo que estalló dentro de Seol Jihu casi salió por su garganta.

Seol Jihu apenas pudo tragarlo e intentó ordenar sus pensamientos, pero antes de que pudiera hacer algo, sufrió otro dolor en la parte superior de su cabeza.

Cough

La sangre brotaba de su nariz y boca. A medida que su conciencia comenzaba a debilitarse, la voz de Jang Maldong resonó en su cabeza.


|¡Consíguelo!|

|¿Qué pasó con el entrenamiento de tronco que hiciste? |

|¡Te dije que no golpearas después de mirar, percibir y luego pensar! ¡Golpea tan pronto como lo mires! ¡Muévete usando tu Intuición!|

|¡Un verdadero experto realizará un ataque exitoso antes de que puedas percibirlo! ¡Para cuando intentes moverte, tu cabeza ya estará en el aire!|


Era justo como Jang Maldong había dicho. Seol Jihu no podía ver los movimientos de Bondad Retorcida en absoluto. Como siquiera podía verlo, mucho menos tenía tiempo para percibirlo y pensar en ello.

Esto significaba que tendría que predecir sus movimientos y moverse intuitivamente. Pero los movimientos del enemigo superaban completamente sus expectativas.

Fue lo mismo incluso ahora.

Antes de que pudiera siquiera intentar algo, una luz parpadeó frente a sus ojos. Como una sensación de ardor se extendía desde su nariz, parecía que acababa de recibir un buen puñetazo en la cara.

'¡Maldita sea, maldita sea!'

Pensando que no podía recibir una paliza unilateral, siguió sus instintos y balanceó su lanza indiscriminadamente.

Sin embargo, no pudo sentir que un solo golpe conectara.

Incluso la Intuición era ineficaz.

El precio de desperdiciar sus preciosos movimientos, fue un amargo contraataque.

Sintió una sensación aguda y punzante en su cuello. Aunque usó Trueno Flash y se apresuró a retroceder, había recibido otro impacto brutal en los hombros.

Seol Jihu gritó internamente cuando sintió que sus clavículas se rompían.

'Esto...'

Su cabeza se inclinó hacia atrás. Sin saberlo, respiró profundamente, y el hedor asqueroso de la sangre fluyó por sus fosas nasales.

El cuerpo de Seol Jihu se tambaleó. Los ataques consecutivos llegaron a borbotones antes de que pudiera recuperar el equilibrio, eso lo estaba volviendo loco..

Entonces, se produjo una paliza unilateral.

¿Cuántas veces fue golpeado en este corto instante? ¿Diez veces? ¿Veinte veces?

Él no lo sabía.

Pero si había algo que sabía con certeza, era que sus sentidos se estaban volviendo débiles.

'No...'

Habiendo perdido su fuerza rápidamente, su cuerpo se balanceaba. Pero mientras intentaba pensar, sufrió otro golpe. Esta vez, de abajo hacia arriba.

Su cuerpo vacilante recuperó su postura siguiendo la voluntad de su enemigo.

"Parece..."

Una voz decepcionada sonó en sus oídos.

"Que esta es realmente tu verdadera fuerza."

Debido al dolor de sus órganos internos, su visión se hizo ligeramente clara. Y lo que Seol Jihu vio en el momento siguiente fue una palma acompañada de un aura inmensa, precipitándose como una serpiente.

No tenía medios para esquivarla, ni la fuerza para hacerlo.

Puk. La palma colisionó contra su pecho. La parte delantera de su abrigo se reventó, y una marca en forma de palma se estampó en su pecho.

Un relámpago se iluminó delante de sus ojos. Seol Jihu perdió brevemente la conciencia cuando su cuerpo salió volando del impacto.

'... ¿Eh?'

Para cuando recuperó sus sentidos, un cielo rojo se extendía ante él.

Su cuerpo estaba volando por el aire. Y pronto, se estrelló contra el suelo.

Después de un período casi interminable de dolor, Seol Jihu pudo colapsar.

Al final, esperó la muerte.

Bondad Retorcida apareció sobre Seol Jihu, que respiraba con gran dificultad. Mirando hacia abajo y habiendo perdido todo interés, Bondad Torcida levantó lentamente su pie.

"Exterminar al Primer Comandante del Ejército. Lo atribuiré a una serie de circunstancias perfectas, humano."

Hablando con una voz llena de desilusión, bajó el pie sin dudarlo. Descendió, rompiendo capa tras capa de barreras como placas de vidrio, hasta que...

[¡Euuuuuuu!]

El cuerpo de Seol Jihu fue repentinamente retirado.

Una nube de humo negro se enrolló alrededor de sus axilas.

Antes de que el pie de Bondad Retorcida aplastara la cabeza de Seol Jihu, Flone lo había agarrado y escapó a toda velocidad.

Pero no pudo evitar abrir la boca en el momento siguiente, ya que Bondad Retorcida la alcanzó inmediatamente.

"No te pongas descarada y entrégalo."

[¡Hiik!]

Flone cerró los ojos, viendo a Bondad Retorcida aparecer a su lado en un instante. Mientras un puño con un aura aterradora se dirigía hacia los dos, una gran luz verde arremolinada se interpuso entre ellos.

¡PANG!

Dos auras chocaron violentamente. La onda expansiva del impacto hizo que Seol Jihu y Flone volaran, mientras que Baek Haeju también fue empujado débilmente hacia atrás.

En cuanto a Bondad Retorcida, dejó de perseguir a Seol Jihu y se detuvo cuando vio la luz verde que se movía alrededor del cuerpo de Baek Haeju. Después de observarla cuidadosamente, soltó una risa.

"Despertar... No, a la fuerza dejaste que se desbocara. ¿Apostarás tu vida en esto?"

Baek Haeju rápidamente se levantó, y se cubrió la boca. Sintió que algo se elevaba de su estómago y quiso vomitar.

Viendo esto, Bondad Retorcida chasqueó su lengua con lástima.

"Te aplaudo por querer salvar a un camarada. Pero deberías saberlo. Aunque consumas tu vida, sólo estarás retrasando lo inevitable."

Baek Haeju no respondió. Sólo miró detrás de ella y apretó los dientes.

"Hmm, bien. Al menos podrás entretenerme un poco."

Tal vez ya no esperaba nada de Seol Jihu, Bondad Retorcida lo dejó por los momentos.

"Para mostrar mi respeto por tu espíritu de lucha, te seguiré la corriente."

Pronto, dos enormes auras chocaron ferozmente.

Por otro lado, Seol Jihu estaba tumbado en un estado de aturdimiento. El cielo rojo del Reino de los Espíritus se había vuelto aún más rojo por la sangre fresca que teñía su visión.

Y mientras miraba al cielo sin cesar, sintió que su cuerpo se calentaba. Una luz blanca lo envolvía.

'Un hechizo de sanación...'

Sintió que su cuerpo se recuperaba ligeramente, pero después hubo un dolor indescriptible. Su sensación de dolor había regresado mientras se curaba.

'¡Huuuuaaaaaaaaa!'

Habría gritado como loco si pudiera.

El lamentable estado en que se encontraba su cuerpo le hizo preferir la muerte. Podía saberlo fácilmente con sólo observar a Seo Yuhui cantando un hechizo mientras estaba conmocionada y a María derramando pociones de sanación sobre él mientras lloraba.

Para cuando este dolor apenas disminuyó, se sintió abrumado por el abatimiento.

Ni siquiera se sentía como si hubiera tenido una lucha feroz. Falló en realizar un solo ataque adecuado. Sólo fue golpeado unilateralmente.

Recordando la pelea anterior, el miedo se apoderó de él.

'Una locura... esto es absolutamente una locura...'

Finalmente se dio cuenta de por qué Baek Haeju instó a todos a escapar en el momento en que apareció Bondad Retorcida. También aprendió el significado de absorber completamente la divinidad de un dios.

Bondad Retorcida era simplemente un monstruo sin igual. En su estado actual, no saldría victorioso aunque tuviera cien vidas.

En ese momento, una luz brillante surgió de la mano de Seo Yuhui, que se colocó sobre el pecho de Seol Jihu.

"... ¡Arriba!"

Sus oídos empezaron a funcionar de nuevo.

"¡Levántate! ¡Levántate, hijo de perra!"

María estaba gritando mientras lloraba. Parecía estar enfadada por el hecho de que probablemente todos morirían.

Parecía que su sentido auditivo se había recuperado después de su sensación de dolor, ya que podía escuchar débilmente un fuerte zumbido desde una distancia lejana.

"¿Por qué? ¿Por qué no puedes luchar como lo hacías entonces? ¿Por qué te golpean tan miserablemente? ¡¡Abatiste a tres Comandantes en ese entonces!!"

Seol Jihu parpadeó lentamente.

'Visión Futura.'

Una risa se escapó de su boca.

Si pudiera, la habría usado hace mucho tiempo. Sin embargo, la Visión Futura es una habilidad que se activa de forma aleatoria. Aunque le salvó la vida en varias ocasiones, sabía que sería ilusorio esperar que se activara cuando estuviera en peligro.

"…"

Claro, él lo sabía.

Pero ahora que la situación había llegado a este punto, no podía evitar poner sus esperanzas en la Visión Futura.

'Joder'.

Y mientras pensaba esto, un insulto salió espontáneamente.

Había jurado no volver a confiar en esta habilidad nunca más. Casi lloró por ser tan patético.

En el pasado, siempre fue igual. No importaba cuánto esfuerzo pusiera o cuánto luchara, el resultado siempre es el mismo.

El enemigo siempre le imponía pruebas y dificultades difíciles como para burlarse de sus esfuerzos. Incluso cuando las superaba arriesgando su vida, sólo una mayor desesperación lo esperaba.

Esta vez no fue diferente. Al final, nada había cambiado.

'Yo hice lo que pude. Ya he tenido suficiente. Es agotador. Ahora...'

.Seol Jihu apretó los dientes.

'¡No!'

¡No vino al Reino de los Espíritus para tener pensamientos tan miserables! Aún no es demasiado tarde para arrepentirse de querer morir.

Tenía que encontrar una manera, ¡Incluso si tenía que agarrarse de un hilo!

Fue en este momento.

"¿Cómo?"

Escuchó una voz juvenil.

El Polluelo se había puesto encima de su cuerpo antes de que se diera cuenta. Miró hacia abajo a la cara de Seol Jihu, a través de la sangre que lo empapaba.

"¿Qué vas a hacer? Lo entiendo. Has venido hasta aquí, así que obviamente sería un desperdicio rendirse."

"…"

"¿Pero por qué no suplicas? Quién sabe, tal vez ese monstruo acepte tu sinceridad y te conceda la oportunidad de descansar."

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe.

¿Era algo que debía decir en esta situación?

Seol Jihu miró fijamente al Pequeño Polluelo sonriente.

"¿Por qué? Creo que es una salida decente. Podrás conservar tu vida por lo menos."

"Cállate..."

Seol Jihu murmuró en voz fría. 

Luego frunció el ceño. Había tratado de levantar la parte superior de su cuerpo pero se encontró con un dolor agudo que lo hizo temblar.

Su cuerpo seguía negándose a escucharlo.

"Hmm. Sin embargo, pensé que se trataba de una oferta amable."

"…"

"¿Y qué? ¿No aceptarás la oferta de ese monstruo aunque mueras? ¿Tienes alguna idea brillante?"

"Dije, cállate..."

Sintiendo un destello malicioso, el Pequeño Polluelo resopló.

"¡Qué cara más aterradora! De todos modos, si se te acaban las ideas..."

Entonces, sonrió.

"¿Por qué no me escuchas, compañero?"

"... ¿Qué?"

"Verás, estoy de acuerdo contigo. Algo no me ha parecido bien. Me di cuenta de que algo sospechoso estaba pasando."

La actitud del Pequeño Polluelo cambió repentinamente. Su expresión sonriente desapareció y fue reemplazada por una actitud seria.

"Escucha, las cosas no se ven bien ahora. Estoy seguro de que lo sabes."

Sus pupilas negras brillaban con una firme determinación.

"Te ahorraré la aburrida explicación, así que presta atención. En este momento, un número considerable de Espíritus se encuentran reunidos en el área central del Reino de los Espíritus. Puedo sentir sus auras. Los jóvenes que conocimos deben haber traído otros Espíritus. Parece que se han dado cuenta de que estamos en una batalla y están debatiendo si venir a ayudar."

"Esos espíritus..."

"Pero no deben venir a este lugar. No cambiarán nada. Estoy seguro de que sabes por qué."

El Pequeño Polluelo hablaba claramente con una voz tenue.

"Así que me acercaré a ellos. Pero necesitaré que me prestes un Arquero, uno que sea rápido con sus pies. Sería bueno que esa persona también sea buena con el arco."

"... ¿Vas a ir?"

"Así es. Iré para allá y encontraré una salida. Tienes que quedarte en este lugar hasta entonces y mantener presionado a ese monstruo. Ambos monstruos, de hecho."

Seol Jihu parpadeó rápidamente. No entendió lo que el Pequeño Polluelo quería decir con todo esto.

Pero no tenía tiempo para pedir detalles. Podía sentir la voluntad del Pequeño Polluelo, la voluntad del Espíritu Arcus jurando revertir esta situación.

"¿Y? ¿Crees que puedes hacerlo?"

Seol Jihu pensó por un momento antes de sacudir la cabeza.

No, estaba a punto de sacudir la cabeza. Pero no podía arruinar un plan antes de que empezara.

"Sí, aunque sólo un poco..."

"¡Qué gracioso!"

El Pequeño Polluelo resopló inmediatamente.

"¿Qué sentido tiene actuar con dureza? No es que no haya visto a ese monstruo golpeándote. ¿Cómo vas a resistir? Ni siquiera sabes cuánto tiempo nos tomará."

Seol Jihu se sorprendió.

"Siendo honesto."

El Pequeño Polluelo  suspiró.

"No me gustas tanto."

Dio una evaluación bastante inesperada.

Pero parecía que no esperaba una respuesta porque se dio la vuelta y se movió rápidamente.

"Nunca he visto a alguien tan egoísta en toda mi vida. Todos los logros que has conseguido hasta ahora sólo se derivan de que intentaste proteger tu lugar de escape. Y en otras ocasiones, actúas como un completo niño..."

Trotando ligeramente, se movió a su derecha.

"Pero, lo admito."

Donde se detuvo fue nada menos que la mano derecha de Seol Jihu. En esta mano estaba la Lanza de la Pureza, que se negó a soltar incluso en su estado actual.

"Eres mucho mejor que la gente que se detiene a pensar y nunca actúa."

El Pequeño Polluelo levantó su pata y limpió la sangre en la sección superior de la lanza, o más específicamente, donde se encontraban siete agujeros cóncavos.

"Y lo más importante..."

Luego, miró hacia atrás, hacia el ligeramente aturdido Seol Jihu y sonrió.

"Me gusta mucho tu negativa a rendirte. Tú espíritu de lucha arde incluso en un estado tan miserable. Al menos, tu espíritu de lucha supera al del Primer Jefe del Clan."

Con eso, el Pequeño Polluelo sacó las tres plumas de su frente. Plumas amarillas, verdes y azules, respectivamente.

"Considérate afortunado. Incluso puedes considerarlo un honor. Hasta ahora, nunca he liberado más de dos Autoridades. Teniendo en cuenta tu espíritu de lucha, te daré una oportunidad, compañero."

Antes de que Seol Jihu pudiera decir algo, el Pequeño Polluelo arrojó las plumas, que descendieron balanceándose en el aire.

Entonces, en el momento en que aterrizaron suavemente en la Lanza de la Pureza.

¡Woooong!

Un sonido intenso resonó.

Mientras los tres colores teñían instantáneamente la Lanza de la Pureza, Seol Jihu se sorprendió por su propia mano derecha, que comenzó a temblar.

Eso no fue todo. Una desconocida y hermosa voz inundó sus oídos. Susurraba palabras suaves que no podía entender.

'Esto es...'

Seol Jihu, inconscientemente, se puso la mano sobre su oreja.

"Parece que finalmente puedes escucharlo."

El Polluelo levantó su barbilla.

"Es la Lanza de la Pureza la que te habla."

"¿La Lanza de la Pureza?"

"Así es, compañero."

El Pequeño Polluelo asintió con la cabeza y continuó.

"La Lanza de la Pureza te ha estado hablando desde que la despertaste. Incluso en la pelea anterior, estaba gritando y chillando con desesperación. Sin embargo, nunca escuchaste nada."

Seol Jihu miró a la Lanza de la Pureza de forma renovada.

Habiendo recuperado su verdadero color antes de que se diera cuenta, la Lanza de la Pureza irradiaba una luz mucho más clara e intensa. Un tipo de luz noble y solemne que no desprendía ni una sola impureza.

Como dijo el Pequeño Polluelo, Seol Jihu empezó a escucharla.

¡Woong-! ¡Woong-!

[¿Por qué no puedes usarme mejor? Ningún arma es mi rival cuando se trata de aniquilar el mal... ¡Por favor, úsame bien!]

¡Woong!

Podía escuchar a la Lanza de la Pureza disgustada y lamentando el uso inapropiado por parte de Seol Jihu.

Al momento siguiente, Seol Jihu agarró con fuerza la Lanza de la Pureza como si hubiera sido hechizado. Mientras despertaba el pequeño flujo de maná que circulaba por su cuerpo.

¡Bzzzzzzzzzzzzzzz!

La Lanza de la Pureza resonó y emitió un grito inexistente anteriormente. Al mismo tiempo, los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe, sintiendo un poder ilimitado que se deslizaba por su mano derecha como un granizo furioso.

Era un aura poderosa que nunca había sentido antes en su vida.

Mientras varias alarmas sonaban en sus oídos, sus ojos se abrieron de golpe y explotaron con una elegante luz.

"... Señorita María."

Le habló a la aturdida María con una voz tenue.

"Llama al señor Marcel Ghionea."

Levantó su mano temblorosa mientras Bondad Retorcida, se movía para acabar con Baek Haeju.

Después de ser arrastrado por su enorme torrente de desesperación y luchando frenéticamente para escapar, se las arregló para agarrarse a un hilo. Un hilo ligeramente firme.


[Técnica de la Lanza de Cuchilla Media Luna, Primer Arte Definitivo - Uno con la Lanza - ha sido despertado.]

[Técnica de la Lanza de Cuchilla Media Luna, el Segundo Arte Definitivo - Lanza Voladora - ha sido despertado.]

[Técnica de la Lanza de Cuchilla Media Luna, el Tercer Arte Definitivo - Lanza Sin Forma - ha sido despertado.]


Luego, mientras Bondad Retorcida intentaba agarrar el cuello de Baek Haeju después de golpear su Lanza Tathagata.

"¡HUAAAAAAAA-!"

Incapaz de soportar la oleada de poder, Seol Jihu gritó y se apresuró a avanzar.