Reciente

miércoles, 20 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 325

Capítulo 325. Batalla Inmediata (4)


Zoooong.

Un sonido ensordecedor resonó en sus oídos. Era un ruido que Seol Jihu nunca había escuchado antes en su vida y algo que resultaba difícil de describir con palabras.

Su efecto fue inmediato.

"¡...!"

Las cuatro extremidades del Unicornio se torcieron de repente, causando que se derrumbara en el suelo. Templanza Furiosa finalmente mostró signos de urgencia.

"Keuh...."

Dejó escapar un breve gemido mientras su cuerpo se balanceaba ligeramente. Parecía como si estuviera siendo sometido a una tremenda cantidad de gravedad.

"¡Euhhh!"

En ese momento, un tercio de las Sombras Nocturnas que se habían liberado previamente, pudieron verse siendo absorbidas de nuevo por él.

Templanza Furiosa se las arregló para estabilizarse.

"¡Jejeje... Jejejeje...!"

Dejó salir una risa reprimida mientras sudaba.

"Me preguntaba qué tramabas, ¿Pero sólo se trataba de una maldición de los Siete Pecados?"

"Gastaste tanto esfuerzo para manifestarte, ¿Pero sólo lograste limitar mis habilidades?"

Avaricia no respondió. Sólo lo miró fríamente.

"¡Realmente ridículo, Avaricia!"

Aunque el Unicornio rió con gran arrogancia, cualquiera pudo notar que su risa había sido forzada para enmascarar la verdad.

En otras palabras, el mismo Templanza Furiosa les decía que la maldición fue efectiva.

"Hmph. No importa. Aunque no pueda hacer nada contra la Autoridad, puedo recuperar la divinidad que he perdido."

Después de eso, otro tercio de las Sombras Nocturnas alrededor del Unicornio fue absorbido.

—Bien. La velocidad de movimiento de ese pervertido Unicornio debería haber disminuido significativamente ahora.

Seol Jihu podía escuchar la transmisión mental de Baek Haeju.

Sus ojos se abrieron cuando él descubrió la naturaleza de la maldición.

Había una razón por la que el Cuarto Comandante del Ejército podía jugar con el equipo de la expedición, esa era su velocidad de movimiento sobrenatural que no podía ser seguida por los sentidos humanos.

Sin embargo, se puso un límite a su alucinante velocidad. En otras palabras, el poder del Cuarto Comandante del Ejército se debilitó mucho.

Por supuesto, aunque todavía podría tener habilidades ocultas, las cosas parecían mejores para el equipo de la expedición.

—El Arquera Maniática hará una apertura para nosotros.

'¿Arquera Maniática?'

—Cuando lo haga, lanza un ataque sorpresa con tu Lanza de la Pureza. No hay necesidad de herirlo. Será suficiente si puedes hacer que se retire.

Ella continuó diciendo cosas que Seol Jihu no entendía.

—La lanza que tienes en tus manos es un increíble tesoro. Podría ser incluso un arma divina más fuerte que mi Lanza Tathagata.

Seol Jihu inconscientemente apretó su Lanza de la Pureza después de mirar la lanza verde que Baek Haeju sostenía.

—No parece que puedas sacar su verdadero poder, pero estoy segura de algo. El Unicornio parecía que estaba tratando desesperadamente de evitar esa lanza tuya. Deberías ser capaz de hacer que se retire con ella.

Seol Jihu asintió con la cabeza.

Un momento después, sus camaradas empezaron a moverse.

Cuando los Arqueros comenzaron a disparar, señalando el comienzo de su plan, los Guerreros que habían rodeado furtivamente al Unicornio avanzaron rápidamente.

Tsk, tsk.

El Unicornio permaneció indiferente, burlándose de su intento.

En lugar de retirarse, esperó a que se acercaran antes de golpear con su cuerno y mandar volando fácilmente a Chohong, quien atacó mientras estaba bajo su capacidad de Manifestación.

"¡¡Valhalla!!"

Con sus patas traseras, pateó violentamente a Hugo, y se levantó en respuesta a Oh Rahee, que se acercaba a una velocidad espantosa. Dobló sus patas delanteras en un ángulo de 90 grados preparándose para aplastarla.

Fue en ese momento.

"¡Hup!"

Cuando el Cuarto Comandante del Ejército se levantó, una sombra se materializó repentinamente a su espalda. Con un brazo fuertemente envuelto alrededor del cuello del Unicornio y dos piernas atadas a su cuerpo, no era otra que Hoshino Urara.

Seol Jihu finalmente se dio cuenta a quién se refería con Arquera Maniática.

"¡Al estilo de Hoshino Urara, el último movimiento secreto! ¡Ataque Ura!"

Gritando eso, ella deslizó la katana que tenía en su mano izquierda por el cuello del Unicornio.

O más bien, lo intentó.

Justo cuando estaba a punto de apuñalar, el Unicornio miró a Hoshino Urara, que estaba montado en su espalda antes de sacudir violentamente su cuerpo.

"¿¡Eueeeeeeh!?"

Cuando el Unicornio comenzó a luchar desesperadamente por sacudirla, Hoshino Urara se convirtió en una bandera ondeando en una tormenta. El Unicornio forcejeaba tan violentamente que Oh Rahee no podía acercarse.

"¡Ack!"

Hoshino Urara, que fue derribada al final y abrió la boca. Fue porque el unicornio pisoteó su pezuña sobre su hombro.

"¡Unghhhhhk!"

El dolor de los músculos desgarrándose y de los huesos rompiéndose la invadió. Por mucho que Hoshino Urara tratara de soportarlo, no pudo evitar soltar un gemido reprimido.

"Jajajaja. Un final perfecto para un insecto como tú."

"¡Eeek! Ehugh! ¡Euk! ¡Ungghhk!"

"Grita, ¿Quieres? Jajajaja."

El Unicornio se burló hasta la saciedad mientras miraba a la mujer muy afligida. Sin embargo, el rostro del Unicornio se tornó gradualmente amargo cuanto más dolor sufría Hoshino Urara.

Ella definitivamente estaba en agonía. Lo estaba, pero...

"¡Teh! ¡Tehtik! ¡Tehtititi! ¡Teik!"

"…"

Escucharla comenzó a disgustar al Unicornio. De alguna manera comenzó a enojarse mirando su rostro que parecía estar feliz, mientras soltaba ruidos extraños.

"Esta maldita perra..."

El unicornio de repente se enojó sin razón y levantó sus patas delanteras de nuevo.

"¡Voy a aplastar esa sucia boca tuya!"

Y mientras dirigía sus patas hacia abajo...

"¿Tehti?"

Hoshino Urara abrió de repente un ojo. En cuanto ella observó la cabeza del caballo enojado, miró inmediatamente hacia su izquierda y gritó con toda su fuerza.

"¡Hazlo ahora! ¡Ahora mismo!"

"¿Qué?"

La cabeza del caballo se inclinó rápidamente hacia un lado.

"¿...?"

Pero no había nada. No pudo encontrar nada que representara una amenaza.

"¡Sólo bromeaba!"

Hoshino Urara sonrió antes de agarrar su hombro destrozado y salir rodando. Cuando el unicornio la vio de nuevo, ya estaba huyendo después de liberarse.

"¡Sálvenme!"

Hilos plateados se dirigieron hacia ella desde lejos como si Agnes tratara de ayudar a la chica herida.

"¡Esto...!"

El Unicornio enfadado se agachó. Quería perseguir a esa insecto que lo humilló antes de que los hilos que se acercaban rápidamente la apartaran de su alcance.

Eso fue lo que intentó hacer pero...

El Unicornio se congeló de repente en su lugar, justo cuando estaba a punto de despegar del suelo. De repente sintió una poderosa oleada de fluctuaciones sagradas desde su derecha.

Cuando rápidamente giró la cabeza, pudo ver a Baek Haeju reuniendo energía.

"¡Maldita sea!"

En ese momento, el Unicornio supo que se había olvidado de los dos seres con los que debería haber sido cauteloso.

El Unicornio rechinó furiosamente los dientes antes de retroceder varios pasos alejándose.

Por eso no pudo verlo.

Los hilos que Agnes había soltado pasaron junto a Hoshino Urara y volaron hacia la dirección en la que se estaba retirando.

Ni siquiera era consciente del ataque que se avecinaba.

Esto se debió a que la atención de Raging Temperance no sólo estaba en Baek Haeju, sino también en Seol Jihu, quien lanzó un ataque sorpresa según las transmisiones mentales de Baek Haeju.

"¡Bastardos traicioneros!"

El Unicornio apretó los dientes.

En realidad, estaba hirviendo por dentro porque había sido engañado, pero por otro lado, también pensaba que eran ridículos, creyendo que podían emboscarlo de esta manera.

Sólo que no podía ignorar la lanza divina rebosante de qi de espada imbuida con el atributo anti-maldad, así que rápidamente se alejó.

Aunque su velocidad de movimiento estaba restringida por la maldición de los Siete Pecados Capitales, no era un idiota que se dejaría golpear por ataques obvios.

¡Saak!

El golpe en diagonal de la lanza pasó cerca de su hocico. El Unicornio resopló al observar el cuerpo de Seol Jihu ante sus ojos.

Decidido a lanzar su contraataque esta vez, pisó poderosamente el suelo con sus piernas. Y en el momento en que sus cuatro pezuñas estaban firmemente plantadas en el suelo...

"¡...!"

... Las telarañas aparecieron sigilosamente de la nada y ataron fuertemente sus extremidades.

Inmediatamente después, una ola de luz sagrada recorrió las líneas y tiñó todos los hilos de un color blanco pálido.

"¡Haat!"

Agnes separó sus manos con un fuerte grito, causando que las piernas del Unicornio que había sido atado sin darse cuenta, se separaran a la fuerza en el aire.

"¡Acciones insignificantes!"

Pero el unicornio pronto se sorprendió después de intentar torcer su cuerpo.

"¿¡Qué!?"

Normalmente, los hilos deberían haber estallado todos al mismo tiempo. Sin embargo, la situación era completamente diferente a la de antes.

Tuk, tuk, tuk, tuk.

Algunos hilos se rompieron, pero la velocidad fue notablemente más lenta. Los hilos mantenían su tensión mientras que la luz blanca con la que estaban teñidos evitaba que se rompieran.

"¡Cómo...!"

El Unicornio entró en pánico y giró su cabeza. Así, pudo descubrir la causa.

Seo Yuhui, la Estrella de la Lujuria y la Apóstol de Luxuria, estaba transmitiendo su poder sagrado a Agnes al poner sus manos en su espalda.

Y Seol Jihu, que había pasado junto al Unicornio, de repente se dio la vuelta y pisó el suelo con fuerza. Se precipitó como un tigre hacia el Unicornio que estaba atrapado en el aire, sin poder moverse ni un centímetro.

¡Era la oportunidad perfecta!

Tal vez porque sabía que no podía perder esta oportunidad, su circuito de maná comenzó a arder mucho más.

"¡Euhhh!"

Con precisión, empujó su lanza hacia Templanza Furiosa, que se encontraba atrapado en una situación inesperada.

La Lanza de la Pureza desplegó una luz dorada, mucho más vívida que nunca, y llegó al largo cuello del Unicornio.

¡En ese instante!

¡Kang!

Chispas azules estallaron en medio de arcos dorados de electricidad.

"…"

Seol Jihu, que pensaba que todo había terminado, se quedó atónito.

La lanza no pudo atravesar su cuello.

Siendo más precisos, la lanza fue detenida antes de que pudiera siquiera tocar el cuello del Unicornio. Mirando más de cerca, pudo observar una capa azulada de luz cubriendo su cuerpo.

Fue esa barrera la que lo protegió de la magia de Philip Muller en una ocasión.

Aunque no tenía la misma forma que antes, una barrera definitivamente cubría su cuerpo. El Unicornio debió activarla instintivamente en el momento en que recibió el ataque inesperado.

La barrera parecía estar cediendo poco a poco, pero parecía que no sería atravesada en cuestión de segundos.

Era una oportunidad difícil de conseguir. Retirarse o no retirarse. Todo tipo de pensamientos aparecieron en su mente.

Seol Jihu y el Unicornio intercambiaron miradas por un segundo. Luego el Unicornio abrió su boca y reveló sus dientes.

"¡Jajaja!"

¡Dududuk!

Los hilos que sujetaban su pierna derecha fueron desgarrados.

"¡Muere!"

Gritó mientras golpeaba con su pezuña derecha hacia la cabeza de Seol Jihu.

"¡Iyat!"

Sin embargo, su golpe falló por un pelo de ancho justo cuando estaba a punto de aplastar la cabeza de Seol Jihu. Fue porque un humo oscuro voló repentinamente hacia su pierna y causó que cambiara su trayectoria.

"¿Qué es esta vez...?"

La cara del Unicornio se arrugó cuando encontró un fantasma femenino desesperadamente aferrado a su pierna.

En ese momento, los ojos de Seol Jihu comenzaron a brillar. Apretó los dientes y puso más fuerza para clavar la lanza que tenía en sus manos. Mientras lo hacía, la Lanza de la Pureza comenzó a emitir electricidad y a vibrar.

"¡Maldita sea!"

Sintiendo el peligro inminente, el Unicornio ignoró a Flone y rápidamente rompió los hilos alrededor de su pierna izquierda. Una vez liberado, movió su pezuña izquierda hacia Seol Jihu, quien estaba dando todo de sí.

Sin embargo, en lugar del sonido de una cabeza que estallando, se escuchó el sonido de un choque metálico.

El Unicornio enfocó sus ojos en el escudo, que de repente apareció de la nada y bloqueó el golpe. El escudo brillaba de blanco por haber recibido el poder sagrado de Seo Yuhui.

"Keu-"

El gemido lo emitió nada menos que Phi Sora. Había vuelto a la lucha después de haber quedado inconsciente cuando recibió un fuerte golpe al principio. Ella pudo recuperarse un poco, gracias al tratamiento de María.

"¡Ughhh!"

A pesar de la sangre que goteaba por su nariz, Phi Sora se las arregló para levantar su espada larga. Cuando su espada se envolvió en llamas, golpeó con todas sus fuerzas hacia la Lanza de la Pureza.

Un claro sonido metálico resonó mientras las chispas volaban.

"¡Perfora! ¡Por favor, atraviesa el agujero!"

¡Kang! ¡Kang!

Ella soltó un grito y locamente bajó su espada larga varias veces. Debido a la fuerza añadida, la Lanza de la Pureza realmente comenzó a avanzar poco a poco.

"¡Tú, maldita perra!"

El horrorizado Unicornio pateó repetidamente con su pierna, pero Phi Sora se aferró ferozmente a su escudo que estaba fortalecido por el poder sagrado.

Resistió tenazmente los golpes y siguió balanceando su brazo mientras apoyaba a Seol Jihu.

Y cuando la espada ardiente golpeó otra vez a la Lanza de la Pureza, una espada larga de color rojo sangre golpeó contra ella a una velocidad aterradora y se apiló sobre las dos armas.

"¡Sostén tu escudo apropiadamente! ¡Perra tonta!"

Oh Rahee gritó mientras presionaba su espada con ambas manos.

"¡Euaaah!"

La Espina de Acero de Chohong también golpeó en la parte superior de la pila.

"¡Por Valhalla!"

Y en el momento en que Hugo se precipitó hacia ellos para balancear pesadamente la alabarda que había estado llevando sobre sus hombros...

¡Chung!

Un ruido como un cristal rompiéndose sonó.

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de repente.

Debajo de la Lanza de la Pureza, clavada entre otras cuatro armas, había un pequeño hueco en la barrera azul. Era un hueco muy pequeño, pero no obstante se trataba de una grieta.

"¡Keuuuuu!"

Seol Jihu apretó el asta de la lanza mientras apretaba los dientes.

Sus circuitos internos ya estaban tan calientes que casi estaban a punto de derretirse y su maná se agitaba en su interior como una tormenta.

A pesar de esto, Seol Jihu reunió toda la energía que quedaba en su cuerpo y concentró todo lo que tenía en la punta de la lanza.

"¡Euaaaaaaaaah!"

Y un segundo después, Seol Jihu pudo sentirlo claramente.

La barrera, que había aguantado persistentemente hasta ahora, se rompió, y la sensación de lo que parecía ser su lanza atravesando ligeramente algo sólido se transmitió a sus manos.

"¡Ah...!"

La boca de Seol Jihu se abrió.

No fue su imaginación o una alucinación.

La Lanza de la Pureza sobresalía del cuerpo del Unicornio. ¡Finalmente había roto la barrera!

Seol Jihu gritó con toda su fuerza a través de su boca abierta.

"¡Baek Haeju-ssi!"

En el mismo momento, la figura de Baek Haeju rápidamente se acercó.

Mientras ella calmadamente extendía su brazo, toda el aura que había estado brotando a su alrededor, se derramó en su lanza. Cuando terminó, el aura se reunió en la punta de su lanza y se condensó en un punto más pequeño que la uña de un bebé.

Entonces.

La Lanza Tathagata de Baek Haeju rozó todas las armas, se metió por el hueco hecho por la Lanza de la Pureza, y finalmente atravesó con su arma el cuerpo de Templanza Furiosa.

"¡Uuuuk!"

Boom.

Con el sonido de algo explotando en su interior, el cuerpo del Unicornio se infló como un cerdo. Cuando se hinchó hasta que parecía que estaba a punto de explotar, un aura verde comenzó a salir de su cuerpo como el jugo que brota de un filete de carne.

Fue entonces cuando Baek Haeju replicó el llamado de Seol Jihu.

"¡Jihu!"

En el siguiente momento, el agua bendita fluía de su cuerpo como el agua de un río que atraviesa una presa, mientras que una abrumadora energía de relámpago se derramaba como un trueno de Seol Jihu.

Las dos auras comenzaron a fusionarse como si se frotaran entre ellas antes de que se armonizaran completamente en una unión perfecta.