Reciente

martes, 19 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 324

Capítulo 324. Batalla Inmediata (3)


El Unicornio levantó sus patas delanteras, y luego las golpeó contra el suelo.

¡BOOM!

Un estruendoso sonido explotó, golpeando los oídos de Seol Jihu. La tierra estéril se agrietó y se produjo un terremoto. La fuerza del golpe fue tan poderosa que incluso Seol Jihu, que estaba en guardia, se tambaleó.

Lo mismo les pasó a los otros miembros del equipo de la expedición. María cayó sobre su trasero e incluso los Arqueros que tenían un excelente sentido del equilibrio se tambaleaban.

Antes de que alguien pudiera recuperar el equilibrio, el Unicornio bramó ferozmente y se levantó del suelo. Una neblina intensa brotaba de su cuerpo mientras se dirigía directamente hacia el equipo de expedición.

La aterradora velocidad del Unicornio hizo difícil determinar si las cosas que se esparcían a su espalda eran Sombras Nocturnas o simples imágenes posteriores.

"¡Dispérsense!"

Baek Haeju gritó de forma inusual. Luego se precipitó hacia adelante y plantó sus pies en el suelo. Al mismo tiempo, ¡El Unicornio le dio un cabezazo a la Sagrada Emperatriz!

"¡Kahuk!"

Baek Haeju fue continuamente empujada hacia atrás, dejando dos grandes surcos en el suelo y separándose rápidamente del resto del equipo de la expedición.

Aunque parecía que se mantenía firme incluso cuando estaba siendo empujada, Seol Jihu no pudo ocultar su sorpresa. Baek Haeju duró mucho tiempo incluso cuando luchaba sola contra el Primer Comandante del Ejército. Sin embargo, esta vez, ¡No pudo soportar ni un solo golpe!

¡Prrrrr!

Con un resoplido, el Unicornio cambió su curso.

'¿Debo detenerlo o esquivarlo?'

Después de una fracción de segundo de vacilación, Seol Jihu se decidió. Fue porque Philip Muller cantó un hechizo de teletransporte y se puso detrás de Baek Haeju con las dos Sacerdotes.

Tenía algo de paz mental ahora que los objetivos que tenía que proteger estaban lejos del enemigo.

Sin embargo, pronto se dio cuenta de que esta línea de pensamiento estaba equivocada. Había una razón por la que Baek Haeju gritó a todos para que se dispersaran.

Si se agrupaban, el aterrador poder destructivo del Unicornio podría derrotarlos al mismo tiempo, así que el propósito de dispersarse consistía en desviar su atención tanto como fuera posible.

Por lo tanto, los miembros restantes retrocedieron en todas las direcciones y se distanciaron lo más posible. Sin embargo, la velocidad del Unicornio superó su imaginación.

Incluso con una velocidad tan aterradora, era extremadamente hábil para las curvas. Alcanzó instantáneamente a un miembro en retirada y enroscó su cuerpo.

La mandíbula de Seol Jihu cayó. Fue porque la postura del unicornio era similar a la suya cuando usaba Paso Flash.

"¡Cuidado!"

"¡Mierda!"

A pesar de la advertencia de Seol Jihu, Phi Sora, que se convirtió en el objetivo del ataque del Unicornio, pronunció un insulto y levantó su escudo. Se había dado por vencida en su huida, al darse cuenta de que nunca sería capaz de escapar.

Finalmente, el Unicornio rebotó como un resorte y embistió a Phi Sora con el cuerno de su frente.

Su vista se quedó en blanco cuando el cuerno atravesó la barrera como un pedazo de papel. Siguiendo adelante, incluso perforó su escudo y simultáneamente se clavó en el pecho de Phi Sora.

"¡Aaaaaak!"

Phi Sora voló por el aire, salpicando sangre fresca, antes de caer con una gran fuerza. Ella tembló sin control, sus ojos se voltearon hacia arriba como si hubiera perdido el control de su cuerpo.

El Unicornio levantó la cabeza y aulló con orgullo.

"¡Señorita Phi Sora!"

Se escuchó un resoplido de nuevo. El Unicornio ajustó su postura como si fuera a acabar con una persona en ese momento.

Los ojos de Seol Jihu se abrieron de golpe. Una corriente dorada surgió de la planta de sus pies. En lugar de correr hacia la convulsionante Phi Sora, Seol Jihu usó el Trueno Flash y se precipitó hacia el Cuarto Comandante del Ejército.

El Unicornio se detuvo y miró a Seol Jihu. A pesar de que estaba volando hacia adelante como un relámpago, no parecía tan impresionado.

Aunque desistió de Phi Sora y dio la vuelta a su cuerpo, no había sido porque se viera obligado a hacerlo. Su actitud era más similar a 'veamos lo que tienes'.

Mientras se precipitaba, Seol Jihu impulsó sus brazos hacia adelante con todas sus fuerzas. Un qi de espada que irradiaba luz dorada salió de la cuchilla de la lanza cortando el aire.

El Unicornio se quedó quieto hasta que el qi de espada estuvo a punto de atravesar su cuerpo. Entonces, resopló y movió sus cuatro patas.

'¿Qué?'

La respiración de Seol Jihu se detuvo. Justo cuando pensaba que su ataque llegaba al enemigo, el Unicornio se movió hacia un lado.

La Lanza de la Pureza inevitablemente atravesó una imagen posterior. Aunque Seol Jihu inmediatamente golpeó lateralmente con su lanza, el Unicornio retrocedió con la misma fluidez que antes y esquivó el ataque una vez más.

Su movimiento y velocidad desafiaron las leyes de la física.

Sólo entonces Seol Jihu se dio cuenta de que su velocidad era muy inferior a la de Templanza Furiosa, incluso con Trueno Flash.

"No seas arrogante."

El Unicornio frunció el ceño.

"No sería suficiente incluso si hicieras todo lo posible, pero te atreves a hacer un ataque de sondeo."

Por alguna razón, sonaba como si su orgullo hubiera sido gravemente herido.

El Cuarto Comandante del Ejército debe haber juzgado que Seol Jihu se estaba conteniendo.

"Escuché que exterminaste a Diligencia Eterna. Tengo mucha curiosidad por saber cómo te las arreglaste para matar a ese bastardo."

El Unicornio reveló sus dientes con una sonrisa siniestra.

"Así que es mejor que te apures y muestres tu verdadera fuerza."

Bajó su cabeza, apuntando su cuerno hacia adelante.

"¡De lo contrario...!"

Luego se elevó en el aire antes de descender como un relámpago.

Como si fuera a ensartar a Seol Jihu hasta la muerte.

Seol Jihu inconscientemente arrojó su cuerpo hacia adelante. Obviamente lo alcanzaría en un instante, así que había elegido un avance frontal. Sin embargo...

¡BOOM!

Con la tierra detrás de Seol Jihu, agitándose...

[¡Detrás!]

La voz urgente de Flone sonó en su cabeza.

Seol Jihu giró la cabeza hacia atrás, y al verlo, se quedó sin palabras.

Después de pisar tierra, el Unicornio giró en un despliegue casi fantástico de curvas.

Seol Jihu instantáneamente giró su cuerpo. Planeó golpear con el poder añadido de la fuerza giratoria, pero el cuerno se enterró un poco antes.

"¡Iyaaaa!"

En un instante, junto con la sensación de que su ombligo estaba siendo empujado hacia un lado, un dolor abrasador se extendió por su costado.

"Uaaaaah..."

Para cuando recobró sus sentidos, sus pies ya estaban a docenas de centímetros del suelo.

Flone había cogido rápidamente a Seol Jihu por el hombro, ayudándole a escapar del ataque por un estrecho margen.

[¡Uf! Eso estuvo cerca...]

"¿Quién eres tú, perra?"

Los ojos de Flone se abrieron bruscamente. Fue porque una voz furiosa sonó arriba de ella.

El Unicornio se había movido sobre ella antes de que lo notara y ahora sostenía sus patas delanteras levantadas.

[¿Eh?]

Junto con el grito de sorpresa de Flone, Sombras Nocturnas salieron disparadas del cuerpo del Unicornio. Luego, el Unicornio dio una fuerte patada.

¡BOOM! Acompañado de un sonido de un globo estallando, Flone fue enviada volando sin poder pronunciar un solo grito.

Al notar que se trataba de un fantasma, el Unicornio había hecho el ataque más efectivo.

La cara de Seol Jihu se oscureció cuando abruptamente se quedó volando a la deriva.

Agnes se apresuró a disparar una amplia red de hilos en un intento de restringir al Unicornio, pero se sacudió de la red con sólo un ligero movimiento.

"¡Muere!"

Entonces, cargó ferozmente hacia Seol Jihu.

Fue entonces. ¡Kwang! Una ola de calor golpeó al Unicornio. El fuego era lo suficientemente grande como para cubrir el voluminoso físico del Comandante del Cuarto Ejército.

Con eso, Philip Muller disparó un hechizo tras otro.

Sólo entonces Seol Jihu aterrizó en el suelo. Aunque se levantó rápidamente, el Unicornio atravesó fácilmente la red de fuego, negándose a darle un momento de descanso.

El Cuarto Comandante del Ejército no parecía estar herido en lo más mínimo.

En una inspección más cercana, una capa azul en forma de cúpula estaba protegiendo su cuerpo.

"Un montón de insectos."

Con un resoplido, el Unicornio liberó Sombras Nocturnas una vez más. Levantó sus furiosas patas delanteras con la neblina. Entonces, justo cuando estaba a punto de perseguir al desesperado Seol Jihu que huía y atacarlo...

"¿Hm?"

De repente detuvo su persecución y retrocedió.

Inmediatamente después, docenas de qi de espada verde barrieron el área donde estaba previamente.

Una mujer vestida con una túnica tradicional blanca, Baek Haeju, aterrizó frente a Seol Jihu.

"¿Qué estás haciendo, estúpido?"

Tan pronto como bajó, gritó enfadada, abriendo sus labios que estaban chorreando sangre.

"¡Tenemos la menor cantidad de información sobre él! ¡Por eso planeamos investigarlo primero! ¿Por qué diablos te apresuraste en atacar? ¡No sabes nada!"

Seol Jihu parecía aturdido.

Tenía una razón para apresurarse. Necesitaba atraer la atención del Unicornio ya que estaba apuntando a Phi Sora, que había caído en un estado de aturdimiento.

Sin embargo, Seol Jihu no se le ocurrió una respuesta adecuada. Había intercambiado varios ataques en este corto período de tiempo. No, resultaba vergonzoso incluso llamarlo un intercambio de ataques. En realidad, fue el único que los recibió.

Aunque era la primera vez que se enfrentaban, sentía que había superado cuatro obstáculos de vida o muerte.

"Es incluso más fuerte que Diligencia Eterna..."

"¡Eso es obvio!"

Baek Haeju dijo enojada mientras mantenía la vista en el sonriente Unicornio que levantaba su cabeza con orgullo.

"Esa lucha contra Diligencia Eterna comenzó con mi ataque furtivo que detonó con éxito su corazón. Tu segundo ataque sorpresa también tuvo éxito y le causó una considerable cantidad de daño."

"…"

"Pero ese tipo es diferente. Nos estaba esperando totalmente preparado. ¿Crees que nuestra situación actual es comparable a la de entonces?"

En realidad, Seol Jihu no recordaba mucho de lo que pasó durante la guerra del valle. Pero recordando que la lanza de Baek Haeju atravesó al Primer Comandante del Ejército cuando estuvo a punto de matarlo, Seol Jihu asintió.

Recordando el pasado, ese fue el caso. Había intercambiado algunos movimientos con Diligencia Eterna al principio. Sin embargo, eso fue sólo porque Diligencia Eterna no lo estaba tomando en serio.

El Primer Comandante del Ejército había jugado con Seol Jihu con un dedo, queriendo observar el poder de un usuario de energía anti-maldad.

Sin embargo, el Cuarto Comandante del Ejército era diferente.

Estaba usando toda su poder desde el principio, queriendo aplastarlos completamente.

"Ahora que estamos aquí, no creas que todos pueden volver con vida."

Baek Haeju murmuró con una voz fría.

Entendiendo lo que quería decir, Seol Jihu apretó los dientes. Le estaba diciendo que no interfiriera innecesariamente como lo hizo antes. Aunque Phi Sora fuera asesinada miserablemente, el resto del equipo se beneficiaría si pudieran reunir información sobre Templanza Furiosa.

Cuando el Unicornio comenzó a mostrar signos de comenzar el segundo asalto, Baek Haeju se limpió la sangre de sus labios y gritó.

"¡No tenemos otra opción ahora que hemos llegado a esto!"

Fue en ese momento.

—Escúchame con atención.

Seol Jihu se estremeció. La voz de Baek Haeju había resonado repentinamente en su cabeza.

—No reacciones a lo que digo. No lo demuestres. No reveles nada que pueda delatarlo.

Baek Haeju parecía tener una habilidad similar a la Transmisión Mental, que transfería directamente los pensamientos a la cabeza de alguien.

Eso lo hizo claramente para que el Cuarto Comandante del Ejército no pudiera escuchar su conversación.

"¡Ambos tenemos que tomar la delantera, rodear a ese bastardo por todos lados, y golpearlo hasta la muerte!"

—Ese monstruo tiene una velocidad temible y un poder destructivo instantáneo, pero su defensa debe ser deficiente, a juzgar por la forma en que se molesta en evitar o bloquear los ataques.

"¡Igual que cuando matamos a Diligencia Eterna!"

—Sólo una. Una sola oportunidad es suficiente.

La voz que se transmitía a su cabeza tenía un tono ligeramente diferente de lo que ella decía en voz alta.

Durante la guerra del valle, Baek Haeju había visto a Seol Jihu despertado por la Visión Futura abrumando a los tres Comandantes del Ejército, no sólo por su poder, sino también por su ingenio y astucia.

Estaba planeando usar una estrategia engañosa similar.

Pero en realidad, Seol Jihu no tenía recuerdos de sí mismo de aquel entonces.

"Ah. ¿Crees que permitiré algún ataque furtivo?"

Templanza Furiosa tenía una expresión de asombro.

Baek Haeju lo miró, luego bajó rápidamente su voz en un susurro.

"Entonces entraré primero y crearé una apertura. Espera ese momento, ¿Entendido?"

Aunque estaba susurrando, cualquiera podría escucharla si se esforzara en sus oídos.

—Otras personas crearán una abertura. Nosotros dos no podemos perder esa oportunidad. ¿Recuerdas cómo atrapamos a Diligencia Eterna?

Por supuesto, lo que ella transmitió a su cabeza fue completamente diferente.

"Ustedes no son más que unos insignificantes insectos desde el principio. Bien. Luchen con todo su poder."

El Unicornio sacudió su cabeza. Por lo que parece, pensaba que ganar no sería un problema mientras no bajara la guardia.

"Parece que incluso la Reina Suprema tiene preocupaciones infundadas de vez en cuando. Llamando a estos imbéciles expertos de alto rango. Tsk, tsk. Prefiero terminar con esto y mover mis caderas."

Murmurando decepcionadamente, arañó el suelo. La tierra se volvió hueca alrededor de sus patas con una nube de tierra esparcida en el aire.

Se puso un aire intimidante.

—Ya viene.

Baek Haeju se puso en posición.

"…"

Seol Jihu asintió en silencio. Ahora que miraba a su alrededor, los Guerreros que se dispersaron se acercaban lentamente al Unicornio por todos lados. Cada uno de ellos tenía una grave expresión en su rostro como si estuvieran dispuestos a convertirse en un escudo de carne.

—Cuando ataque a uno de nosotros, no te fuerces a hacer un movimiento. La Estrella de la Avaricia empezará primero.

"¿...?"

"¿...?"

Seol Jihu cuestionó su mensaje. ¿Esperaba que los Guerreros atacaran, pero el Mago comenzaría la pelea?

Eso fue inesperado.

—Él usó la Manifestación inmediatamente después de que se Teletransportó. Si no fuera porque atacaste por tu cuenta, la habría terminado sin tener que detenerse a la mitad.

En el momento en que Seol Jihu escuchó estas palabras, sintió una energía ilimitada surgiendo desde la distancia.

La energía avariciosa se extendió a lo largo y ancho, apoderándose instantáneamente de la tierra.

"Esta energía..."

Se manifestaba una presencia que trascendía al ser humano. Ni siquiera el poderoso Comandante del Ejército podía despreciar esta presencia.

El Unicornio se volteó hacia un lado, donde un Mago estaba parado con un libro abierto en su mano. Philip Muller parecía débil, como si una ráfaga de viento pudiera arrastrarlo.

Sudaba tan profusamente que no sólo su cabello, sino también su gruesa túnica estaba empapada. Pequeñas venas se habían formado en sus ojos, y sus músculos faciales estaban visiblemente agitados.

Encima de él, se podía observar la débil silueta de una persona de cabello largo, uniendo sus dos manos en oración.

"¿Oh?"

El desenfrenado Templanza Furiosa de repente dio una mirada de interés.

"¡Oh, oh! ¿Eres realmente tú, Avaricia?"

En ese momento, Philip Muller levantó su temblorosa mano y levantó el libro hacia el cielo.

"¡Avar-!"

Abriendo aún más sus ojos ensanchados...

"¡Ava-!"

Soltó el hechizo que había estado suprimiendo con un gran aliento.

"... ¡Avaricia!"

En el momento siguiente, dos manos de una diosa, que se manifestaron físicamente sobre Philip Muller, cayeron y extendieron sus palmas hacia el Unicornio.