Reciente

domingo, 17 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 322

Capítulo 322. Batalla Inmediata (1)


¡Chwing! Sonó el sonido metálico de una espada desenvainada.

Tan pronto como Seol Jihu dio la orden, todos cortaron la cuerda y levantaron sus armas para prepararse para la batalla.

'Tengo que investigar un poco más...'

No se sentía bien mandando a todos a avanzar de repente.

Sin embargo, no tenían tiempo. Los Espíritus estaban claramente al borde de la muerte, indefensos contra el ataque de los enemigos.

'Si puedo salvar a uno de ellos, debería ser capaz de obtener información sobre el estado actual del Reino de los Espíritus'.

Pensando eso, Seol Jihu avanzó con toda su fuerza. Planeaba salvar primero a los Espíritus.

Con más de diez personas haciendo un movimiento simultáneo, el enemigo los notó al instante. Detuvieron la masacre y se giraron para mirar. Luego, cuando vieron a los miembros del equipo de la expedición que estaban corriendo hacia ellos...

[¡Hiiiiiiiick!]

Cambiaron de rumbo con un grito chillón y escalofriante.

"¡Ya vienen!"

Phi Sora gritó cuando extrañas formas de vida gaseosas que brillaban en azul acortaron su distancia en un instante como el viento que soplaba.

'¿Fuego Fauto?'.

<< Nota: el fuego fauto tiene un aspecto azul. Desde otra perspectiva es como observar un alma gaseosa de color azul. >>

A una distancia más cercana, la luz azul de las criaturas era aún más distintiva. Ardiendo como las llamas de una estufa de gas, las luces fantasmales volaban como pequeños cometas.

Aunque Seol Jihu quería observarlos un poco más...

¡Crackle! Con el fuego abrasador casi tocándolo, Seol Jihu apuñaló hacia adelante con su lanza fuertemente agarrada.

"¿...?"

Entonces, inmediatamente se detuvo en su duda. Sería normal sentir la cuchilla de la lanza penetrando algo, pero no se transmitió esa sensación a sus palmas.

Pero Seol Jihu esperaba lo mismo, ya que estaba apuñalando una forma de vida gaseosa. La razón por la que se detuvo fue porque el enemigo se congeló tan pronto como la cuchilla de su lanza lo atravesó.

[¡Kirrrrrr! ¡Kirrrrr!]

Incapaz de moverse ni un centímetro, el enemigo lanzó un extraño grito mientras convulsionaba dolorosamente.

Al observarlo más de cerca, se podía distinguir la energía sagrada que salía del arma exterminadora del mal, la Lanza de la Pureza, y que perturbaba las entrañas del enemigo.

'No me digas'.

Pensando qué pasaría si, Seol Jihu inmediatamente despertó la energía anti-maldad.

Entonces, mientras una corriente dorada brotaba violentamente de la punta de la lanza, un sonido parecido al de un globo aerostático golpeó sus oídos.

[Kiaaaa.... Kiaaaa....]

La forma de vida gaseosa azul explotó, su color se atenuó en un instante.

El fuego fatuo parecía desvanecerse, pero luego desapareció en el horizonte como si fuera absorbido por algo desconocido.

Los ojos de Seol Jihu se entrecerraron, viendo que la forma de vida desaparecía en un instante.

'¿Qué fue eso?'

No pudo evitar pensar que había sido demasiado fácil. Sin embargo, su vacilación no duró mucho tiempo. No sólo estaba todavía en medio de la batalla, sino que otro fuego fatuo también había volado hacia él.

Seol Jihu echó la parte superior de su cuerpo hacia atrás y levantó su brazo. Cuando la cuchilla de la lanza emitió una luz dorada que atravesó el fuego fatuo, se partió por la mitad y se disolvió sin pronunciar su sentencia de muerte.

Inmediatamente después, cuatro fuegos fatuo se precipitaron simultáneamente desde cuatro direcciones, pero el resultado no fue diferente. Cuando Seol Jihu balanceó su lanza, explotaron sin resistencia. Fue muy fácil.

Lo sorprendente es que Seol Jihu no era el único que abrumaba al enemigo. Chohong y Hugo también presionaban al enemigo, balanceando la Espina de Acero que irradiaba luz blanca y un hacha que llevaba energía sagrada, respectivamente.

Aunque no estaban abrumando al enemigo como Seol Jihu, estaban luchando contra ellos sin dificultades.

Phi Sora incluso se había metido en medio de las fuerzas enemigas y estaba mostrando una danza de espada con gran entusiasmo. Mientras una espada esparciendo llamas bailaba en todas las direcciones, cualquier fuego fatuo que fuera tocado por ella sería rápidamente devorado por las llamas.

Con los Altos Rankers e incluso un Nivel 4 haciéndolo tan bien, no había necesidad de decir nada sobre los combatientes de mayor nivel.

El equipo de la expedición subyugó a las fuerzas enemigas en un instante, y la batalla terminó antes de lo que nadie esperaba.

"¿Qué está pasando? ¿No son estos tipos demasiado débiles?"

"Sí, eso fue demasiado fácil."

Chohong y Hugo, que hicieron un buen calentamiento, hablaron con una risa mientras se limpiaban el sudor.

Estaban bastante nerviosos antes de la pelea, pero con una victoria tan fácil en su primera batalla, se alegraron mucho.

Seol Jihu guardó silencio cuando estaba a punto de decir algo. Someter al enemigo no es algo malo, y la moral es un aspecto importante de cualquier batalla. Se mantuvo callado, sin querer arruinar el ambiente festivo, pero estaba sospechando de la situación.

Algunos parecían estar pensando lo mismo, porque también estaban silenciosamente absortos en sus pensamientos.

"Sombra Nocturna."

Philip Muller habló con calma.

"Son criaturas espirituales que subsisten a base de yin o energía negativa."

<< Notas: Las criaturas espirituales son diferentes de los espíritus, como se explica más adelante. >>

"¿Te refieres a los tipos con los que acabamos de pelear?"

"Así es. Sólo hay una cosa..."

Philip Muller se detuvo, y luego se mordió los labios antes de continuar.

"Algo es extraño."

"¿...?"

"Supuse que habría al menos un Comandante del Ejército en el Reino de los Espíritus. Esto no es sólo una suposición. Aunque los Parásitos tienen siete ejércitos, dos de ellos casi nunca aparecieron en el Reino Material, o en el Mundo Medio."

"¿Dos ejércitos...?"

"El Cuarto Comandante del Ejército, Templanza Furiosa, y la Séptima Comandante del Ejército, Bondad Retorcida."

"…"

"Estos dos no aparecieron ni siquiera en la pasada guerra total cuando los Parásitos conquistaron la Fortaleza Tigol. Aunque no es como si estuvieran completamente envueltos en el misterio, siguen siendo los Comandantes del Ejército más difíciles de encontrar entre los siete."

Seol Jihu asintió con la cabeza.

"Entonces, ¿Qué parte es extraña?"

"Escúchame. Por lo que sabemos, Templanza Furiosa es de la raza Bestia Mítica, mientras que Bondad Retorcida es el último miembro de la raza Dragón."

Philip Muller continuó.

"Pero las Criaturas Espirituales que acabamos de encontrar son generalmente de la Dimensión Espiritual. No están relacionadas con bestias míticas o dragones."

En otras palabras, una raza que no debería tener ninguna conexión con los Comandantes del Ejército invasores estaban en el Reino de los Espíritus.

"¿Por qué sería eso...?"

Esto no resultaba inaceptable dada la singularidad de los Parásitos como especie, pero definitivamente había más de uno o dos aspectos sospechosos.

Como las Criaturas Espirituales no tenían cuerpos físicos, es difícil decir que formaban parte del Ejército de Cadáveres, y no podían ser considerados una especie reproductora nacida de una especie madre por la misma razón.

En ese caso, debían formar parte del Ejército de otro Comandante.

"¿Qué posibilidades hay de que haya otro Comandante del Ejército aquí?"

"Está Paciencia Explosiva que también es una Criatura Espiritual, pero escuché que su ejército consiste enteramente en Banshees. Nunca he escuchado que lidere un ejército de Sombra Nocturna."

Como Philip Muller explicó, la expresión de Seol Jihu se complicó.

'Es realmente extraño...'

"Pero no es que se me hayan acabado las conjeturas."

Philip Muller bajó repentinamente la voz y susurró.

"Aunque no hay forma de estar seguro, escuché algo de la anterior Estrella de la Pereza."

"¿La anterior Estrella de la Pereza?"

"Hablo del Ejecutor que precedió a Taciana Cinzia."

Philip Muller continuó.

"Después de convertirse en Ejecutor, luchó una vez contra el Cuarto Comandante del Ejército. Apenas escapó de la muerte y regresó. Fue entonces cuando dijo que Templanza Furiosa era un Unicornio."

"Unicornio..."

"Este es el problema. Es cierto que los unicornios son de la raza de Bestia Mítica, pero aún así no están relacionados con la Dimensión Espiritual."

Fue en ese momento que Seol Jihu se dio cuenta de la conjetura de Philip Muller y lo que intentaba decir.

"Estás diciendo que la identidad de Templanza Furiosa podría haber cambiado."

"Eso podría ser, o podría haber algo que no entendemos del todo. Tenemos que estar abiertos a todas las posibilidades."

Seol Jihu se mordió el labio cuando algo que Gabriel le dijo en el pasado se cruzó en sus pensamientos.

'Una nueva carta...'

La supervivencia del más apto. Es un concepto simple. Si la Reina Parásito encontraba una raza más fuerte, no había nada que le impidiera cambiar a uno de los Comandantes.

En cualquier caso, nada estaba confirmado todavía. No podían sacar ninguna conclusión. Tendrían que comprobarlo con sus propios ojos para estar seguros.

"Sé que estás hablando, pero..."

En ese momento, el silencioso Kazuki se interpuso entre ellos. Levantó su dedo y señaló hacia el frente. Un pequeño grupo de espíritus que sobrevivieron al ataque de las Sombra Nocturna murmuraba entre ellos.

[¿Humanos? ¿No son humanos?]

[¡De ninguna manera! ¿Cómo pueden los humanos entrar en este mundo...?]

Seol Jihu tragó. Cada uno de los Espíritus brillaba en uno de los cinco colores, con una gran variedad de apariencias que iban desde animales hasta una niña pequeña. Todos eran pequeños. Francamente, no parecían tan poderosos.

[¡Derrotaron a esos bastardos! ¡Quizás están aquí para ayudar!]

[Podría creerlo si fueran Hadas del Cielo. ¿Pero humanos?]

[¡Pero es verdad que ayudaron! ¡Nos salvaron!]

[Espera, hay un aura de un Espíritu que nunca antes había sentido...]

A juzgar por la forma en que hablaban entre ellos, estaba claro que eran jóvenes. Aún así, deberían ser capaces de explicar el estado actual del Reino de los Espíritus.

Cuando Seol Jihu caminó hacia adelante, las miradas de los Espíritus se enfocaron en él. Mirando hacia arriba con ojos desesperados...

[¡Ayúdanos!]

[¡Por favor, ayuda!]

[¡Salven a los Reyes!]

[¡Por favor, salven nuestro mundo!]

Empezaron a parlotear frente a su pie.

Mientras Seol Jihu se ponía nervioso por los Espíritus que tiraban de su pierna, se estremeció sintiendo que algo tocaba su cuello.

"Compañero."

El Pequeño Polluelo estaba parado en su hombro antes de que se diera cuenta.

"Déjame hablar con estas jóvenes."

"¿Tu...?"

"Sí. Tengo curiosidad por algunas cosas."

Seol Jihu pensó por un momento antes de asentir con la cabeza. Como el Pequeño Polluelo también era un Espíritu, debería tener más facilidad para conversar con los Espíritus.

El Pequeño Polluelo saltó una vez que recibió el permiso de Seol Jihu. Tan pronto como aterrizó en el suelo, los fastidiosos Espíritus se sorprendieron.

[¿Eh? ¿Quién es este?]

"¿Qué piensas? Soy un Espíritu, como tú."

[Pero nunca he visto un espíritu como tú...]

"Eso es obvio. Así es como debe ser. No tendría sentido que ustedes, jóvenes, supieran de mí."

[¿Eeh? Este olor, es el aroma de los cinco elementos. Incluso la luz y la oscuridad selladas... ¿Quién eres?]

"¡Silencio! ¡Ni siquiera sus Reyes se atreverían a hablarme de esa manera! ¡Un espíritu de rango bajo debe hablar respetuosamente cuando habla con sus mayores!"

Cuando el Pequeño Polluelo levantó la voz, los Espíritus dejaron de parlotear inmediatamente. Debieron sentir la diferencia, ya que todos parecían abatidos.

"... De todos modos, tengo algunas preguntas que hacerles a todos ustedes."

El Pequeño Polluelo aclaró su garganta y habló.

"Si no se han dado cuenta todavía, estos humanos son refuerzos enviados por las Hadas del Cielo para salvar nuestro mundo. Lo que significa que somos aliados."

Al escuchar esto, la cara de los Espíritus se iluminó.

"Pero acabamos de llegar, así que no sabemos nada de los detalles. Cada segundo cuenta. Respondan lo mejor que puedan, ¿Entendido?"

[¡Sí!]

"Bien. Primero, ¿Dónde están los Espíritus Reyes?"

[….]

"Puedo sentirlos, pero es demasiado débil. ¿Qué diablos pasó para que el Reino de los Espíritus terminara de esta manera?"

[... Fueron capturados.]

"¿Qué?"

Cuando un Espíritu respondió con una voz abatida, el Pequeño Polluelo frunció el ceño al instante.

"¿Capturado? Ifrit, Aqua, Terra, Ea y Sylphid. ¿Los cinco fueron capturados?"

[Sí. El enemigo contra el que luchaban daba demasiado miedo...]

Se escucharon comentarios de los pequeños espíritus. El Pequeño Polluelo soltó una risa atónita, y luego apretó los dientes.

"Maldita sea, entonces ¿Qué hay de los dos Espíritus Lords?"

[¿...?]

"Hablo de Ophinü Odor y Diffidem Odor."

[Nosotros, no lo sabemos. Nos dijeron que no podemos abrirlos tan imprudentemente...]

"¡Idiotas!"

El Pequeño Polluelo estalló antes de que el Espíritu terminara.

"¡Esos bastardos con mierda en el cerebro! ¡Incluso en esta situación...!"

Su corto pelo se erizó en las puntas mientras temblaba furiosamente.

"... Compañero."

Después de murmurar con un pesado jadeo, el Pequeño Polluelo giró la cabeza y miró a Seol Jihu.

"La situación es peor de lo que esperábamos. Si te parece bien, me gustaría que el equipo priorizara el rescate de los Espíritus Reyes."

Rescatar a los Espíritus Reyes. No había ningún problema en hacerlo si ayudaba a salvar el Reino de los Espíritus, pero Seol Jihu preguntó de todas formas.

"¿Están vivos?"

"Puedo sentirlos."

El Polluelo chasqueó su lengua y habló.

"Los espíritus son existencias mortales, pero no vuelven a la nada después de la muerte. En su lugar, vuelven al Árbol del Mundo y reencarnan. Puedes pensar en ello como un ciclo eterno de nacimiento, muerte y renacimiento."

"Pero el árbol del mundo está..."

"Muerto. Como este ciclo se ha roto, los Espíritus deben desaparecer cuando mueren. Ese debería ser el caso, pero..."

El Pequeño Polluelo hizo una pausa antes de suspirar.

"¿Pero...?"

"Los Espíritus Reyes que fueron capturados hace mucho tiempo no están muertos todavía. También es extraño que estén todos en el mismo lugar. Tengo un mal presentimiento sobre esto. Si dejamos esto así, me temo que..."

La Pequeña Polluelo no terminó de hablar, pero Seol Jihu entendió lo que trataba de decir.

"Bueno. no veo por qué no".

También tenía el presentimiento de que algo terrible sucedería si los Espíritus Reyes se dejaban en manos del enemigo. Por otro lado, rescatarlos rápidamente y recibir su ayuda parecía ser una buena idea.

Como reyes de un mundo, los Espíritus Reyes deberían ser útiles en la lucha contra los Comandantes.

"De acuerdo. ¿Sabes dónde están?"

"Sí. Es donde está el Árbol del Mundo".

Los ojos de Seol Jihu se iluminaron.

"Vamos. No hay necesidad de retrasarlo entonces."

[¡Vamos juntos!]

[¡También ayudaremos!]

Al escuchar la respuesta de Seol Jihu al Pequeño Polluelo, los jóvenes Espíritus hablaron con entusiasmo. Sin embargo, el Pequeño Polluelo resopló y se negó rotundamente.

"No sean ridículos. Ustedes, idiotas, ni siquiera pueden manejar a una sola Criatura Espiritual..."

[¡Aún así!]

"Escúchenme. No les estoy diciendo que se sienten y no hagan nada. Estoy seguro de que tienen sus circunstancias, así que deben haber viajado para salvar a los Espíritus Reyes y fueron acorralados."

Los Espíritus asintieron cuidadosamente.

"... Tsk, si los Espíritus de rango más bajo y de rango bajo están haciendo esto, es fácil entender lo que sucedió con los de rango más alto."

El Pequeña Polluelo habló con pesar.

"Si continúan de esta manera sólo pondrán a los enemigos en una posición más ventajosa. Es una situación de hacer o morir ahora. Despliéguense y reúnan a todos."

[¿Reunir a todos?]

"Debe haber otros grupos remanentes en la clandestinidad. Tráiganlos con ustedes a la lucha. Por lo menos, pueden actuar como nuestros escudos. Aunque mueran, volverán a la vida una vez que el Árbol del Mundo reviva."

[¿¡Puedes resucitar el Mundo Tree-nim!?]

"No tengo tiempo para sentarme y explicarme. Sólo hagan lo que les digo. Este es un asunto urgente. Cuanto más tiempo tomen, menos posibilidades hay de que salvemos a los Espíritus Reyes. ¿Entendido?"

Pequeño Polluelo enfatizó la urgencia del asunto varias veces, y los Espíritus finalmente se mostraron convencidos.

[¡Entiendo! ¿Entonces nos encontraremos en el Árbol del Mundo?]

[¡Nos daremos prisa y traeremos tantos Espíritus como podamos!]

No sería extraño que pidieran protección puesto que podrían ser emboscados de nuevo. Seol Jihu no pudo evitar sentirse un poco orgulloso al observar a los pequeños dispersarse valientemente en todas las direcciones.

'... No'.

Tal vez esto era natural. Incapaces de imaginar una esperanza para el futuro, se lanzaron a la aventura con sus vidas en juego por pura desesperación. Como de repente les lanzaron una cuerda salvavidas desde el cielo, tenía sentido que se agarraran a ella con todas sus fuerzas.

'Si los Terrícolas fueran la mitad de valientes y dispuestos que ellos...'

Seol Jihu se rió antes de quitarse el pensamiento de la cabeza.

"Vámonos."

"Tomaré la delantera, compañero."

El equipo de la expedición comenzó a marchar con Pequeño Polluelo adelante. Seol Jihu se quedó en silencio mientras se mantenía cauteloso del entorno.

'Pequeño Polluelo dijo que los Espíritus Reyes están alrededor del Árbol del Mundo...'

Esto significaba que posiblemente podría lograr sus dos objetivos simultáneamente.

'Si todo va bien...'

La expedición que esperaban que fuera muy difícil podría terminar fácilmente. Al igual que su primera batalla terminó con una victoria fácil.

Por supuesto, Seol Jihu no era tan optimista. Sería genial si todo fuera favorable, pero los Parásitos no son tontos que puedan ser despreciados.

'Dudo que se queden quietos.'

Justo cuando pensaba esto.

De repente, Seol Jihu recordó las palabras que Ian dijo antes de morir.


|Yo, tengo una teoría que me he guardado para mí mismo. No la he dicho hasta ahora porque todo es una conjetura.|

|Seol. En este momento, la Reina Parásito, por cualquier razón, está siendo codiciosa.|

|La razón por la que ha dejado a la humanidad en paz tanto como ha podido, la razón por la que abandonó repentinamente la Fortaleza Tigol para atacar a Haramark, y la razón por la que dos de los Siete Ejércitos no están en el Reino Material.|

|Si lo pensamos bien y los conectamos, creo que podremos llegar a la respuesta, a la clave para derrotar a los Parásitos.|

|No intentes entender todo ahora. Si eres tú, algún día podrás entender lo que quiero decir. Así que por ahora, recuerda lo que te dije. Así que...|

|Así que... ¡Corre!|


Y reflexionando sobre cada palabra que escuchó en ese entonces, Seol Jihu sin saberlo se mordió el labio inferior.

'... Maestro Ian'.

Su corazón se puso pesado al recordar al cálido y genial Mago.

En realidad, todavía no estaba seguro de lo que quería decir.

Pero...

Seol Jihu sabía una cosa con certeza.


|Entonces te responderé. Como representante de todos...|

|Sí.|

|Ciertamente vale la pena proteger una Estrella que hasta la Reina Parásita teme.|


"…"

... Claro. Debe haber una razón.

Una razón por la que Ian le dijo que abandonara a todos y escapara solo.