Reciente

domingo, 17 de mayo de 2020

The Second Coming of Gluttony - Capítulo 320

Capítulo 320. Simultáneo Estallido de Guerra (1)


El Mundo Astral difícilmente podría describirse como soportable.

Sin embargo, la gracia salvadora era un equipo de muy alto nivel. Los veteranos del Paraíso sabían bien cómo lidiar con este fenómeno desconocido.

Siguiendo la advertencia de Oana, no actuaron y se concentraron completamente en perseguir los pasos de la chica.

Con la excepción de una persona.

"Mm~ El olor de la muerte~"

Hoshino Urara, que hasta ahora caminaba totalmente bien, de repente extendió los brazos y respiró profundamente.

"Esto es todo. Esto es lo que he estado esperando. La sensación de estar viva. ¡Me encanta...!"

Ni un solo destello de luz brillaba en este lugar, pero por la forma en que miraba al cielo y se quedaba embelesada, parecía estar teniendo un org#smo de algún tipo.

Por supuesto, esto era algo que Seol Jihu no podía entender en lo más mínimo. El olor de la muerte la hacía sentir viva., eso no tenía ningún sentido.

Pero Hoshino Urara parecía realmente muy satisfecha. Era alguien que hablaba sin parar como una niña con un trastorno mental, pero en el momento en que entró en el mundo astral, se volvió más tranquila en comparación.

"Mi padre me dejó un último consejo antes de morir."

Audrey Basler susurró después de ver a Hoshino Urara riéndose maniáticamente como una loca.

"El mundo es vasto y no hay escasez de Locos. Ahora por fin entiendo lo que quiere decir."

Seol Jihu asintió con la cabeza. Audrey Basler debe haber sido una loca antes de llegar a Eva. Pero tuvo que dudar de sí misma desde que llegó a Valhalla y se encontró con mujeres a las que les faltaban unos cuantos tornillos más.

"Tampoco pensé que llegaría el día en que considerara a la Señorita Basler normal."

Seol Jihu respondió con calma antes de sacar una cecina de su bolsillo y morderla.

¡Achu!

Él estornudó, sintiendo un escalofrío que de repente acarició su alma, pero no se detuvo ni se dio vuelta. Tal vez, sintiéndose orgullosa de Seol Jihu por haber escuchado su advertencia, Oana le dio una sonrisa furtiva.

"Quiere uno también."

La cara de Seol Jihu se volvió rígida.

"¿Te refieres a lo que Chohong encontró antes...?"

"Sí. Nos está siguiendo."

"¿Está detrás de mí?"

"No, a un lado. Está agitando su mano a la carne seca. Debe ser sensible al olor de la sangre."

¿Por eso le retumbaban tanto las entrañas?

"…"

Perdió el apetito. Seol Jihu pensó mucho antes de sacar una nueva.

Perdió el apetito. Después de escupir tranquilamente la cecina en su boca, Seol Jihu pensó mucho antes de sacar una nueva.

No tenía hambre y no podía saborear la carne, pero aún así se obligaba a comer. Como sus cinco sentidos se debilitaron, no podía confiar en nada de lo que sentía.

Como incluso la sed y el hambre se volvieron débiles, ingería agua y comida periódicamente, sin importar las señales que su cuerpo estaba enviando. De lo contrario, podría colapsar durante la marcha sin siquiera darse cuenta.

"Me siento mucho mejor ahora que me he acostumbrado a este lugar. Los humanos realmente se adaptan rápidamente."

Oana se animó mientras apretaba sus puños triunfalmente. Seol Jihu no pudo evitar sentir pena al observar que la chica hablaba con vómito en su boca.

"Vamos. Parece que no estamos muy lejos."

Seol Jihu perdió la cuenta de cuántas veces Oana dijo esto, pero él no se quejó y sonrió.

¿Cuánto tiempo pasó? Para cuando Oana cambió su dirección seis veces y continuó liderando el grupo de manera indirecta, Seol Jihu sintió que su cuerpo se había vuelto pesado como si tuviera un caso severo de gripe.

Pero en ese momento Seol Jihu sintió que algo estaba mal. Pensó que era el misterioso monstruo que buscaba atención metiendo con él, pero la sensación de que pensaba que se iría pronto había persistido por un tiempo, casi como si hubiera entrado en su cuerpo.

'¿Podría ser?'

En el momento en que lo pensó, la niebla se levantó de repente. Su visión nebulosa se despejó, y los alrededores se aclararon. Aunque todavía estaba un poco opaco, las cosas eran mucho mejores que antes.

Una vez que pudo ver, lo primero que apareció en su visión fue un área abierta con rocas escasamente dispersas.

Fue una visión extraña. La niebla que llenaba el cielo y la tierra rodeaba el área como si fuera el único lugar que no podía invadir.

Y en el centro del área abierta había un pequeño manantial.

"Esto es todo."

Oana se detuvo.

"Este lugar debería ser seguro. No veo ninguna grieta en el espacio de aquí."

Ella parecía muy feliz, caminando de un lado a otro y deteniéndose con un ligero salto. Luego, señaló en el centro y habló.

"Oh, excepto por ese lugar."

Seol Jihu caminó inmediatamente hacia el área abierta.

'Oh'.

Podía sentir inmediatamente la diferencia conforme percibía la sólida sensación del suelo bajo sus pies.

Esta área abierta parecía ser el ojo de la tormenta, como dijo Kazuki.

Poco después, los miembros del equipo de expedición corrieron hacia el centro del área abierta. Parecía un manantial en la distancia, pero al observarlo más de cerca, se dieron cuenta de que era un pozo, un enorme pozo sin fondo de 2 metros de ancho.

No había agua en el interior del pozo, sólo un humo ligeramente brillante, como un espíritu.

"¡Oooooong~!"

Hoshino Urara se levantó emocionada y se puso en cuclillas frente al pozo. Todos los demás se pararon a una buena distancia de ella y se agacharon para mirar hacia abajo.

Seol Jihu tragó con fuerza cuando vio a Hoshino Urara agarrando un puñado de tierra para arrojarlo a la fosa.

'Así que esto es...'

La fuente mencionada por los futuros Seol Jihu y Eun Yuri.

Ahora que la miraba con sus propios ojos, no se veía tan especial. Sin embargo, Seol Jihu no confiaba en sus ojos en este lugar. Aunque le parezca un pozo, había una posibilidad de que fuera otra cosa en la realidad.

"Hey."

Philip Muller debió pensar lo mismo cuando se giró y le preguntó a Oana, que estaba sentada masajeando sus pantorrillas.

"¿Qué te parece ese pozo?"

"Mmmm..."

Oana inclinó la cabeza.

"¿Espacio?"

"¿Qué?"

"Siendo más precisa, hay una ventana de cristal que se ha roto como si hubiera recibido un golpe, y más allá está el espacio. Incluso puedo observar estrellas, planetas y demás".

"... Espacio..."

Philip Muller se frotó la barbilla y se puso a pensar.

"¿Qué estás haciendo?"

En ese momento, Agnes murmuró en tono disgustado.

Hoshino Urara arrastró una roca del tamaño de su cuerpo y la tiró al pozo. A continuación.

"¿Eh?"

"¿Ah?"

Philip Muller y Oana gritaron simultáneamente, entonces.

"¿El humo disminuyó?"

"¡La ventana se reformó un poco!"

Hablaron al mismo tiempo.

Mientras todos miraban a Hoshino Urara, ella parpadeó rápidamente y se rascó la cabeza.

"Um, sólo tenía curiosidad por saber cuán profundo sería..."

Agnes frunció el ceño.

"Cállate y vuelve."

"Gracias~" (Está hablando en Japonés)

Hoshino Urara se escabulló rápidamente de vuelta.

"La grieta parece haberse reducido..."

Oana se sorprendió, pero Philip Muller, el Mago sin igual, reaccionó de manera un poco diferente.

"¿Podría ser esto..."

Murmuró con voz seria como si tuviera algo en mente.

"Ya veo. Mi conjetura podría ser cierta. Un colapso interno debe haber ocurrido. Simplemente no se estaba expandiendo. Entonces este fenómeno de restauración justo ahora..."

"Hey, Señor Mago, ¿Puede dejar de hablar consigo mismo y darnos una explicación?"

Al escuchar la voz de descontenta de Chohong, Philip Muller asintió con la cabeza.

"Hmm, debes haber escuchado de las leyes de la termodinámica."

"¿...?"

"La primera ley establece que la energía no puede ser creada ni destruida en un universo o, para ser más exactos, en un sistema aislado. Y la segunda ley establece que la entropía del universo está siempre aumentando. Así que si asumes que un sistema aislado arbitrario tiene 2n átomos, la entropía estaría aumentando en la dirección de..."

Philip Muller detuvo su explicación a mitad de camino e hizo una expresión de nerviosismo. La mayoría de los miembros de Valhalla, incluyendo la Guerrera que habló, lo miraban con rostros perplejos.

"... De acuerdo, supongamos que tengo un rasguño en el brazo."

Al final, Philip Muller se dio un golpecito en el brazo y cambió su tono.

"¿Qué pasaría si dejas la lesión? ¿Qué haría el cuerpo?"

"Te saldría una costra."

Phi Sora respondió.

"Bien. La razón por la que nos salen costras es para defendernos de la infección, el polvo y otros desechos. Así que la razón de que la niebla se haya disipado, o mejor dicho, la razón de que la grieta se haya reducido es por un caso similar."

Philip Muller aclaró su garganta.

"Para el Mundo Medio, ese pozo es como una herida. Lo que intentamos hacer es abrirnos camino, así que el mundo nos reconoce como escombros y trata de bloquear el pozo temporalmente. Puedes pensar en ello como un proceso de autosanación."

"... ¿Qué demonios está diciendo?"

Hugo preguntó con voz chillona.

"No entendí nada de lo que dijo."

Chohong también se encogió de hombros y sacudió la cabeza.

Philip Muller frunció el ceño.

"Maldita sea. Si no pueden entender ni siquiera esa explicación tonta, entonces culpen a sus propios cerebros. He condensado lo que bien podría ser un trabajo de investigación de 20 páginas en unas pocas frases, y todavía dicen que."

"Estás diciendo que hay un número limitado de personas que pueden entrar en ese pozo."

Cuando Seol Jihu, que había visto y escuchado cosas sobre el pozo, preguntó, Philip Muller dio un suspiro de alivio.

"Sí, puedes decir que por ahora está limitado."

"Por 'por ahora', quieres decir..."

"Bueno, no se puede equiparar exactamente el Fenómeno Astral con el proceso de autosanación del cuerpo. Nadie sabe si ese pozo permanecerá cerrado, recuperará su tamaño original o se hará más grande. Yo también tengo muchas preguntas sin responder".

Philip Muller dijo rápidamente, y luego se quitó las gafas para limpiarlas.

"De todos modos, lo que puedo decir con seguridad ahora mismo es que hay una buena posibilidad de que podamos entrar en el Reino de los Espíritus usando ese pozo y que probablemente no todos podamos entrar."

"Y si vamos a ir, deberíamos hacerlo lo antes posible."

Agnes añadió.

"Sí."

Seol Jihu estuvo muy de acuerdo.

Aunque todos estaban cansados del viaje y merecían un buen descanso, el problema es que no se permitía descansar en este lugar. No importaba recuperarse, su estamina se agotaba a un ritmo constante con sólo quedarse quieto.

Aunque las cosas mejoraron un poco una vez que entraron en el área abierta, sus sentidos no habían vuelto del todo a la normalidad.

"Entonces..."

Antes de hablar, Seol Jihu miró a Baek Haeju, preguntándose si ella sacaría el tema de la retirada. Sin embargo, ella estaba mirando silenciosamente hacia el pozo.

'Incluso una roca pesada sólo redujo la grieta un poco, sería bueno que todos pudieran entrar'.

Con eso, Seol Jihu estaba a punto de decidir la orden cuando de repente cambió de opinión. Pensando en ello de nuevo, no había necesidad de entrar uno por uno.

"Unamos las manos y saltemos al mismo tiempo."

Esto fue por si acaso entrar uno por uno los teletransportaría a diferentes lugares del Reino de los Espíritus.

"Entiendo lo que dices, pero ¿No sería más seguro entrar en dos equipos? Hay una posibilidad de que ese pozo no pueda aceptar a todos, y no sabemos qué pasará con los pocos que queden fuera."

Philip Muller ofreció su opinión. Estando de acuerdo con el Mago, Seol Jihu escogió inmediatamente a ocho personas, sin contarse a sí mismo.

Eligió a los Guerreros y Arqueros de alto nivel, luego incluyó a ambas Sacerdotes.

El primer equipo amarró una cuerda a sus muñecas para conectar a todos juntos y luego rodearon el pozo.

En este punto, dos personas fueron obviamente excluidas de la expedición.

"Gracias."

Antes de partir, Seol Jihu miró hacia atrás y agradeció a los hermanos Halep. Sólo les había pedido que le guiaran en el camino. Sería demasiado si les pidiera que se unieran a su misión de rescatar el Reino de los Espíritus.

"Que tengan un buen viaje de regreso. Le avisé a Kim Hannah antes de venir a este lugar, para que puedan ir directo a Eva."

Oana no dijo nada. Sólo lo miró con una sonrisa peculiar.

Seol Jihu miró hacia el pozo.

Finalmente, él estaba aquí.

'No'.

¿Debería decir que recién ahora estaba en la línea de salida?

"Euu, quiero orinar."

Estar parada frente al pozo gigante debe haberla puesto nerviosa mientras María cruzaba las piernas y lloriqueaba. No era sólo ella. Todos los miembros del primer equipo tenían una clara expresión de nerviosismo.

"Prepárense todos."

Seol Jihu apretó con fuerza las manos pertenecientes a Seo Yuhui y Baek Haeju, y habló.

"Cinco, cuatro, tres, dos, uno..."

Él comenzó a contar, mirando fijamente al pozo. Finalmente, cuando llegó a cero, los miembros del equipo saltaron dentro.

"¡Uryaryarya!"

Una persona saltó con un grito extraño.

"¡Valhalla!"

Otra saltó con un grito valiente.

"¡Seol Jihu, hijo de perra!"

Una Sacerdote, que insistió en entrar en el segundo equipo, se arrojó como una doncella engañada.

"¿Eeeh? ¡Espera, espera!"

Y otra persona cayó en la fosa como si estuviera siendo arrastrada.

¡Splash!

En el siguiente momento, Seol Jihu sintió que caía al agua. Sólo había humo dentro del pozo la última vez que lo miró, pero algo indescriptiblemente pesado lo estaba presionando.

Pero eso sólo duró un momento. Pronto, una extraña sensación de que su cabeza estaba siendo estirada dominó su cuerpo. Seol Jihu cerró los ojos, soportando este dolor de cabeza.

Y en su corazón, rezó sinceramente.

Que cuando abriera los ojos, estuviera en el Reino de los Espíritus.


*


Un ejército llegó a Eva.

Se trataba de un gran ejército, que incluía fuerzas de cuatro ciudades, lideradas por Teresa.

Cuando Teresa visitó el Palacio Real de Eva para tomar oficialmente el mando del ejército de Eva, se encontró con noticias sorprendentes del administrador real.

"¿Charlotte se fue?"

"Sí, Su Majestad partió hacia la región fronteriza con una Maga que llegó ayer de Haramark y un centenar de soldados."

"¿Qué? ¿Por qué iba a...?"

"Su Majestad dijo que hay algo que debe hacer. Me pidió que le dijera que lamenta no haber podido reunirse con usted y que la vería en la Fortaleza Tigol".

La mirada de Teresa a Sorg Kühne preguntaba si Charlotte Aria había perdido la cabeza. Sin embargo, asintió con la cabeza en respuesta.

Sabía que Sorg Kühne era tan estricto y cuidadoso como ella. A menos que también hubiera perdido la cabeza, no habría dejado que una niña despistada saliera corriendo sola.

'Así que eso lo explica...'

Teresa había sido sorprendida en múltiples ocasiones en su camino hacia Eva. Aunque dos ciudades distintas de Haramark y Odor enviaron refuerzos, sus refuerzos apenas podían ser considerados grandes.

Bastaba con que las ciudades tomaran parte del crédito si las cosas iban bien y que salvaran su reputación en caso contrario. En cualquier caso, Teresa no tenía problemas con eso, ya que los Ejecutores de sus ciudades también vinieron.

Sin embargo, Eva era diferente. Ya sea por el tamaño del ejército o la calidad de los Terrícolas, se las arregló para reunir una fuerza que estaba a la par de la de Haramark.

Teresa esperaba que esto fuera obra del administrador real, pero aparentemente no fue así. Sorg Kühne reveló plenamente que había sido Charlotte Aria, quien provocó esta situación, incluso llegando a tomar el control de los portales de los templos.

"Incluso yo me quemé tratando de controlar a los Terrícolas. Estoy sorprendida. ¿Qué ha pasado?"

"Cuando un relámpago cae, los tambores de trueno también."

Sorg Kühne respondió vagamente con una leve sonrisa.

Teresa no pudo ocultar su sorpresa.

"Ya veo. El difunto rey estaría orgulloso si estuviera vivo."

"Este servidor también piensa que es una pena."

"De todos modos, gracias. ¿Está el capitán del batallón de Équities esperando afuera?"

"Sí, pero ¿Piensa irse de inmediato?"

"Sería genial si pudiéramos tomarnos un descanso, pero desafortunadamente, la situación requiere de prisa."

Mientras Teresa se daba la vuelta, se detuvo y puso su mano en el bolsillo. Cuando sacó la mano, tenía un cristal de comunicación en la mano.

"Administrador Kühne, ¿Cuándo fue la última vez que contactó con la Federación?"

"No lo hemos intentado en los últimos días..."

"Perdí el contacto con ellos hace cuatro horas. Los he estado llamando periódicamente desde entonces, pero no me contestan en absoluto."

La expresión de Sorg Kühne se congeló.

¿La comunicación con la Federación se cortó completamente? Eso sólo puede significar una cosa.

"¡Interferencia de la Señal!"

Los Parásitos habían llegado a su destino.

"Por eso tenemos que darnos prisa."

Teresa suspiró.

Sorg Kühne no sabía qué decir.

"... Rezaré para que vuelvas de una sola pieza."

Todo lo que podía hacer era rezar para que regresara a salvo.

"No me importa perder una parte o dos de mi cuerpo mientras pueda volver con vida."

Teresa se rió antes de despedirse y abandonó rápidamente el palacio.

Treinta, cuarenta minutos después, las fuerzas aliadas de cinco reinos, lideradas por una caballería de diez mil hombres, salieron por la puerta sur de Eva.

Hacia la Fortaleza del Tigol; donde una feroz batalla puede estar teniendo lugar.